La Opinión Popular
                  02:13  |  Viernes 27 de Noviembre de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
"Hay que recuperar los 20 puntos que perdieron los jubilados durante el gobierno de Macri". Fernanda Raverta
Recomendar Imprimir
Internacionales - 20-11-2020 / 18:11
VIOLENCIA ANTI SINDICAL EN EE.UU.

Masacre de Columbine: un escuadrón de rangers ametrallan a mineros en huelga, mueren seis y decenas son heridos

Masacre de Columbine: un escuadrón de rangers ametrallan a mineros en huelga, mueren seis y decenas son heridos
Matanza de la mina de Columbine, también llamada la masacre de Columbine.
 
La matanza de la mina de Columbine, también llamada la masacre de Columbine, ocurrió el 21 de noviembre de 1927, cuando quinientos mineros del carbón, algunos acompañados por sus esposas e hijos, llegó a la puerta del norte de la mina de Columbine, en la ciudad de Sereno, Colorado (EE.UU.).
 
Esa mañana, la policía del Estado, conocida como los Colorado Rangers, fue retirada. Los mineros se sorprendieron al ver a hombres vestidos de civil pero armados con pistolas automáticas, rifles, pistolas antidisturbios y granadas de gases lacrimógenos. Estos Rangers fueron respaldados por los guardias de la mina, portando fusiles.
 
Como consecuencia de la escaramuza que estalló entre la policía y el grupo de huelguistas, los mineros desarmados fueron atacados con armas de fuego. Los Rangers reprimieron con fuego mortal de ametralladoras directamente contra la multitud. Los mineros se dispersaron. Seis huelguistas fueron asesinados y decenas heridos.
 
John Eastenes, de 34 años, casado y padre de seis hijos, murió en el acto. Nick Spanudakhis, de 34 años, vivió sólo unos pocos minutos. Frank Kovich, de 26 años, René Jacques, de 21 años de edad, y Jerry Davis murieron horas después en el hospital. Mike Vidovich, de 35 años, murió una semana más tarde por sus heridas. La bandera de Estados Unidos que llevó Davis estaba plagada de diecisiete agujeros de bala y manchada de sangre.
 
La Opinión Popular 




Masacre de Columbine: un escuadrón de rangers ametrallan a mineros en huelga, mueren seis y decenas son heridos
Mina de Columbine.
 
Colorado miners strike and Columbine mine massacre, 1927
Sam Lowry
 
Manifestaciones masivas eran celebradas por los trabajadores fuera de la mina de Columbine en Serene durante varias semanas y en la mañana del 21 de noviembre, unos 500 mineros y sus familias marcharon hacia la puerta norte de la ciudad.
 
A su llegada, fueron recibidos por milicianos de civil con fusiles, bloqueando la entrada de la puerta, respaldado por los guardias de la mina dentro de la ciudad también armados con fusiles y granadas de gas lacrimógeno.
 
Al ser negado la entrada a la ciudad y después de una breve discusión, los mineros afirmaron su deseo de entrar, diciendo a los milicianos que muchos de ellos tenían hijos en la escuela de Sereno, que tenían acceso a una oficina de correos del público en la ciudad y que todavía tenía derecho a realizar manifestaciones.
 
Con los milicianos rechazando la apertura la valla, Adam Bell, un líder de la huelga, se acercó a la puerta y fue golpeado en la cabeza con una porra. Al caer al suelo, los mineros se lanzaron hacia delante para protegerlo mientras estaba inconsciente.
 
Con bombas de gas lacrimógeno fueron disparados por la milicia, y muchas fueron devueltas por los mineros. Los huelguistas comenzaron a escalar la verja y se produjo una batalla, con policías golpeando a los mineros hacia atrás e hiriendo gravemente a varias personas, entre ellas una madre de dieciséis años, mientras que los mineros se defendieron con piedras. Los milicianos y policías sufrieron heridas leves, porque el consenso general de la jornada entre los hombres del sindicato había sido dejar sus armas en la sede del sindicato o en casa.
 
Los mineros se abrieron paso a través de la puerta, y muchos empezaron a escalar las cercas alrededor de las puertas. La policía se retiró a un centenar de yardas dentro de la ciudad, y disparó en la masa de una oleada de huelguistas con sus rifles y al menos dos ametralladoras.
 
Los mineros rápidamente se dispersaron, pero por lo menos seis personas murieron y más de sesenta heridos por la lluvia de balas. Los mineros afirmaron más tarde que no sólo eran disparos de la línea de policía retirado, sino también de otra ametralladora colocada su flanco, lo que habría creado un fuego cruzado devastador.
 
La matanza de Columbine no fue la última instancia de la violencia contra los mineros durante la huelga, con dos activistas asesinados en Walsenburg dos semanas más tarde, así como numerosos ataques contra los piquetes y salas de la Unión.
 
El propietario de la montaña rocosa Fuel Company, Josephine, puso fin a la huelga de varias semanas después del incidente en Columbine, declarando que el sindicato de la empresa era de estar afiliado a la Federación Americana del Trabajo, así como, finalmente, el reconocimiento de los Mineros Unidos de América (UMWA).
 
El UMWA, cuyos miembros habían respondido a la masacre de Ludlow trece años antes con un impresionante espectáculo de agresión contra los propietarios y autoridades de la mina de Colorado, colaboró ​​con los propietarios en el Rocky Mountain Fuel Company para la mejora en la remuneración y las condiciones para proceder al final de la huelga.
 
Los policías fueron siempre considerados responsables de la masacre de Columbine, pero el único recuerdo físico del ataque es un pequeño monumento en el lugar de los disparos. Sin embargo, los mineros en huelga y las víctimas de las balas de la milicia siempre serán recordados como la manifestación de décadas de lucha en las minas de carbón de Colorado, que, aun teniendo logros reales limitados, fue uno de los mejores ejemplos de la acción de masas de la clase obrera en América.
 
Fuente: libcom.org

Agreganos como amigo a Facebook
26-11-2020 / 18:11
 
Uno de los eventos más trágicos de la Guerra de los Diez Años, la primera guerra de independencia cubana contra las fuerzas realistas españolas, fue el fusilamiento de los ocho estudiantes de medicina, lo que ocurrió durante el gobierno del General Blas Villate y de la Hera, Conde de Valmaseda.
 
Los ocho estudiantes fueron arrestados en su aula universitaria el 25 de Noviembre de 1871, por el propio Gobernador español de La Habana, acusados falsamente de haber arañado la tumba de un periodista español. Al día siguiente, bajo las órdenes del Segundo Cabo, General Crespo, por encontrarse ausente Valmaseda, los estudiantes fueron procesados en juicio sumarísimo.
 
El fallo de este juicio no fue aceptado por los voluntarios españoles amotinados frente al edificio de la cárcel donde se celebrara el juicio. Los estudiantes fueron procesados seguidamente una segunda vez, donde fueron condenados a muerte.
 
Valmaseda, que había regresado a La Habana, no revocó el fallo ni lo conmutó por pena inferior. Los 8 estudiantes fusilados fueron sorteados, mientras que el resto recibió distintas condenas: 11 fueron condenados a seis años de prisión, 20 a cuatro, y 4 de ellos a seis meses de reclusión. Los 8 estudiantes fueron ejecutados el 27 de Noviembre de 1871, dos días después de su arresto.
 
Aunque España trató de apartar este suceso de la Guerra de los Diez Años que en ese momento estaba desarrollándose con toda fuerza en Cuba, estaba claro que este fusilamiento pretendía aterrorizar a la población cubana dando un escarmiento ejemplar, para frenar el sentimiento independentista de los cubanos, aunque el resultado fue lo contrario.
 
Tanto el abominable crimen, como el inconcebible proceso judicial que lo precedió, contribuyeron a reforzar estos sentimientos independentistas. La fecha de Noviembre 27 se celebra en Cuba como día de Duelo Nacional.
 
La Opinión Popular



24-11-2020 / 17:11
23-11-2020 / 07:11
23-11-2020 / 07:11
21-11-2020 / 17:11
 
El 22 de noviembre de 1963, el presidente yanqui John F. Kennedy moría en la camilla de un hospital de Dallas (Texas), con dos disparos certeros que había recibido mientras hacía un recorrido por la ciudad en un auto descapotable.
 
Kennedy recibió varios impactos de bala en la calle Elm de Dallas a las 12:30 p.m. Fue declarado muerto media hora más tarde. Lee Harvey Oswald, el supuesto asesino, fue arrestado en un teatro aproximadamente 80 minutos después de los disparos. Oswald fue inicialmente acusado por el homicidio de un oficial de policía de Dallas, J.D. Tippit, antes de ser acusado por el homicidio del presidente. Oswald dijo no haber matado a nadie, alegando que él solo era un señuelo.
 
El 29 de noviembre, Lyndon B. Johnson creó la Comisión Warren -presidida por el juez de la Suprema Corte Earl Warren- para investigar el asesinato, la cual concluyó que Oswaldactuó solo, pero sus conclusiones siguen siendo objeto de debate, tanto académico como popular.
 
El Comité Selecto de la Cámara sobre Asesinatos (U.S. House of Representatives Select Committee on Assassinations) o (HSCA) fue establecido en 1976 para investigar el asesinato de Kennedy. Las investigaciones del comité duraron hasta 1978, y en 1979 emitieron el informe final.
 
En dicho informe, concluyó, entre otros hechos, que el presidente John F. Kennedy fue asesinado como resultado de una conspiración, en la que estuvieron involucradas varias dependencias del Gobierno estadounidense.
 
El Departamento de Justicia, FBI, CIA, y la Comisión Warren fueron severamente criticados por dicho Comité por su pobre desempeño en las investigaciones llevadas a cabo, y el Servicio Secreto fue tildado de deficiente en su protección al Presidente.
 
El grave episodio marcó la historia de Estados Unidos con la profundidad de las leyendas y el tiempo transcurrido no hace más que volver más fuertes las versiones sobre conspiración, traiciones, complots y mentiras mundiales.
 
La repentina muerte de Kennedy convirtió a su presidencia en un mito, una idealización de sus dos años y medio en el poder que aún fascina a Estados Unidos. Kennedy simbolizaba la ilusión por la política: la promesa de un sinfín de aspiraciones que no vieron la luz en su mandato pero fueron inspiradoras.
 
La Opinión Popular



NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar