La Opinión Popular
                  03:21  |  Sábado 27 de Febrero de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
"Me acusaron de envenenador serial y ahora me piden que consiga veneno para todos los argentinos". Alberto Fernández
Recomendar Imprimir
Sociedad e Interés General - 14-01-2021 / 18:01
EL DESASTRE NATURAL MÁS IMPORTANTE DE LA HISTORIA ARGENTINA

Terremoto de San Juan en 1944

Terremoto de San Juan en 1944
Las calles de la ciudad de San Juan después del terremoto.
 
Se produjo el 15 de enero a las 20.49 y alcanzó 7,8 grados de magnitud en la escala de Richter y una intensidad máxima de IX grados en la escala de Mercalli modificada. El epicentro se ubicó a 20 km al norte de la ciudad, en las proximidades de la localidad de La Laja, en el departamento Albardón.
 
Aunque dicha actividad geológica ocurría desde épocas prehistóricas, el terremoto de Mendoza del 20 de marzo de 1861 señaló un hito importante dentro de la historia de eventos sísmicos argentinos ya que fue el más fuerte registrado y documentado en el país.
 
A partir del mismo, la política de los sucesivos gobiernos mendocinos y municipales ha ido extremando cuidados y restringiendo los códigos de construcción.10 Pero solo con el terremoto de San Juan del 15 de enero de 1944 el gobierno sanjuanino tomó estado de la enorme gravedad sísmica de la región.
 
Fue probablemente la mayor tragedia argentina del siglo XX, donde se estimaron aproximadamente unas diez mil víctimas humanas y de una cifra aún mayor de heridos, mientras que el saldo material fue la destrucción total de la ciudad, el San Juan antiguo, de gran valor arquitectónico.
 
El Palacio Episcopal, la Casa España, la Iglesia de Santo Domingo, el Cine Cervantes y hasta la fachada de la Catedral, el Palacio de Justicia, etc. quedaron totalmente reducidos a escombros. También destruyó miles de viviendas, edificios públicos, obras comunales e históricas y la economía de gran parte de la población, que representaban el patrimonio acumulado en varias generaciones.
 
La Opinión Popular



Terremoto de San Juan en 1944

Hace 75 años, San Juan era arrasada por un terremoto
 
El temblor, de 7 grados en la escala de Richter, causó cerca de 9.000 muertos y demolió el 80% de la edificación de la ciudad; Anécdotas, colectas y miserias de la tragedia más grande que sacudió al país.
 
 
La hora oficial del sismo que destruyó la ciudad de San Juan quedó retratada en el reloj de la catedral; apenas comenzaba la noche, eran las 20:52. Un ruido ensordecedor, más profundo que el trueno más potente, anunció la devastación. Fue solo un minuto. Tuvo una intensidad de casi 7.0, el grado inferior de un "terremoto mayor", y se lo considera el suceso natural registrado más destructivo de la historia argentina. Causó cerca de 9.000 muertos -primero se estimó una cifra más elevada- y, aunque su epicentro fue La Laja, a 20 kilómetros de la capital, demolió el 80% de la edificación de la ciudad.
 
La principal razón de su altísimo poder destructivo fue que un 98% de las construcciones eran de adobe, lo que generó muchas muertes, ya que, al no sostener los techos ni las altas fachadas, su caída aplastó a miles de personas que intentaban ponerse a refugio. Hasta entonces, no había legislación sobre construcciones, a pesar de que se reconocía a la región como zona de alto peligro sísmico y que en 1861 Mendoza había sido devastada.
 
Desde ya, las pérdidas no solo fueron en vidas humanas y materiales, también desapareció buena parte del patrimonio histórico y personal acumulado en generaciones, lo que obligó a replantear el modelo económico de monocultivo de la vid que sostenía a la provincia hasta entonces.
 
La cesión del Archivo General de la Nación de copia de buena parte de sus documentos gráficos, fotográficos y fílmicos relativos al sismo al Archivo General de la Provincia cuyana nos permitió revisar aquel infortunado episodio. Así, pudimos recrear momentos sensibles como el arribo de cerca de 400 niños que, huérfanos, llegaron en tren a la ciudad de La Plata, donde diez mil posibles madres se inscribieron para adoptar.
 
Como por entonces no había ley, nunca se hicieron los registros y aún hoy muchos buscan a su familia biológica. Otras imágenes registran el terrible episodio de la caída en Mendoza de un avión que, haciendo "puente aéreo", transportaba auxilio y que provocó la muerte de sus 12 ocupantes.
 
En cuanto a las autoridades, la respuesta del flamante secretario de Trabajo Juan Domingo Perón, uno de los dirigentes de la dictadura militar instalada el 4 de junio de 1943, fue inmediata. Al día siguiente, anunció que coordinaría una gran colecta nacional de ayuda a las víctimas.
 
Una enorme movilización social colaboró espontáneamente y se organizaron cientos de actividades solidarias, como carreras de bicicleta, un día de donación del hipódromo porteño, una misa pública en la Plaza de los Dos Congresos y un festival en el Luna Park el 22, donde supuestamente el coronel Perón conoció a la actriz Eva Duarte.
 
Resulta curioso, sin embargo, que sin demasiada lógica más que la avidez de incrementar su influencia, la secretaría de Trabajo y Previsión centralizara las actividades solidarias durante los primeros 45 días para, luego, transferirlas al Ministerio del Interior que era, por lógica, la autoridad pertinente.
 
En tanto, un "Consejo de Reconstrucción" tuvo a su cargo las tareas de planificar y centralizar las obras de la "nueva" San Juan y el Ministerio de Hacienda provincial realizó un "Censo de daños y perjuicios", donde se tabularon los resultados de 11.015 declarantes. El perjuicio sobre los activos particulares alcanzó a un 41,8% y el daño en las casas al 76.5%: las dañadas o destruidas sumaron 13.408, de las cuales más de 10.000 eran de la Capital y de Santa Lucía.
 
Lentamente, la ciudad fue reconstruida y hacia 1949 ya habían surgido 25 nuevos barrios en zonas suburbanas (sobre todo hacia el oeste y el sur) que estaban en proceso de provisión de obras públicas básicas, como el agua corriente y la electricidad. En el Gran San Juan, finalmente, se construyeron más de 7000 viviendas, mientras que en los departamentos se construyeron algo menos de 2000.
 
Pero no todo fue solidaridad desinteresada. El terremoto escribió una página oscura que no se terminó de develar y que se repite en emergencias en todas partes del mundo. Una carpeta del Ministerio del Interior caratulada como "asunto reservado", informe emitido por el general Franklin Lucero -jefe de secretaría del ministerio de guerra- fechado el 17 de julio de 1946, informaba que en el "Congreso Nacional Ordinario del Partido Socialista que tuvo lugar ayer", los delegados sanjuaninos "formularon cargos contra el Ejército Argentino afirmando que, tras el terremoto, soldados, suboficiales y oficiales se dedicaron a realizar un verdadero saqueo".
 
Agregaron que "las mujeres, luego de hacer interminables colas, debían someterse para lograr un pedazo de pan o carne a los caprichos e inquietudes voluptuosas de sargentos, oficiales y hasta coroneles". Afirmaron también que "las pocas casas construidas en San Juan se deben al esfuerzo privado; el gobierno ha cometido una estafa en perjuicio de la buena fe del pueblo argentino". Los sanjuaninos, como dice el dicho, de Guatemala a Guatepeor.
 
Por Ricardo de Tito
 
Fuente: Diario Popular

Agreganos como amigo a Facebook
Terremoto de San Juan en 1944
El sismo tuvo epicentro en La Laja y provocó cerca de 10 mil muertes en San Juan.
Terremoto de San Juan en 1944
Los heridos eran atendidos al aire libre.
26-02-2021 / 19:02
26-02-2021 / 19:02
 
Manuel Belgrano es el creador de la bandera "Azul y blanca" y no la "celeste y blanca" que impusieron Sarmiento y Mitre. La bandera, creada en Rosario el 27 de febrero de 1812 por Belgrano inspirada en la escarapela azul-celeste del Triunvirato, debido al color de la heráldica, que no es azul-turquí ni celeste sino el que conocemos como azul. Nada tuvo que ver el color del cielo con que nos quisieron convencer.
 
Algunos utilizan el argumento para defender el celeste, por el hecho de que por la "sincera religiosidad de Belgrano", este debió tomar el celeste de la virgen y no el azul. Sin embargo la "sincera religiosidad de Belgrano" no contradice el hecho de que usara al azul ya que algunos suponen que el azul-celeste de los patricios fue tomado de la Orden de Carlos III, otros, de la inmaculada Concepción, y otros que ambos colores (el blanco y el azul) fueron sacados del escudo de la ciudad de Buenos Aires, cuyos colores eran precisamente blanco y azul.
 
Lo cierto es que el Congreso sancionó la ley de banderas el 25 de enero de 1818 estableciendo que la insignia nacional estaría formada por "los dos colores blanco y azul en el modo y la forma hasta ahora acostumbrados". 
 
Tampoco fueron "celestes y blancas" las cintas que distinguieron a los patriotas del 22 de mayo, sino que eran solamente blancas o "argentino" que en la heráldica simboliza "la plata". Fueron solamente blancas. La cinta azul se agregó como distintivo del Regimiento de Patricios. Pero tampoco era celeste, sino tomados del azul y blanco del escudo de Buenos Aires. 

 
26-02-2021 / 19:02
26-02-2021 / 19:02
26-02-2021 / 19:02
 
El 27 de febrero de 1974, el Jefe de la Policía de Córdoba, el teniente coronel (RE) Antonio Domingo Navarro, fue relevado de su cargo de Jefe de Policía provincial por el gobernador, Ricardo Armando Obregón Cano por considerarlo "poco confiable". El jerarca policial le respondió acuartelando a siete mil efectivos bajo sus órdenes en la ciudad, aduciendo una "infiltración marxista" en el Gobierno Popular.
 
Esa misma tarde, grupos de comandos civiles ocuparon las emisoras La Voz del Pueblo y Radio Córdoba y emitieron comunicados en apoyo al jefe de la insurrección. Al caer la noche, hubo tiroteos en distintas partes de la ciudad. Civiles armados e identificados con brazaletes comenzaron a circular por las calles.
 
A la noche, un grupo de más de cincuenta policías provinciales, vestidos de civil y con armas largas, ingresó a los gritos a la Casa de Gobierno y depuso al gobernador peronista Obregón Cano y a su vice, el dirigente gremial Atilio López
 
Los sublevados, que tomaron por asalto la Gobernación, se encontraban al mando del facho Navarro, y detuvieron en forma ilegal a las autoridades que once meses antes habían ganado las elecciones con más del 50 por ciento de los votos. El "movimiento", conocido como el "Navarrazo" o el anticordobazo, contaba con apoyo en el gobierno central, especialmente del ministro de Bienestar Social, "El Brujo" José López Rega.
 
Los sediciosos detuvieron, para tenerlos como rehenes, a unos setenta funcionarios que se encontraban en la gobernación, entre ellos, los ministros de Bienestar Social y de Gobierno; el presidente del Banco de la Provincia; el Fiscal de Estado, y los diputados Luis Bruno Blas García, autor de esta nota.
 
Esa noche, los grupos de comandos civiles "fachos" de Navarro llevaron a cabo un atentado contra el domicilio de Obregón Cano y descargaron sus armas contra los frentes de las casas, los faroles de alumbrado o, simplemente, el aire. El objetivo era sembrar el caos y el terror para provocar la intervención a la provincia. En los días siguientes serían detenidos más de 80 personas y se producirían decenas de allanamientos ilegales.
 
El 2 de marzo el gobierno nacional de Juan Perón dio a conocer su lamentable posición: la intervención federal al Poder Ejecutivo de la provincia. Obregón Cano y López, faltos de apoyo político en el plano nacional, renunciaron el 8 de marzo.
 
El Navarrazo fue la antesala del golpe genocida de 1976, el anticipo de lo que sucedería con la dictadura militar, por el derrocamiento de un gobierno democráticamente elegido por el voto popular; la persecución y el asesinato de militantes políticos y gremiales; y la implantación  de un estado policial autoritario que desplegó la represión ilegal en toda su magnitud.


Escribe Blas García 

 
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar