La Opinión Popular
                  03:26  |  Martes 29 de Septiembre de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
"El día que la pandemia termine va a haber un banderazo de los argentinos de bien". Alberto Fernández
Recomendar Imprimir
Nacionales - 08-08-2020 / 10:08
LA DERECHA PIERDE ANCLAJE EN LA REALIDAD

Los contreras y el discurso mágico del macrismo

Los contreras y el discurso mágico del macrismo
Los medios reproducen embelasados las críticas de Alfonso Prat Gay, el ex ministro que se endeudó sin límites para permitir la fuga de dólares, al ministro Martín Guzmán que consiguió el acuerdo. Macri se va de vacaciones de lujo y se desentiende del destino de los que volverían a votarlo. El juez Irurzun traiciona al juez Irurzun de hace un año.
"La negociación se parece a la cuarentena: es mucho más larga de lo que requería el problema", fue el comentario despectivo de Alfonso Prat Gay sobre el ministro Martín Guzmán que negociaba una deuda imposible de pagar cuya mayor parte fue tomada durante su gestión.
 
El ex ministro de Mauricio Macri rompió todas las marcas al demostrar que su impericia en el manejo de la economía hubiera sido peor como infectólogo. Cosas veredes amigo Sancho, que nunca crederes: un ex ministro que critica al que resolvió el desastre que él creó, más un sector de la oposición que apostó al fracaso de la negociación y al desborde de la pandemia.
 
La chorrada de críticas que recibió Guzmán mientras negociaba la deuda provenía de estos personajes. "Se podría haber logrado un acuerdo mejor", dijo el caradura de Prat Gay en otras declaraciones. Cuando le tocó negociar con los fondos buitres, Prat Gay les pagó más de lo que habían reclamado. Eso sí: en tiempo récord.
 
Si lo que quería Prat Gay era sobreendeudar al país, fue el mejor ministro de Economía de la historia. ¿Y los argentinos? bien gracias. Pero después de esa performance más que desastrosa, la corporación de medios y sectores empresarios y de las finanzas lo siguen tomando como referente de consulta.
 
Se confirma esa visión que apuntó Jorge Alemán sobre un discurso de la política como especie de locura sin anclaje en la realidad. Se contrapone a la realidad. En esa nueva racionalidad de la derecha, el que se guía por la realidad resulta un fanático que se niega al discurso mágico.
 
Los medios y periodistas de derecha le van a preguntar a Prat Gay porque lo escucha un empresario aunque perdió plata, así como lo escuchan comerciantes que se fundieron con sus medidas. Desconfían del muchacho de 38 años que les salvó la vida porque es académico y votarían de nuevo al que los llevó a la ruina.
 

 
Macri de vacaciones
  
El ex presidente Mauricio Macri se fue de vacaciones millonarias a París y la Costa Azul. Se supone que alguien que quiere ser presidente desde la derecha, el populismo, el centro, la izquierda, o lo que sea, aspira a mejorar la vida de los argentinos. Resulta que los argentinos tuvieron un presidente al que le interesa tres pepinos la tragedia que deben afrontar con la pandemia.
 
Hay decenas de miles de infectados que sufren, más miles de personas que han perdido a sus seres queridos, trabajadores de la salud en una lucha épica con riesgo de sus vidas y el tipo al que votaron se va de paseo. Ni se preocupa por las apariencias. El mensaje es ese: voten a gente a los que ustedes no les importan. Uno espera que esos médicos que lo votaron puedan reflexionar.
 
Desde la Costa Azul, el tipo comenta la negociación de la deuda y afirma que "un default no le hubiera hecho bien a nadie", cuando fue él quien dejó al país en default. Argentina no estaba pagando sus deudas cuando Macri dejó la presidencia. Consiguió encerrar en la misma frase un cuestionamiento a sí mismo como si fuera una crítica al que evitó el default.
 
En este contexto, un periodista que ha justificado todos los golpes bajos y acciones difamatorias para defenestrar al actual gobierno y defender al macrismo hizo un gesto de festejo cuando le informaron sobre las cifras de infectados y muertos por la pandemia. La cámara justo lo estaba enfocando y no se dio cuenta. Después dijo que estaba festejando las cifras del rating que le habían pasado por el auricular. Lo cual también es probable.
 
 
La cuarentena
  
Las críticas feroces contra Guzmán en los días previos al anuncio del acuerdo estaban jugadas al fracaso de la negociación y a que el gobierno tuviera que oficializar el default. Y con la pandemia, ante los elogios en todo el mundo a Alberto Fernández por la cuarentena temprana, esta parte de la oposición apostó a que los contagios se descontrolaran.
 
Presentaron la cuarentena como un "estado de sitio" y la confrontaron con "la libertad de decisión". En todo el mundo los países se declararon en "estado de emergencia", "estado de excepción" o "emergencia epidémica". Aquí la oposición recortó el mundo como si fuera el único país que tomó esta clase de decisiones y criticó a la cuarentena por autoritaria, por demasiado larga y estricta. La única forma de confirmar ese cuestionamiento era que la pandemia se descontrolara.
 
La cuarentena no suspende las garantías y derechos constitucionales, como sí lo hace el Estado de sitio. El último en declararlo fue el gobierno de Fernando de la Rúa al que perteneció la mayoría de los que integran la coalición macrista, los mismos que ahora critican a la cuarentena porque es un "estado de sitio".
 
Es un secreto a voces la discusión entre el gobernador bonaerense, Axel Kicillof, por mantener la cuarentena, y el jefe de gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta, por flexibilizarla. La CABA es el lugar con mayor densidad de población y por lo tanto, el mayor foco de infección. Y la dinámica centralizada del movimiento de personas en el país, la convierte también en el mayor foco de propagación.
 
La sociedad no pudo sostener la cuarentena como las primeras semanas, en muchos casos por problemas lógicos de subsistencia, y la cuarentena se relajó de hecho, autorizada o no. Y cuando se aflojó más y la gente empezó a reunirse en las plazas y los cafés, se produjo el salto en la cantidad de infectados y de muertos.
 
Así como sucede con la deuda externa y la cuarentena, los cortocircuitos lógicos en el discurso de las corporaciones mediática y judicial que intervinieron en el lawfare tiene puntos de altísima intensidad.
 
 
Las escuchas ilegales
  
Todos los argentinos escucharon cantidad de grabaciones privadas de dirigentes kirchneristas, algunos de ellos presos de manera irregular. La difusión de esas grabaciones era ilegal y una flagrante violación de los derechos de las personas que habían sido espiadas.
 
El juez Martín Irurzun, de la Cámara Federal porteña, era el responsable de la confidencialidad de esas grabaciones cuando fueron distribuidas a los periodistas que trabajaban con los servicios de inteligencia para que las difundieran.
 
Ahora el juez Irurzun suspendió y acotó la investigación de los celulares del ex presidente Mauricio Macri y advirtió a la jueza que debía destruir aquellas conversaciones que no estuvieran relacionadas con la investigación. Es el mismo juez que tenía responsabilidad sobre la confidencialidad de las grabaciones cuando se difundían conversaciones privadas de dirigentes kirchneristas. No fue tan severo en ese momento. Ni siquiera se preocupó por investigar esos delitos.
 
Una resolución reciente del Consejo de la Magistratura decidió investigar los traslados irregulares de jueces al fuero federal realizados por el macrismo. Uno de esos magistrados es Leopoldo Bruglia, que firmó la resolución favorable al ex presidente Mauricio Macri, junto con Irurzun.
 
Los jueces que tuvieron protagonismo en la persecución judicial a los dirigentes sociales y ex funcionarios kirchneristas no tienen credibilidad cuando asumen estas resoluciones. No importa si son o no correctas. Las desgrabaciones las escuchó todo el mundo, lo que no tendría que haber sucedido. Y el responsable es el mismo que ahora aconseja que se destruyan por seguridad.
 
El discurso mágico del macrismo puede funcionar en la política con un sector de la sociedad. Pero no se puede construir un país con justicia sobre esa base.
 
Por Luis Bruschtein
 
Fuente: Página12
 

Agreganos como amigo a Facebook
28-09-2020 / 10:09
"Nunca en toda nuestra historia se desplazaron a jueces de los cargos que titularizan en un juzgado o tribunal por decretos del Poder Ejecutivo. Hasta acá, las remociones o desplazamientos forzados de los jueces habían sido patrimonio exclusivo de los gobiernos que usurparon el poder por golpes de Estado", señalaron los legisladores del interbloque opositor.
 
Este texto forma parte de una declaración en la cual un conjunto de legisladores de Juntos por el cambio "exhortan" a la Corte a intervenir en la cuestión abierta sobre la anulación del traslado de los jueces Bruglia, Bertuzzi y Castelli decidida en su momento por el entonces presidente Macri a través de un decreto.
 
La mentira en la discusión de los hechos consiste en que se rechaza una "remoción", cuando de lo que se trata es justamente del restablecimiento de la forma establecida por la Constitución, violentada durante el anterior gobierno y reemplazada por la decisión presidencial sin necesidad del paso por el Senado: la famosa designación "a la carta". Pero la cuestión principal no es la falsificación de los hechos sino el tono del documento.
 
Lo realmente inédito en los años posteriores a 1983 es la expresa deslegitimación de un gobierno producida por el principal bloque de oposición. Una deslegitimación que, además, no surge del entusiasmo de un discurso de barricada, sino que forma parte de un documento de diputados del Congreso de la nación dirigido nada menos que a la Corte Suprema.
 
En buen romance, miembros de un poder de la república le piden a otro poder que restablezca la vigencia de la constitución alterada por la acción de un tercer poder -el ejecutivo. Eso sí que es un ataque directo y perverso a la legalidad democrática en uno de sus aspectos cardinales como es el carácter soberano del sufragio popular, el principio de la mayoría electoral como forma de elegir las autoridades. 
 

28-09-2020 / 10:09
En vísperas del fallo del martes sobre la causa por la anulación de los traslados de los jueces Pablo Bertuzzi, Leopoldo Bruglia y Germán Castelli, manifestantes de la derecha macrista realizaron una protesta frente a la casa de Ricardo Lorenzetti, el ministro de la Corte Suprema, en la localidad santafesina de Rafaela.
 
En medio de la avanzada opositora y de las fake news de los grandes medios cercanos al macrismo, con bocinazos, banderas argentinas y diversos carteles, una caravana de lujosos autos se acercó en la tarde del sábado hasta la casa donde el magistrado suele pasar sus fines de semana. La protesta fue repudiada por distintos funcionarios de peso del Gobierno nacional.
 
Los vehículos llevaban pegados carteles contra el Frente de Todos. "Señores jueces, dejen de violar la Constitución", "Alberto y Cristina, fuera de la Argentina" y "Despierten argentinos, no a la impunidad K", rezaban algunas de las pancartas. Señalan a  la militante ultra macrista Corina Vecchioli como organizadora del escrache propio del fascismo. 

Lo que hacen los dirigentes del sector más derechista de Juntos por el Cambio, extremadamente fanatizados, es bochornoso, no tiene límites ni vergüenza. En la caravana cantaron consignas destituyentes y buscan proteger los cargos de los jueces puestos a dedo, para lograr la impunidad de Mauricio Macri en todos los delitos que habría cometido.

Ahora bien, si la Corte Suprema viola la Constitución y avala la demanda enfurecida de la oposición macrista ¿los próximos jueces se nombrarían por decreto del presidente Fernández?

La Opinión Popular


27-09-2020 / 11:09
Si en la Argentina hubiera un golpe de Estado exitoso contra el gobierno peronista, los diarios del día siguiente hablarían de transición, de unidad y de preservar las instituciones. La mayoría de los canales de noticias y de las radios consagradas le darían voz solamente a los conspiradores y callarían las denuncias sobre la violencia y la ilegalidad de los acontecimientos.
 
La oposición política no quebraría lanzas para defender la democracia. Los gobiernos de la región, como Brasil y Bolivia, no tardarían en reconocer la legitimidad de las autoridades de facto. Estados Unidos tampoco. Si todo llega a consumarse, revertirlo será una tarea imposible.
 
De ahí la urgencia, más actual que en ningún otro momento desde la década del '80, de que todos aquellos que estén comprometidos con el estado de Derecho, políticos, sindicalistas, empresarios y referentes de la sociedad civil, medios y comunicadores, de todos los colores políticos, dejen de lado cualquier diferencia para trazar una línea y renovar el compromiso del Nunca Más.
 
Es un escenario todavía lejano, a solo nueve meses de las elecciones que Alberto Fernández ganó con holgada mayoría, con una gestión que a pesar de la doble crisis de la economía y el coronavirus consigue sostener una tensa calma social, con algunos números que invitan a pensar en una incipiente recuperación y con el apoyo de las dos cámaras del Congreso, las centrales obreras y una enorme mayoría de los gobernadores.
 
También es cierto que la sociedad argentina ha tramitado su vínculo con la dictadura de forma más madura que sus vecinos, con un compromiso por los derechos humanos que es ejemplar en todo el mundo y la resistencia a un intento golpista, al parecer, aún es muy fuerte en la sociedad, incluso entre sectores netamente opositores. 
 

27-09-2020 / 10:09
La protesta de la Policía Bonaerense que llegó hasta Olivos y la columna de Macri en La Nación que apuntó a romper todo diálogo entre Gobierno y oposición convencieron al Presidente y a su entorno de que era necesario salir a dar pelea y retomar la iniciativa de la agenda política.
 
De hecho, ya aquella respuesta que tuvo el reclamo policial, más allá de que el Presidente la anunció en su tono habitual calmo, mostró una nueva actitud: la decisión de transferir a la provincia de Buenos Aires buena parte de los recursos que hasta entonces se enviaban a la Ciudad tomó a la oposición por sorpresa.
 
Aunque a partir de entonces hubo algunos cortocircuitos con el jefe de gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, la mira de la Casa Rosada está puesta en el sector ultra que encabezan Macri y Patricia Bullrich, con declaraciones ya abiertamente desestabilizadoras como cuando hablan de "sustitución" del Gobierno o del "fraude" con el que supuestamente ganó Fernández al que hizo referencia el senador Esteban Bullrich.
 
"Culpar de la crisis a la pandemia es algo abstracto, está claro que el Gobierno tiene que personalizar las críticas en alguien y Macri es el indicado. Dejó el país hace unos meses incendiado, se fue de vacaciones al exterior mientras la gente padecía y en las encuestas es el dirigente de peor imagen", detallaba un funcionario que trabaja en el mensaje oficial. Eso explica que en las últimas apariciones desde Fernández para abajo se acentuaran las referencias al ex presidente. 
 

26-09-2020 / 10:09
El presidente Alberto Fernández mostró su fastidio por las actitudes del presidente del Tribunal, Carlos Rosenkrantz, y lo criticó en dos ocasiones. Por su actitud frente a la política de género y, fundamentalmente, por su activa participación en defensa de los jueces trasladados a dedo por el macrismo.
 
"¿Cuál es la disyuntiva que tiene el presidente de la Corte de con tanto ahínco impulsar esto? ¿Qué es lo que está buscando?", se preguntó Alberto respecto a la decisión de Rosenkrantz de convocar a un acuerdo extraordinario en el máximo tribunal para tratar los recursos presentados por los jueces macristas Pablo Bertuzzi, Leopoldo Bruglia y Germán Castelli, quienes buscan impedir sus traslados.
 
Para entender mejor las palabras de Fernández hay que saber que había trascendido la información de un encuentro reservado entre Rosenkrantz y Mauricio Macri para decidir una estrategia para tratar de mantener en sus puestos a estos jueces movidos a dedo por el ex presidente.
 
"Me llama mucho la atención por los comentarios que me llegan, por cosas que se ven dentro de la Corte, porque, la verdad, lo único que estamos haciendo es establecer un orden perdido por el gobierno anterior", expresó el Presidente complementando otras críticas al Tribunal por las demoras en la aplicación de la ley Micaela en el Poder Judicial. La Corte emitió luego un comunicado respondiendo sólo a este último punto.
 
En las dos intervenciones del Presidente, los cuestionamientos estuvieron dirigidos principalmente a Rosenkrantz, ex abogado del Grupo Clarín, a quien en Gobierno ya ven actuando en sintonía con la estrategia del macrismo y de los grandes medios porteños afines. 
 

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar