La Opinión Popular
                  10:22  |  Domingo 27 de Septiembre de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
"El día que la pandemia termine va a haber un banderazo de los argentinos de bien". Alberto Fernández
Recomendar Imprimir
Nacionales - 08-09-2020 / 12:09
CORONAVIRUS EN ARGENTINA

Dos concepciones sobre el cuidado de la vida: La furia santa vs. criterios racionales

Dos concepciones sobre el cuidado de la vida: La furia santa vs. criterios racionales
Dos criterios políticos y valorativos coexisten (sería impropio o hasta sarcástico decir conviven) en las calles y los territorios, en la sociedad civil, en surtidas dirigencias. Dos concepciones frente a un peligro común.
El gobernador radical de Mendoza, Rodolfo Suárez, analiza volver a fase 1. Le preocupan los aumentos de contagios, el número de muertos. Entre tanto, restringe actividades. Por ejemplo, suspende las celebraciones religiosas presenciales.
 
El pastor evangélico Héctor Hugo Bonarrico propala un comunicado furibundo. "Las medidas tomadas nos parecen, arbitrarias, desacertadas, discriminatorias, persecutivas (sic), amenazantes e intimidante, hacia la fe en conjunto".
 
El sacerdote también se permite el neologismo "apalear" en reemplazo de "paliar". La furia santa, tal vez, lo enceguece. Bonarrico ocupa una banca en el Senado provincial y aunque ingresó por otro partido, apoya en general a Suárez. Pero la movida lo radicaliza. En un tono menos apocalíptico, el arzobispo católico Marcelo Daniel Colombo emite quejas similares.
 
En Salta el gobernador peronista Gustavo Sáenz informa que se transmitirá por redes sociales el culto del Milagro sustituyendo a la peregrinación masiva, máxima expresión de religiosidad popular de la provincia. Este lunes, para redondear, ordenó cerrar la Catedral salteña. Todo lugar de reunión es peligroso.
 
Sáenz y Suárez mantienen contacto cotidiano con el presidente Alberto Fernández. Le van anunciando qué resuelven, reciben aprobación. Sáenz solicitó y consiguió semanas atrás el envío de gendarmes a su territorio para controlar, dentro de lo posible, el ingreso de inmigrantes bolivianos por la frontera seca creada por la sequía del río Bermejo.
 
Cuentan desde Olivos que los diálogos entre quienes desempeñan funciones similares son cooperativos y hasta afectuosos. La solidaridad por división del trabajo, diría el compañero-correligionario sociólogo Emile Durkheim.
 

 
* El diputado mendocino Alfredo Cornejo forma parte de la bancada intratable de Juntos por el Cambio que asistió al Congreso en patota y que ya registra un contagiado de coronavirus, José Núñez. Cornejo milita en el mismo partido que el gobernador pero tiene otros objetivos políticos: combatir en todo terreno al Gobierno nacional. Desestabilizarlo. Y ser candidato a senador en 2021. Las prioridades de Suárez son  diferentes, la gestión está primero.
 
* Alberto, chimentan en la Casa Rosada, sonsaca a Suárez sobre las diferencias con Cornejo. "No lo controla ni lo conduce", concluyen. Fenómeno parecido concierne al gobernador radical de Corrientes Guillermo Valdés y el referente de su partido y predecesor Ricardo Colombí.
 
La división de roles atraviesa al espacio opositor.
 
* En la Ciudad Autónoma de Buenos Aires parece menos notoria en estos días porque el jefe de gobierno Horacio Rodríguez Larreta se empaca en ir contra la tendencia que prevalece en las provincias. Dispone aperturas a lo pavote, excita con un discurso desaprensivo la preexistente tendencia social al relajamiento y la insolidaridad.
 
Tal vez ceda a las presiones de comerciantes o empresarios. Tal vez piense en su electorado. Tal vez se deje arrastrar por el expresidente Mauricio Macri, la exdiputada Elisa Carrió y la exministra Patricia Bullrich. Tal vez un combo de esas variables.
 
De todas maneras, HRL recapacita algo, cierra algunos locales que vulneraron todas las reglas. El ministro de Salud, Fernán Quirós, hace una pausa en su falaz optimismo sobre el mito de la curva amesetada: confiesa que la apertura adolescente de los locales gastronómicos no funciona a pedir de boca.
 
* El gobernador santafesino Omar Perotti transita la vía inversa a Larreta. Tal vez la que éste deba emprender si los indicadores se agravan. Santa Fe tiene un buen sistema sanitario, de los mejores del país, buen legado de las administraciones socialistas. Numerosas camas críticas, personal capacitado. De cualquier manera, toca un límite también extendido. Las camas se pueblan, el agotamiento de profesionales de la salud complica la contingencia.
 
El 6 de septiembre se comprobaron 615 contagios en la provincia. Casi la mitad, 290, en Rosario. Es el actual foco de irradiación. Las circunstancias cambian. Un diputado del distrito describe la variada movilidad del virus desde marzo. "Al principio, llegaba desde Ezeiza. Luego, desde otras provincias. Ahora el centro es el Gran Rosario".
 
Perotti suspendió semanas atrás "reuniones sociales y afectivas". En los cinco departamentos del Sur de la provincia, que incluyen Rosario, el comercio no esencial funciona con ventas telefónicas o por Internet. El gastronómico, con modalidad "take away". Preserva las actividades esenciales, la industria, la construcción, incluso la privada solo si trabajan cinco personas como máximo.
 
El criterio es racional, intentando el equilibrio entre la actividad económica y la prevención sanitaria.
 
Perotti también le avisa a AF, escala uno en uno. No pide permiso, intercambia datos, experiencias y consejos. También con el jujeño Gerardo Morales.
 
* Las tratativas se mantienen aunque cada mandatario pulsa las características de su distrito. Un sentido común compartido los acerca, más allá de sus pertenencias partidarias.
 
Así funciona el sistema político real en la Argentina. Hablamos, si se admite una metáfora de profano, de su fisiología.
 
Dos criterios políticos y valorativos coexisten (sería impropio o hasta sarcástico decir conviven) en las calles y los territorios, en la sociedad civil, en surtidas dirigencias. Dos concepciones frente a un peligro común.
 
La lucha contra la peste carece de hoja de ruta. Quienes la emprenden ensayan, aciertan, se equivocan. Según pasa el tiempo, un acierto se metamorfosea en un error o se transforma en insuficiente.
 
Esta nota carece de remate. Este cronista no tiene dotes de profeta ni bola de cristal. Apenas subraya que está en juego la vida y la salud de millones de argentinos. Que día tras día se baten récords macabros. Y cierra, simbólicamente, con puntos suspensivos.
 
Por Mario Wainfeld
 
Fuente: pagina12.com.ar
 

Agreganos como amigo a Facebook
27-09-2020 / 10:09
La protesta de la Policía Bonaerense que llegó hasta Olivos y la columna de Macri en La Nación que apuntó a romper todo diálogo entre Gobierno y oposición convencieron al Presidente y a su entorno de que era necesario salir a dar pelea y retomar la iniciativa de la agenda política.
 
De hecho, ya aquella respuesta que tuvo el reclamo policial, más allá de que el Presidente la anunció en su tono habitual calmo, mostró una nueva actitud: la decisión de transferir a la provincia de Buenos Aires buena parte de los recursos que hasta entonces se enviaban a la Ciudad tomó a la oposición por sorpresa.
 
Aunque a partir de entonces hubo algunos cortocircuitos con el jefe de gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, la mira de la Casa Rosada está puesta en el sector ultra que encabezan Macri y Patricia Bullrich, con declaraciones ya abiertamente desestabilizadoras como cuando hablan de "sustitución" del Gobierno o del "fraude" con el que supuestamente ganó Fernández al que hizo referencia el senador Esteban Bullrich.
 
"Culpar de la crisis a la pandemia es algo abstracto, está claro que el Gobierno tiene que personalizar las críticas en alguien y Macri es el indicado. Dejó el país hace unos meses incendiado, se fue de vacaciones al exterior mientras la gente padecía y en las encuestas es el dirigente de peor imagen", detallaba un funcionario que trabaja en el mensaje oficial. Eso explica que en las últimas apariciones desde Fernández para abajo se acentuaran las referencias al ex presidente. 
 
26-09-2020 / 10:09
El presidente Alberto Fernández mostró su fastidio por las actitudes del presidente del Tribunal, Carlos Rosenkrantz, y lo criticó en dos ocasiones. Por su actitud frente a la política de género y, fundamentalmente, por su activa participación en defensa de los jueces trasladados a dedo por el macrismo.
 
"¿Cuál es la disyuntiva que tiene el presidente de la Corte de con tanto ahínco impulsar esto? ¿Qué es lo que está buscando?", se preguntó Alberto respecto a la decisión de Rosenkrantz de convocar a un acuerdo extraordinario en el máximo tribunal para tratar los recursos presentados por los jueces macristas Pablo Bertuzzi, Leopoldo Bruglia y Germán Castelli, quienes buscan impedir sus traslados.
 
Para entender mejor las palabras de Fernández hay que saber que había trascendido la información de un encuentro reservado entre Rosenkrantz y Mauricio Macri para decidir una estrategia para tratar de mantener en sus puestos a estos jueces movidos a dedo por el ex presidente.
 
"Me llama mucho la atención por los comentarios que me llegan, por cosas que se ven dentro de la Corte, porque, la verdad, lo único que estamos haciendo es establecer un orden perdido por el gobierno anterior", expresó el Presidente complementando otras críticas al Tribunal por las demoras en la aplicación de la ley Micaela en el Poder Judicial. La Corte emitió luego un comunicado respondiendo sólo a este último punto.
 
En las dos intervenciones del Presidente, los cuestionamientos estuvieron dirigidos principalmente a Rosenkrantz, ex abogado del Grupo Clarín, a quien en Gobierno ya ven actuando en sintonía con la estrategia del macrismo y de los grandes medios porteños afines. 
 

26-09-2020 / 08:09
La repetición de marchas de Juntos por el Cambio, como la del miércoles en Tribunales, con el cardumen estrafalario y agresivo que convocan, se ha vuelto cada vez menos influyente. La sociedad se acostumbró a esos discursos exaltados y fuera de caja y los colocó en el estante de la rutina.
 
Cuando el abuso ya produjo acostumbramiento, el peligro es creer que esas performances del grotesco equivalen a ganar la calle en un sentido político. En particular, el riesgo para la oposición es fabricar una burbuja con la avalancha de columnistas indignados y creer que es un clima extendido. Por otro lado, la sobredosis de marchas y periodistas inflamados muestra el lanzamiento de la oposición al año electoral.
 
"La estrepitosa caída de la imagen presidencial", fue el título de una columna en La Nación esta semana. Dice que el fenómeno se relaciona con la confirmación del poder de Cristina en el gobierno (que no demuestra) y despliegan una encuesta de Synopsis que marca 41 por ciento de imagen positiva para Alberto Fernández. La semana pasada distribuyeron otra de Management & Fit que daba la misma cifra.
 
La frase de Patricia Bullrich donde les dice a sus correligionarios que la sociedad ya los visualiza como el reemplazo del actual gobierno forma parte de esta estrategia que busca disipar el derrotismo que se extendió en las filas de Juntos por el Cambio, donde muchos decían que se iban del país. La idea de irse después de la derrota fue una expresión de despecho y derrotismo como la del novio abandonado en plena boda.
 
La derecha intenta capitalizar un clima raro en la sociedad que está más relacionado con la pandemia que con las marchas piruchas de los anticuarentena. 
 

25-09-2020 / 10:09
El diputado Carlos Heller viene de enfrentar el lobby más poderoso y simultáneo que se haya ejercido este año sobre los tres poderes del estado. El resultado de esas gestiones corporativas terminará de conocerse hoy, cuando la Comisión de Presupuesto y Hacienda de la Cámara baja finalmente emita su dictamen sobre el proyecto con su firma y la de Máximo Kirchner para establecer un impuesto por única vez sobre las grandes fortunas de más de $200 millones.
 
Pero la trama secreta del cabildeo está a punto de cumplir seis meses e incluye a banqueros, industriales, supermercadistas, contratistas, barones de la energía, jueces, fiscales, diputados y senadores. Y por supuesto, también al binomio presidencial.
 
El episodio más tenso se vivió en un almuerzo en la City dos semanas atrás, cuando Heller recibió en su oficina del Credicoop al dueño del Macro, Jorge Brito, con quien compitió durante casi 40 años y con quien discutió en ese lapso decenas de leyes, decretos y resoluciones de distintos gobiernos.
 
Brito expuso su plan A: quería que el oficialismo retirara el proyecto y lo cambiara por una sobrealícuota de Ganancias por única vez para hacer frente a los gastos derivados de la pandemia. Aseguró que con ese instrumento el Estado podría cosechar la misma recaudación y no ahuyentar inversiones ni darle a la oposición elementos para agitar fantasmas de expropiaciones masivas.
 
Ante la negativa de Heller, Brito acudió a Máximo Kirchner con otra impugnación al proyecto teñida de un súbito orgullo nacionalista: que pretende gravar a los dueños de grandes fortunas argentinos pero no a los dueños extranjeros de empresas radicadas en el país. Puso como ejemplo a Alfredo Coto, quien debería oblar la alícuota máxima del 3,5% en caso de aprobarse el tributo, pero cuyos competidores extranjeros -los dueños de Carrefour o Walmart, por caso- no estarían alcanzados.
 
La misma "injusticia" que podría interpretarse que hay entre él y a Ana Botín, la heredera del imperio Santander, si se analizara solamente el DNI de cada uno y no un proyecto de emergencia para cubrir una cuarta parte del costo que tuvo para el fisco el paquete de medidas para sostener a la economía durante el peor cimbronazo desde el crac de 2001-2002.
 
Quien planteó la misma objeción pero por interpósita persona fue Marcos Marcelo Mindlin, factótum del grupo Pampa Energía y discreto comprador de IECSA, la constructora insignia del grupo Macri que comandó hasta 2017 el primo hermano de Mauricio, Ángelo Calcaterra.
 
"Marcelo", como lo llamó afectuosamente Alberto Fernández cuando inauguraron juntos su última usina eléctrica a fines de junio, hizo llegar su inquietud directamente a Olivos. Tampoco obtuvo respuesta inmediata.
 

25-09-2020 / 10:09
El Gobierno de Alberto Fernández rescindió este jueves los contratos denominados de Participación Público Privada (PPP) para construir autopistas, en acuerdo con las empresas concesionarias. El PPP fue una fracasada iniciativa del ex ministro macrista de Transporte, Guillermo Dietrich, que dedicó más de un año y millonarios recursos a un sistema muy polémico por los costos financieros astronómicos que genera, al punto que en el Reino Unido, su país de creación, recibió críticas demoledoras del Parlamento británico.
 
El esquema público-privado del macrismo fue un fracaso y era ruinoso para el Estado. El costo de las obras iba a ser el triple del que correspondía y esos contratos en dólares representaban un gigantesco negocio para unos pocos. Al hacer el anuncio, el ministro de Obras Públicas, Gabriel Katopodis, dijo que el "esquema público-privado del macrismo fue un fracaso y era ruinoso para el Estado, ya que beneficiaba al sector financiero y las obras prometidas no se hicieron".
 
"El costo de las obras iba a ser el triple del que correspondía y esos contratos en dólares representaban un gigantesco negocio para unos pocos", agregó Katopodis. De esa forma, el Ministerio de Obras Públicas llegó a un acuerdo con la contratista a cargo de los corredores E y F, en el marco de un proceso de extinción de los contratos que comenzó en mayo con la intimación a las empresas concesionarias de seis corredores viales.
 
Así, a dos años de la fallida implementación del esquema de PPP, diseñado en la gestión del ex presidente Mauricio Macri, el Gobierno actual inició un proceso de rescisión de los leoninos contratos con las empresas que están a cargo de las concesiones de seis corredores viales, frente a la detección de "irregularidades e incumplimientos por parte de las concesionarias en sus obligaciones".
 

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar