La Opinión Popular
                  03:01  |  Martes 20 de Octubre de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“No logramos lograr ese logro”. Mauricio Macri
Recomendar Imprimir
Internacionales - 12-10-2020 / 08:10

La policía dominicana perpetra la Masacre del Perejil, donde ejecutan a miles de hombres, mujeres, niños y ancianos haitianos

La policía dominicana perpetra la Masacre del Perejil, donde ejecutan a miles de hombres, mujeres, niños y ancianos haitianos
 
Se conoce como Masacre del Perejil a la ordenada por el presidente dominicano Rafael Leónidas Trujillo. El 12 de octubre de 1937, Trujillo ordenó a sus tropas la erradicación masiva de la población de origen haitiano que residía en el territorio dominicano, particularmente en las fincas agrícolas situadas a lo largo de la frontera entre Haití y República Dominicana.
 
El nombre se atribuye a que, para identificar a los civiles haitianos entre la población dominicana negra y mulata de la zona, la policía de Trujillo exigía a sus potenciales víctimas pronunciar en español el nombre de la planta del perejil.
 
En tanto la lengua créole, hablada por los haitianos, no consideraba la pronunciación suave de la letra "R" (en criollo haitiano la palabra perejil se traduce como "pési" y en francés como "persil"), la policía dominicana tenía un método aparentemente fácil para diferenciar a sus víctimas y seleccionar a los haitianos con el fin de luego darles muerte.
 
La Opinión Popular



Origen
 
El dictador Trujillo impulsó el antihaitianismo dentro de República Dominicana, recelando que la numerosa cantidad de peones agrícolas haitianos significase la pérdida de empleos para los campesinos dominicanos y la consiguiente impopularidad del gobierno.
 
El miedo a las invasiones por parte de exiliados dominicanos desde Haití estimuló también en Trujillo el ansia de contar con una frontera internacional segura y claramente definida. Además el recelo de las masas dominicanas hacia Haití haría popular todo acto del gobierno de Santo Domingo en perjuicio de los inmigrantes haitianos.
 
La escasez de tierras fértiles y disponibles en Haití causó que desde fines del siglo XIX gran número de peones haitianos y sus familias emigrasen hacia la República Dominicana, donde era requerida su mano de obra en régimen de casi servidumbre al ser mucho más barata que la de los jornaleros dominicanos.
 
El asentamiento de numerosos haitianos en territorio dominicano empezó a causar preocupación en las élites dominicanas, no sólo porque generaban una ambigua y poco definida zona fronteriza, sino por temor a que los inmigrantes recién llegados alcanzaran poder económico en dichas regiones distantes de Santo Domingo.
 
El crudo racismo de las élites dominicanas, extendido a gran parte de las masas del país, hacía de los haitianos (casi todos de raza negra) unos inmigrantes despreciados por las autoridades dominicanas, siendo doblemente "indeseables" por su pobreza y por su raza.
 
 
Las matanzas de haitianos
 
El 2 de octubre de 1937 Trujillo acudió a un baile en su honor en la provincia de Dajabón y allí emitió unas frases fuertemente anti-haitianas, acusando a los inmigrantes haitianos de robar ganado y cosechas, además de depredar los medios de vida de los dominicanos, para anunciar luego que "remediaría el problema".
 
Sin embargo, las acciones letales contra haitianos por tropas bajo la dirección de Trujillo, empezaron antes de dicho discurso, el 28 de septiembre, y terminaron el 12 de octubre de 1937.
 
Según se comentó más arriba, los estimados del número de víctimas varían ampliamente, desde cientos hasta decenas de miles, como se puede apreciar en la tabla que aparece más abajo.
 
 
Consecuencias
 
Las noticias de la matanza fueron ocultadas por Trujillo ante el pueblo dominicano, aunque sí hizo mención de haber "solucionado" el llamado "problema haitiano". El propio gobierno de Haití se abstuvo de protestar, en tanto las masacres afectaron a un segmento de emigrantes muy pobre y sin poder político, por lo cual la élite política haitiana no mostró indignación alguna por lo sucedido.
 
Fuente: Wikipedia

Agreganos como amigo a Facebook
19-10-2020 / 19:10
19-10-2020 / 19:10
 
La Larga Marcha fue el éxodo a través del interior de China que siguieron las tropas del Ejército Rojo chino, las fuerzas armadas del Partido Comunista de China (PCCh), entre los años 1934 y 1935, huyendo del ejército de la República de China.
 
Años antes, los comunistas habían logrado establecer una zona bajo su control en un área montañosa de la provincia de Jiangxi, en el sur del país, donde establecieron la República Soviética de China.
 
Acosados por las fuerzas de la República, dirigidas por el Generalísimo Chiang Kai-shek, el 16 de octubre de 1934 los dirigentes comunistas decidieron emprender la huida hacia el interior, que los llevaría un año después a la provincia norteña de Shaanxi, en una región aún más remota que se encontraba también bajo control comunista.
 
Durante la Larga Marcha, los comunistas, eventualmente liderados por Mao Zedong Zhou Enlai, escaparon en círculos hacia el oeste y el norte, recorriendo alrededor de 12.500 kilómetros en 370 días, llegando a la localidad de Wuqi, distrito de Bao'an (actualmente Yan'an), el 20 de octubre de 1935, donde se reúnen con sus camaradas de Shaanxi; poniendo punto final a la Larga Marcha.
 
La dureza del viaje a través de la China interior, que sólo completarían 8000 de los 86.000 hombres que habían comenzado la marcha un año antes en Jiangxi, haría de este uno de los episodios más significativos y determinantes en la historia del Partido Comunista de China, que sellaría el prestigio personal de los nuevos dirigentes del Partido, con Mao a la cabeza, en las décadas siguientes.
 
Como Mao y Zhou, prácticamente todos los grandes líderes del Partido Comunista en las siguientes décadas serían veteranos de la Larga Marcha, tales como Zhu De, Lin Biao, Peng Dehuai, Liu Shaoqi o Deng Xiaoping, entre otros.
 
La Opinión Popular



19-10-2020 / 19:10
19-10-2020 / 18:10
19-10-2020 / 09:10
Con la aplastante victoria del MAS en Bolivia y el principio de restitución democrática en el país vecino, se termina un periodo de oscuro que comenzó con el nombramiento de facto de Jeanine Áñez Chávez y el exilio del ex presidente Evo Morales, en medio de una brutal represión militar y policial sobre la población. Esto último no impidió que dirigentes macristas de Argentina apoyaran a la presidenta golpista ilegal de Bolivia, que ahora se irá derrotada.
 
A punto de cumplirse el primer aniversario del golpe de Estado que derrocó a Evo Morales, su partido, el MAS, le dio un mazazo democrático a la derecha en Bolivia y ganó con contundencia las elecciones presidenciales y volverá al gobierno. Pese a la persecución, la represión y las maniobras para que no se conozcan los resultados, los primeros datos de conteo rápido (similar a las mesas testigo) le dan a Luis Arce más del 50% de los votos y 20 de diferencia sobre su perseguidor, Carlos Mesa.
 
El triunfo de Arce significa una gran noticia para la Argentina. Alberto Fernández asumió en una región asediada por gobiernos de derecha, con su principal socio, Brasil, gobernado por un militar. Para colmo, al poco tiempo Uruguay cambió al Frente Amplio por Luis Lacalle Pou. Arce será seguramente, un socio para el gobierno argentino en una región convulsionada.
 
El silencio, criticado hasta por los canales de TV opositores a Evo, se rompió a la madrugada con el sistema de conteo rápido realizado por Ceismori que arrojó un resultado que no deja dudas: Arce obtuvo más del 50 por ciento de los votos, contra un 31 de Mesa y un 14% del ultraderechista Camacho, artífice del golpe que derrocó a Evo en 2019 y que casi le cuesta su vida. 
 

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar