La Opinión Popular
                  23:39  |  Sábado 06 de Marzo de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
"Me acusaron de envenenador serial y ahora me piden que consiga veneno para todos los argentinos". Alberto Fernández
Recomendar Imprimir
Sociedad e Interés General - 13-02-2021 / 18:02
EL 14 DE FEBRERO DE 1988 EL EX BOXEADOR LA ESTRANGULÓ Y LA TIRÓ POR EL BALCÓN

Se cumplen 33 años del día que Carlos Monzón mató a Alicia Muñiz

Se cumplen 33 años del día que Carlos Monzón mató a Alicia Muñiz
Hoy Alicia Muñiz estaría en las estadísticas de femicidios. No sería un caso aislado, sería una de las mujeres que mueren asesinadas en Argentina cada 24 horas.
 
El 14 de febrero de 1988, Día de los Enamorados, Alicia Muñiz fue asesinada por Carlos Monzón, quien había sido el gran campeón de box que había brillado en la década del 70 con victorias inigualables. Era un ícono del deporte argentino, pero era todavía algo más: un ícono de la Argentina.
 
Alicia comenzó su carrera siendo una adolescente, pero la dejó de lado cuando conoció al boxeador en manos de quien siempre sufrió violencia de género. Hizo denuncias policiales y mediáticas, pero nadie la escuchó. Cuando  Monzón golpeó, estranguló y tiró del balcón a  Muñiz, en Argentina aún no se hablaba de femicidio. Hoy, su muerte estaría claramente enmarcada bajo la figura del femicidio. El crimen abrió el debate sobre el modo de tratar los femicidios.

El boxeador, una gloria que se había retirado hacía un tiempo, era un ídolo popular. Y así fue tratado en los medios. Se habló de celos, se publicaron sus intentos de exculparse y de las heridas y fracturas que le habían quedado por tirarse a rescatarla, como dijo él.
 
Un año después, un tribunal lo condenaría a once años de prisión por homicidio simple. Monzón terminó muerto en una ruta en 1995, estaba en libertad gracias al beneficio de las salidas transitorias que había logrado. Hoy hubiese sido condenado a cadena perpetua.

La Opinión Popular

 
Alicia Muñiz y Carlos Monzón se habían conocido diez años antes, en 1978. Ella era una actriz y modelo uruguaya de 23 años. El ya tenía 37 y acababa de dejar las peleas en el ring. Pero siguió ejerciendo su violencia en el hogar. Alicia era una mujer golpeada. Monzón le pegaba, como había hecho con otras parejas anteriores.
 
En el 81 nació Maximiliano, y nada cambió en la relación. Alicia soportó los golpes hasta que pudo tomar la decisión de separarse. Aquel verano del 88 ya no estaban juntos. Monzón se había ido de vacaciones a Mar del Plata a la casa de su amigo Adrián "Facha" Martel. Los dos estaban con sus hijos.
 
Muñiz viajó a Mar del Plata, al parecer, para terminar de arreglar con Monzón cómo harían con el cuidado y el mantenimiento de Maximiliano. Cuentan las notas de la época que la noche del 13 de febrero fueron juntos al cumpleaños del conductor televisivo, Sergio Velasco Ferrero, que Monzón tomó litros de champán y perdió mucho dinero en el casino. En ese estado llevó a Alicia al chalet, donde discutieron y ella terminó muerta.
 
El boxeador dijo entonces que ella trastabilló y que él intentó rescatarla y que por eso terminó fracturado. Pero sus palabras fueron desarmadas por un testigo inesperado: Báez, un cartonero que declaró ante la Justicia que escuchó los gritos desesperados de la mujer, y vio claramente como Monzón la estrangulaba y la tiraba del balcón como si fuera una bolsa de papas.
 
La autopsia y las pericias le dieron la razón a Báez y Monzón fue condenado a once años de prisión por homicidio simple. El caso generó indignación en los movimientos de mujeres, mientras se daba un debate incipiente en la sociedad.
 
Entonces se crearon las comisarías de las Mujeres, y se empezó a hablar de violencia de género. Se desterró la idea del crimen pasional y la justificación de los celos como atenuantes. Se entendió que la violencia doméstica no era un tema privado sino público, y que el Estado es responsable.
 
En 2012 se modificó el Código Penal, y a partir de entonces el artículo 80 dice que tendrá prisión perpetua quien matare "a su ascendiente, descendiente, cónyuge, ex cónyuge, o a la persona con quien mantiene o ha mantenido una relación de pareja, mediare o no convivencia". Y se incorporó el inciso 11, que habla del asesinato a una mujer "cuando el hecho sea perpetrado por un hombre y mediare violencia de género".
 
Hoy Alicia Muñiz estaría en las estadísticas de femicidios. No sería un caso aislado, sería una de las mujeres que mueren asesinadas en Argentina cada 29 horas. Monzón habría sido condenado a perpetua, y tal vez estaría vivo. Mucho se ha avanzado de 30 años a esta parte. Aún falta: Monzón todavía tiene un monumento en Santa Fe.
 
Fuente: Clarín 

Agreganos como amigo a Facebook
06-03-2021 / 20:03
06-03-2021 / 20:03
06-03-2021 / 20:03
04-03-2021 / 18:03
04-03-2021 / 18:03
 
Si se habla de mayorías proscriptas se habla de la historia del peronismo, de cómo la proscripción dejó por muchos años una mayoría enorme sin representación, excluida. La proscripción obligó a la frustración, a un destino no elegido, a una autoridad ilegítima.
 
Un 05 de marzo, como hoy, pero del año 1956, la "Revolución Libertadora", la dictadura militar oligárquica que gobernaba de facto la Argentina, sanciona el Decreto Ley 4161, que prohibía cualquier tipo de afirmación ideológica o propaganda peronista.
 
Se castigaba con la reclusión de treinta días a seis años, una multa económica, la inhabilitación para desempeñar cargos públicos y la clausura temporal o permanente del local, si se tratase de un comercio o empresa: la utilización de la fotografía de los funcionarios peronistas o de sus parientes, el escudo y la bandera peronista, las expresiones "peronismo", "peronista", "justicialismo", "justicialista", "tercera posición", la marcha de "Los muchachos peronistas", el libro "La razón de mi vida" y los discursos del presidente depuesto (a quien llamaban el tirano prófugo) y su esposa.
 
Después de 1955 no se podía, ni siquiera, escribir o pronunciar la palabra Perón. Con el decreto 4161 se abrió formalmente un largo período de violencia en la Argentina, que continúa otros episodios sangrientos como el bombardeo de la Plaza de Mayo, el 16 de junio de 1955, donde hubo 200 muertos y 2000 heridos anónimos y olvidados.
 
En nombre de la "democracia", un dictador militar prohibía por decreto-ley nuestra identidad social y política peronista. ¿Libertadores?: ¡las pelotas!

 
Gustavo Rearte, fundador y líder de la JP, héroe de la Resistencia Peronista
Escribe Blas García para La Opinión Popular

 
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar