La Opinión Popular
                  23:50  |  Sábado 16 de Enero de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“¿Que hizo la iglesia cuando estábamos buscando a nuestros hijos, si no ser cómplice de la dictadura? Confiábamos en un obispo y después era el que nos entregaba". Estela de Carlotto
Recomendar Imprimir
Sociedad e Interés General - 27-11-2020 / 18:11
28 DE NOVIEMBRE DE 1972, SECUESTRO Y DESAPARICIÓN DE ÁNGEL ENRIQUE BRANDAZZA

Secuestro y Desaparición de Tacuarita Brandazza

Secuestro y Desaparición de Tacuarita Brandazza
«Tacuarita» Brandazza, dibujo tomado de la tapa del libro "El Paradigma Brandazza".
 
Ángel Enrique «Tacuarita» Brandazza, detenido-desaparecido en Rosario, el 28 de noviembre de 1972, fue un joven militante social cuya desaparición es el caso más antiguo recogido por la Comisión Nacional sobre la Desaparición de Personas (Conadep).
 
Tacuarita comenzó a militar en la Unión de Estudiantes del Litoral, una agrupación universitaria peronista de la ciudad de Rosario, que integraba la Unión Nacional de Estudiantes, organización que presidí nacionalmente como Secretario General en sus inicios, allá por el año 1969. Tacuarita era reconocido entre sus pares de militancia, por su fuerte trabajo solidario en los barrios marginales de Rosario.
 
Su muerte resultó un presagio de lo que vendría en 1976 como parte de la larga historia de la impunidad en nuestro país. La dictadura inscribió su nombre a la larga lista de mártires que luchó por una Patria Justa, Libre y Soberana.
 
Hoy, a pesar de la tristeza de su ausencia lo recordamos con emoción y alegría, que es como él hubiera querido que lo hiciéramos.
 
Por Blas García





Ángel Enrique «Tacuarita» Brandazza (22 de mayo de 1949 en Blaquier (Buenos Aires, Argentina) - detenido-desaparecido en Rosario, Argentina, el 28 de noviembre de 1972) fue un militante social argentino cuya desaparición es el caso más antiguo recogido por la Comisión Nacional sobre la Desaparición de Personas (Conadep).
 
  
Vida
 
Tacuarita era un estudiante y militante social que, en sus primeros años de juventud en Venado Tuerto, al sur de Santa Fe, había integrado grupos católicos y que luego de cursar la secundaria en el tradicional Colegio Sagrado Corazón se trasladó a Rosario para estudiar Ciencias Económicas, donde comenzó a militar en la Unión de Estudiantes del Litoral, una agrupación universitaria peronista, que integraba la Unión Nacional de Estudiantes. Tacuarita era reconocido entre sus pares de militancia, por su fuerte trabajo solidario en los barrios marginales de Rosario.
 
 
Secuestro
 
El 28 de noviembre de 1972 en la esquina de Oroño y Córdoba, de la ciudad de Rosario, Brandazza, de 23 años, fue visto por última vez, ya que lo secuestraron integrantes de un comando dependiente del Segundo Cuerpo del Ejército. El secuestro y desaparición de Brandazza sucedió durante la dictadura de Alejandro Agustín Lanusse y fue un aviso del terrorismo de estado que reinaría durante la dictadura que se instauró en 1976.
 
"¡Soy Brandazza, me secuestra la policía!" Ese fue el último grito en búsqueda de salvación y como denuncia de lo que estaba padeciendo, mientras lo introducían en un Ford Falcon.
 
Según el médico Miguel Ángel Hadad, Brandazza falleció allí a raíz de las torturas el 29 de noviembre de 1972, al día siguiente de su secuestro. Dos policías rosarinos señalaron como el responsable de las torturas hasta la muerte de Brandazza, al coronel de Inteligencia del Ejército Luis Alberto Sarmiento, padre de la jueza María José Sarmiento.
 
 
Las investigaciones
 
El 25 de mayo de 1973 asumió, como presidente de la Nación, Héctor Cámpora, y como gobernador de Santa Fe, Carlos Sylvestre Begnis. Como el caso había trascendido, se decidió conformar la Comisión Bicameral Investigadora de Apremios Ilegales y Tortura de la Provincia de Santa Fe integrada por diputados y senadores, que descubre cómo lo secuestraron y quiénes eran los involucrados.
 
A pedido del Ejército, el presidente Perón dispuso que el caso fuera juzgado por un instructor militar y designó para ello al general retirado Carlos Alberto Caro. A partir de la ruptura de Perón con Montoneros y la generalización de secuestros, torturas y asesinatos, el expediente quedó en el olvido.[3]
 
Diversos indicios llevan a pensar que a Brandazza lo secuestraron por el asesinato del general Juan Carlos Sánchez, ya que creían que era Julio Roque (dirigente del Ejército Revolucionario del Pueblo, ERP). Esto tendría que ver con que el 24 de noviembre de 1972 el ERP tomó la fundición Monterrey con fines propagandísticos; el mismo lugar que era cliente del estudio contable donde trabajaba Tacuarita y de donde salía el día de su secuestro. Otros indicios dudan de que fuera una confusión porque Tacuarita habría sido objeto de seguimientos previos.
 
Sobre este caso, Gustavo Postiglione, escribió y dirigió "El Paradigma Brandazza" , documental combinado con ficción, elaborado en base a una investigación periodística de Mauro Camillato.
 
De Wikipedia

Agreganos como amigo a Facebook
16-01-2021 / 18:01
16-01-2021 / 18:01
15-01-2021 / 17:01
 
Desde la Secretaría de Trabajo y Previsión, Juan Perón dejó firmado, antes de retirarse, un decreto que implicaba el aumento de salarios, fijar el salario mínimo, el aguinaldo y la doble indemnización lo que creó una gran apoyo y defensa por parte de los trabajadores y una gran resistencia patronal que realizó un lock-out de tres días.
 
Por decreto N° 33.302 del 20 de diciembre de 1945 el Coronel Perón crea el Instituto Nacional de Remuneraciones, se otorga un aumento salarial y se instituye, por primera vez, el sueldo anual complementario o aguinaldo.
 
El 27 de diciembre de 1945 la Unión Democrática, apadrinada por el imperialismo yanqui, con el apoyo de la Unión Industrial Argentina y la Sociedad Rural, junto a los partidos políticos, entre ellos: la UCR, el Partido Socialista y el Partido Comunista, atacan la medida, a la que entendió como una "cruda demagogia electoral", una disposición destinada a "someter y domesticar los sindicatos libres".
 
Unos días después, más de dos mil delegados del Comercio, la Industria y la Producción se reunieron en la Bolsa de Comercio bajo la presidencia del oligarca Eustaquio Méndez Delfino, para decidir una toma de posición frente al Decreto.
 
Fue la asamblea patronal más numerosa y representativa que se haya reunido en el país. Allí se resolvió desconocer la medida e impulsar un lock-out patronal de tres días en todo el país del 14 al 16 de enero.
 
Los empresarios llevaron adelante lo anunciado, paralizaron el país durante tres días, mientras los trabajadores se movilizaban reclamado que se hiciera efectivo el pago del aguinaldo y en defensa de las conquistas logradas. Al final, la patronal tuvo que ceder a los reclamos obreros.
 
La Opinión Popular



15-01-2021 / 17:01
 
El frigorífico Lisandro de La Torre faenaba en 1959 un millón y medio de kilos de carne por día, además de producir cortes provenientes del ganado ovino, caprino y porcino. Gracias a sus dimensiones y la gran cantidad de carne que procesaba, el frigorífico le permitía al Estado fijar precios internos y recuperar divisas provenientes de las cuotas de exportación.
 
Pero en 1959, y como parte de una política de ajustes y recortes acordada con el Fondo Monetario Internacional (FMI), el presidente Arturo Frondizi impulsó su privatización a través de una licitación que fue adjudicada a la CAP (Corporación Argentina de Productores de Carne), una entidad ligada a empresas multinacionales.
 
El dirigente del Sindicato de la Carne, Sebastián Borro, se puso al frente de una gran acción de protesta que movilizó a los trabajadores del Lisandro de la Torre, quienes en una multitudinaria asamblea decidieron la toma del establecimiento y se declararon en huelga.              
 
El 16 de Enero de 1959 se inicia la legendaria Toma del Frigorífico Nacional Lisandro De La Torre, que fue uno de los más importantes movimientos de oposición gremial a los intentos del desarrollismo de someter al movimiento obrero y un momento culminante de la lucha de la Resistencia Peronista contra el neoliberalismo.
 
En la madrugada del 17, el Gobierno ordenó recuperar las instalaciones con 1.500 efectivos de la Policía Federal, la Gendarmería y el Ejército, que ingresaron fuertemente armados y con el apoyo de tanques. Los principales dirigentes de la toma son detenidos y 5.000 trabajadores de la industria de la carne fueron cesanteados tras la privatización.    
 
La ocupación del frigorífico y su posterior desalojo por fuerzas militares y policiales desencadenaron el estallido insurreccional del barrio de Mataderos y el principio de una huelga general nacional que puso en jaque la fragilidad institucional del gobierno de Arturo Frondizi.
 
La toma del Frigorífico y la posterior huelga general y movilización contra su privatización, colaboró para que las luchas sindicales trascendieran el plano meramente reivindicativo y adoptaron un claro objetivo político antiimperialista.

 Gustavo Rearte, fundador y líder de la JP, héroe de la Resistencia Peronista 
Por Blas García



14-01-2021 / 18:01
 
Se produjo el 15 de enero a las 20.49 y alcanzó 7,8 grados de magnitud en la escala de Richter y una intensidad máxima de IX grados en la escala de Mercalli modificada. El epicentro se ubicó a 20 km al norte de la ciudad, en las proximidades de la localidad de La Laja, en el departamento Albardón.
 
Aunque dicha actividad geológica ocurría desde épocas prehistóricas, el terremoto de Mendoza del 20 de marzo de 1861 señaló un hito importante dentro de la historia de eventos sísmicos argentinos ya que fue el más fuerte registrado y documentado en el país.
 
A partir del mismo, la política de los sucesivos gobiernos mendocinos y municipales ha ido extremando cuidados y restringiendo los códigos de construcción.10 Pero solo con el terremoto de San Juan del 15 de enero de 1944 el gobierno sanjuanino tomó estado de la enorme gravedad sísmica de la región.
 
Fue probablemente la mayor tragedia argentina del siglo XX, donde se estimaron aproximadamente unas diez mil víctimas humanas y de una cifra aún mayor de heridos, mientras que el saldo material fue la destrucción total de la ciudad, el San Juan antiguo, de gran valor arquitectónico.
 
El Palacio Episcopal, la Casa España, la Iglesia de Santo Domingo, el Cine Cervantes y hasta la fachada de la Catedral, el Palacio de Justicia, etc. quedaron totalmente reducidos a escombros. También destruyó miles de viviendas, edificios públicos, obras comunales e históricas y la economía de gran parte de la población, que representaban el patrimonio acumulado en varias generaciones.
 
La Opinión Popular



NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar