La Opinión Popular
                  17:14  |  Lunes 03 de Agosto de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
"Vine a terminar con los odiadores seriales y a abrir los brazos para que todos nos unamos". Alberto Fernández
Recomendar Imprimir
Nacionales - 28-07-2020 / 12:07
"RECIBIMOS UN ESTADO EN CONDICIONES PATÉTICAS"

Alberto pidió a los trabajadores "no aflojar" y llamó a la CGT y la CTA a unirse

Alberto pidió a los trabajadores
El presidente Alberto Fernández pidió el lunes "no aflojar" y que no "dividan" al Gobierno de los trabajadores, y reiteró su propósito de que la CGT y la CTA logren la "unidad" en una sola central obrera, al encabezar por videoconferencia la apertura del plenario nacional de la Central de Trabajadores de la Argentina.
El presidente Alberto Fernández pidió el lunes "no aflojar" y que no "dividan" al Gobierno de los trabajadores, y reiteró su propósito de que la CGT y la CTA logren la "unidad" en una sola central obrera, al encabezar por videoconferencia la apertura del plenario nacional de la Central de Trabajadores de la Argentina.
 
"Tenemos que estar más juntos que nunca", aseveró el mandatario, quien puso como ejemplo la "unidad política" que logró el Frente de Todos con la vicepresidenta Cristina Fernández y el titular de la Cámara baja, Sergio Massa, el año pasado, cuando derrotaron a Mauricio Macri, de Juntos por el Cambio.
 
Además, el jefe de Estado insistió en la necesidad de "reescribir la economía pensando en un gran acuerdo" en el que todos los sectores sean "actores y partícipes y donde todos ganen".
 
"No hay que aflojar, que no nos dividan, que no nos separen", reclamó Fernández y reiteró su frase "primero los últimos", del 10 de diciembre, al asumir, e instó a "hacer todo lo necesario para sacar de la pobreza a los argentinos y devolverles la dignidad a los que han perdido el trabajo".
 
"Sepan que acá tienen un compañero, que eventualmente ejerce la Presidencia, pero que nunca se olvida que es un compañero de todos ustedes", reafirmó e indicó que sabe que lo "acusan de dialoguista", pero afirmó que "las decisiones hay que construirlas no imponerlas".
 
En otro tramo de su discurso, Fernández dijo que la "hoja de la economía está en blanco y tenemos que reescribirla con un gran acuerdo en el que todos seamos actores, partícipes, y todos ganemos", en vez de "un acuerdo en el que algunos ganan la gran tajada y otros se llevan los restos".
 
La Opinión Popular
 

 
Alberto Fernández: "Hemos recibido un Estado destruido, en condiciones patéticas"
 
El Presidente de la República Argentina se pronunció en el marco de la apertura del plenario de la CTA que dirige Hugo Yasky, donde además dijeron presente los secretarios generales de la Central de todas las provincias.
 
El Presidente de la Nación, Alberto Fernández, participó hace instantes de la apertura del plenario de la Central de Trabajadores de la Argentina (CTA) que dirige Hugo Yasky y donde a su vez estuvieron formando parte de la videoconferencia los secretarios generales de la Central de todas las provincias del país.
 
El mandatario aseguró que "el presente es un presento muy complejo, signado por la incertidumbre. Nadie sabe a ciencia cierta dónde está el final de este tiempo de enfermedad que nos toca vivir".
 
"Lo que sí sabemos es que tenemos que dar esta pelea preservando la salud de la gente. No tiene mucho sentido pensar en un futuro donde la gente ya no esté entre nosotros, donde la gente vaya a las fábricas a enfermarse", puntualizó.
 
"Hemos recibido un Estado absolutamente destruido, en condiciones, francamente patéticas. Pero nos hemos puesto el objetivo de preservar las empresas y las fuentes de trabajo", aseguró.
 
En este sentido resaltó que "un Estado inteligente no es un Estado chiquito. Es un Estado del que no se rían los poderosos. Es un Estado que preserve la igualdad e intervenga para eso, para que nadie se abuse del otro".
 
"Todo esto son temas que tenemos que abordar para adelante y pensar juntos. Ustedes tienen que ser protagonistas centrales de este debate", manifestó ante los allí presentes.
 
Desde un eje político, Fernández comentó que siempre habla con Hugo Yasky y otros sindicalistas la necesidad de alcanzar la unidad política: "Me encantaría, así como logramos la unidad política con Cristina y con Sergio, me encantaría lograr la unidad de los trabajadores, pero no soy yo quien tiene que decidir eso", indicó.
 
"Nos quieren hacer creer que porque Alberto habló con uno y no con otros, Alberto sabe bien a quiénes representa. Sabe que del otro lado de la pantalla hay gente que quiere construir el mismo país que yo. El primer compromiso es con quienes nos votaron", explicó el mandatario.
 
En último término, el Presidente llamó a atender las diferencias existentes en el país: "Cuando nos convencieron de que no podemos convivir con nuestras diferencias, Macri fue presidente. No nos tenemos que olvidar de los que nos pasó", expresó, en tanto que pidió: "Que no nos dejen que nos separen y enfrenten".
 
"Sepan que acá tienen un compañero que ahora ejerce la presidencia pero sepan siempre que es un compañero de ustedes. Tenemos que poner de pie a la Argentina otra vez", cerró el mandatario, con el aplauso de todo el arco sindical de la CTA.
 
Fuente: Filo.news
 
Agreganos como amigo a Facebook
03-08-2020 / 12:08
La tarea principal del gobierno de Alberto Fernández es la reducción de daños, el apoyo a los sectores populares en la dura cuarentena y el mantenimiento de la paz social. Para eso tuvo que preservar fuentes de trabajo y derechos laborales. Inversiones sociales enormes, salvatajes a empresas, prohibición de despidos, doble indemnización. Coherentes con la historia social del peronismo, afrontando resistencias de grandes empresarios y medios opositores.
 
En el orden provincial, la salud y la atención a los sectores más necesitados es prioridad para la administración de Gustavo Bordet, como también lo es la reactivación de la economía que sufrió el impacto negativo del coronavirus.
 
Para colaborar en las reactivaciones provinciales, Alberto prepara un proyecto de obras públicas para todo el país que apuntale la economía. Entre Ríos estará en agenda con el avance de dos tramos de la ruta nacional 18 (Paraná - Concordia) y obras hídricas en La Paz y Paraná. En el listado de las obras públicas a comenzar este año, tras la pandemia y luego del arreglo por la deuda externa, para Entre Ríos figuran cuatro obras por un monto de 466 millones de pesos.
 
Puntualmente serían dos tramos de la ruta nacional Nº 18 que unirá Paraná y Concordia, la ampliación de una planta de potabilización en La Paz y otra en la capital entrerriana. El plan implicará una inversión en todo el territorio nacional de unos 4700 millones de pesos. Hasta aquí la relación Alberto-Bordet suena como un violín afinado.
 
En la Rosada, Bordet firmó un convenio con el ministro del Interior de la Nación, Wado De Pedro, para habilitar el llamado a licitación de la obra de pavimentación de la ruta 23 entre Pronunciamiento y Villa Elisa por 1.640 millones de pesos.
 
Además, el presidente de la Cámara de Diputados de la Nación, Sergio Massa, recibió a Bordet en el Congreso, con el objetivo puesto en la recuperación pospandemia. Dialogaron sobre el excedente de la Planta Hidroeléctrica de Salto Grande y la automaticidad para el desarrollo productivo entrerriano; obras de agua para el Gran Paraná -"importante para el desarrollo y calidad de vida de la región más poblada de esa provincia"- y la ampliación de la Moratoria 2020, que alcanzaría a más de 14 mil comercios, Pymes y productores entrerrianos.
 
El crédito para micro emprendimientos y Pymes, la inversión en obra pública y el apuntalamiento de las distintas actividades que componen el sector productivo entrerriano ocuparán un lugar central en las políticas diseñadas por el gobierno de Bordet para transitar el duro camino hacia la nueva normalidad.
 
Para dejar atrás la pesada herencia macrista y el covid-19, el objetivo es apuntalar el proceso de reactivación que sigue a la progresiva liberación de actividades económicas, que habían quedado paralizadas por la pandemia, y que fue logrado gracias al accionar del sistema de salud en el combate contra el avance del virus.
 
La Opinión Popular
 
03-08-2020 / 11:08
Después de varias marchas anticuarentena en las que transgredían las normas de distanciamiento social y hasta agredieron a periodistas y móviles sin que apareciera ni un efectivo de la policía de la Ciudad de Buenos Aires, el sábado vimos la represión a familiares y organismos que pedían justicia por Santiago Maldonado y Facundo Astudillo Castro. Permiso para manifestarse para unos, represión para otros. Macristas, se nota mucho.
 
Mientras en el Obelisco se manifestaba libremente un grupo de personas anticuarentena, a pocas cuadras otro grupo de manifestantes era reprimido de forma brutal por la policía macrista de la Ciudad de Buenos Aires por pedir justicia a tres años de la desaparición de Maldonado en el marco de un operativo de la Gendarmería Nacional y por reclamar la aparición con vida de Astudillo Castro, de quién no se sabe nada hace tres meses.
 
Pasó lo mismo que el año pasado, la policía agredió a los manifestantes cuando estaban desconcentrando. Parece que la represión no tiene cuarentena. Los organismos de Derechos Humanos lanzaron un comunicado repudiando lo sucedido.
 
El hecho también fue repudiado por el ministro del Interior, Eduardo 'Wado' de Pedro, quien exigió a "las autoridades de la ciudad que investiguen lo sucedido, y fijen criterios objetivos en el accionar policial para garantizar a todos y todas su derecho a expresarse, más allá de simpatías".
 
El Gobierno macrista de CABA permitió agredir periodistas en una marcha y en otra reprimió a los que piensan distinto a él. Repudiamos esta utilización arbitraria y selectiva de las fuerzas de seguridad y reclamamos además de libertad, igualdad, y una policía que cuide a todos.
 
La Opinión Popular



02-08-2020 / 11:08
Esta vez "contra la reforma judicial" como nueva consigna pero con el mismo odio, los mismos discursos arrebatados y el mismo rechazo a los gobiernos populares. Se convocó a través de las redes sociales, incitando nuevamente a romper el aislamiento obligatorio, en medio del pico de la pandemia, que rige sobre la región del Área Metropolitana de Buenos Aires.
 
El dato cada vez más notorio de las aglomeraciones fogoneadas desde las redes sociales macristas, que esta vez no incluyeron los tradicionales puntos de encuentro de cacerolas en barrios de clase media, es ya no el desprecio a la cuarentena para evitar el colapso del sistema sanitario sino la notoria disminución de sus participantes, a quienes ignoran todos los dirigentes políticos con responsabilidades de gestión.
 
La señal de TN llevó cámaras para realizar un móvil en vivo desde donde (se esperaba) muchísimas personas asistieran para manifestarse en contra de la Reforma Judicial propuesta por Alberto Fernández y llevada al Congreso de la Nación. Sin embargo, no fue prácticamente nadie. Y en el canal ultra macrista no tuvieron más remedio que anunciar esta noticia a desgano, casi susurrando para que nadie aguzara el oído.
 
Los discursos de los escasos manifestantes macristas y videlistas que se escucharon este sábado fueron un calco de los de marchas anteriores, con la novedad de la "reforma judicial" que cada cual parece leer a gusto, ignorando que aún si el Congreso la aprobara mañana todas las causas en curso seguirían en manos de sus jueces naturales.
 
"Nos vamos rápidamente al Obelisco de la Ciudad de Buenos Aires, donde ya se está juntando gente", anunciaron. "Tiene que ver con rechazar el proyecto de Reforma Judicial enviado por el Poder Ejecutivo al Congreso", añadieron, mientras observaban la poca cantidad de personas que acudió a la Plaza de la República, en pleno centro de la Ciudad.
 

02-08-2020 / 10:08
02-08-2020 / 09:08
Juan Perón predicaba que un presidente manejaba el cincuenta por ciento de la realidad. Su sabiduría fincaba en elegir bien esa mitad y ejecutarla. Néstor Kirchner y Cristina Fernández razonaron parecido aunque siendo menos optimistas en las proporciones.
 
El presidente Alberto Fernández no se ha pronunciado públicamente sobre el porcentaje aunque es sencillo intuir qué piensa mediando una herencia asfixiante, un cerco geopolítico, una deuda externa récord. Y pandemia como frutilla venenosa del postre.
 
Quien conduce un país emergente en la nueva tormenta del mundo hace lo que quiere dentro de lo que puede... en el mejor de los casos. De cualquier forma, es interesante preguntarse cómo le gusta(ría) gobernar a Alberto, acusado de ser infec-dictador a la vez que títere por sus adversarios.
 
Vale rememorar los dos discursos ante la Asamblea Legislativa, primeros anuncios pre corona virus. Las propuestas de ley, no las generalidades. También lo que hizo cuando la covid-19 cambió para siempre la historia, le confirió un enorme poder temporario a cambio de hacerse cargo de un desafío tremendo y trágico.
 
* Al presidente lo entusiasma articular con gobernadores e intendentes, pactar acciones conjuntas o concertadas por la división federal de poderes. Los enaltece, les abre el juego, les "da cámara". Las conferencias de anuncios sobre cuarentena proveen escenas jamás vistas antes en la Argentina. Las condiciones de riesgo "piden" que los mandatarios ejerzan autoridad y exhiban un grado elevado de coincidencias. El mérito del presidente, en este caso, es procurar conseguirlo.
 
* A Fernández le "cabe" consultar con especialistas, escucharlos, realzar sus consejos, tomarlos en cuenta, difundir sus nombres, agradecerles en público. Los infectólogos a la cabeza.
 
* En el mismo sentido, con rango de institución permanente, el Consejo Económico Social aspiraba a remozar el sistema democrático con un cuerpo consultivo de participación plural.
 

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar