La Opinión Popular
                  07:43  |  Sábado 31 de Octubre de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“No logramos lograr ese logro”. Mauricio Macri
Recomendar Imprimir
Internacionales - 05-10-2020 / 09:10
TODO MUY SOSPECHOSO

¿Y si Trump no tiene Covid y todo es marketing electoral?

¿Y si Trump no tiene Covid y todo es marketing electoral?
Fue muy sospechoso que luego del primer debate, en el que Joe Biden se llevó todas las miradas, y exactamente un mes de las elecciones del 3 de noviembre, el presidente yanqui Donald Trump anunciara que contrajo un virus que siempre negó. Él ha declarado en al menos 34 ocasiones distintas, desde febrero, que el coronavirus desaparecería.
Fue muy sospechoso que luego del primer debate, en el que Joe Biden se llevó todas las miradas, y exactamente un mes de las elecciones del 3 de noviembre, el presidente yanqui Donald Trump anunciara que contrajo un virus que siempre negó. Él ha declarado en al menos 34 ocasiones distintas, desde febrero, que el coronavirus desaparecería.
 
En su momento las preguntas fueron: ¿Estará tapando con esto una investigación que podría golpearlo duramente? ¿Buscará el voto lastima? ¿Habrán descubierto un segmento de los electores indefinidos que podrían definir a partir de esto, complementado con un cambio de perfil de Trump en una persona más sensible y consciente de los efectos de la pandemia? ¿Será verdad que está contagiado o todo es parte de una campaña de marketing electoral?
 
Es sabido que el presidente Trump minimizó el impacto sanitario del virus e incluso llegó a negarlo. También es sabido que pensó tener todo bajo control de cara a la elección, hasta que las encuestas comenzaron a comprometer su triunfo en Estados históricamente republicanos.
 
Luego llegaron las internas en la Casa Blanca, portazos, gritos, cambios de estrategias y una incertidumbre que aún hoy está vigente. Pese a todo el esfuerzo fiscal que realizó durante todo su gobierno, responder exactamente qué pasará el próximo martes 3 de noviembre es imposible.
 
A un mes de las elecciones, su tuit que anunció que contrajo coronavirus junto con su esposa Melania sorprendió al mundo y generó un fuerte impacto en toda la campaña electoral. No se sabe qué pasará con los actos y anuncios agendados ni con los 2 debates que aún faltan. No le fue bien en el primero y ya se podía pronosticar otro paso en falso en el próximo.
 

 
Por lo tanto, la pregunta es: ¿Todo esto es una estrategia de marketing político? Ahora Trump sería un ser mucho más sensible que sufre los mismos efectos de esta pandemia, al igual que lo sufren los estadounidenses. Ahora Trump estaría más cerca de la gente con este problema de salud.
 
Sin embargo, las redes se llenaron de mensajes que ponen en duda lo que informa. En las últimas horas fue furor un tuit del 18 de septiembre que dice: "La sorpresa de Trump en octubre será el anuncio de 'su infección'. Falso, pero bastante dramático". Este posteo está dando vuelta el mundo. Sea o no verdad, el presidente yanqui está bebiendo de su propio veneno: posteos llenos de conspiración y odio hiper viralizables.
 
Los tratamientos que recibiría Trump son lo más avanzados disponibles pero, debido al sistema de salud casi completamente privatizado de EE. UU., solo se encuentran disponibles para la elite económica, mientras las amplias mayorías populares sufren las consecuencias. El país tiene más de 200 mil muertos y el panorama está lejos de mejorar.
 
Quienes ya dan por hecho que todo es una farsa de Trump sólo esperan comprobar si una vez "recuperado" relanzará la campaña con un mensaje sanitarista o si utilizará todo esto para decir "¿Vieron?  Este virus chino es mentira y no sucede nada aun siendo paciente de riesgo".
 
La Opinión Popular
 
 
El extraño caso Trump: de estar en "muy preocupante" estado, a saludar a seguidores y poder recibir el alta
 
El presidente de Estados Unidos compartió un nuevo video en su cuenta de Twitter en el que aparece con mejor aspecto. Las dudas que persisten sobre su caso
 
"Le vamos a dar una pequeña sorpresa a algunos de los patriotas que están fuera en la calle". Este fue el anuncio de Donald Trump este domingo en un nuevo video difundido desde el hospital militar Walter Reed en el que recibe tratamiento por la covid-19 desde el pasado viernes.
 
En la grabación se ve al presidente estadounidense con mejor aspecto que el día anterior. Poco después de compartir su mensaje en la red social, se pudo ver a Trump con mascarilla saludando a sus seguidores desde un auto en el que viajaba con miembros del servicio secreto.
 
El inesperado gesto del mandatario, recibido con fuertes críticas desde algunos sectores por los posibles riesgos, se produce en una jornada en la que su equipo médico ofreció información más detallada sobre su estado de salud y anunció que quizá reciba el alta del hospital este lunes, según informó BBC Mundo.
 
 
Fiebre y oxígeno
  
El equipo médico de Trump, liderado por el doctor Sean Conley, despejó este domingo algunas de las dudas que quedaron tras el confuso cruce de mensajes del sábado.
 
Por la rueda de prensa ofrecida a las puertas del centro médico se supo que:
 
El presidente ha tenido dos bajadas importantes en el nivel de oxígeno en sangre desde el jueves: un episodio donde cayó por debajo del 94% y otro en el que fue inferior al 93%. También ha tenido fiebre, aunque no precisaron la temperatura exacta.
 
A los tratamientos con anticuerpos y con remdesivir, se le suma ahora la dexametasona, un esteroide que se les da a los pacientes con casos graves de covid-19 para ayudar en la función pulmonar.
 
A pesar de esto, Conley dijo que el equipo se prepara para que quizá le den el alta tan pronto como el lunes para continuar con el tratamiento en la Casa Blanca.
 
Conley recomendó que le suministraran oxígeno adicional al presidente y así se hizo, aunque Trump insistía en que no lo necesitaba. Los médicos también explicaron que, el pasado viernes, Trump no estaba en cama, pero aun así se decidió que era mejor que fuera al hospital militar Walter Reed.
 
 
Admisión de inconsistencias
  
Durante la comparecencia, Conley fue confrontado con preguntas sobre su actitud del día anterior, cuando no quiso revelar si Trump había recibido oxígeno antes o no.
 
"Intenté reflejar la actitud optimista del equipo", se defendió el doctor. "No quise dar información que fuera a encaminar el curso de la enfermedad en otra dirección y al hacerlo pareció que intentábamos ocultar algo, lo que no es necesariamente verdad". "Lo cierto es que está bastante bien", añadió.
 
El médico de Trump, Sean Conley, ofreció este domingo más detalles sobre el estado de salud del presidente. Por su parte, Alyssa Farah, directora de comunicaciones estratégicas en la Casa Blanca, dijo que el gobierno se esmera en ser "tan transparente" como puede sobre la salud de Trump.
 
"Es una práctica médica muy común el querer transmitir confianza y querer subir los ánimos de la persona que estás tratando", le dijo Farah a la cadena Fox News. La funcionaria añadió que es absolutamente falso que Trump esté molesto con su jefe de gabinete, Mark Meadows, por ofrecer una imagen menos optimista el sábado.
 
 
Dudas que persisten
  
Si bien la imagen ofrecida este domingo es de mayor claridad, la incertidumbre sobre algunos aspectos permanece. No se sabe, por ejemplo, si el presidente ha tenido o tiene neumonía.
 
Los médicos explicaron que se le han hecho radiografías y tomografías, pero cuando los periodistas preguntaron si encontraron señales de neumonía o daño a los pulmones, Conley respondió que hubo "los hallazgos esperados", sin precisar a qué se refería.
 
En la misma rueda de prensa, el médico Brian Garibaldi, de la Universidad Johns Hopkins, apuntó que el funcionamiento del hígado y los riñones de Trump era normal, lo que abrió interrogantes sobre si había habido problemas con estos órganos anteriormente, según BBC Mundo.
 
 
Confusa cronología
  
Más allá de las cuestiones relacionadas con la salud, lo que sigue sin estar claro es en qué momento exacto se contagió Trump y cuándo le confirmaron el positivo por covid-19.
 
El presidente anunció en Twitter su positivo y el de su esposa, Melania, en la madrugada del jueves al viernes. Pero el sábado al mediodía, el doctor Conley mencionó que habían pasado 72 horas desde el diagnóstico. Ese comentario despertó alarmas en las mentes de muchas personas, a quienes no les salían las cuentas.
 
 
¿Había sido un error o se le había escapado el dato real?
 
Las sospechas no remitieron pese a la rectificación que difundió después el propio médico. La discrepancia importa, porque entre miércoles y jueves el presidente acudió a un mitin, viajó con su equipo a eventos para recaudar fondos y se encontró con distintas personas.
 
"¿Sabía que estaba contagiado? ¿Lo sabían los de su entorno? Y si es así, ¿por qué le dejaron que siguiera con sus planes?", se preguntan desde BBC Mundo.
 
Tampoco se sabe si hubo algún momento en que Trump tuviera síntomas ni cuándo fue la última vez que dio negativo en la prueba del coronavirus.
 
"Si era infeccioso o sintomático y siguió adelante con su agenda se abre la pregunta de qué precauciones adoptó", señalan los periodistas de la BBC Emily Maitlis y Jon Sopel en el podcast Americast.
 
Algunas voces apelan al derecho de confidencialidad del paciente para justificar estos vacíos de información, pero muchas otras recuerdan que la información sobre la salud de los presidentes en EE.UU. suele ser pública, incluidas las revisiones anuales a las que se someten.
 
Fuente: iProfesional
 

Agreganos como amigo a Facebook
30-10-2020 / 20:10
28-10-2020 / 20:10
28-10-2020 / 20:10
27-10-2020 / 20:10
26-10-2020 / 19:10
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar