La Opinión Popular
                  08:40  |  Sábado 28 de Noviembre de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
"Hay que recuperar los 20 puntos que perdieron los jubilados durante el gobierno de Macri". Fernanda Raverta
Recomendar Imprimir
Nacionales - 22-11-2020 / 09:11
PANORAMA POLÍTICO NACIONAL

El Gobierno cree que en marzo se despejará el horizonte, pero el camino tiene peligros

El Gobierno cree que en marzo se despejará el horizonte, pero el camino tiene peligros
El gobierno trabaja en una serie de medidas que funcionen como un puente para pasar sin sobresaltos los próximos meses hasta que el ingreso de dólares frescos de la próxima cosecha, la recuperación del poder adquisitivo de los argentinos y el final de la pandemia puedan clausurar definitivamente la etapa de emergencia y dar comienzo a una nueva normalidad que se parezca un poco más, aunque no sea idéntica, a lo que Alberto Fernández imaginaba que iba a ser su mandato cuando asumió en diciembre del año pasado.
Fue una buena semana para el gobierno. La media sanción del impuesto a las grandes fortunas y el envío al Congreso del proyecto de interrupción voluntaria del embarazo, en el marco de una nueva manifestación multitudinaria de apoyo...
 
Y el paso satisfactorio de la misión del Fondo Monetario Internacional por el país; la estabilización del mercado cambiario y la mejora de los índices de actividad junto a la suba sostenida del valor de los commodities que exporta la Argentina conforman un escenario propicio para encarar la recta final del año con otro semblante.
 
Las novedades locales y mundiales también muestran un horizonte despejado en materia sanitaria: por primera vez comienza a avizorarse un final para la pandemia, condición sine qua non para dejar atrás la depresión económica.
 
A esta altura, los resultados de pruebas clínicas de media decena de vacunas confirman que es posible alcanzar un nivel de efectividad altísimo y los perfiles de seguridad también son alentadores. Pfizer se convirtió en el primer laboratorio que solicita la aprobación de emergencia en varios países, incluyendo la Argentina. Las primeras decenas de miles de dosis comienzan a distribuirse en el planeta.
 
Tanto el panorama político y económico como el de la salud tienen una premisa similar: hay que pasar el verano. Si la gestión logra mantener cierta calma hasta marzo el escenario será propicio para una recuperación vigorosa que deje al oficialismo bien parado justo a tiempo para empezar a dar la discusión de cara a las elecciones de medio término.
 
Sin embargo, no será un camino exento de riesgos: la posibilidad de una crisis social, económica o sanitaria, o una combinación de varias de esas opciones sigue siendo una amenaza muy presente que puede echar por tierra todo lo hecho hasta ahora.
 

 
El gobierno trabaja en una serie de medidas que funcionen como un puente para pasar sin sobresaltos los próximos meses hasta que el ingreso de dólares frescos de la próxima cosecha, la recuperación del poder adquisitivo de los argentinos y el final de la pandemia puedan clausurar definitivamente la etapa de emergencia y dar comienzo a una nueva normalidad que se parezca un poco más, aunque no sea idéntica, a lo que Alberto Fernández imaginaba que iba a ser su mandato cuando asumió en diciembre del año pasado.
 
La misión del FMI en el país concluyó el viernes dejando buenas sensaciones de ambos lados, a pesar del falso positivo que obligó al venezolano Luis Cubedu y a varios de sus interlocutores a pasar varios días aislados y a realizar de manera virtual los encuentros que se esperaba fueran presenciales. El comunicado que emitió el organismo al finalizar su visita tiene señales alentadoras, según evaluaban en el gobierno. Entre ellas, la inclusión de menciones explícitas a un "consenso económico y social" alrededor del acuerdo que se firme y la protección de los más vulnerables como una de las metas que guían esa negociación.
 
La carta al Fondo publicada por el bloque de senadores del Frente de Todos, que no se apartaba de la línea que planteó el presidente Fernández varias veces durante la campaña y ya en el gobierno, sirvió para marcar cuáles son los límites del gobierno argentino a la hora de sentarse en la mesa de diálogo. La decisión de poner cualquier acuerdo a consideración del Congreso no solamente busca marcar un contraste con la ejecutividad de los pactos que Macri firmó de manera inconsulta; también le pone un candado a reformas ajenas a la plataforma del Frente de Todos, que tendrá en el Poder Legislativo la última palabra.
 
Otro de los puntos destacados en la misiva de los Senadores, que denunció la presunta ilegalidad del acuerdo de 2018, realizado sin los controles mínimos por parte del Estado argentino y desoyendo las normativas del FMI, fue recogido por la comitiva. Una de las novedades más promisorias para el gobierno fue un compromiso a hacer una revisión técnica de aquel pacto. "Es lo más cercano a un mea culpa que se puede conseguir", señalaban en Casa Rosada. El acuerdo difícilmente llegue antes del cambio de gobierno en Estados Unidos, pero hay optimismo en firmar una carta de intención entre sidras y pandulces.
 
La diferencia más importante entre los funcionarios que llegaron de Washington y los negociadores locales giró en torno al déficit fiscal previsto para el año próximo. Mientras que el Presupuesto 2021 que se convirtió en ley esta semana prevé que sea del 4,5 por ciento del producto, en el FMI insistían en un compromiso para reducirlo al 3,5, aunque aceptaron que ese margen no puede salir de un recorte de partidas sociales o de la obra pública. Nadie va a decirlo de forma explícita en ninguno de los dos equipos, pero ese punto del PBI equivale a lo que espera recaudar el gobierno a través del aporte extraordinario a las grandes fortunas.
 
 
El gobierno piensa vacunar a 10 millones de argentinos entre enero y febrero, confirmó Fernández esta semana. Mayores de 60 años, personas con comorbilidades que los pongan dentro de grupos de riesgo y profesionales de la salud en la primera línea de contención de la pandemia van a ser los primeros en ser inoculados con la vacuna rusa de Gamaleya y la germanonorteamericana de Pfizer y BioNTech. A partir de marzo, si no hay pasos en falso, estará disponible la inglesa, de Oxford y Astrazeneca, fabricada en el país, y podrían recibirse hasta 9 millones de dosis de otra vacuna a través de un programa de la OMS.
 
El objetivo es alcanzar a por lo menos un tercio, el más vulnerable, de la población antes de que comience la baja de temperaturas, cuando se espera que pueda haber un fuerte rebrote como el que se corrobora por estas semanas en el hemisferio norte. Sumado a las personas que estarán inmunizadas por haber cursado la infección, que para entonces podría representar otro tercio del país, eso alcanzaría no para que el virus deje de circular pero sí para que sus consecuencias más peligrosas estén conjuradas, lo que evitaría tener que volver a aplicar restricciones a la movilidad y la actividad económica.
 
A un año del paciente cero en Wuhan, por primera vez el mundo observa un horizonte sin pandemia. Los avances en materia de vacunas y tratamientos altamente efectivos, sumados a los estudios que detectan una inmunidad de largo plazo en quienes sobrevivieron a la enfermedad dan la pauta de que es posible encontrar una solución definitiva. Hasta que llegue, sin embargo, resulta imprescindible redoblar los cuidados: no solamente la amenaza no pasó sino que hoy está más fuerte que nunca, batiendo récords de infectados y muertes diarias a nivel global. El puente también tenemos que construirlo entre todos.
 
Por Nicolás Lantos
 
Fuente: El Destape
 

Agreganos como amigo a Facebook
28-11-2020 / 08:11
Con todos los puentes rotos con la oposición, como se advirtió ayer en las facturas cruzadas con Horacio Rodríguez Larreta por la represión en el velatorio de Maradona, el principal desafío del Gobierno es mantener en pie aquellos que coligan a sus islas entre sí y también los que conectan a todo el archipiélago con el continente.
 
¿Por qué nadie baraja romper? Porque todos saben que sería el pasaporte de vuelta al llano para todos y todas. Y al banquillo de los acusados para muchos y muchas. Pero lo curioso es que los únicos que abren cauces de diálogo con el establishment integran la pata que el propio empresariado considera indigerible: la K.
 
Se lo dijo Máximo Kirchner al banquero Brito: "Hablemos. No podemos llevar adelante un país solamente peleando por los medios". Es parecido pero no lo mismo que les dijo Martín Guzmán, a los popes de AEA que recibió virtualmente el viernes pasado, justo después del accidente del banquero.
 
Ante los enviados del FMI, los empresarios se animaron a protestar por el impuesto a las fortunas y a plantear su miedo a que se haga permanente, como acaba de proponer en Bolivia el nuevo gobierno del MAS. El ministro de Economía les juró: "Es por única vez. Si el año que viene vuelve, yo me voy". El tipo de sobreactuación que Caserio define en privado como "déficit de política".
 
Quizás ese ardoroso cortejo market friendly tendría más adherentes dentro de la coalición si obtuviera algún resultado. La realidad es que las zanahorias no están funcionando y los palos sí. 
 

28-11-2020 / 07:11
El presidente Alberto Fernández consideró "desmedido" el accionar de la Policía de la Ciudad durante el funeral de Diego Armando Maradona. La ministra de Seguridad nacional, Sabina Frederic, contó que le pidió a su par porteño, Diego Santilli, que cesara la represión.
 
Desde el gobierno de la Ciudad de Buenos Aires salieron al contragolpe: primero culparon al gobierno nacional y a "los violentos" por todo lo ocurrido, pero luego optaron por defender el accionar de la policía y sostuvieron que no se podía dejar avanzar a los violentos.
 
Eso argumentaron tanto el jefe del gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, como su vicejefe, Santilli, que oficia también como ministro de Seguridad local. En ese contexto, la Secretaría de Derechos Humanos nacional presentó una denuncia contra las autoridades de CABA por la brutalidad policial.
 
Durante toda la tarde del funeral, fueron y vinieron las acusaciones entre los dos gobiernos. Primero, el ministro del Interior, Eduardo "Wado" De Pedro, lanzó un pedido urgente: pidió dejar de reprimir. "Les exigimos a Larreta y Santilli que frenen ya esta locura que lleva adelante la Policía de la Ciudad. Este homenaje popular no puede terminar en represión y corridas a quienes vienen a despedir a Maradona".
 
El Ministerio de Seguridad nacional también sacó un comunicado en el que destacó: "Queremos que quede claro: este Ministerio ni ninguna de las fuerzas a su cargo ha dado ni recibido orden alguna de ejercer la violencia sobre las personas que se encuentran en las inmediaciones ni adentro de la Casa Rosada". 
 

27-11-2020 / 11:11
27-11-2020 / 10:11
El fallecimiento de Diego Maradona conmovió a la Argentina y al mundo. Ayer la noticia estuvo presente en los diarios y en las cadenas televisivas de los cinco continentes. Quizás ese hecho nos ayude a comprender la verdadera dimensión que alcanzó este compatriota nacido en una villa del conurbano bonaerense.
 
No fueron solo los extraordinarios logros deportivos los que convirtieron al hombre en mito. Se equivoca y mucho quien piense que Maradona se ganó el corazón de tanta gente por la habilidad fuera de serie de su zurda, por los goles inolvidables a los ingleses, por la copa del mundo, por sus derroches de magia en los estadios.
 
Las lágrimas de millones de personas, las velas encendidas en miles de improvisados altares, la multitud y la cola interminable en la Casa Rosada para despedirlo tienen origen en otro tipo de agradecimiento. Uno que nace, es cierto, en el fervor futbolístico, pero que lo trasciende infinitamente para convertirse en una suerte devoción pagana por su figura de semidiós caído.
 
Fue, a diferencia de tantos otros tocados por el dedo de la fama, uno que nunca se olvidó ni renegó de su origen en la pobreza de Fiorito; uno que siempre se paró del lado de los humildes y nunca de los poderosos; uno que siempre abrazó como propias las mejores causas; uno que nunca se calló a pesar de que su silencio le hubiera reportado enormes beneficios personales y económicos. Siempre tuvo muy claro de qué lado de la raya ubicarse, y para qué lado había que poner el pecho.
 
Su amistad con Fidel Castro, su admiración por el Che Guevara, su cercanía con las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo, su presencia altiva en el "No al ALCA" junto a Chávez, Lula y Kirchner en Mar del Plata, su defensa de los futbolistas ante la prepotencia de la FIFA en el Mundial de México, sus solitarias denuncias contra la corrupción de la elite corporativa del fútbol global, su acompañamiento de los movimientos populares de todo el mundo y tantas otras cosas imposibles de mencionar aquí lo convirtieron en el mito que es hoy, cuando acaba de partir.

26-11-2020 / 10:11
Los funcionarios que rodean a Martín Guzmán no lo dirán en público, al menos por ahora. Pero el último dato del Indec, dando cuenta de la lenta aunque persistente recuperación de la actividad económica, llevó entusiasmo al equipo. Creen que, de cara al verano, la recuperación podría ser más visible. La clave para entender la posible dinámica positiva radica en lo que ya han tomado nota los principales mercados internacionales: la seguridad de contar con una vacuna para los próximos meses.
 
"El mundo financiero ya opera bajo el supuesto del final de la pandemia para el corto plazo. Que podamos evitar la segunda ola del Covid será lo más relevante que nos vaya a pasar frente a lo que viene", argumenta, auspiciosa, una fuente inobjetable del equipo económico. La confirmación de la llegada de la vacuna puede convertirse en la noticia que quiebre la tendencia negativa de la actividad económica, creen en Economía.
 
El hecho de que la actividad económica se encuentre "apenas" 7% por debajo de la prepandemia potenció las expectativas. Según el Indec, todavía hay varios sectores que se encuentran prácticamente frenados: "Hoteles y Restaurantes" está nada menos que 59,5% atrás del año pasado. Otro ejemplo: La "Construcción" se ubica 28% debajo de septiembre de 2019; y "Transporte" se encuentra 19% por debajo.
 
En la mirada de los funcionarios, esto significa que con la reapertura (aunque sea parcial) de esas actividades, la economía debería acelerar su recuperación. En el equipo económico esperan que tanto octubre, pero sobre todo noviembre, ya muestre números más cercanos a la recuperación total. Básicamente porque esos rubros que estaban totalmente clausurados hasta hace poco, ya se fueron reabriendo. Y lo harán seguramente con más decisión ya para el año que viene si -como se aguarda- llega la vacuna y se relajan las restricciones impuestas por la pandemia.
 

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar