La Opinión Popular
                  04:07  |  Martes 29 de Septiembre de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
"El día que la pandemia termine va a haber un banderazo de los argentinos de bien". Alberto Fernández
Recomendar Imprimir
Entre Ríos - 06-08-2020 / 15:08
NUEVA IZQUIERDA

“La deuda no debería pagarse”, disparó Nadia Burgos desde el MST

“La deuda no debería pagarse”, disparó Nadia Burgos desde el MST
La dirigente del Frente de Izquierda Unida, Nadia Burgos, afirmó que la deuda externa es “ilegal e ilegítima” por lo que desde el espacio rechazaron la reestructuración anunciada por el Gobierno Nacional. Foto: Blas García para La Opinión Popular
 
La dirigente del Frente de Izquierda Unida, Nadia Burgos, afirmó que la deuda externa es "ilegal e ilegítima" por lo que desde el espacio rechazaron la reestructuración anunciada por el Gobierno Nacional. Por otro lado dijo que las quemas de pastizales se deben a los agronegocios.
 
"La deuda no debería pagarse y se tendría que utilizar ese dinero para otras cosas y proyectos", destacó Burgos. "Estamos en contra del acuerdo de la deuda", sentenció.
 
Burgos, referente del MST en el FIT-Unidad, reclamó que se sancione el proyecto de ley que establecería el impuesto a la riqueza. En este marco, sostuvo que tanto el Presidente, Alberto Fernández, como el Gobernador, Gustavo Bordet, "utilizan la pandemia para aplicar un ajuste brutal".
 

 
En diálogo con BABEL, Burgos apuntó a los y las empresarias del agro como las responsables de los incendios de pastizales que en las últimas semanas fueron noticia nacional por la quema en las islas ubicadas sobre el río Paraná, entre Victoria y Rosario. "Son consecuencia del agronegocio; un verdadero ecocidio".
 
Finalmente, reiteró la necesidad de que se sancione una ley de humedades, pero -aclaró- "con control social" para su cumplimiento.
 
Fuente: Babel Digital
 

Agreganos como amigo a Facebook
28-09-2020 / 18:09
28-09-2020 / 17:09
28-09-2020 / 11:09
Los datos de la realidad, los testimonios de los empresarios y la opinión de los funcionarios coinciden en señalar que Paraná viene sufriendo una caída en la actividad económica, en un proceso que se inició hace dos años y que ahora está causando daño en los sectores comerciales y productivos.
 
El declive macrista se acentuó en 2020 con la llegada de la pandemia y las medidas de aislamiento, que frenaron en forma abrupta la ya golpeada economía local. Durante el segundo trimestre de este año la actividad disminuyó un 30% respecto al mismo periodo del año anterior. La caída acumulada de la economía desde el segundo trimestre de 2018 hasta abril-junio 2020, es de un 25%, un cuarto del producto bruto.
 
Las ramas con mayor nivel de caída son la actividad inmobiliaria, hotelería, restaurantes y servicio doméstico. Las escrituras de compraventa cayeron 90% interanual en el segundo trimestre; en tanto que hotelería, bares y restaurantes un 70%.
 
Por sus características, Paraná encuentra un soporte durante las crisis en su administración pública, educación y salud pública, que permiten mantener la demanda agregada. Sin embargo, en esta ocasión el soporte no ha funcionado porque la pandemia llevó a la necesidad de restringir la oferta (industria y negocios cerrados, restricciones para circular) lo que explica las caídas en los sectores industriales, comerciales, de construcción y transporte.
 
Representantes de distintos sectores empresarios del sector inmobiliario, construcción, comercio, aludieron a los distintos factores que precipitaron la crisis. Entre otros mencionaron la extensa cuarentena de seis meses que paralizó obras y que es un verdadero golpe para muchos emprendimientos; y a la crisis general que obligó al cierre de muchos comercios y que pone al resto contra las cuerdas.
 
Uno de los rubros más afectado es el inmobiliario, con una caía del 90% en las compraventas de propiedades. Durante parte de la cuarentena, el Registro de la Propiedad se encontraba cerrado, razón que explica parte de este valor. Sin embargo, no hay que olvidar el elevado valor en dólares de las propiedades, el nulo acceso al crédito para vivienda y la merma de la actividad comercial y de ingresos de la ciudad como factores explicativos adicionales.
 
Asimismo, otros sectores también sufrieron un impacto devastador en su actividad y son los ligados a la vida social, como hotelería y restaurantes (-70%) y servicios comunitarios y domésticos (-60%). Asimismo, un sector muy ligado al inmobiliario, la construcción también debió frenar la actividad durante el segundo trimestre del año, y experimentó una caída de 60%.
 
Los problemas que plantea esta recesión son de enorme magnitud y el empresariado puede dar fe de ello. Comercios, industrias y servicios luchan por sobrevivir y proyectarse hacia un futuro mejor. Está claro que hacen falta medidas crediticias, impositivas y de otro tipo de estímulos que debieran promoverse cuanto antes.
 
No se trata de propiciar programas declarativos, sino muy concretos y surgidos de acuerdos de reactivación. Es de esperar que el Estado asista a tantos pequeños y medianos empresarios que, optimizando su gestión, podrán resurgir y darle nuevamente plenitud a la actividad económica de Paraná.
 
La Opinión Popular


27-09-2020 / 12:09
27-09-2020 / 12:09
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar