La Opinión Popular
                  16:56  |  Viernes 16 de Abril de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
"Me acusaron de envenenador serial y ahora me piden que consiga veneno para todos los argentinos". Alberto Fernández
Recomendar Imprimir
Sociedad e Interés General - 26-02-2021 / 19:02
DÍA EN QUE SE IZA POR PRIMERA VEZ LA BANDERA NACIONAL

Azul y Blanca es la bandera de la Patria mía

Azul y Blanca es la bandera de la Patria mía
La bandera nacional, la Azul y Blanca, símbolo de un pueblo libre, el general Manuel Belgrano la enarbola por primera vez el 27 de febrero de 1812, en las barrancas del río Paraná.
 
La bandera nacional, la Azul y Blanca, símbolo de un pueblo libre, el general Manuel Belgrano la enarbola por primera vez el 27 de febrero de 1812, en las barrancas del río Paraná, sobre las baterías "Libertad" e "Independencia" en Rosario de Santa Fe, y hacer jurar por su ejército, al cruzar el río Pasaje, hoy llamado Juramento.
 
El Triunvirato no aprobó la conducta de Belgrano y recién el 20 de julio de 1816, el Congreso de Tucumán consagró la bandera azul y blanca como emblema de la nacionalidad argentina.
 
Quédate en el cielo, amor, no bajes.
Aquí abajo, los grises son tan grises
que, de algún modo gris, van a ultrajarte.
Y sos tan linda allá, tan no me olvides,
-simple ademán de madre por el aire-
que si caes, amor, con la ternura
con que caen las hojas de los árboles;
si llegas a caer, acaso nunca vuelvas a ser
tan cielo ni tan madre.
Déjanos a nosotros, los humildes,
los que nunca te usamos
ni abusamos de tu inmenso silencio planetario,
que cuidemos la altura donde habitas,
celestemente hermosa, como el aire.
Déjanos a nosotros.
De los otros,
es piadoso no hablarte.

 
Armando Tejada Gómez - Oración A La Bandera

 
El general Manuel Belgrano tuvo noticias de que una escuadrilla española remontaba el Paraná y para enardecer el valor de las tropas, el 27 de febrero de 1812, hizo flamear por primera vez, en el tope de las baterías, la bandera azul y blanca que juró e hizo jurar a todos sus soldados.
 
Antes había pedido al Triunvirato autorización para usar la escarapela azul y blanca, como distintivo de las tropas, a lo que accedió el gobierno, quedando abolida la roja, usada hasta entonces.
 
El Triunvirato no aprobó la conducta de Belgrano y le ordenó que hiciera pasar como un rasgo de entusiasmo el suceso de la bandera celeste y blanca enarbolada, ocultándola disimuladamente y sustituyéndola por la que se le enviaba, que era la que hasta ese entonces se usaba en la Fortaleza de Buenos Aires.
 
Belgrano no tuvo conocimiento de la orden expedida por el Triunvirato, pues cuando ésta llegó a destino él ya había partido rumbo al norte a hacerse cargo del ejército vencido en Huaqui; así se explica que en la ciudad de Jujuy hiciera flamear por segunda vez el pabellón azul y blanco.
 
Recién el 20 de julio de 1816, el Congreso de Tucumán consagró la bandera azul y blanca como emblema de la nacionalidad argentina. Y en el año 1818 por iniciativa del diputado Chorroarín, el Congreso estableció que la bandera de guerra llevara un sol pintado en el centro.
 
La actual bandera de la Argentina está basada en la bandera creada por Manuel Belgrano, quien la diseñó con los colores de la escarapela nacional, celeste y blanca, y que enarboló por primera vez en la ciudad de Rosario el 27 de febrero de 1812 para utilizarla en el ejército de su mando (lo cual fue desautorizado por el gobierno).
 
En cuanto a las dos franjas celestes, cabe aclarar que Manuel Belgrano las propuso, al igual que para la escarapela argentina (azul celeste), de un color azul próximo al turquesa. Pero como en la Argentina de entonces -o Provincias Unidas de Sud América, o Provincias Unidas del Río de la Plata- era bastante difícil encontrar paños de color azul celeste o turquesa, se optó por utilizar provisionalmente el color azul o el color celeste.
 
José Gervasio Artigas, el primer adalid del federalismo rioplatense adoptó la bandera de Manuel Belgrano, de modo que en el protocongreso de la independencia argentina realizado en 1815 en la ciudad entrerriana de Concepción del Uruguay (llamado Congreso de Oriente), la Liga Federal (o Unión de Los Pueblos Libres) declaró como bandera de la liga a la creada por Belgrano, con el añadido de un festón punzó en diagonal (color emblemático del federalismo argentino).
 
Esa bandera es la actual bandera de la provincia de Entre Ríos y uno de los símbolos nacionales de Uruguay, la bandera de Artigas, sin embargo de que ambas difieren actualmente en la intensidad del color, siendo azul la usada en Uruguay y celeste la usada en Entre Ríos, difiriendo también en el ancho de la franja roja.
 
En la década de 1930, una ley estableció el color de las franjas celestes: "como el color del cielo cuando comienza a amanecer", pero, pese a la constitución federalista -predominando aún entonces en los gobiernos la facción "unitaria"- se interpretó que tal color era el celeste desvaído (usado por los "unitarios") que todavía en la actualidad aparece en algunas representaciones de la bandera de los argentinos, si bien ha tendido y tiende a imponerse el azul celeste original que indicó Manuel Belgrano.

¿Azul o celeste?
 
Tratando de interpretar decisiones históricas y la documentación existente, al margen de toda consideración política y en una época en que los términos azul, celeste y azul-celeste fueron empleados como sinónimos, el investigador Alberto Lammirato apoya los argumentos históricos con otros de carácter técnico: la heráldica acepta como colores el azur (azul), el gules (rojo), el sinople (verde) y el sable (negro). Considera que para las insignias tales como escudos y banderas no corresponden tonalidades como la que hoy llamamos 'celeste', palabra esta que solía usarse como forma poética para denominar el color azul.
 
Las canciones patrias también toman partido respecto al color: "Salve, Argentina, bandera azul y blanca, jirón del cielo en donde brilla el sol [...]" dicen las estrofas de "Salve Argentina", y la célebre "Aurora" describe que nuestra enseña tiene "[...] azul un ala, del color del cielo, azul un ala, del color del mar [...]"
 
Los especialistas explican que el celeste es la tonalidad del cielo claro de media mañana, mientras que el azul cerúleo es el color del cielo despejado, antes de la salida del sol, o media hora después de su puesta.
 
Las idas y venidas para establecer el color de la bandera se deben a que antiguamente los colores se definían por comparación con los objetos y no existía hace dos siglos un código de colores como el IRAM, creado en 1930.
 
La Opinión Popular

Agreganos como amigo a Facebook
Azul y Blanca es la bandera de la Patria mía
Tuvo un rol protagónico en las acciones políticos-militares que conducirían a la Revolución de Mayo, en las que tuvo el honor de presentarle al virrey el ultimátum que decidiría su renuncia.
15-04-2021 / 18:04
 
El 16 de abril de 1987, el ignoto teniente coronel Aldo Rico se sublevó con otros camaradas en el Regimiento de Campo de Mayo y durante cuatro días mantuvieron en vilo al pueblo argentino con una velada amenaza de golpe militar, nunca confesada, pero que siempre estuvo latente.
 
La motivación principal de esos militares que se levantaron a tres años y medio después del retorno de la democracia -mientras gobernaba el radical Raúl Alfonsín- era intentar desactivar los innumerables procesos judiciales que los acosaban por violaciones a los derechos humanos durante la dictadura.
 
La Justicia, que ya había condenado a las cúpulas de las Juntas militares, inició causas contra los oficiales de segunda y tercera línea que tenían denuncias en su contra.
 
La actitud intempestiva de los "carapintadas" -llamados así porque en su rol de comandos se habían pintado la cara de negro- fue rechazada por gran parte de la ciudadanía que salió a las calles en forma espontánea en apoyo al sistema democrático.
 
En ese marco, se desarrollaron marchas diarias a partir del Jueves Santo, que concluyeron con una gran manifestación, el domingo de Pascuas en la Plaza de Mayo. Esa tarde, el entonces presidente Alfonsín viajó hasta Campo de Mayo para hablar con Rico con el fin de intentar superar esta crisis.
 
Culminado el motín, el entonces presidente Alfonsín emitió la célebre frase: "Felices Pascuas, la casa está en orden".
 
Por Carlos Morales para La Opinión Popular

 
14-04-2021 / 19:04
 
El antiperonismo fue antipopular, terrorista, antidemocrático y golpista desde su mismo origen. Un hecho muy poco conocido es el atentado terrorista indiscriminado, contra víctimas inocentes, realizado el 15 de abril de 1953 por el antiperonismo, que consistió en la detonación de bombas mientras se realizaba un acto sindical organizado por la Confederación General del Trabajo (CGT) en la Plaza de Mayo de Buenos Aires.
 
Como trágico resultado murieron 7 trabajadores peronistas y más de 90 quedaron heridos, entre ellos 19 mutilados. El atentado se realizó en la histórica Plaza y en la línea A de subterráneos que corre por debajo de la misma, mientras el entonces presidente Juan Perón se dirigía a los trabajadores argentinos desde la Casa Rosada.
 
El 16 de junio de 1955 diversos grupos de militares y civiles antiperonistas ejecutaron el brutal bombardeo en la Plaza de Mayo, asesinando más de 300 personas y dejando heridas a otras 800.
 
Después del golpe del 16 de septiembre de 1955 (Revolución Libertadora), el antiperonismo inició una política para "desperonizar" el país, que incluyó la represión sistemática contra peronistas, con fusilamientos, detenciones arbitrarias, cesantías laborales, discriminación política y proscripciones electorales, que continuó hasta 1973.
 
En especial, cabe mencionar los fusilamientos de 1956 en contra del general Juan José Valle y otros militares y civiles peronistas que se habían levantado contra la dictadura gorila, y que culminó con los fusilamientos clandestinos de peronistas en los basurales de José León Suárez.

Propaganda macrista: De Goebbels a Durán Barba
Escribe: Blas García 

 
13-04-2021 / 20:04
12-04-2021 / 19:04
 
La Unión Cívica fue un partido político de breve existencia a fines del siglo XIX, que inspiró la creación de los partidos modernos en Argentina. Creado en 1890, su división en 1891 dio origen a la Unión Cívica Radical y a la Unión Cívica Nacional.

En 1889 Argentina está convulsionada: una grave crisis económica se ha prolongado por dos años, causando una brusca caída de los salarios, desocupación y un reguero de huelgas nunca antes visto.

La presidencia del General Roca fue sucedida por la de su cuñado, Miguel Juárez Celman, cuyo gobierno se caracterizó por las denuncias de corrupción y autoritarismo; sus opositores llamaban a esa gestión como el Unicato.

El 1 de septiembre de 1889 un grupo de jóvenes convoca a un gran mitin en el Jardín Florida de la ciudad de Buenos Aires, y se constituye como Unión Cívica de la Juventud, con el fin de aglutinar al amplio espectro de opositores al régimen de Juárez Celman, sostenido por el oficialista Partido Autonomista Nacional.

Poco después, el 13 de abril de 1890, el partido juvenil se consolida en un gran acto en el Frontón Buenos Aires, donde se constituye un nuevo partido que será denominado Unión Cívica.

La Unión Cívica se organizó en todo el país y consagró una fórmula para las elecciones presidenciales de 1891 conformada por Bartolomé Mitre y Bernardo de Irigoyen. Sin embargo, Roca acuerda con Mitre una fórmula de unidad nacional entre ambos partidos, encabezada por el propio Mitre.

Al conocer el acuerdo el 16 de abril, Leandro N. Alem se opone al mismo en forma tajante, lo que desencadena la ruptura de la Unión Cívica y constituyen formalmente la Unión Cívica Radical.

La Opinión Popular

 

11-04-2021 / 20:04
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar