La Opinión Popular
                  03:42  |  Martes 29 de Septiembre de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
"El día que la pandemia termine va a haber un banderazo de los argentinos de bien". Alberto Fernández
Recomendar Imprimir
Nacionales - 07-08-2020 / 10:08
ENTUSIASMADO POR EL EFECTO CANJE

El Gobierno se ilusiona con una recuperación económica en "V"

El Gobierno se ilusiona con una recuperación económica en
En el equipo económico creen que las turbulencias financieras se aplacarán cuando quede en evidencia que el presupuesto 2021 será cauteloso en lo fiscal.
En plena recesión y en medio del proceso de flexibilización de las restricciones por la pandemia, el debate sobre cómo sería la recuperación de la economía toma vigencia. ¿Cómo será? ¿Un dibujo en V? ¿Será acaso más apaisada? ¿O la Argentina estará condenada a convivir con una L, en el mejor de los casos, castigada por la crisis permanente?
 
Ese debate se mezcla con la política. María Eugenia Vidal, por caso, levantó el perfil público el jueves por la mañana en un "zoom" en el que planteó -en base a su economista de cabecera, Hernán Lacunza, que la economía caerá este año un 12%, pero que en 2021 no podrá recuperar lo perdido.
 
Más optimista, el economista Emmanuel Álvarez Agis -cercano ideológicamente a la Casa Rosada- cree que la actividad se recuperará pero para asegurarlo reclama una mayor y decisiva participación del Estado, a través del gasto público.
 
"Ahora que arreglamos con los acreedores llegó el momento de gastar. En la pandemia, hay que gastar más. El Estado argentino gasta la mitad que su par de Chile o Perú. Y mucho menos que Brasil", argumenta Agis.
 
Desde Economía se aboga por un ordenamiento fiscal, de cara a las inminentes negociaciones con el Fondo Monetario Internacional. Pero no sólo por eso. Martín Guzmán demostró desde un primer momento que valora la cautela a la hora de programar el gasto público, lo que quedó a la vista cuando se suspendió la actualización automática de las jubilaciones.
 
En el Gobierno creen que esta semana fue la mejor desde que Alberto Fernández se puso la banda presidencial.
En el equipo económico sospechan que la buena onda perdurará. Y no lo avalan por una cuestión de fe religiosa. Los funcionarios comparten algunos de los datos positivos de la actividad, que los sorprendió gratamente a ellos mismos.
 
Juzgan, sin temor a hacerlo con premura, que se trata de los primeros indicios de una recuperación veloz. Incluso destacan la "V corta" de la palabra "veloz".
 

 
Disfrutando el cambio de clima
 
Entre esos datos positivos sobresalen:
 
·         El índice Construya -que da cuenta de la venta de insumos para la construcción, elaborado por las principales empresas del sector- cerró julio con una recuperación del 27% en relación a junio. Pero, sobre todo, con una mejora del 13,6% en relación con julio del año pasado. Y con una suba del 5% contra julio de 2018. En otras palabras, el optimismo radica en que, en la economía pandémica, las ventas de materiales de la construcción fue superior a la de los dos últimos años del gobierno anterior.
·          
·         También hay datos positivos en sectores industriales que venían muy castigados, como el automotor. El hecho de que las terminales hayan tenido en julio un repunte de 36% respecto del mes anterior, y que ya se ubiquen en niveles de producción apenas 1,5% por debajo de hace un año fue recibido como un indicador indudable de recuperación de la dinámica pre-cuarentena.
·          
·         Después de una primera quincena floja por el retorno a una cuarentena más dura, la última semana del mes pasado terminó con una fuerte recuperación. "En la semana del 23 al 29 de julio, la actividad industrial (medida en base al consumo de energía) prácticamente volvió a los niveles del mismo período del año pasado (-2,5% interanual)", apunta Diego Schteingart, director del CEP (Centro de Estudios para la Producción del Ministerio de la Producción).
·          
·         En diálogo con iProfesional, Schteingart destaca también la evolución del comercio, sobre todo fuera del AMBA, donde el coronavirus está pegando más fuerte. "El Ahora 12 y el Hot Sale marcan una fuerte recuperación", apunta el especialista. Un dato: el Hot Sale vendió $19.000 millones, el doble que el año pasado.
 
El funcionario también tiene datos sobre fuertes mejoras en rubros como "muebles", "colchones" y "línea blanca", en algunos de los cuales hubo quiebre de stock ante la reaparición de la demanda, en un contexto en el cual algunas industrias no habían vuelto a operar a pleno.
 
Schteingart tiene una hipótesis: que en algunos distritos del interior, adonde se flexibilizó antes que en el AMBA, el IFE de $10.000 sirvió para motorizar el consumo y para hacer refacciones en los hogares.
 
Claro, ahora -con el brote de virus en varias provincias que parecían ajenas al Covid-19- habrá que ver si aquella realidad que insinuaban buenas noticias, no habrá quedado como una foto de antaño.
 
 
Principal arma, la estabilización
 
Los últimos registros sobre la actividad, sin tratarse de un todo sino más bien de los primeros datos de la recuperación, entusiasman a los funcionarios.
 
En el gabinete económico existe el convencimiento que el acuerdo con los acreedores puso la base para la estabilización financiera. Un valor que la Argentina perdió en abril de 2018 y nunca más recuperó.
 
Los funcionarios creen que las presiones cambiarias se diluirán en las próximas semanas, cuando quede claro que el Gobierno va hacia una prudencia presupuestaria, tratando de apaciguar los gastos cíclicos, generados por la extensión de la pandemia.
 
Desde Economía no quieren dar precisiones sobre el Presupuesto 2021 que irá al Congreso en las próximas semanas. Pero, por otra vía, aseguran que Guzmán coordinará con Kristalina Georgieva un encuentro virtual, que sirva como inicio informal de la negociación con el Fondo Monetario.
 
La reunión se dará "en cualquier momento", dicen en el Palacio de Hacienda, para dar cuenta de la agenda pública que tendrá el ministro, ahora que cerró trato con los principales fondos de inversión, aun los más rebeldes durante la última negociación.
 
"La estabilización ganada con el acuerdo potencia la recuperación, y ahora tendrá un empalme con un Presupuesto moderado en lo fiscal, que dará confianza", resume uno de los funcionarios con voz en el equipo económico.
 
La apuesta del Gobierno es mixta. Por un lado, habrá respaldo hacia la obra pública como una señal del apoyo al modelo productivo, que es mano de obra intensivo y que no requiere de divisas para salir adelante.
 
Ahora bien, ese gesto deberá ser la bandera de largada para el sector privado. A los ojos del Gobierno, el Estado argentino -a diferencia de otros de la región y ni hablar de los países desarrollados- tiene límites muy precisos para actuar. Puede marcar el rumbo pero la recuperación dependerá del sector privado. Eso sostienen en la Casa Rosada.
 
A favor de una reactivación rápida y notoria, en los despachos oficiales marcan lo siguiente:
 
·         En primer lugar, obviamente, la poderosa señal de que la Argentina no quedará estancada en un default. Una señal contundente hacia todos los sectores locales pero también al mundo. No es lo mismo relacionarse con un país en cesación de pagos que con otro sin traumas financieros.
·          
·         La gran capacidad ociosa que tiene la industria y que podrá ser rápidamente utilizaba no bien la actividad vuelva a un ritmo más intenso, sin necesidad de grandes inversiones que plateen dudas sobre la conveniencia de avanzar.
·          
·         Una consistente baja de la tasa de interés, que se profundizó en el período de la pandemia.
·          
·         Al día de hoy, la Argentina se encuentra menos castigada por el coronavirus que otros países latinoamericanos.
·          
Aunque, como se sabe, la expansión del virus es dinámica. Tanto como la evolución economía, a la que ahora el Gobierno considera con chances de rebotar en forma de "V".
 
Por Claudio Zlotnik
 
Fuente: iProfesional
 

Agreganos como amigo a Facebook
El Gobierno se ilusiona con una recuperación económica en
La inversión en obra pública, la gran apuesta del Gobierno para revertir la recesión.
28-09-2020 / 10:09
"Nunca en toda nuestra historia se desplazaron a jueces de los cargos que titularizan en un juzgado o tribunal por decretos del Poder Ejecutivo. Hasta acá, las remociones o desplazamientos forzados de los jueces habían sido patrimonio exclusivo de los gobiernos que usurparon el poder por golpes de Estado", señalaron los legisladores del interbloque opositor.
 
Este texto forma parte de una declaración en la cual un conjunto de legisladores de Juntos por el cambio "exhortan" a la Corte a intervenir en la cuestión abierta sobre la anulación del traslado de los jueces Bruglia, Bertuzzi y Castelli decidida en su momento por el entonces presidente Macri a través de un decreto.
 
La mentira en la discusión de los hechos consiste en que se rechaza una "remoción", cuando de lo que se trata es justamente del restablecimiento de la forma establecida por la Constitución, violentada durante el anterior gobierno y reemplazada por la decisión presidencial sin necesidad del paso por el Senado: la famosa designación "a la carta". Pero la cuestión principal no es la falsificación de los hechos sino el tono del documento.
 
Lo realmente inédito en los años posteriores a 1983 es la expresa deslegitimación de un gobierno producida por el principal bloque de oposición. Una deslegitimación que, además, no surge del entusiasmo de un discurso de barricada, sino que forma parte de un documento de diputados del Congreso de la nación dirigido nada menos que a la Corte Suprema.
 
En buen romance, miembros de un poder de la república le piden a otro poder que restablezca la vigencia de la constitución alterada por la acción de un tercer poder -el ejecutivo. Eso sí que es un ataque directo y perverso a la legalidad democrática en uno de sus aspectos cardinales como es el carácter soberano del sufragio popular, el principio de la mayoría electoral como forma de elegir las autoridades. 
 

28-09-2020 / 10:09
En vísperas del fallo del martes sobre la causa por la anulación de los traslados de los jueces Pablo Bertuzzi, Leopoldo Bruglia y Germán Castelli, manifestantes de la derecha macrista realizaron una protesta frente a la casa de Ricardo Lorenzetti, el ministro de la Corte Suprema, en la localidad santafesina de Rafaela.
 
En medio de la avanzada opositora y de las fake news de los grandes medios cercanos al macrismo, con bocinazos, banderas argentinas y diversos carteles, una caravana de lujosos autos se acercó en la tarde del sábado hasta la casa donde el magistrado suele pasar sus fines de semana. La protesta fue repudiada por distintos funcionarios de peso del Gobierno nacional.
 
Los vehículos llevaban pegados carteles contra el Frente de Todos. "Señores jueces, dejen de violar la Constitución", "Alberto y Cristina, fuera de la Argentina" y "Despierten argentinos, no a la impunidad K", rezaban algunas de las pancartas. Señalan a  la militante ultra macrista Corina Vecchioli como organizadora del escrache propio del fascismo. 

Lo que hacen los dirigentes del sector más derechista de Juntos por el Cambio, extremadamente fanatizados, es bochornoso, no tiene límites ni vergüenza. En la caravana cantaron consignas destituyentes y buscan proteger los cargos de los jueces puestos a dedo, para lograr la impunidad de Mauricio Macri en todos los delitos que habría cometido.

Ahora bien, si la Corte Suprema viola la Constitución y avala la demanda enfurecida de la oposición macrista ¿los próximos jueces se nombrarían por decreto del presidente Fernández?

La Opinión Popular


27-09-2020 / 11:09
Si en la Argentina hubiera un golpe de Estado exitoso contra el gobierno peronista, los diarios del día siguiente hablarían de transición, de unidad y de preservar las instituciones. La mayoría de los canales de noticias y de las radios consagradas le darían voz solamente a los conspiradores y callarían las denuncias sobre la violencia y la ilegalidad de los acontecimientos.
 
La oposición política no quebraría lanzas para defender la democracia. Los gobiernos de la región, como Brasil y Bolivia, no tardarían en reconocer la legitimidad de las autoridades de facto. Estados Unidos tampoco. Si todo llega a consumarse, revertirlo será una tarea imposible.
 
De ahí la urgencia, más actual que en ningún otro momento desde la década del '80, de que todos aquellos que estén comprometidos con el estado de Derecho, políticos, sindicalistas, empresarios y referentes de la sociedad civil, medios y comunicadores, de todos los colores políticos, dejen de lado cualquier diferencia para trazar una línea y renovar el compromiso del Nunca Más.
 
Es un escenario todavía lejano, a solo nueve meses de las elecciones que Alberto Fernández ganó con holgada mayoría, con una gestión que a pesar de la doble crisis de la economía y el coronavirus consigue sostener una tensa calma social, con algunos números que invitan a pensar en una incipiente recuperación y con el apoyo de las dos cámaras del Congreso, las centrales obreras y una enorme mayoría de los gobernadores.
 
También es cierto que la sociedad argentina ha tramitado su vínculo con la dictadura de forma más madura que sus vecinos, con un compromiso por los derechos humanos que es ejemplar en todo el mundo y la resistencia a un intento golpista, al parecer, aún es muy fuerte en la sociedad, incluso entre sectores netamente opositores. 
 

27-09-2020 / 10:09
La protesta de la Policía Bonaerense que llegó hasta Olivos y la columna de Macri en La Nación que apuntó a romper todo diálogo entre Gobierno y oposición convencieron al Presidente y a su entorno de que era necesario salir a dar pelea y retomar la iniciativa de la agenda política.
 
De hecho, ya aquella respuesta que tuvo el reclamo policial, más allá de que el Presidente la anunció en su tono habitual calmo, mostró una nueva actitud: la decisión de transferir a la provincia de Buenos Aires buena parte de los recursos que hasta entonces se enviaban a la Ciudad tomó a la oposición por sorpresa.
 
Aunque a partir de entonces hubo algunos cortocircuitos con el jefe de gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, la mira de la Casa Rosada está puesta en el sector ultra que encabezan Macri y Patricia Bullrich, con declaraciones ya abiertamente desestabilizadoras como cuando hablan de "sustitución" del Gobierno o del "fraude" con el que supuestamente ganó Fernández al que hizo referencia el senador Esteban Bullrich.
 
"Culpar de la crisis a la pandemia es algo abstracto, está claro que el Gobierno tiene que personalizar las críticas en alguien y Macri es el indicado. Dejó el país hace unos meses incendiado, se fue de vacaciones al exterior mientras la gente padecía y en las encuestas es el dirigente de peor imagen", detallaba un funcionario que trabaja en el mensaje oficial. Eso explica que en las últimas apariciones desde Fernández para abajo se acentuaran las referencias al ex presidente. 
 

26-09-2020 / 10:09
El presidente Alberto Fernández mostró su fastidio por las actitudes del presidente del Tribunal, Carlos Rosenkrantz, y lo criticó en dos ocasiones. Por su actitud frente a la política de género y, fundamentalmente, por su activa participación en defensa de los jueces trasladados a dedo por el macrismo.
 
"¿Cuál es la disyuntiva que tiene el presidente de la Corte de con tanto ahínco impulsar esto? ¿Qué es lo que está buscando?", se preguntó Alberto respecto a la decisión de Rosenkrantz de convocar a un acuerdo extraordinario en el máximo tribunal para tratar los recursos presentados por los jueces macristas Pablo Bertuzzi, Leopoldo Bruglia y Germán Castelli, quienes buscan impedir sus traslados.
 
Para entender mejor las palabras de Fernández hay que saber que había trascendido la información de un encuentro reservado entre Rosenkrantz y Mauricio Macri para decidir una estrategia para tratar de mantener en sus puestos a estos jueces movidos a dedo por el ex presidente.
 
"Me llama mucho la atención por los comentarios que me llegan, por cosas que se ven dentro de la Corte, porque, la verdad, lo único que estamos haciendo es establecer un orden perdido por el gobierno anterior", expresó el Presidente complementando otras críticas al Tribunal por las demoras en la aplicación de la ley Micaela en el Poder Judicial. La Corte emitió luego un comunicado respondiendo sólo a este último punto.
 
En las dos intervenciones del Presidente, los cuestionamientos estuvieron dirigidos principalmente a Rosenkrantz, ex abogado del Grupo Clarín, a quien en Gobierno ya ven actuando en sintonía con la estrategia del macrismo y de los grandes medios porteños afines. 
 

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar