La Opinión Popular
                  18:44  |  Martes 27 de Octubre de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“No logramos lograr ese logro”. Mauricio Macri
Recomendar Imprimir
Nacionales - 14-10-2020 / 11:10
EN EL COLOQUIO DE IDEA

ATP, IFE, impuesto a la riqueza, fuga de dólares y Justicia: Alberto le facturó a los grandes empresarios que apoyaron a Macri

ATP, IFE, impuesto a la riqueza, fuga de dólares y Justicia: Alberto le facturó a los grandes empresarios que apoyaron a Macri
Alberto les recordó a los ejecutivos que el Gobierno implementó el programa de Asistencia al Trabajo y la Producción (ATP) que llegó a más de 200.000 empresas y protegió parte de los ingresos de 2 millones de empleados. Que el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) mostró que había 9 millones de personas en el sector informal y que el capitalismo financiero puede derrumbarse rápidamente.
Roberto Alexander, el presidente del 56 Coloquio de IDEA le dejó el guante sobre el escenario virtual para que el presidente Alberto Fernández lo recogiera y les pasara facturas a los grandes empresarios que acompañaron las políticas neoliberales durante el gobierno de Mauricio Macri.
 
"No queremos una Argentina cancelada", había sostenido el empresario y presidente de IBM en la inauguración del Coloquio, y el jefe de  Estado le contestó con un balance económico y político de la gestión de Cambiemos, principal blanco de las críticas de la Casa Rosada en las últimas 48 horas.
 
Empresarios que contratan en forma no registrada. "Especuladores" que colocan capital en el sistema financiero y no productivo. Economía informal, Justicia a la carta, corporaciones con posición dominante en mercados sensibles y presiones de sectores financieros y exportadores por una devaluación pasaron por el discurso del jefe de Estado, que tuvo sus momentos más interesantes cuando se salió del libreto y de la lectura del ayuda memoria sobre su escritorio.
 
El presidente devolvió multiplicadas, las sutilezas que planteó el empresario.  Les recordó a los ejecutivos que el Gobierno implementó el programa de Asistencia al Trabajo y la Producción (ATP) que llegó a más de 200.000 empresas y protegió parte de los ingresos de 2 millones de empleados.
 
Que el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) mostró que había 9 millones de personas en el sector informal y que el capitalismo financiero puede derrumbarse rápidamente.  Y agregó que cuando la riqueza "se concentra en pocos, trae conflictos". Un pase para la ley de impuesto a las grandes fortunas que espera su turno en Diputados.
 

 
No hubo nombres, pero tampoco sutilezas. El presidente del Coloquio había planteado que sabía de la desconfianza hacia los empresarios y pidió un diálogo cuatripartito porque además de privados, Estado y trabajadores, incluyó al tercer sector, promotor como fue de la iniciativa social Seamos Uno, ante la situación de pobreza que afecta a casi la mitad de la población.
 
Fernández dejó caer: "ustedes saben lo que fue la fuga de divisas". Un aval a la respuesta que se dio desde el Banco Central, que lidera Miguel Pesce, a las críticas por la caída de reservas. Y de paso, negó devaluación y corralito.
 
 
Anticuarentena, marchas y reforma judicial
  
El discurso de Alberto Fernández no fue solo económico. También sobrevoló las protestas de los últimos días y recordó que el Ministerio de Salud  había sido degradado y desfinanciado, para lo cual fue necesario imponer la cuarentena estricta para garantizar el acceso a la salud. De paso, le dio aliento a las pequeñas empresas que se reinventaron fabricando insumos sanitarios.
 
El Presidente abordó uno de los tópicos clásicos en encuentros empresarios: la seguridad jurídica, que Alexander había mencionado al pedir "reglas claras" y mencionó que aprovechó para defender la reforma judicial que impulsó el Gobierno desde el Senado y que fue el punto que disparó la sucesión de las últimas movilizaciones opositoras.
 
Allí vinculó "calidad institucional" con la reforma judicial que "no es para buscar la impunidad de nadie" ante las acusaciones de la oposición de que busca favorecer causas en las que está señalad la vicepresidente Cristina Fernández o sus ex funcionarios. Y dejó las sutilezas. "Qué pensarían ustedes si las vacantes que existen en las Justicia las cubro cambiando jueces amigos mios, o sacando jueces y pasandolos a otros. Eso fue lo que nos pasó con el silencio complice de muchos", cacheteó.
 
Para el final, tendió el puente de plata: pidió que empresarios y trabajadores estén "en la misma vereda", habló de un capitalismo que necesita al Estado y también población con capacidad de consumo y planteó que las empresas son imprescindibles. El capitalismo sin Estado no es posible y el Estado "sin capitalismo puede ser autoritario e interventor".  Un poco de música para los castigados oídos empresarios.
 
Por Gabriela Granata
 
Fuente: BAE Negocios 
 

Agreganos como amigo a Facebook
27-10-2020 / 10:10
26-10-2020 / 17:10
25-10-2020 / 08:10
El refranero económico autóctono predica que a veces los arbolitos (o el dólar blue) no dejan ver el bosque. Pero en determinadas coyunturas son el bosque, el problema inminente que jaquea a los planes oficiales y puede perjudicar a millones de argentinos.
 
"Tenemos instrumentos para dar la pelea financiera pero estamos en desventaja para dar la pelea mediática", dice el presidente Alberto Fernández a quien pueda oírlo. Está convencido de que el Estado podrá resistir una colosal corrida cambiaria promovida por jugadores diversos, todos poderosos.
 
El diario macrista Clarín juega a fondo en sentido contrario. Su edición del viernes opera a favor de la devaluación y la vaticina. Asegura que Fernández le dio quince días al ministro de Economía, Martín Guzmán, para que arreglara la situación. Un ultimátum, reseñan. La única duda para el multimedio es quién devaluará: si Guzmán, su sucesor o "el mercado".
 
Fernández replica con bronca desde Olivos que son todas mentiras, que "Martín" está firme, que cambiarlo sería un despropósito. El mandatario y el ministro concuerdan: no habrá devaluación. Están decididos, lo bien que hacen.
 
La coalición que empuja en sentido inverso aduce que "los mercados" actúan frente a la incertidumbre política. Los gurúes charlatanes de quincho niegan el componente especulativo, atribuyen afán constructivo a "los mercados".
 
Las movidas devaluatorias son un clásico que incluye un programa económico neoliberal: pérdida del valor adquisitivo del salario, inflación, transferencia regresiva de ingresos, gasto público en picada. Un golpe tremendo al contrato social prometido en campaña e insinuado en los primeros meses de gestión.
 

24-10-2020 / 11:10
24-10-2020 / 09:10
La indigestión de realidad que les produjo el masivo acto del 17 de octubre fue demasiado para las grandes corporaciones mediáticas que rápidamente lo eliminaron de sus contenidos. Se fueron de cabeza al dólar y a anunciar y desmentir devaluaciones para menospreciar el respaldo que obtuvo el Gobierno.
 
A pesar del esfuerzo mediático de: Clarín, Infobae y La Nación, además de Lanata, Leuco, Majul, Baby... por imponer una escena virtual de caos, el protagonismo popular se convirtió en un factor fundamental para despejar esa imagen y la de un presidente debilitado.
 
El acto del 17 en sí tuvo una participación masiva y superó por mucho a todas las marchas sumadas de la oposición. Pero además se realizó en un contexto de pandemia y su consecuente depresión económica que inciden para desalentar cualquier participación.
 
La oposición macrista había tratado de aprovechar sin demasiado éxito ese malestar con convocatorias demagógicas de supuestos autoconvocados, anticuarentenas y negacionistas de la epidemia.
 
Alberto Fernández se había mostrado, incluso, contrario a las manifestaciones por temor a los contagios. Cuando se liberan las restricciones, es difícil controlar los resguardos y precauciones necesarias en los actos.
 
De todos modos, las políticas sanitarias terminaron favorecidas también porque los manifestantes no cometieron excesos en ese aspecto y porque después de la demostración masiva, seguramente, la oposición no insistirá con convocatorias que serían automática y desfavorablemente comparadas con la del 17.
 
Ese día fue expresión de la mayoría de la sociedad dispuesta a respaldar al Gobierno, pero también a impedir que las presiones de la oposición macrista y el poder económico obstaculicen el programa que el Frente de Todos propuso en las elecciones.
 

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar