La Opinión Popular
                  22:37  |  Sábado 06 de Marzo de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
"Me acusaron de envenenador serial y ahora me piden que consiga veneno para todos los argentinos". Alberto Fernández
Recomendar Imprimir
Sociedad e Interés General - 22-02-2021 / 17:02
EL 23 DE FEBRERO DE 1958, EN CUBA

Los guerrilleros revolucionarios de Fidel Castro secuestran a Juan Manuel Fangio

Los guerrilleros revolucionarios de Fidel Castro secuestran a Juan Manuel Fangio
En febrero de 1958, Fangio se hallaba en La Habana para competir en el Gran Premio de Cuba. Fidel Castro, que por entonces comandaba la guerrilla Movimiento 26 de Julio en Sierra Maestra, consideró que el secuestro del automovilista sería un buen golpe publicitario y una manera de ridiculizar al gobierno de Fulgencio Batista.
 
El 23 de febrero de 1958, en Cuba, los revolucionarios liderados por Fidel Castro secuestran uno de los más destacados pilotos profesionales del automovilismo mundial de todos los tiempos, el argentino Juan Manuel Fangio, cinco veces campeón del mundo.
 
En febrero de 1958, Fangio se hallaba en La Habana para competir en el Gran Premio de Cuba. Fidel Castro, que por entonces comandaba la guerrilla Movimiento 26 de Julio en Sierra Maestra, consideró que el secuestro del automovilista sería un buen golpe publicitario y una manera de ridiculizar al gobierno de Fulgencio Batista.
 
Cuando Fangio se hallaba en el hall del Hotel Lincoln donde se hospedaba, un integrante del comando guerrillero se le acercó con un revólver y le dijo: "Disculpe, Juan, pero me va a tener que acompañar". Fue subido a un automóvil en el que se hallaban otros dos hombres y permanecieron transitando la ciudad durante una hora.
 
Finalmente fue trasladado a un departamento donde miembros del movimiento de Fidel le manifestaron que el motivo del secuestro era difundir los ideales y lucha del mismo. La misión estuvo a cargo de Arnol Rodríguez y Faustino Pérez, luego ministros del gobierno revolucionario.
 
Existía la posibilidad de que el régimen de Batista decidiera matar al piloto y culpar al movimiento encabezado por Castro. Para evitar eso, Fangio les propuso comunicarse con el embajador argentino Raúl Guevara Lynch, primo de Ernesto «Che» Guevara. Lo liberarán 28 horas más tarde.
 
La Opinión Popular

 

Un giro inesperado en Cuba
 
Luego de esta larga década de triunfos y conquistas, Fangio tropezaría con un hecho que poco se conoce pero que marcaría un cambio rotundo en su vida y terminaría con su impresionante carrera profesional.
 
El 23 de febrero de 1958 es secuestrado del Hotel Lincoln de La Habana, por un comando revolucionario del Movimiento 26 de Julio. Al día siguiente daba comienzo el Gran Premio de Fórmula 1 en La Habana, Cuba.
 
El evento, de trascendencia internacional, era impulsado por el odiado dictador Fulgencio Batista para trasmitir una falsa imagen de que mantenía el control de la situación en medio del proceso revolucionario contra el régimen sangriento que encabezaba desde 1952.
 
Tal imagen era completamente falsa. La rebelión campesina era incontrolable y fortalecía día tras día al Ejército Rebelde que se desarrollaba en la Sierra Maestra del Oriente cubano. Lo mismo ocurría en los pueblos y ciudades donde los comandos urbanos del M26 y el Directorio (otra de las organizaciones guerrilleras) se nutrían constantemente de nuevos militantes.
 
Los sabotajes a la red ferroviaria afectaban constantemente la circulación de la que dependía el trasporte no solo de personas sino fundamentalmente del azúcar, base económica del país, desde los ingenios hasta el puerto de la capital. Constantemente había incendios en depósitos, puertos y talleres.
 
El gobierno, totalmente impotente, no tenía más respuesta que fortalecer la represión, con crueles asesinatos y torturas que inflamaban aún más la rebelión popular. Las federaciones estudiantiles se declaraban en huelga de manera recurrente y el Directorio había abierto un nuevo frente de lucha en Nuevitas, Camagüey.
 
 
El secuestro
  
En esta situación, el M26 trató de aguar la fiesta con la que Batista pretendía ocultar la revolución en curso y secuestró a Fangio manteniéndolo retenido durante toda la carrera. Uno de los pocos relatos históricos sobre el acontecimiento es el de Santiago Senén González donde cuenta que un joven militante del M26 se presentó en el Hall del hotel donde Fangio se encontraba charlando con otros corredores y sus mecánicos. "Disculpe Juan, pero me va a tener que acompañar", le dijo desenfundando una 45.
 
Durante el traslado, varias veces cambiaron de auto y dos veces de casa. El corredor fue tratado con todo respeto y amabilidad por el comando, tanto que en el domicilio donde finalmente permanecería hasta su liberación, la gente le pidió autógrafos, le pidieron disculpas infinidad de veces por tener que hacerle pasar este mal trago, y Fangio hasta se animó a pedir la cena.
 
Al día siguiente, Faustino Pérez, uno de los dirigentes guerrilleros, le alcanzó los diarios y charló con el campeón durante un rato. Luego de la carrera, incluso Fangio les dijo "miren señores (...) quizá ustedes me hicieron un favor".
 
En una zona de la pista había una lomita y el auto del argentino daba saltos enormes durante las pruebas y perdía la estabilidad cada vez que la atravesaba. Un problema en la trocha del auto según el mecánico. Durante la carrera, dos autos se accidentaron en ese lugar y uno se fue contra la tribuna causando 6 muertos y decenas de heridos según documenta el historiador inglés Hugh Tomas.
 
 
Consecuencias
  
Aunque el M26 no logró detener la carrera, consiguió gran notoriedad sobre todo tratándose de un golpe en La Habana, donde el régimen decía ser más fuerte. La noticia recorrió las principales capitales del mundo a través de los diarios y la radio. La devolución no fue nada sencilla en medio del gigantesco operativo montado por la policía y el ejército para dar con el secuestrado. Había serias sospechas de que el gobierno matara al corredor para acusar del crimen a los militantes guerrilleros y su máximo líder Fidel Castro.
 
"Pensaron en dejarlo en una iglesia, pero el Chueco les pidió que llamaran al embajador argentino. Una mujer y dos jóvenes lo llevaron ante el diplomático, quien era nada menos que el primo de Ernesto Che Guevara, dejándole una carta en la que manifestaban que no tenían ningún problema con la Argentina, que sus objetivos se restringían al derrocamiento de la dictadura cubana y, nuevamente pedían disculpas.", relata Senén González.
 
Aunque un hecho fugaz, el secuestro de Fangio por 27 horas demostró que la rebelión llegaba a todo el país y que el régimen de Batista hacía agua por todos lados. En lo personal, para Fangio fue indudablemente una situación límite. Poco después del incidente el corredor abandonó su carrera profesional, aunque también hayan tenido influencia otros hechos personales como por ejemplo su avanzada edad para la alta competencia.
 
Los guerrilleros revolucionarios de Fidel Castro secuestran a Juan Manuel Fangio

Un año y medio después, luego de la asunción de Fidel Castro, fue designado «Invitado de honor» de Cuba. En 1981, cuando regresó a La Habana en calidad de presidente honorario de Mercedes-Benz en Argentina, fue recibido en el aeropuerto por el ministro de Relaciones Exteriores, Arnol Rodríguez, y fue invitado a una reunión con Fidel Castro.
 
Fangio nunca demostró tener un mal recuerdo de su experiencia en 1958: «No hablamos casi nada del secuestro. Yo creo que fue algo especial, hecho por gente que tenía sus ideales y quería darlos a conocer de cualquier manera».
 
El director Alberto Lecchi trató el secuestro en su película Operación Fangio (1999), con Darío Grandinetti en el rol del automovilista.
 
Fuente: Wikipedia y La Izquierda Diario

Agreganos como amigo a Facebook
Los guerrilleros revolucionarios de Fidel Castro secuestran a Juan Manuel Fangio
Fangio había ganado el primer Gran Premio de Cuba celebrado en 1957. Fulgencio Batista en persona le entregó el trofeo.
Los guerrilleros revolucionarios de Fidel Castro secuestran a Juan Manuel Fangio
Juan Manuel Fangio, en el coche del embajador argentino en Cuba, Raúl Lynch Guevara, habla con los periodistas a su llegada a la embajada argentina en el barrio de Miramar, después de su liberación
06-03-2021 / 20:03
06-03-2021 / 20:03
06-03-2021 / 20:03
04-03-2021 / 18:03
04-03-2021 / 18:03
 
Si se habla de mayorías proscriptas se habla de la historia del peronismo, de cómo la proscripción dejó por muchos años una mayoría enorme sin representación, excluida. La proscripción obligó a la frustración, a un destino no elegido, a una autoridad ilegítima.
 
Un 05 de marzo, como hoy, pero del año 1956, la "Revolución Libertadora", la dictadura militar oligárquica que gobernaba de facto la Argentina, sanciona el Decreto Ley 4161, que prohibía cualquier tipo de afirmación ideológica o propaganda peronista.
 
Se castigaba con la reclusión de treinta días a seis años, una multa económica, la inhabilitación para desempeñar cargos públicos y la clausura temporal o permanente del local, si se tratase de un comercio o empresa: la utilización de la fotografía de los funcionarios peronistas o de sus parientes, el escudo y la bandera peronista, las expresiones "peronismo", "peronista", "justicialismo", "justicialista", "tercera posición", la marcha de "Los muchachos peronistas", el libro "La razón de mi vida" y los discursos del presidente depuesto (a quien llamaban el tirano prófugo) y su esposa.
 
Después de 1955 no se podía, ni siquiera, escribir o pronunciar la palabra Perón. Con el decreto 4161 se abrió formalmente un largo período de violencia en la Argentina, que continúa otros episodios sangrientos como el bombardeo de la Plaza de Mayo, el 16 de junio de 1955, donde hubo 200 muertos y 2000 heridos anónimos y olvidados.
 
En nombre de la "democracia", un dictador militar prohibía por decreto-ley nuestra identidad social y política peronista. ¿Libertadores?: ¡las pelotas!

 
Gustavo Rearte, fundador y líder de la JP, héroe de la Resistencia Peronista
Escribe Blas García para La Opinión Popular

 
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar