La Opinión Popular
                  16:27  |  Lunes 08 de Marzo de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
"Me acusaron de envenenador serial y ahora me piden que consiga veneno para todos los argentinos". Alberto Fernández
Recomendar Imprimir
Internacionales - 18-01-2021 / 11:01
ASALTO AL CAPITOLIO

El mundo en peligro con la post-verdad y el pre-fascismo

El mundo en peligro con la post-verdad y el pre-fascismo
En EE.UU. los muchachos que abrazaron la superstición llamada “Qannon” produjeron hace diez días unos incidentes gravísimos en el Capitolio, que causaron la muerte de al menos cinco personas, y pusieron en riesgo cierto la vida misma de los legisladores que intentaban cumplir con el trabajo para el que fueron elegidos.
Hoy, el peligro de un asalto al poder por medio de la ultraderecha está vigente. Pensemos en la invasión al Capitolio en EEUU. Hay fotos que lo dicen todo. Por ejemplo: un tipo entra en el Capitolio portando una bandera del Sur confederado. La guerra de Secesión (1861-1865) no ha terminado. El país del Norte está lleno de banderas confederadas. Tienen estados que les responden fiel y ferozmente: Mississippi, Texas, Indiana, Tennessee y otros.
 
El Sur de EE.UU. siempre quiso seguir peleando. Y ahora lo hace por medio de estas bandas que retoman la tradición de la SA alemanas. Odian a los indios, a los negros, a los judíos y a todos los hispánicos, los detestados inmigrantes. Son violentos, brutales. Y durante cuatro años han creído en un presidente que ahora los alentó para la insurgencia. Donald Trump debiera ser juzgado por atentar contra el orden constitucional. Les dijo a los suyos: "Sé que están furiosos, ofendidos. Y tienen razón porque nos robaron las elecciones. Sin embargo, vayan a casa". Eso era alentarlos a seguir con los disturbios.
 
En EE.UU. los muchachos que abrazaron la superstición llamada "Qannon" produjeron hace diez días unos incidentes gravísimos en el Capitolio, que causaron la muerte de al menos cinco personas, y pusieron en riesgo cierto la vida misma de los legisladores que intentaban cumplir con el trabajo para el que fueron elegidos.
 
Esta teoría conspirativa sostiene que las elites gobernantes -en particular los miembros del Partido Demócrata- serían una oscura secta de pedófilos, con centro de operaciones en los subsuelos de una pizzería en Washington. Curiosamente el lugar fue allanado por la justicia, que condujo una búsqueda más que exhaustiva, en la que no encontraron ningún rastro de la supuesta asociación delictiva. Ni siquiera encontraron una partida de mozzarella en mal estado.
 

 
Vale decir, la teoría ha sido desbaratada hace años por un procedimiento judicial, llevado a cabo con la más moderna tecnología investigativa. Pero, una vez más: ¿desde cuándo la realidad comprobada ha sido un obstáculo para la paranoia? Que gente de pueblo más o menos simple pueda creer estas cosas, vaya y pase. El problema es cuando las pavadas se filtran en los más altos grupos dirigentes.
 
Bien cerca, están los responsables de que en Olavarría se haya dejado vencer un gran lote de vacunas Sputnik-V (desenchufando la heladera y también la cámara que la apuntaba) a no dudarlo como parte de la conspiranoia sobre ese fármaco ruso, que supuestamente volvería comunista a la gente.
 
Estos episodios, lejanos y desconectados entre sí, tienen sin embargo un hilo común: la actitud de abrazar una creencia estrafalaria, acientífica, renunciando por completo a asumir la realidad. Y la lucha por traerlos de vuelta a esa realidad -a veces cruda- que todos padecemos, parece ser uno de los desafíos de la época.
 
Cuidado. En medio de una pandemia que ya se tomó dos millones de vidas en todo el mundo, la ultraderecha sale a la calle. No le importa morir. Vive y ha vivido en un mundo de muerte. Quieren destruir lo que odian. Porque, como se acaba de ver en Washington, el estado de la "post-verdad" se parece mucho al "pre-fascismo".
 
La Opinión Popular
 
 
El mundo en peligro
 
En Alemania, sobre todo en Berlín, desde 1930 las bandas nazis de las SA, lideradas por un hombre con sobrepeso y despiadado, recorrían las calles moliendo a palos a los comunistas y a los judíos. El hombre era Ernest Röhm. Hitler, por el momento, confiaba en él. El Partido Nacional Socialista, con la complicidad del Parlamento y el anciano Mariscal Hindenburg, héroe de la Primera Guerra, marchaba hacia el poder parlamentario. Por fin, en 1933 ganan las elecciones.
 
Pero la batalla de las SA en las calles es central en este trabajo. Hitler lo sabía bien. El que piensa en otra cosa es Röhm. Quiere llevar el partido hacia una radicalidad de izquierda. Hitler no va a permitir eso. Ya tiene demasiados compromisos con los banqueros, con los Krupp, la Siemmens, la Ford y la ITT. Hitler es el resultado de una aceptación y un apoyo total del capitalismo de Occidente. Pero vale insistir en esto. La toma del poder empezó en la lucha callejera.
 
Muchos se han sorprendido. Hace cuatro años que gobierna Donald Trump, ¿no lo conocían? ¿Recién ahora lo descubren? EEUU no es un país democrático, como tanto pregonan. Mataron a Lincoln, a Kennedy, a Luther King, invadieron países, mantienen la infame cárcel de Guantánamo, van de guerra en guerra y cada una es más cruel que la otra. Hay gente muy valiosa en ese dilatado territorio. Howard Zinn, Chomsky y tantos otros. Pero el peligro de la ultraderecha late siempre en sus entrañas.
 
Y aquí estamos mal. También la derecha violenta toma las calles. Los señores de la tierra siguen amenazando con sus tractores y sus rifles. Ya lo han dicho: hay que matar, hay que apuntar a la cabeza. Este es un país muy peligroso. Como en la Alemania de Hitler, como en Guantánamo, aquí hubo campos de concentración. De eso no se vuelve. Ahora la toma del Capitolio les indica el camino que más les gusta. Tomar por asalto el Congreso. Ya lo intentaron. Ya la policía rodeó con sus autos la Quinta de Olivos.
 
Cuidado. En medio de una pandemia que ya se tomó dos millones de vidas en todo el mundo, la ultraderecha sale a la calle. No le importa morir. Vive y ha vivido en un mundo de muerte. Quieren destruir lo que odian. El odio es la antesala de la muerte del Otro. Es arduo salir de esto. Hablar del amor y la solidaridad en estos tiempos condena a la falta de temperamento o vehemencia para enfrentar a los que vienen degollando.
 
Por José Pablo Feinmann, extractado de Página 12
 

Agreganos como amigo a Facebook
08-03-2021 / 06:03
06-03-2021 / 20:03
06-03-2021 / 20:03
05-03-2021 / 20:03
05-03-2021 / 20:03
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar