La Opinión Popular
                  17:32  |  Martes 27 de Octubre de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“No logramos lograr ese logro”. Mauricio Macri
Recomendar Imprimir
Sociedad e Interés General - 12-10-2020 / 18:10
MADURA EL 17 DE OCTUBRE DE 1945 (Nota V)

El coronel Perón y su obstinación con la clase trabajadora

El coronel Perón y su obstinación con la clase trabajadora
Juan Perón le habla a los trabajadores.
 
El 13 de octubre de 1945, mientras los brindis se sucedían en Barrio Norte, Juan Perón es recluido en un buque de guerra por orden del Presidente Edelmiro J. Farrel y posteriormente trasladado detenido a la isla Martín García por orden del Ministro de Marina, Vicealmirante Héctor Vernengo Lima, jefe del sector más retrógrado del antiperonismo y apoyado por toda la vieja política, de radicales, conservadores a comunistas, que exigían terminar con la Revolución de 1943 y entregarle el "poder a la Corte Suprema"
 
El tanto, la FOTIA va preparando la declaración, en Tucumán, de la Huelga General, y luego harían lo mismo varios sindicatos de Rosario, exigiendo la libertad del Coronel Perón. Los obreros de la carne de Berisso llaman a movilizarse masivamente.
 
El fenómeno peronista basado en la relación entre el líder y los trabajadores comienza a tener una presencia insoslayable en la historia política de la Argentina.
 
Escribe Blas García
 
Las jornadas de Octubre: Hasta el 18 de octubre, relataremos, día por día, los acontecimientos y eventos más importantes acaecidos en octubre de 1945, y que culminarán en el histórico 17.

 

Gustavo Rearte, fundador y líder de la JP, héroe de la Resistencia Peronista
Blas García

Resumen de lo anterior
 
En la revolución militar del 4 de junio de 1943 había un militar distinto. Los hombres del GOU eran industrialistas. Buscaban el desarrollo de la industria nacional. Perón, no. Su objetivo era la clase obrera, resultado de las migraciones internas, los "cabecitas negras" que llegaban del campo sin cesar a la ciudad.
 
Cuando le preguntaron qué cargo quería en el gobierno contestó: el Departamento de Trabajo ¿Y qué podía hacer desde ahí? Allí Perón consolida una fuerte relación con los trabajadores a través de la política desarrollada por la nueva Secretaría de Trabajo y Previsión.

Pero, su politica le trae la fuerte oposición de los partidos oligárquicos tradicionales de derecha unidos a la izquierda, socialista y comunista, en su contra.
 
El embajador yanqui Braden interviene abiertamente en la política interna argentina a favor del bando antiperonista y en septiembre la Marcha de la Constitución y la Libertad pretende constituirse en la antesala del golpe.
 
El planteo del Gral. Ávalos, en nombre de los militares de Campo de Mayo, provoca la renuncia de Perón a sus tres cargos y es conducido a la isla Martín García, mientras los dirigentes opositores reclaman la entrega del gobierno a la Corte Suprema y el gobierno militar busca una salida honorable a la crisis.

Se viven horas de gran tensión. La CGT se moviliza por un paro general para el 18 de octubre y el gobierno intenta formar nuevo gabinete pero rechaza la posibilidad de entregar el poder a la Corte Suprema.
 

El 15 de octubre el Gral. Ávalos y el Alte. Vernengo Lima comandan la situación


Los partidos, la prensa y los intelectuales, movidos por el imperialismo, apoyaban al embajador yanqui Spruille Braden, quien actuaba públicamente en la vida política argentina, fogoneando la renuncia y detención de Perón.  
  
El 13 de octubre de 1945, mientras los brindis se sucedían en Barrio Norte, el Coronel Perón es recluido en un buque de guerra por orden del Presidente Edelmiro J. Farrel y posteriormente trasladado detenido a la isla Martín García por orden del Ministro de Marina, Vicealmirante Héctor Vernengo Lima, jefe del sector mas retrógrado del antiperonismo y apoyado por toda la vieja política, de conservadores a comunistas, que exigían terminar con la Revolución de 1943 y entregarle el "poder a la Corte Suprema".

El Dr. Mazza, medico personal de Perón, lo visita en prisión y luego, el lunes 15 de octubre, entrevista al presidente Farrell y le entrega su informe acerca del deterioro de la salud de Perón, "lo cual obliga imprescindible e impostergablemente a un examen clínico y de laboratorio en un ambiente hospitalario".
 
Farell que a esa altura estaba solo como un fantasma asiente, en principio, a la solicitud, pero envía a Mazza para que formule la misma petición ante el ministro de Guerra, Gral. Avalos, jefe del sector nacionalista del Ejército, aunque distanciado de Perón por la presión oligárquica, que buscaban una "salida" mediante una alianza con el radicalismo de Sabattini.
 
El médico sabe que su argumento es un arma poderosa: las Fuerzas Armadas no pueden cargar con la responsabilidad, frente al pueblo, de que Perón enferme gravemente, con peligro de muerte, a causa de su detención, la cual, según los informes oficiales, procura protegerlo ante amenazas contra su vida.
 
Horas después, ya en su consultorio, Mazza es citado por el Alte. Vernengo Lima quien opone reparos a lo que considera demasiada buena voluntad de Farrell. A la Armada le disgusta la posibilidad de flexibilizar el control sobre Perón y además, mantiene dudas acerca de la veracidad de la información médica. El traslado de Perón provoca diversas reuniones y tarda en definirse.

Mientras, el Dr. Juan Álvarez, el Procurador General de la Corte, y autor del libro "las guerras civiles argentinas" continúa parsimoniosamente sus gestiones dirigidas a constituir el nuevo gabinete. Audaz en el pensamiento, era medroso en la acción y recurre a viejos políticos conservadores, entre otros, Alberto Hueyo, Isidoro Ruiz Moreno, Jorge Figueroa Alcorta, Tomás Amadeo y otros típicos personajes de la oligarquía.
 
Por su parte, la embajada norteamericana celebra la detención de Perón: "Perón está fuera del juego políticamente hablando, sin apoyo palpable en el Ejército y muy poco del sector gremial colaboracionista".
  

La obstinación de Perón con la clase obrera

Pero la diplomacia norteamericana se equivoca porque aparece un nuevo actor social. "El 15 de octubre se declara la huelga revolucionaria por tiempo indeterminado en todos los ingenios", recuerda Luís René Villacorta, dirigente de la FOTIA.
 
Los trabajadores tucumanos del azúcar exigen, además, la reunión del Comité Central Confederal de la CGT. Asimismo, en Berisso, al impulso combativo de Cipriano Reyes, los trabajadores de la Carne comienzan a movilizarse y al atardecer recorren las calles de esa localidad a los gritos de ¡Viva Perón y la Secretaría de Trabajo!.
 
"La Época", diario de orientación yrigoyenista, informa la irritación que cunde en la clase trabajadora, bajo el título: "Iniciaron los patrones su ataque a las conquistas sociales". La nota explica que dada la resolución del nuevo Secretario de Trabajo, los empleadores se niegan a abonar el feriado del 12 de octubre y que en algunas fábricas han aparecido carteles, colocados por la patronal en las puertas de acceso, con el siguiente texto: "El 12 de octubre vayan a cobrárselo a Perón". Esta actitud provoca incidentes en varias fábricas.

Se prepara la huelga general
 
La cúpula de la Central Obrera, atemorizada por la presión que viene desde las bases, visita al Gral. Avalos para solicitarle garantías de que las conquistas sociales no serán derogadas. También solicitan audiencia al presidente Farrell, para el día siguiente, a fin de asegurarse que sus reclamos serán escuchados y ante los reclamos del interior convocan al Comité Central Confederal para el martes 16 de octubre, a las 18 horas, en Buenos Aires, organismo al cual proponen se declare una huelga general en todo el país.
 
Mientras que el sector militar fiel a Perón estaba disperso y totalmente desorientado, el pueblo trabajador, motor de la historia y realizador de los principios de la nacionalidad, comienza a movilizarse, desde abajo y en forma irresistible. Madura el 17 de octubre.
 
 
Escribe: Blas García 
 
Fuentes:
-Norberto Galasso. Perón - Formación, ascenso, caída (1893 - 1955) editorial Colihue.
-Rodolfo Puiggros. Historia Crítica de los Partidos Políticos Argentinos.Editorial: Argumentos.
- Jorge Abelardo Ramos. Revolución y contrarrevolución en la Argentina (Volumen II). Editorial Distal

Agreganos como amigo a Facebook
El coronel Perón y su obstinación con la clase trabajadora
Eva y Juan Perón. Circa 1945
El coronel Perón y su obstinación con la clase trabajadora
Perón. Circa 1945
26-10-2020 / 20:10
El 27 de octubre de 2010, en El Calafate, muere Néstor Carlos Kirchner. Fue una figura política decisiva en la Argentina de los últimos tiempos. Su muerte llegó en forma sorpresiva y además de generar intensos efectos emotivos, también provocó un fuerte impacto político.
 
Su Gobierno, el mejor desde el retorno de la democracia, generó un estilo que rescató la política del descrédito en que había caído, privilegió una decidida militancia social y juvenil, jerarquizó la figura presidencial y su autoridad, amplió el poder del Estado, reconstruyó la autonomía nacional. Significó un cambio total respecto al nefasto modelo neoliberal que se implantó con el golpe militar de 1976, se profundizó en la década de los '90 con el menemismo, explotó con la crisis de 2001 y terminó con el nefasto gobierno radical de la Alianza. 
 
Néstor Kirchner estableció un tipo de cambio alto para favorecer las exportaciones, dispuso tasas de interés bajas para promover la industria y aumentos reales de salarios para impulsar el mercado interno. Todas esa medidas, que conformaron el "modelo K" y dieron buenos resultados, no existen más.  
 
Hoy todos debemos reconocer de Néstor los logros concretos de su gestión, como: el crecimiento económico; el desarrollo de la industria nacional y la importante contracción de la tasa del desempleo; las mejoras salariales en la mayoría de las actividades, que superaron las proyecciones inflacionarias; el auge del consumo y el crédito; la ampliación de los beneficios jubilatorios para personas que no habían hecho aportes; la función activa del Estado desplazando al "mercado".
 
Además, el discurso reivindicativo, nacional y popular, frente a las grandes corporaciones empresariales y a organismos internacionales como el FMI; la renovación de la Corte Suprema; el desendeudamiento con el Fondo Monetario Internacional; la política de Derechos Humanos y la nulidad de las leyes de obediencia debida: la integración regional... Por todo esto, ya tiene un lugar en la historia, con toda justicia.
 
El día que murió Kirchner nació el cristinismo, que no sumó más sectores en la construcción política heredada. En el marco del cambio de aliados, Cristina Fernández desplazó a peronistas y sindicalistas, dándole protagonismo a sectores de izquierda, encerrándose en su círculo íntimo, en el cual Máximo y La Cámpora pasaron a tener una influencia decisiva en asuntos de gobierno.

Cristina no pudo continuar el modelo kirchnerista. Prueba de ello son la pérdida de los superávit gemelos, el aumento de la pobreza, la persistente inflación, la recesión económica, la baja en el consumo y la pérdida de puestos de trabajo, durante los últimos años de su administración. El resultado fue la derrota de 2015.

A pesar que en este proceso se colaron nichos de corrupción política, como consecuencia de una dilatada permanencia en el poder, el descuido en el reclutamiento de colaboradores y el escaso control de su irregular cuadro de funcionarios, que contravino objetivos y rumbo, la derecha gorila argentina utiliza esto para evitar la discusión política de fondo y negar la historia.
 
Jamás, hechos de corrupción de funcionarios puede ser la referencia esencial para juzgar gobiernos o etapas políticas. Siempre es más importante lo que hicieron y porque hicieron. La Privatización de YPF por Menem, la Reforma Laboral de De la rua o el endeudamiento de Macri son más dañinos que las coimas a algunos funcionarios. Los escándalos personales impactan en la gente común pero las grandes decisiones económicas y políticas gravitan mucho más.
 
El móvil actual de la operación cultural, política y mediática anti-kirchnerista es tapiar la discusión sobre las políticas públicas de Kirchner. Los medios lo ponen en manifiesto en todo momento para cubrir o conceder espacios secundarios a los terribles daños que causaron las medidas neoliberales del gobierno de Macri. Se concentran en aspecto del pasado para no hablar del presente. Pretenden ocultar los derechos populares alcanzados y la presente anulación de esos derechos.
 
Que siempre haya existido corrupción no exculpa a nadie, pero es gorila, despectivo y discriminador reducir un ciclo riquísimo como el kirchnerismo  a un conjunto de episodios de corrupción. Lo que se denuncia no invalida las realizaciones populares ni la clara orientación justicialista de su gobierno. El peronismo provoca adhesiones racionales y genera pasiones. Quienes no las comparten tienen dificultades serias para entenderlas, ni qué decir admitirlas.

Hoy, cuando se pretende minimizar o anular las realizaciones de Néstor Kirchner, lo cierto es que ha marcado un antes y un después. Es parte fundamental en la realidad argentina, vive en el corazón de su pueblo, porque puso nuevamente en marcha un proyecto político peronista transformador que forjó nuevos derechos, en la pelea por la igualdad y la equidad social, en la lucha permanente de la causa nacional y popular por: la Soberanía Política, la Independencia Económica y la Justicia Social, contra el neoliberalismo antipopular.
 
Por Blas García



26-10-2020 / 20:10
26-10-2020 / 09:10
26-10-2020 / 09:10
24-10-2020 / 18:10
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar