La Opinión Popular
                  12:17  |  Sábado 08 de Agosto de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
"Vine a terminar con los odiadores seriales y a abrir los brazos para que todos nos unamos". Alberto Fernández
Recomendar Imprimir
Sociedad e Interés General - 22-07-2020 / 19:07
EL 23/07/2002 MUERE, EN BUENOS AIRES, EL INOLVIDABLE CANTOR DE LOS CIEN BARRIOS PORTEÑOS

Alberto Castillo: el trovador de la plebe peronista

Alberto Castillo: el trovador de la plebe peronista
Alberto Castillo.
 
El 23 de julio de 2002, muere Alberto Castillo. Fue un cantante de tango y actor argentino. Médico ginecólogo de profesión, dejó de ejercerla para dedicarse a su carrera artística. Nació como Alberto Salvador De Luca en el barrio porteño de Floresta, Buenos Aires, hijo de inmigrantes italianos.
 
Hace su debut profesional en los años 1930 y comienza una exitosa carrera en 1941. Con su innato sentido del ritmo y su tendencia a engolar la voz, Castillo se hace un nombre de principal intérprete de los géneros musicales candombe afroargentino y de milonga porteña.
 
Fue el cantor "grasa", el de los enormes nudos en la corbata, el ídolo de la plebe peronista entre el 45 y el 55. Una sola cosa me llena de satisfacción. Murió muchos años después que Julio Cortazar, quien se fue a vivir a Paris, según su propia confesión, para no oír los tangos de Alberto Castillo.

 
Pero antes, otra situación me había llenado de satisfacción histórica. Fue cuando Alberto, lo que quedaba de aquel cantor, que según Aníbal Troilo, jamás desafinó una nota, cantó ante una multitud pequeño burguesa en la plaza Julio Cortázar.
 
Escuchar sus grabaciones con Ricardo Tanturi sigue siendo una experiencia estética inigualable. Tenía una voz privilegiada. Tenía una entonación que nadie pudo igualar. Y, repito con Pichuco, jamás, ni de viejo, erró una nota.
 
EL INOLVIDABLE CANTOR DE LOS CIEN BARRIOS PORTEÑOS
 
Por Julio Fernández Baraibar
 
 
Venia del velorio, merecidamente realizado en la Legislatura de la ciudad a la que le cantó los cien barrios porteños. Eran las cinco de la mañana y la guardia de honor de Alberto eran unos 25 pibes y pibas de 18 años de edad.
 
Esa era la gente que se merecía.
 
Esa era la gente que volvió a descubrir a un artista popular sin igual.
 
Los Auténticos Decadentes lo sumaron a su "Siga, siga, siga el baile, al compás del tamboril" y, me consta porque tuve la oportunidad de entrevistarlo en aquella época, Alberto estaba feliz de seguir cantando a su manera con las nuevas generaciones.
 
Lo vi y lo escuché muchas veces en estos últimos años. Seguía, ya con voz escasa, sin desafinar una nota.
 
Nadie, pero nadie ha cantado Ninguna, de Dames y Manzi, como Alberto Castillo.
 
Quien dude de su valor que escuche ese tango.
 
Castillo lo ha convertido en un "lied" porteño.
 
Su voz, su estilo, su repertorio nos lleva a una época gloriosa de la Argentina.
 
Su fama es, simplemente, la aparición de los trabajadores como demanda cultural. Alberto Castillo se lleva con él la mejor Argentina.
 
La de la prepotencia de los trabajadores.
 
La de los grasas con poder adquisitivo.
 
La Argentina cuyo norte era la grandeza de la nación y el bienestar del pueblo.
 
Nunca podré escuchar El Pescante cantado por Alberto Castillo sin emocionarme.
 
Nunca podré olvidarme de un cantor popular que murió a los 87 años, muchos años después de Julito Cortázar.
 
Esto último me compensa la pena de haber visto a Alberto en el jonca de pino, con el cuello de la camisa grande, con el nudo de su corbata exagerado.
 
"Está igual", me dijo el Tigre, un gomía de la milonga.
 
Claro, vivió todo lo que quiso.
 
Fue leal a su gente y amó lo que hacía.
 
JFB/
 
N&P: El Correo-e del autor es Julio Fernández Baraibar 
 
Fuente: Nac & Pop

Agreganos como amigo a Facebook
07-08-2020 / 19:08
07-08-2020 / 18:08
05-08-2020 / 19:08
05-08-2020 / 19:08
04-08-2020 / 20:08
 
El 05 de agosto de 1964, en pleno gobierno del radical Arturo U. Illia y mientras se desarrollaban sucesivos "planes de lucha" por parte de la CGT, se reunió en Buenos Aires el plenario del Movimiento Revolucionario Peronista, en la sede sindical de Yatay 129. En primer lugar habló Eduardo J. Salvide, por la Juventud Revolucionaria Peronista, quien dio lectura al Manifiesto Revolucionario.
 
Dicho Manifiesto señala, entre otros conceptos: "ante el brutal sojuzgamiento que sufre el país, ahogado por la presión de los intereses extranjerizantes y por el apoyo que le prestan los grupos oligárquicos nativos y frente a la defección de la burocracia conciliadora, que ha traicionado al Movimiento y a Perón, constituimos el MRP...adoptando para su quehacer una sola postura: la revolucionaria"...
 
"El Movimiento surge como una necesidad para suprimir definitivamente la explotación y la injusticia social; para reconquistar la soberanía nacional; para impulsar la unidad de los pueblos de América Latina, reivindicando las nacionalidades indoamericanas; para realizar en el plano universal la internacional de los pueblos inspirada por el General Perón, frente a la opresión imperialista y colonialista".
 
Se encuentran entre sus objetivos: "arrancar el poder a las clases privilegiadas que lo usurpan e implantar el estado revolucionario", así como "forjar la dirección del movimiento sobre la base del centralismo revolucionario"; "formar las fuerzas armadas populares" y trabajar para crear las condiciones para el regreso incondicional de Perón"...
 
Roberto Salar, Secretario General del Sindicato de Obreros Ceramistas, leyó luego el Decálogo Revolucionario, en el que se establecen, entre otros, como puntos programáticos del MRP:
 
-nacionalización de todos los sectores claves de la economía
-reforma agraria
-confiscación de los grupos monopólicos
-planificación integral de la economía
-reforma urbana
-realización de una política educacional que lleve los beneficios de la alfabetización a todo el pueblo
-política internacional soberana y relación con todos los pueblos del mundo y solidaridad y apoyo activos a todos los pueblos que luchan por su liberación contra el imperialismo y el colonialismo.
 
La Opinión Popular



NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar