La Opinión Popular
                  06:30  |  Martes 26 de Enero de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“¿Que hizo la iglesia cuando estábamos buscando a nuestros hijos, si no ser cómplice de la dictadura? Confiábamos en un obispo y después era el que nos entregaba". Estela de Carlotto
Recomendar Imprimir
Sociedad e Interés General - 29-12-2020 / 10:12
EL 29 DE DICIEMBRE DE 1933, SE INICIA UN NUEVO LEVANTAMIENTO RADICAL

El radicalismo de la insurrección y la Patriada de El Paso de los Libres

El radicalismo de la insurrección y la Patriada de El Paso de los Libres
Los radicales rebeldes se dividieron en varios grupos. Algunos atacarían en Santa Fe y Rosario. Otros en algunas localidades bonaerenses. Otro grupo numeroso se preparaba en Brasil, para avanzar sobre Corrientes. Al frente de esta última columna, de 150 hombres, se encontraba el teniente coronel Roberto Bosch. Entre sus “soldados”, estaba Arturo Jauretche (foto). Días antes, algunos importantes dirigentes rebeldes, como el general Gregorio Pomar, habían sido detenidos. El 29 de diciembre, el presidente Justo proclamó el estado de sitio en todo el país y aprovechó para lanzar una persecución contra todo el partido radical. Los enfrentamientos y la represión dejaron víctimas. Algunas de ellas, “degolladas sobre el campo”, según se relatara. Otros fueron apresados, como Jauretche (foto).
El 6 de septiembre de 1930 un golpe de estado oligárquico liderado por el general José Uriburu derrocaba el gobierno popular de Hipólito Yrigoyen. El radicalismo intenta recuperar el poder. De manera similar a las últimas montoneras federales del ChachoFelipe Varela López Jordán, la presencia de Yrigoyen implicaba una exaltación de las más viejas tradiciones de intransigencia e insurrección que habían definido al radicalismo en las revoluciones de 1893 y de 1905.
 
Sucesivamente se dan:
 
-el levantamiento del 21 de diciembre de 1930 en Córdoba, que tiene como nexo a la tradición reformista del 18 y al proceso sabattinista que se viene gestando;
 
-el del general Severo Toranzo en febrero de 1931, que recupera la tradición militar-populista del yrigoyenismo puesta en marcha desde 1905 con subtenientes de clase media que han llegado a generales y coroneles hacia 1930;
 
-el del teniente coronel Gregorio Pomar, producido en Corrientes y el Chaco en julio de 1931 y que señala las vinculaciones del yrigoyenismo con su dimensión latinoamericana a través de los paraguayos que irían a constituir el febrerismo;
 
-el de los hermanos Kennedy, en Entre Ríos, que señala el rechazo de los estancieros medios al sistema;
 
-el frustrado levantamiento del teniente coronel Atilio Cattáneo, en diciembre de 1932 y que tenía como principales apoyaturas centros populares como Avellaneda y Junín que, con el tiempo, se convertirían en ejes de la intransigencia de Crisólogo Larralde y Moisés Lebenshon;
 
-la patriada del teniente coronel Ernesto Bosch en Paso de los Libres el 29 de diciembre de 1933, que contara con el apoyo de futuros forjistas y de ciertos sectores del viejo gauchismo republicano de Río Grande do Sul, pero que es rápidamente sofocada. Arturo Jauretche formaba parte del levantamiento, y fue apresado.

Si hubiera que resumir la constante esencial de todos estos intentos fracasados habría que decir que, más allá de la generosidad y el arrojo que los caracterizó, desconocieron que, con el movimiento del 6 de setiembre, el aparato represivo militar y policial había alcanzado un grado tal de perfeccionamiento que ese tipo de recurso insurreccional no tenía la menor posibilidad de éxito, dado que se libraba en el mismo campo del aparato estatal.

Fuente: EL FRAUDE PATRIÓTICO por ANTONIO J. CAYRÓ

Serie Polémica - Centro Editor de América Latina.
 

Para recordar la fecha de este alzamiento, traemos algunos fragmentos del texto escrito por Jauretche: "Paso de los Libres".
 
"Así anda el pueblo de pobre / como milico en derrota / le dicen que sea patriota / que no se baje del pingo / pero ellos con oro gringo / se están poniendo las botas (...)
 
Esos negocios los hacen / con capital extranjero / ellos son los aparceros / y aunque administran la estancia / casi toda la ganancia / la llevan los forasteros (...)
 
A la Patria se la llevan /con yanquis y con ingleses / al pueblo mal le parece / pero se hacen los que no oyen / desde que falta Yrigoyen / la han sacado de sus trece..."
 
Fuente: Arturo Jauretche, El Paso de los Libres, Ediciones Coyoacán, 1960, p. 34.

Agreganos como amigo a Facebook
25-01-2021 / 19:01
25-01-2021 / 19:01
25-01-2021 / 19:01
 
El 26 de enero de 1972, el Partido Justicialista, como expresión electoral del Movimiento Peronista, proscripto desde 1955, vuelve a obtener su personería jurídica.
 
Se vivía entre gobiernos civiles seudo democráticos (Frondizi, Illia) o dictaduras militares (Aramburu, Onganía, Lanusse) y se convivía en la ilegitimidad política como si fuera normal que así sea. Se daba por aceptado que el peronismo no podía participar de la vida política. De esto se beneficiaban todos los políticos gorilas, especialmente los radicales.
 
Pero, asediadas por el incremento de la protesta social, el fenómeno insurreccional con las sucesivas "puebladas" que se produjeron desde el Cordobazo en 1969 hasta mediados de 1972, y frente al creciente predominio de la guerrilla, las Fuerzas Armadas se vieron ante la necesidad imperiosa de producir una apertura política destinada al restablecimiento del libre juego democrático.
 
La dictadura militar de la "Revolución Argentina", continuadora del proyecto iniciado durante la llamada "Revolución Libertadora", lanzó un plan político: el Gran Acuerdo Nacional (GAN) que pretendía lograr una transición democrática controlada por el poder militar.
 
Luego de reconocer al PJ en la Capital Federal, la justicia electoral extendió la personería política al justicialismo en todo el país. No obstante, este reconocimiento, no implicaba que el proceso de legalización estuviera terminado.
 
En tal sentido, entre febrero y junio de 1972, se intentaría consolidar la estructura partidaria del PJ; formando las distintas conducciones provinciales y perfilando el camino de las candidaturas. 
 
En Córdoba se constituyó el Partido Justicialista y me tocó integrar la primera Junta Provincial del PJ, presidida por el legendario Ricardo Obregón Cano. El que esto escribe tenía 24 años y representaba a la Juventud Revolucionaria Peronista (JRP).

La Legendaria Toma del Frigorífico Lisandro De La Torre
Escribe: Blas García



24-01-2021 / 22:01
24-01-2021 / 21:01
 
El 25 de enero de 1997 fue asesinado José Luis Cabezas, un reportero gráfico y fotógrafo. Casado y con una hija, su caso se convirtió en el mayor emblema de la lucha de la prensa argentina por la libertad de expresión. La repercusión política fue enorme y derivó en cambios en el gabinete de gobierno de Carlos Saúl Menem y en la pérdida de las elecciones del gobernador Eduardo Duhalde, por entonces candidato presidencial del oficialismo.
 
Su cadáver calcinado fue hallado en la localidad atlántica de General Juan Madariaga, dentro de un auto incendiado, con las manos esposadas a la espalda y dos tiros en la cabeza. Fue después de que tomara, para la revista Noticias, las primeras fotos públicas del empresario Alfredo Yabrán, objeto de una investigación periodística sobre la presunta implicación en casos de corrupción.
 
El asesinato ocurrió durante la gobernación de Duhalde en la Provincia de Buenos Aires, y fue visto como un posible "mensaje mafioso" de la policía de la provincia de Buenos Aires hacia su gestión; "me tiraron un cadáver" declaró. Por su parte el presidente Menemprometió esclarecer el caso; sin embargo recibió fuertes críticas por la posible complicidad en los presuntos negociados investigados.
 
El 2 de febrero de 2000, en juicio oral y público, fueron condenados a prisión perpetua los cuatro integrantes de la banda "Los Horneros": Horacio Braga, José Auge, Sergio González y Héctor Retana, así como a Gregorio Ríos, jefe de Seguridad de Yabrán, y los policías Sergio Camaratta, Aníbal Luna y Gustavo Prellezo.
 
Sin embargo sólo continúan detenidos dos de "Los Horneros", Horacio Braga y José Luis Auge, y no precisamente por la muerte del reportero gráfico, sino por violar las condiciones de los arrestos domiciliarios.
 
El policía Gustavo Prellezo, autor material del crimen del fotógrafo, ya había sido beneficiado con la prisión domiciliaria por la Cámara de Apelaciones de Dolores y luego se le permitió trasladarse en transportes públicos, en la ciudad de La Plata, para asistir a la universidad estatal donde estudia Derecho.
 
Mientras tanto, los otros ex policías, Sergio Cammarata y Aníbal Luna, quienes habían sido beneficiados con la llamada ley del 2x1, ya derogada, fueron detenidos nuevamente en noviembre pasado para que terminen de cumplir con la pena.
 
La Opinión Popular 



NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar