Ante la cúpula del Ejecutivo, el Congreso y los gobernadores, Martín Guzmán anunció el notable éxito en la renegociación de la deuda externa, dejada en default virtual por Macri. El canje de deuda alcanzó una adhesión de 93,5%, lo que se eleva al 99,9% del total de los bonos elegibles por la clausulas de acción colectivas.
 
Alberto Fernández criticó las condicionalidades que genera el endeudamiento macrista irresponsable para una economía y reclamó "no volver a ese laberinto nunca más" y resaltó que, "a partir del acuerdo, puede pensarse otra Argentina menos desigual". El alivio de pagos para los próximos cinco años suma 42.500 millones de dólares.
 
"Hoy tenemos la tranquilidad de no haber traicionada la confianza de los argentinos. Hicimos las cosas como pensábamos hacerlas. Esta vez la deuda no la van a pagar los que menos tienen, los que peor están, los que más lo necesitan", dijo el presidente.
 
"Nos decían que había que arreglar rápido a cualquier precio o sino todo iba a ser peor. Nos decían que si no arreglábamos la Argentina iba a caer en default. Pero el país ya había ingresado hace tiempo en un default virtual", agregó.
 
El Presidente precisó algunos datos duros. "Sepan que en 2030 la Argentina deberá 38 mil millones de dólares menos que lo que debía en diciembre del año pasado. Nada de esto fue fácil. Pero lo hicimos. Los argentinos sabemos levantarnos cuando nos caemos. En diciembre sentíamos que estábamos caídos. Ahora estamos otra vez de pie y en marcha".
 
La negociación con los bonistas internacionales comenzó en diciembre y se cerró luego de nueve meses. El Gobierno hizo un acuerdo que le permitió al país bajar del 7,00 al 3,07 por ciento la tasa de interés de los bonos y despejar los pagos de deuda en los próximos años.
 
'/> La deuda que generó Macri, la reestructuró Alberto Fernández / La Opinión Popular
La Opinión Popular
                  07:44  |  Viernes 18 de Septiembre de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
"El día que la pandemia termine va a haber un banderazo de los argentinos de bien". Alberto Fernández
Recomendar Imprimir
Nacionales - 01-09-2020 / 10:09
LOS BUITRES, AMIGOS DE MACRI, SE QUEDARON CON LAS GANAS

La deuda que generó Macri, la reestructuró Alberto Fernández

La deuda que generó Macri, la reestructuró Alberto Fernández
Todo un símbolo: Martín Guzmán, Cristina Kirchner, Alberto Fernández y Sergio Massa. Todos juntos en el anuncio sobre que el 99% de la deuda bajo ley extranjera fue reestructurada.
Que país raro Argentina, los gobiernos neoliberales ''responsables'' generan brutales endeudamientos insostenibles y los gobiernos nacionales y populares, los ''derrochadores populistas'', arreglan y pagan los endeudamientos.
 
Ante la cúpula del Ejecutivo, el Congreso y los gobernadores, Martín Guzmán anunció el notable éxito en la renegociación de la deuda externa, dejada en default virtual por Macri. El canje de deuda alcanzó una adhesión de 93,5%, lo que se eleva al 99,9% del total de los bonos elegibles por la clausulas de acción colectivas.
 
Alberto Fernández criticó las condicionalidades que genera el endeudamiento macrista irresponsable para una economía y reclamó "no volver a ese laberinto nunca más" y resaltó que, "a partir del acuerdo, puede pensarse otra Argentina menos desigual". El alivio de pagos para los próximos cinco años suma 42.500 millones de dólares.
 
"Hoy tenemos la tranquilidad de no haber traicionada la confianza de los argentinos. Hicimos las cosas como pensábamos hacerlas. Esta vez la deuda no la van a pagar los que menos tienen, los que peor están, los que más lo necesitan", dijo el presidente.
 
"Nos decían que había que arreglar rápido a cualquier precio o sino todo iba a ser peor. Nos decían que si no arreglábamos la Argentina iba a caer en default. Pero el país ya había ingresado hace tiempo en un default virtual", agregó.
 
El Presidente precisó algunos datos duros. "Sepan que en 2030 la Argentina deberá 38 mil millones de dólares menos que lo que debía en diciembre del año pasado. Nada de esto fue fácil. Pero lo hicimos. Los argentinos sabemos levantarnos cuando nos caemos. En diciembre sentíamos que estábamos caídos. Ahora estamos otra vez de pie y en marcha".
 
La negociación con los bonistas internacionales comenzó en diciembre y se cerró luego de nueve meses. El Gobierno hizo un acuerdo que le permitió al país bajar del 7,00 al 3,07 por ciento la tasa de interés de los bonos y despejar los pagos de deuda en los próximos años.
 

 
"Empecemos a construir una Argentina que sea sostenible. Ser sostenible no es solamente que podamos pagar las deudas que asumimos. Un país es sostenible cuando todos tienen posibilidad de crecer en el lugar en el que nacen. En ese momento seremos un país sostenible", dijo Alberto en el evento realizado en el Museo del Bicentenario.
 
"Cuando tenemos deuda significa que tenemos menos dinero para financiar la investigación. Para educar a nuestros hijos. Para nuestros maestros. Para los hospitales que atienden a la gente. Que un país se endeude implica que el Ministerio de Salud se cierra, que se cierran las Pymes, que cae el empleo registrado", aseguró el mandatario.
 
Fernández indicó que la Argentina perdió su rumbo como consecuencia del endeudamiento. "Entre mayo de 2018 y diciembre de 2019 soportamos 3 grandes devaluaciones y tuvimos la inflación más alta en 30 años. Pido que grabemos en la memoria aquello que nos duele. Para que nunca más nos vuelva a doler", propuso.
 
La Opinión Popular
 
 
 
Cuál es el impacto del canje de la deuda en la actividad económica real
 
El país se ahorra 37.700 millones de dólares. La obra pública y la inversión social en el eje de la agenda post canje del ministro de Economía, Martín Guzmán.
 
El ministro de Economía, Martín Guzmán, anunció este lunes que el proceso de reestructuración de deuda en dólares bajo ley extranjera finalizó con un nivel de adhesión de 93,5 por ciento, lo que resuelve la situación del 99 por ciento de ese pasivo.
 
La operación significará un alivio de 37.700 millones de dólares y una curva de vencimientos que redistribuye los compromisos de manera sostenible en el tiempo. Esto le dará al ministro aire para iniciar la segunda etapa de su gestión y que estará vinculada más directamente con la economía real. Guzmán adelantó cuál será el destino de esos recursos que el país se ahorrará en pago de deuda.
 
Tras el cierre del proceso que, según informó el presidente Alberto Fernández, fue el oficialmente el domingo 30 de agosto, la negociación será con el staff del Fondo Monetario Internacional por un nuevo acuerdo de facilidades extendidas sobre la línea de crédito que le otorgó al macrismo.
 
Sin embargo, la posibilidad de despejar del horizonte los vencimientos en dólares con los acreedores privados alivia las cuentas públicas y permite el equipo económico para enfocarse en impulsar la actividad.
 
La manera concreta en que prevé hacerlo quedará plasmado en el proyecto de Presupuesto que enviará al Congreso el próximo 15 de septiembre, aunque durante el anuncio enumero los principales destinos de ese esfuerzo. "Ese Presupuesto va a mostrar la visión de que en un contexto de una recesión tan profunda el Estado va a jugar un rol decisivo en política públicas para la recuperación", aseguró el titular del Palacio de Hacienda.
 
"Nos da un horizonte financiero diferente para implementar políticas públicas en pos de recuperar la economía y establecerla en un sendero de desarrollo inclusivo y sostenido", aseguró Guzmán.
 
"Si Argentina hubiese tenido que enfrentar esta carga de deuda, la consecuencia que hubiese tenido para las políticas públicas hubiera sido devastadora para cualquier proceso de desarrollo. Implicaba más ajuste en un momento de recesión, que era el camino que se había seguido durante los dos años previos", explicó el titular del Palacio de Hacienda.
 
 
Más en concreto
 
El ministro detalló las principales partidas sobre las que se suelen hacer "ajustes de gasto" para contar con los recursos necesarios para el pago de deuda, un esquema que también deberá discutir con el Fondo.
 
"Implicaba menos posibilidades de recursos para la Educación, la Ciencia y  la Tecnología, la Salud e Infraestructura Pública. Significaba más ajuste en un momento de recesión. Era el camino que se habría", agregó Guzmán durante la presentación de los resultados del canje en un acto encabezado por Alberto Fernández y la vicepresidenta Cristina Fernández, junto a todos los gobernadores (de manera virtual).
 
"Es el alivio que necesita la Argentina para desarrollarse", aseguró el funcionario. También detalló que otro efecto inmediato de la reestructuración es que permite "generar condiciones de estabilidad cambiaria que le permitan al país ir desarrollando instrumentos de financiamiento en la propia moneda".
 
Es una apuesta que hizo desde el primer momento el ministro y que explica la firme decisión de dar condiciones igualitarias a los bonistas con ley local respecto de lo que se ofreció a los de ley extranjera. Guzmán remarcó en el anuncio esta igualdad en el tratamiento. "Arreglar el problema de los dólares era importante también para poder tener financiamiento en pesos", explicó.
 
Finalmente, el impacto para las empresas argentinas que tienen acceso al financiamiento externo. "Si el sector público resuelve un esquema de financiamiento sostenible y determina condiciones más accesibles para el sector privado, esto favorece entonces el crédito y, por ende, las inversiones", afirmó el funcionario.
 
Luego el Presidente reforzaría la idea de Guzmán aseguran que  la obra pública va a ser el principal motor de la economía en el corto plazo, la promoción de las inversiones productivas y el desarrollo de la Economía del Conocimiento. Con el traspaso de la Secretaría de Energía bajo la órbita de Economía, Guzmán se agenda una nueva tarea en el desarrollo de la infraestructura del país.
 
Guzmán apuntó a las provincias, que durante el macrismo se endeudaron en dólares y hoy son una carga para las cuentas públicas nacionales.
 
"Se han endeudado en los años previos en dólares. Esto genera problemas al resto de la economía porque hay una sola caja. Por eso es muy importante que ahora, todas las provincias que tengan deuda en dólares continúen resolviendo sus problemas respetando los lineamientos de sostenibilidad que ha establecido el gobierno nacional", concluyó el ministro.
 
Por Cristian Carrillo
 
Fuente: El Destape
 

Agreganos como amigo a Facebook
17-09-2020 / 10:09
En las últimas horas se acaban de destapar otras dos grandes mentiras que divulgaron los grandes medios porteños en complicidad con oscuros personajes del Poder Judicial.
 
Marcos Córdoba, el maquinista del tren que en febrero de 2012 se estrelló en la estación de Once y provocó la muerte de 51 personas acaba de admitir que fue él quien desconectó deliberadamente el freno de emergencia. La confesión fue realizada en nombre de un presunto "arrepentimiento" y para solicitar un pedido de libertad condicional.
 
Recordemos que sobre la premisa de la "falla en el sistema de frenos" se armó toda la causa judicial tendiente a demostrar que el tren funcionaba mal y que la culpa era atribuible a funcionarios y empresarios.
 
Durante el juicio, cinco peritos demostraron que los frenos funcionaban correctamente y solo uno afirmó lo contrario. El juez Claudio Bonadío decidió creerle a este último y desestimar el informe de los restantes a quienes llegó a acusar por "falso testimonio". Este solo episodio muestra a las claras cómo se construyó una causa para atacar al gobierno de Cristina Fernández.
 
La otra gran mentira que recién ahora acaba de reconocer indirectamente el diario Clarín es que "la Morsa", vinculada al triple crimen de la efedrina, no es Aníbal Fernández sino Julio César Pose, un ex agente de la SIDE vinculado a la DEA. La imputación contra el entonces candidato a gobernador a la Provincia de Buenos Aires fue lanzada por Canal 13 en el programa de Jorge Lanata, periodista estrella del Grupo Clarín.
 
A partir de esa acusación infundada y nunca chequeada por Lanata ni por ningún otro periodista del Grupo, se montó una gigantesca campaña de desprestigio contra Aníbal Fernández semanas antes de las elecciones de octubre de 2015. 
 

17-09-2020 / 10:09
16-09-2020 / 10:09
Alberto Fernández envió el proyecto de Presupuesto al Congreso, en tiempo y forma. Se empezó a tratar el apodado impuesto a las grandes fortunas. Es necesario prever y también recaudar. Algo así como 12.000 multimillonarios alzan la guardia clamando que no pasarán. Juntos por el Cambio se dispone a defenderlos... es un partido de clase alta, como demostró cuando gobernaba.

Los presidentes de fuerzas nacionales y populares compartieron o comparten un ideario industrialista, con epicentro en las PyMEs; Raúl Alfonsín, Eduardo Duhalde, Néstor Kirchner, Cristina Fernández...


Alberto Fernández se entusiasma y trata de irradiar optimismo viajando, reabriendo. Días atrás, acompañado por el ministro de  Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, bendijo un nuevo modelo de Peugeot con una proporción elevada de autopartes de producción nacional. Usualmente es el 15 por ciento; en este caso se elevó al 40 por ciento. Nuevos productos para un mercado que quizá se dinamice tras un parate mayúsculo. Y un avance en la sustitución de importaciones, en bienes que se coproducen con Brasil.
 
La industria mejora de modo paulatino y heterogéneo, miden en la Casa Rosada. Con protocolos que en promedio se cumplen, por el cuidado mutuo en la comunidad de trabajo. Con una estructura sindical, que aún con sus fallas, vela por la salud de los laburantes. No hay azar sino pura lógica: el peligro y la muerte rondan donde la explotación es mayor: el Ingenio Ledesma funciona como prueba palpable.
 

16-09-2020 / 09:09
La Corte Suprema les dio una pésima noticia a los jueces macristas Leopoldo Bruglia y Pablo Bertuzzi: en una resolución de cinco líneas les dijo que no opinará por ahora sobre su situación, lo que implica que el tribunal dejará que el Senado avance con la decisión, prevista para hoy, de rechazar sus designaciones por el mecanismo que utilizó el gobierno de Mauricio Macri para trasladarlos "a dedo" desde el Tribunal Oral Federal 4 a la estratégica Cámara Federal de Comodoro Py sin que pasaran por un concurso ni por el Congreso para obtener el "acuerdo" que prevé la Constitución.
 
Cuando se debe cubrir una vacante de juez de cualquier instancia, se presentan solamente para ese cargo los candidatos, los que son sometidos a distintas pruebas (escrita, oral, entrevista) por el Consejo de la Magistratura que elige una terna. De los tres el Ejecutivo elige uno y lo manda al Senado y si este lo aprueba recién accede la persona al cargo. Estos jueces no participaron de concurso alguno ni fueron aprobados por el Senado, los puso Macri "a dedo".
 
Bruglia y Bertuzzi habían presentado un "per saltum" en un intento de obtener el respaldo supremo para frenar la revisión de sus nombramientos, y el lunes por la noche le pidieron a la Corte su "inmediata intervención". La respuesta fue "téngase presente", algo que en la jerga judicial se traduce como un desaire que, además, significa que los supremos avisan que se quedarán con la última palabra sobre esta polémica que envuelve a los nombramientos de jueces "a dedo".
 
Hasta ahora ambos camaristas cosecharon todas sentencias en contra, en primera instancia la jueza Ana María Biotti les rechazó el amparo y la Cámara les negó un pedido de medida cautelar para frenar el procedimiento del Senado. Por la misma senda va el juez macrista Germán Castelli, trasladado desde un tribunal de San Martín al Tribunal Oral Federal 7, donde tramita la causa de los cuadernos: la jueza Macarena Marra Giménez rechazó una medida cautelar para impedir la revisión de su nombramiento. 
 

15-09-2020 / 10:09
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar