La Opinión Popular
                  14:33  |  Viernes 27 de Noviembre de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
"Hay que recuperar los 20 puntos que perdieron los jubilados durante el gobierno de Macri". Fernanda Raverta
Recomendar Imprimir
Nacionales - 28-10-2020 / 10:10
LA MOVILIZACIÓN EN PLAZA DE MAYO REUNIÓ A UNA AFECTUOSA MULTITUD

Una caravana y mil flores para recordar a Néstor Kirchner

Una caravana y mil flores para recordar a Néstor Kirchner
A lo largo de toda la tarde, la "Caravana de las mil flores" inundó el centro porteño, con cientos de familias, parejas y grupos de amigues que, a diez años de la muerte de Néstor Kirchner, se movilizaron y dejaron en la Casa Rosada una flor como muestra de cariño al ex presidente.
La fila de autos que ingresa por Avenida de Mayo desde el Obelisco no parece terminar más. Bocinazos, cantos, dedos en V que responden a otros dedos en V, niños con medio cuerpo afuera del auto que agitan banderas argentinas, la marcha peronista al palo, la cara de Néstor pegada sobre los vidrios de cada vehículo que, en procesión, se acerca a la plaza de Mayo a rendir su homenaje.
 
A lo largo de toda la tarde, la "Caravana de las mil flores" inundó el centro porteño, con cientos de familias, parejas y grupos de amigues que, a diez años de la muerte de Néstor Kirchner, se movilizaron y dejaron en la Casa Rosada una flor como muestra de cariño al ex presidente. La jornada se extendió hasta la noche y contó con la breve aparición del presidente Alberto Fernández, saludando desde el balcón de la Rosada.
 
Las celebraciones mezclaron actos oficiales con caravanas, en un día laborable. El ojímetro, las redes sociales, los grafitti, el medidor costumbrista de las llamadas de oyentes a las radios, confirmaron la peculiar vigencia del presidente inesperado y prematuramente fallecido.
 
Los actos oficiales tienen sentido, la estatua de UNASUR recupera memoria y reivindica. El principal homenaje, el más particular y más entrañable, es la gente común acercándose, ofrendando, honrando a un ser querido.
 
Por todo lo que Néstor hizo por el pueblo, ayer miles de argentinos y argentinas lo recordaron con una mezcla rara de alegría y congoja.
 
La Opinión Popular
 

 
"Néstor no se murió... Néstor vive en el pueblo la puta madre que lo parió", cantan, a viva voz, las decenas de militantes que, en auto, bicicleta o moto, se dirigen a Plaza de Mayo.
 
Una adolescente de 16 años está prácticamente parada sobre el vidrio del auto y canta agitando un pingüino de peluche cubierto por una bandera argentina. Se llama Tania y es nieta de desaparecidos: "Néstor es todo el amor, toda la unidad, toda la pasión del pueblo. Es toda la militancia, es quien formó la convicción política que genera tanto amor todos los días", explica, aceleradísima y sonriente detrás del tapabocas. Adentro del auto están su madre y su tía abuela que saludan y asienten orgullosas lo que ella dice.
 
Tania no es la única adolescente, por todos lados hay jóvenes de no más de 18 que festejan, gritan, sonríen y visten variopintas remeras con la cara de Néstor y Cristina Kirchner o el nombre de la agrupación en la que militan. "Néstor fue increíble, no lo ví mucho pero tuve la suerte de criarme con lo que hizo y viendo discursos suyos así que creo que un poco lo conocí", sostiene Candela, de 15 años, también subida a la ventana del auto junto a una amiga.
 
Enfrente hay una pareja con pecheras del sindicato de Telecomunicaciones y una bandera argentina enganchada en una de las puertas. "Yo soy del 89' y no supe lo que era el problema de conseguir trabajo hasta el 2017. Porque salí de la escuela en un contexto de mucho empleo y pensaba que eso era normal, ahora me doy cuenta de que era un oasis en el desierto de la historia argentina", explica uno de ellos desde adentro del auto.
 
Por delante se abre la Plaza de Mayo, hacia donde avanza la procesión. La mayoría son familias, hay muchos niños y niñas. Circulan varios adultos mayores, aunque la mayoría no sale del auto. Prácticamente todos y todas llevan tapabocas, y más allá de la pandemia que todo lo transforma, el clima general de la convocatoria se asemeja al de las marchas por el 24 de marzo.
 
En el medio de la plaza, un grupo de jóvenes realiza un gran mural rostro de Néstor Kirchner sobre el suelo. Al lado, hay un busto inflable gigante del expresidente, lleva una sábana como barbijo que dice "El amor vence al odio".
 
En la reja de la Casa Rosada hay una bandera larguísima que reza: "Imposible apagar tanto fuego". Está todo cubierto de flores. Adelante hay dos integrantes de la Federación de Trabajadores de la Economía Social que reparten rosas frescas y cinta adhesiva para que todos y todas puedan rendir su tributo.
 
"Néstor logró que nos interesáramos por la política. En esa época si un político salía era escrachado, pero eso él lo cambió", explica Noelia Morales, militante de FETRAE en Brandsen, mientras regala rosas a mansalva. Sobre la bandera están escritos en marcador negro los mensajes de agradecimiento de las personas que se acercaron a dejarle una flor: "Por primera vez me sentí orgullosa del presidente que tenía". "Gracias a vos hoy tengo mi hogar, mil gracias Néstor".
 
"Dignificaste la política. Por 100pre en nuestros corazones". "Cuando bajaste los cuadros todo empezó a cambiar"; "Gracias Néstor por reparar tanto dolor. Despertaste a la patria dormida". "Siempre estuviste ahí, gracias por recuperar mi dignidad que estaba marchitada". "Gracias amigo".
 
Sobre las seis de la tarde, cuando la circulación de personas en la Plaza es mayor, Alberto Fernández sale por uno de los balcones a saludar. Le responden con cantos y aplausos.
 
A unos metros se acomodan un hombre de unos 70 años con su hijo. Se llaman Oscar y Emiliano y acaban de llegar desde Constitución viajando en una misma bicicleta: "Hoy teníamos que estar acá, como fuera. Néstor era uno de los nuestros, llegó y reivindicó a nuestros 30 mil compañeros desaparecidos", empieza a decir Oscar, pero se quiebra.
 
Emiliano intenta seguir, pero, sin importarle las lágrimas, ese hombre de 70 años que viajo a Plaza de Mayo durante 35 cuadras sentado en el caño de una bicicleta, lo interrumpe y continúa: "Él le dijo No al ALCA, él rompió con el FMI, él bajó los cuadros de los genocidas. Es un día hermoso. Hoy nos emocionamos y lloramos de la alegría por haberlo tenido, por haberlo podido disfrutar. Néstor nos dio tanto que dio su vida, pero nos dejó su espíritu". Cuando termina de hablar, también está sonriendo.
 
Informe: María Cafferata
 
Fuente: Página12
 

Agreganos como amigo a Facebook
27-11-2020 / 11:11
27-11-2020 / 10:11
El fallecimiento de Diego Maradona conmovió a la Argentina y al mundo. Ayer la noticia estuvo presente en los diarios y en las cadenas televisivas de los cinco continentes. Quizás ese hecho nos ayude a comprender la verdadera dimensión que alcanzó este compatriota nacido en una villa del conurbano bonaerense.
 
No fueron solo los extraordinarios logros deportivos los que convirtieron al hombre en mito. Se equivoca y mucho quien piense que Maradona se ganó el corazón de tanta gente por la habilidad fuera de serie de su zurda, por los goles inolvidables a los ingleses, por la copa del mundo, por sus derroches de magia en los estadios.
 
Las lágrimas de millones de personas, las velas encendidas en miles de improvisados altares, la multitud y la cola interminable en la Casa Rosada para despedirlo tienen origen en otro tipo de agradecimiento. Uno que nace, es cierto, en el fervor futbolístico, pero que lo trasciende infinitamente para convertirse en una suerte devoción pagana por su figura de semidiós caído.
 
Fue, a diferencia de tantos otros tocados por el dedo de la fama, uno que nunca se olvidó ni renegó de su origen en la pobreza de Fiorito; uno que siempre se paró del lado de los humildes y nunca de los poderosos; uno que siempre abrazó como propias las mejores causas; uno que nunca se calló a pesar de que su silencio le hubiera reportado enormes beneficios personales y económicos. Siempre tuvo muy claro de qué lado de la raya ubicarse, y para qué lado había que poner el pecho.
 
Su amistad con Fidel Castro, su admiración por el Che Guevara, su cercanía con las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo, su presencia altiva en el "No al ALCA" junto a Chávez, Lula y Kirchner en Mar del Plata, su defensa de los futbolistas ante la prepotencia de la FIFA en el Mundial de México, sus solitarias denuncias contra la corrupción de la elite corporativa del fútbol global, su acompañamiento de los movimientos populares de todo el mundo y tantas otras cosas imposibles de mencionar aquí lo convirtieron en el mito que es hoy, cuando acaba de partir.

26-11-2020 / 10:11
Los funcionarios que rodean a Martín Guzmán no lo dirán en público, al menos por ahora. Pero el último dato del Indec, dando cuenta de la lenta aunque persistente recuperación de la actividad económica, llevó entusiasmo al equipo. Creen que, de cara al verano, la recuperación podría ser más visible. La clave para entender la posible dinámica positiva radica en lo que ya han tomado nota los principales mercados internacionales: la seguridad de contar con una vacuna para los próximos meses.
 
"El mundo financiero ya opera bajo el supuesto del final de la pandemia para el corto plazo. Que podamos evitar la segunda ola del Covid será lo más relevante que nos vaya a pasar frente a lo que viene", argumenta, auspiciosa, una fuente inobjetable del equipo económico. La confirmación de la llegada de la vacuna puede convertirse en la noticia que quiebre la tendencia negativa de la actividad económica, creen en Economía.
 
El hecho de que la actividad económica se encuentre "apenas" 7% por debajo de la prepandemia potenció las expectativas. Según el Indec, todavía hay varios sectores que se encuentran prácticamente frenados: "Hoteles y Restaurantes" está nada menos que 59,5% atrás del año pasado. Otro ejemplo: La "Construcción" se ubica 28% debajo de septiembre de 2019; y "Transporte" se encuentra 19% por debajo.
 
En la mirada de los funcionarios, esto significa que con la reapertura (aunque sea parcial) de esas actividades, la economía debería acelerar su recuperación. En el equipo económico esperan que tanto octubre, pero sobre todo noviembre, ya muestre números más cercanos a la recuperación total. Básicamente porque esos rubros que estaban totalmente clausurados hasta hace poco, ya se fueron reabriendo. Y lo harán seguramente con más decisión ya para el año que viene si -como se aguarda- llega la vacuna y se relajan las restricciones impuestas por la pandemia.
 

26-11-2020 / 09:11
Es probable que la muerte de Diego Armando Maradona sea uno de los pocos fenómenos capaces de barrer con la grieta en este país. Por unos días, la enorme mayoría de los cincuenta millones de argentinos estaremos aunados en la pena. Eso no significa que Maradona no haya tomado partido.
 
Por eso lo querían y lo odiaban. Lo odiaban porque tenía el valor que muchos no tienen de ser libre, de no ajustarse a lo que todos le reclamaban, de ser siempre él a un costo bestial. Porque estar arriba te convierte en un engranaje importante de la máquina, no podés no ser un ejemplo, no podés cagarte en ser el espejo en el que todos aspiremos a reflejarnos. Los millonarios y los famosos cumplen esas reglas de casta. Están para eso. Y Diego los mandó a pasear a todos.
 
Diego fue el chico más grande, tan grande que convirtió el futbol en un enorme campo de rebelión. Como cuando les ganó a los ingleses después de Malvinas con dos jugadas hermosas y cuando hizo que los napolitanos (los "cabecita negra" de Italia) ganaran el campeonato que era monopolio de los rubios del norte. Sacó al Napoli del fondo de la tabla y lo llevó hasta la punta. Y cuando hacía el gol se abrazaba a la tribuna haciéndoles sentir que lo habían hecho todos.
 
Nos metemos en política, que es un tema difícil de tocar con relación a esta cuestión. Diego vivió 5 años en Cuba, que sirvió de plataforma para su compromiso con los movimientos populares en América Latina durante las últimas dos décadas de su vida. Hugo Chávez, Lula Da Silva, Néstor Kirchner, Cristina Fernández, Evo Morales, Pepe Mujica, Rafael Correa, Nicolás Maduro, Alberto Fernández: todos tuvieron su abrazo y su foto con el 10.
 
Maradona hizo propia la causa popular con la misma intensidad que todo en su vida: sin marco teórico ni especulaciones, sin medir riesgos ni consecuencias. Desde redes sociales dejó claro su apoyo al Frente de Todos, primero, y al gobierno de Alberto Fernández después. Con el que nunca hubo acercamiento posible fue con Mauricio Macri.
 
Lo quisimos aún cuando anduvo perdido por la droga y rodeado de seres destestables que se aprovechaban de él. Por eso, la mayoría de los argentinos lo estamos llorando y más que nadie esa tribuna colmada que llamamos Pueblo. Es que el sistema quería que el astro Diego fuera un ex pobre domesticado, para que los pobres quisieran imitarlo. Y el espejo que hizo Diego reflejaba su esencia que es la del pibe de Villa Fiorito luchando con sus ángeles y sus demonios.
 
En ese espejo, el Pueblo se veía Pueblo. Es como el Peronismo: es como es. No como quisieran verlo o verse. Por eso en este país van de la mano. "Mi viejo fue peronista, mi vieja adoraba a Evita, y yo fui, soy, y seré siempre peronista. Y esto no debería ser un problema. El problema es la intolerancia que nos plantaron", sentenció el Diego en el último Día de la Lealtad.
 
La Opinión Popular
 

25-11-2020 / 13:11
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar