La Opinión Popular
                  08:15  |  Viernes 18 de Septiembre de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
"El día que la pandemia termine va a haber un banderazo de los argentinos de bien". Alberto Fernández
Recomendar Imprimir
Nacionales - 08-09-2020 / 11:09
LOS DIPUTADOS QUE ESTUVIERON CON NUÑEZ NO SE QUIEREN HISOPAR

Un diputado macrista, que estuvo en sesión, dio positivo y tiene 36 contactos estrechos

Un diputado macrista, que estuvo en sesión, dio positivo y tiene 36 contactos estrechos
El diputado nacional José Núñez, de Cambiemos, anunció que dio positivo de coronavirus después de haber participado de manera presencial de la sesión del martes pasado, donde la oposición desafió la decisión de sesionar de manera remota y se sentó en el recinto.
El diputado nacional José Núñez, de Cambiemos, anunció que dio positivo de coronavirus después de haber participado de manera presencial de la sesión del martes pasado, donde la oposición desafió la decisión de sesionar de manera remota y se sentó en el recinto.
 
Fuentes de la Cámara indicaron que el legislador tuvo 36 contactos estrechos, los cuales deben ser hisopados. No es la primera vez que se activa el protocolo en la cámara. Sucedió lo mismo a fines de junio, cuando el diputado macrista Julio Sahad dio positivo después de participar de forma presencial de una sesión. La nueva provocó un fuerte fastidio en el bloque macrista, donde dicen que se expuso a todos por un capricho. Sin embargo, no todos los diputados macristas presentes en la sesión especial del martes pasado estarían dispuestos a hisoparse.
 
A pesar de este nuevo caso de coronavirus, el noveno en diputados, el macrismo insistirá con la necesidad de hacer sesiones presenciales para avanzar en los temas que ellos no consideran aptos para el tratamiento remoto, una distinción que carece de cualquier sustento legal o constitucional: no existen leyes de primera y leyes de segunda. Lo harán mañana, en la reunión de Labor Parlamentaria convocada por el presidente de la cámara, Sergio Massa, con los jefes de todos los bloques.
 
Saben que es una condición que el oficialismo no puede aceptar, por lo que parece más un chantaje o un candado contra la reforma judicial y el impuesto a las grandes fortunas (¿y el Presupuesto 2021?) que a un planteo apuntado a "buscar acuerdos para solucionar los problemas", como escribieron hoy.
 

 
De hecho, este mismo lunes el bloque de Cambiemos presentó un amparo en la justicia para terminar con las sesiones remotas. Sus legisladores insisten con sesionar de manera presencial.
 
Núñez había mostrado a través de varios tuits que estuvo en el recinto el martes pasado, cuando Cambiemos quiso obligar al oficialismo a contagiarse sesionando en el recinto, a pesar de las recomendaciones de los especialistas y del rechazo de los empleados de la Cámara. Un pedido que a la vista de lo ocurrido no parece haber sido extemporáneo, ya que hay personal de Diputados dentro de los que tuvieron contacto estrecho con Núñez.
 
Además de la presencia en el recinto, en un momento de la discusión los diputados de Cambiemos se juntaron en el Salón de los Pasos Perdidos, donde junto a periodistas y empleados se amontonaron decenas de personas.
 
En la Cámara hubo reproches porque los diputados de Cambiemos no quisieron utilizar los palcos como se había dispuesto para que se pueda cumplir con la distancia en el recinto. El único diputado que utilizó los micrófonos de los palcos fue el izquierdista Nicolás del Caño.
 
La Opinión Popular
 
 
JUNTOS POR EL CAMBIO
 
Contagios, condiciones y amparos: la novela de JxC en Diputados
 
El diputado José Núñez dio positivo, pero su bloque insiste con sesiones presenciales. Invitan a dialogar mientras denuncian en la Justicia.


Por Nicolas Lantos
 
La cuestión por momentos parece exceder el análisis político para adentrarse en otros campos del conocimiento. De otra manera, resulta difícil de explicar que el mismo día en el que un diputado de Juntos por el Cambio que estuvo presente el martes pasado en el recinto da positivo de coronavirus, poniendo en alerta a todo el bloque y a los trabajadores del Congreso, la cúpula opositora publica un nuevo comunicado exigiendo sesiones presenciales para el tratamiento de proyectos que no cuenten con su beneplácito.
 
En nombre de un supuesto "diálogo para retomar la sensatez política y la cordura institucional", proponen sentar en sus bancas a casi doscientos legisladores, cuatro veces lo que indica el protocolo que diseñó el director médico de la cámara, Marcelo Halac.
 
El mismo director médico se enteró a través de las redes sociales de que el santafesino José Núñez había dado positivo seis días después de participar de manera presencial de la última sesión de la cámara. Sólo a partir de que publicó su condición en su cuenta de Twitter el equipo de salud pudo comunicarse con él para trazar un mapa epidemiológico que permita determinar quiénes son los contactos estrechos que pudieron estar expuestos.
 
Un primer análisis detectó a más de treinta, entre legisladores, asesores y empleados del Congreso, pero siguen los esfuerzos para identificar si hubo otras personas en riesgo y hacerles un hisopado. El diputado tuitero se llevó un reto en hoja membretada con la firma de Halac: "La detección precoz de un eventual foco de transmisión exige el mayor de nuestros esfuerzos".
 
Núñez había asistido al recinto de la cámara de Diputados para exigir sesiones presenciales junto a más de 90 compañeros del interbloque de Juntos por el Cambio. El protocolo desarrollado para el trabajo en la cámara recomienda un máximo de 45 personas en el hemiciclo, habilitando los palcos para duplicar esa capacidad.
 
El interbloque opositor decidió, sin embargo, permanecer en sus bancas, superando largamente el número indicado por los médicos, aunque eligieron no loguearse a la sesión a través del sistema remoto.
 
El enésimo comunicado de la mesa nacional de JxC salió un rato después del zoom semanal de cada lunes y esta vez ninguno de los dirigentes de ese espacio podrá quejarse de que el contenido no lo representa porque fue consensuado con presencia de todos los sectores (con excepción del que conduce Emilio Monzó, autoexcluido de esas deliberaciones).
 
El texto, de escaso contacto con la realidad, impugna el funcionamiento del Congreso, alerta por la "gravedad institucional" de cosas que no existen, como "el proyecto de modificación del funcionamiento de la Corte Suprema" y ratifica el rumbo obstruccionista tomado por los interbloques opositores en ambas cámaras. Por supuesto, en el título hablan de diálogo, de sensatez política y de cordura institucional.
 
Nada invita al consenso tanto como una presentación judicial. Por eso, en simultáneo a la publicación de ese texto, las autoridades del bloque opositor impugnaron ante los Tribunales la sesión de la discordia, incluso poniendo en riesgo la ayuda que se votó para el sector turístico.
 
La primera frase de este párrafo podrá parecer una ironía. No para el cordobés Mario Negri, que esta tarde tuiteó sin ponerse colorado: "Desde Juntos por el Cambio proponemos al Gobierno abrir un espacio de diálogo. Creemos que varias de sus acciones alejan al país de la normalidad institucional. Por esto mismo hoy el interbloque JxC presentó un amparo para defender al Congreso del atropello que sucedió el martes". Ese será el tono de la propuesta que llevarán mañana a la reunión de Labor.
 
El oficialismo prepara una contraoferta muy similar a la que había tenido un principio de acuerdo el martes pasado entre los jefes de bloque y que fue rechazada por la oposición después de un cuarto intermedio para consultas. Allí, ofrecerán continuar con la modalidad virtual para el funcionamiento en comisiones y para sesiones con agenda definida.
 
Para los proyectos que JxC no quiere discutir así, habría sesiones de funcionamiento mixto, donde se garantiza un espacio seguro en el recinto a todos los legisladores que deseen participar de manera presencial, pero no obliga a nadie a asistir.
 
Así, todos los opositores que no quieran conectarse de forma remota tendrían una forma segura de participar in situ, pero el oficialismo podría continuar con la modalidad online.
 
Fuente: El Destape
 

Agreganos como amigo a Facebook
Un diputado macrista, que estuvo en sesión, dio positivo y tiene 36 contactos estrechos
Los diputados de Cambiemos en el Salón de los Pasos Perdidos en la sesión especial del martes pasado sin guardar el distanciamiento social.
17-09-2020 / 10:09
En las últimas horas se acaban de destapar otras dos grandes mentiras que divulgaron los grandes medios porteños en complicidad con oscuros personajes del Poder Judicial.
 
Marcos Córdoba, el maquinista del tren que en febrero de 2012 se estrelló en la estación de Once y provocó la muerte de 51 personas acaba de admitir que fue él quien desconectó deliberadamente el freno de emergencia. La confesión fue realizada en nombre de un presunto "arrepentimiento" y para solicitar un pedido de libertad condicional.
 
Recordemos que sobre la premisa de la "falla en el sistema de frenos" se armó toda la causa judicial tendiente a demostrar que el tren funcionaba mal y que la culpa era atribuible a funcionarios y empresarios.
 
Durante el juicio, cinco peritos demostraron que los frenos funcionaban correctamente y solo uno afirmó lo contrario. El juez Claudio Bonadío decidió creerle a este último y desestimar el informe de los restantes a quienes llegó a acusar por "falso testimonio". Este solo episodio muestra a las claras cómo se construyó una causa para atacar al gobierno de Cristina Fernández.
 
La otra gran mentira que recién ahora acaba de reconocer indirectamente el diario Clarín es que "la Morsa", vinculada al triple crimen de la efedrina, no es Aníbal Fernández sino Julio César Pose, un ex agente de la SIDE vinculado a la DEA. La imputación contra el entonces candidato a gobernador a la Provincia de Buenos Aires fue lanzada por Canal 13 en el programa de Jorge Lanata, periodista estrella del Grupo Clarín.
 
A partir de esa acusación infundada y nunca chequeada por Lanata ni por ningún otro periodista del Grupo, se montó una gigantesca campaña de desprestigio contra Aníbal Fernández semanas antes de las elecciones de octubre de 2015. 
 

17-09-2020 / 10:09
16-09-2020 / 10:09
Alberto Fernández envió el proyecto de Presupuesto al Congreso, en tiempo y forma. Se empezó a tratar el apodado impuesto a las grandes fortunas. Es necesario prever y también recaudar. Algo así como 12.000 multimillonarios alzan la guardia clamando que no pasarán. Juntos por el Cambio se dispone a defenderlos... es un partido de clase alta, como demostró cuando gobernaba.

Los presidentes de fuerzas nacionales y populares compartieron o comparten un ideario industrialista, con epicentro en las PyMEs; Raúl Alfonsín, Eduardo Duhalde, Néstor Kirchner, Cristina Fernández...


Alberto Fernández se entusiasma y trata de irradiar optimismo viajando, reabriendo. Días atrás, acompañado por el ministro de  Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, bendijo un nuevo modelo de Peugeot con una proporción elevada de autopartes de producción nacional. Usualmente es el 15 por ciento; en este caso se elevó al 40 por ciento. Nuevos productos para un mercado que quizá se dinamice tras un parate mayúsculo. Y un avance en la sustitución de importaciones, en bienes que se coproducen con Brasil.
 
La industria mejora de modo paulatino y heterogéneo, miden en la Casa Rosada. Con protocolos que en promedio se cumplen, por el cuidado mutuo en la comunidad de trabajo. Con una estructura sindical, que aún con sus fallas, vela por la salud de los laburantes. No hay azar sino pura lógica: el peligro y la muerte rondan donde la explotación es mayor: el Ingenio Ledesma funciona como prueba palpable.
 

16-09-2020 / 09:09
La Corte Suprema les dio una pésima noticia a los jueces macristas Leopoldo Bruglia y Pablo Bertuzzi: en una resolución de cinco líneas les dijo que no opinará por ahora sobre su situación, lo que implica que el tribunal dejará que el Senado avance con la decisión, prevista para hoy, de rechazar sus designaciones por el mecanismo que utilizó el gobierno de Mauricio Macri para trasladarlos "a dedo" desde el Tribunal Oral Federal 4 a la estratégica Cámara Federal de Comodoro Py sin que pasaran por un concurso ni por el Congreso para obtener el "acuerdo" que prevé la Constitución.
 
Cuando se debe cubrir una vacante de juez de cualquier instancia, se presentan solamente para ese cargo los candidatos, los que son sometidos a distintas pruebas (escrita, oral, entrevista) por el Consejo de la Magistratura que elige una terna. De los tres el Ejecutivo elige uno y lo manda al Senado y si este lo aprueba recién accede la persona al cargo. Estos jueces no participaron de concurso alguno ni fueron aprobados por el Senado, los puso Macri "a dedo".
 
Bruglia y Bertuzzi habían presentado un "per saltum" en un intento de obtener el respaldo supremo para frenar la revisión de sus nombramientos, y el lunes por la noche le pidieron a la Corte su "inmediata intervención". La respuesta fue "téngase presente", algo que en la jerga judicial se traduce como un desaire que, además, significa que los supremos avisan que se quedarán con la última palabra sobre esta polémica que envuelve a los nombramientos de jueces "a dedo".
 
Hasta ahora ambos camaristas cosecharon todas sentencias en contra, en primera instancia la jueza Ana María Biotti les rechazó el amparo y la Cámara les negó un pedido de medida cautelar para frenar el procedimiento del Senado. Por la misma senda va el juez macrista Germán Castelli, trasladado desde un tribunal de San Martín al Tribunal Oral Federal 7, donde tramita la causa de los cuadernos: la jueza Macarena Marra Giménez rechazó una medida cautelar para impedir la revisión de su nombramiento. 
 

15-09-2020 / 10:09
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar