La Opinión Popular
                  12:28  |  Sábado 08 de Agosto de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
"Vine a terminar con los odiadores seriales y a abrir los brazos para que todos nos unamos". Alberto Fernández
Recomendar Imprimir
Nacionales - 12-07-2020 / 10:07
LOS EFECTOS EN JUNTO POR EL CAMBIO

La reaparición de Macri profundizó las divisiones dentro del PRO

La reaparición de Macri profundizó las divisiones dentro del PRO
Desde la salida de Macri del Gobierno nacional, se delinearon dos grupos: uno que lo rodea al ex presidente y que tiene una posición dura contra Fernández. Y otro, el de Larreta, que, casualidad o no, está integrado en su mayoría por opositores que ocupan cargos en poderes ejecutivos o legislativos.
Como si todas fichas ocuparan su lugar, en unos pocos días se escenificó la guerra de posiciones que se vive dentro de Juntos por el Cambio (o más específicamente, dentro del PRO). En ese ajedrez, se movió el rey blanco, es decir, el ex presidente Mauricio Macri, quien ofreció una entrevista en la que dijo que está listo para "dar batalla", en una declaración con aroma a candidatura.
 
De otro lado, el jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, jugó a sus alfiles y creó una mesa ejecutiva para limitar a Patricia Bullrich, la lugarteniente de Macri. No obstante, no hay jaque mate para nadie: mientras desde el ala dialoguista creen que ahora la tendrán más controlada, hay quien advierte que "a la Piba no la para nadie".
 
Desde la salida de Macri del Gobierno nacional, se delinearon dos grupos: uno que lo rodea al ex presidente y que tiene una posición dura contra Alberto Fernández. Y otro que se distanció de ambas cosas y que, casualidad o no, está integrado en su mayoría por opositores que ocupan cargos en poderes ejecutivos o legislativos.
 
Hay una oposición más moderada y con responsabilidad de gestión en gobiernos provinciales o municipales y hay otra oposición más crítica que vive en Twitter y Zoom porque ya no tienen responsabilidad de gestión.
 
Lo cierto es que si Macri eligiera lanzarse no solo causaría rechazo en el otro sector del PRO, sino en sus aliados: ya el titular de la UCR, Alfredo Cornejo, buscó marcarle la cancha y dijo que "no tiene chance" de ser candidato. 
 

 
El retorno de Macri
  
Quienes acompañan al ex presidente y desean que vuelva a ser candidato en las próximas elecciones se enfervorizaron con la reaparición de Macri en un reportaje en el cual castigó al presidente Alberto Fernández por su manejo de la pandemia, se quejó del estado del sistema de salud y de la economía y eludió cualquier responsabilidad sobre la situación del país.
 
Además de plantear que apostará a la "unidad del espacio", Macri dio dos mensajes: dijo que apuesta a los "nuevos liderazgos", lo cual lo pondría al costado de la contienda electoral.
 
Pero también se refirió al "debate intenso que tendremos el año que viene" y aseguró: "En esa batalla estoy". Todo eso tuvo aroma a postulación electoral. En su entorno, dicen que es muy pronto para hablar de una candidatura y que, en definitiva, "eso lo va a determinar la gente".
 
¿Su reaparición marca una nueva etapa, con Macri más presente en la arena política? "Va a hablar cuando lo considere conveniente", fue la respuesta, críptica, cerca del ex presidente. Pero que da la idea de que las intervenciones, si bien serán cada vez más, estarán cautelosamente elegidas. Para comentar el día a día, ya está Patricia Bullrich.
 
Incluso entre los que les gustaría que Macri volviera al ruedo, hay dudas: "Más allá de las marchas y del apoyo que tuvo hasta la primera vuelta, lo cierto es que perder la reelección fue durísimo. No es tan fácil que vuelva".
 
 
Los amigos de Alberto
  
En el ala dura del PRO produjeron urticaria una serie de imágenes que se sucedieron casi en simultáneo con la reaparición de Macri. La primera fue el encuentro del presidente Alberto Fernández con los intendentes del PRO Jorge Macri (Vicente López) y Néstor Grindetti (Lanús).
 
No fue casual: los dos intendentes macristas habían hecho llegar al presidente el mensaje de que no concordaban con las acusaciones que lanzó Bullrich en el comunicado por el asesinato de Fabián Gutiérrez y también le avisaron que Larreta estaba dando la pelea interna para que "primara la sensatez". 
 
Lo hicieron a través de un intendente peronista que también estuvo en el encuentro con Fernández, en el que hablaron de la pandemia.
 
Más allá de las frases de rigor, en el entorno de uno de los intendentes dejaron bastante en claro el mensaje que mandaban con esa foto: "Hay una oposición más moderada y con responsabilidad de gestión en gobiernos provinciales o municipales y hay otra oposición más crítica que vive en Twitter y Zoom porque ya no tienen responsabilidad de gestión".
 
"El presidente obviamente se siente más cómodo trabajando con el primer grupo". Esa fue la ácida caracterización que hicieron ante este diario. Con lo de Twitter no solo caracterizan a Bullrich, sino a otros adláteres como el dúo Waldo Wolff-Fernando Iglesias o la ex secretaria de lucha contra la Corrupción Laura Alonso, que se mostró muy activa defendiendo a Bullrich.
 
A esa foto, se sumó una segunda, el 9 de Julio, de Larreta junto a Alberto Fernández, donde el presidente lo trató de "amigo". Si bien fue solo una expresión coloquial entre dos que están llamados a enfrentarse en futuras elecciones, no dejó de ser observado por los duros que, de tanto en tanto, fogonean hashtags como #LarretaTraidor. Y ése es el más publicable entre los que escriben.
 
 
La Piba
 
La semana pasada se vio el mayor choque dentro del PRO de los últimos tiempos, seguido de una recomposición. El conflicto fue por el comunicado de Gutiérrez. No sólo por lo que decía, que fue criticado hasta por Miguel Ángel Pichetto, sino por la forma en la que se gestó: Bullrich se apresuró a publicarlo mientras seguían las discusiones internas, lo que generó una feroz reacción.
 
Luego de un encuentro convocado por Larreta, donde estuvieron María Eugenia Vidal y Cristian Ritondo, entre otros, el sector dialoguista impulsó una mesa ejecutiva del PRO, que le ponga coto a Bullrich. Macri hace tiempo que dejó de involucrarse en persona en las decisiones partidarias, desde que fracasaron las reuniones de la mesa chica que él convocó.
 
Pero que se hayan anotado una victoria no significa que Bullrich se haya dado por vencida. Después de todo, cuenta con el apoyo de Macri.
 
Negoció fuerte con Jorge Macri y con el vicejefe porteño Diego Santilli hasta incluir varios de los duros en la mesa, que finalmente tiene nueve integrantes. Quedaron cuatro a cuatro, con un noveno integrante que pivotea entre los dos sectores. Después de eso, según diversas fuentes partidarias, las cosas se calmaron.
 
Pero los diagnósticos sobre el futuro son distintos. "Ahora ya no se nos va a volver a escapar Pato", decía uno de los integrantes de esa nueva mesa, que la va a marcar de cerca. Ese es el costo que tuvo el comunicado para ella: ahora no podrá actuar si no consensua antes con el grupo de nueve que integra la mesa.
 
"Para mí nada de esto va a servir. Ella va a seguir haciendo lo que quiera", decía otro del mismo sector, un poco resignado a las salidas de la presidenta del PRO y asidua tiktokera.
 
"A Pato no la para nadie", retrucaban desde el ala dura. Y recordaban cómo era ella en los tiempos de ministra de Seguridad: el jefe de Gabinete, Marcos Peña, intentaba ponerle coto, y ella lo eludía y hablaba directamente con Macri, que le daba la razón.
 
"Si no la pudo controlar Marquitos, éstos tampoco van a poder. No es una mujer de dejarse pasar por encima. Además, está mucho más apoyada por nuestro votantes que los Monzó o los Massot", indicaban.
 
También recordaron que Humberto Schiavoni, el anterior presidente del PRO, le intentó dar algunos consejos al comienzo de su mandato y ella lo cortó: "Si presido yo, presido yo. Si no, no me interesa este lugar".
 
Por Werner Pertot
 
Fuente: Página12
 

Agreganos como amigo a Facebook
08-08-2020 / 11:08
08-08-2020 / 10:08
"La negociación se parece a la cuarentena: es mucho más larga de lo que requería el problema", fue el comentario despectivo de Alfonso Prat Gay sobre el ministro Martín Guzmán que negociaba una deuda imposible de pagar cuya mayor parte fue tomada durante su gestión.
 
El ex ministro de Mauricio Macri rompió todas las marcas al demostrar que su impericia en el manejo de la economía hubiera sido peor como infectólogo. Cosas veredes amigo Sancho, que nunca crederes: un ex ministro que critica al que resolvió el desastre que él creó, más un sector de la oposición que apostó al fracaso de la negociación y al desborde de la pandemia.
 
La chorrada de críticas que recibió Guzmán mientras negociaba la deuda provenía de estos personajes. "Se podría haber logrado un acuerdo mejor", dijo el caradura de Prat Gay en otras declaraciones. Cuando le tocó negociar con los fondos buitres, Prat Gay les pagó más de lo que habían reclamado. Eso sí: en tiempo récord.
 
Si lo que quería Prat Gay era sobreendeudar al país, fue el mejor ministro de Economía de la historia. ¿Y los argentinos? bien gracias. Pero después de esa performance más que desastrosa, la corporación de medios y sectores empresarios y de las finanzas lo siguen tomando como referente de consulta.
 
Se confirma esa visión que apuntó Jorge Alemán sobre un discurso de la política como especie de locura sin anclaje en la realidad. Se contrapone a la realidad. En esa nueva racionalidad de la derecha, el que se guía por la realidad resulta un fanático que se niega al discurso mágico.
 
Los medios y periodistas de derecha le van a preguntar a Prat Gay porque lo escucha un empresario aunque perdió plata, así como lo escuchan comerciantes que se fundieron con sus medidas. Desconfían del muchacho de 38 años que les salvó la vida porque es académico y votarían de nuevo al que los llevó a la ruina.
 

07-08-2020 / 10:08
Aunque hace tiempo que nadie en el poder se lo toma demasiado en serio ni le pide opinión, Guillermo Moreno pudo haber sido la excepción que confirmara la regla. El acuerdo que enhebró Martín Guzmán con los acreedores privados para aplazar y aliviar los pagos de la deuda jamás haría desdecirse al pintoresco exsecretario de Comercio, quien semanas atrás vaticinó que fracasaría porque le faltaba "haber pateado más la calle".
 
En el mundo empresario, entre los apostadores bursátiles y entre los consultores más cotizados de la City, en cambio, no hubo ningún reparo para la pirueta: hasta quienes le pedían el mes pasado a Alberto Fernández que lo eche -en público y en privado- se vistieron de guzmanistas de la primera hora. Todos salieron a gritar el gol que añoraban tanto la hinchada como el técnico, aun cuando está lejos de haber definido el partido.
 
Puertas adentro de la coalición, el primero en cantarlo fue Sergio Massa, quien no solo había convocado varias veces durante abril y mayo a su propio gabinete económico para interconsultas sino quien además entabló diálogos paralelos con Wall Street que obligaron al Presidente a avisar en tres ocasiones que el único interlocutor oficial era Guzmán.
 
Pasado pisado: tanto se apuró el jefe de Diputados en sacar pecho por el entendimiento que incluso primereó a Fernández. Pidió disculpas.
 
El recorrido de Guzmán antes del cierre de las negociaciones reflejó fielmente el equilibrio de fuerzas en el Frente de Todos
 

07-08-2020 / 10:08
En plena recesión y en medio del proceso de flexibilización de las restricciones por la pandemia, el debate sobre cómo sería la recuperación de la economía toma vigencia. ¿Cómo será? ¿Un dibujo en V? ¿Será acaso más apaisada? ¿O la Argentina estará condenada a convivir con una L, en el mejor de los casos, castigada por la crisis permanente?
 
Ese debate se mezcla con la política. María Eugenia Vidal, por caso, levantó el perfil público el jueves por la mañana en un "zoom" en el que planteó -en base a su economista de cabecera, Hernán Lacunza, que la economía caerá este año un 12%, pero que en 2021 no podrá recuperar lo perdido.
 
Más optimista, el economista Emmanuel Álvarez Agis -cercano ideológicamente a la Casa Rosada- cree que la actividad se recuperará pero para asegurarlo reclama una mayor y decisiva participación del Estado, a través del gasto público.
 
"Ahora que arreglamos con los acreedores llegó el momento de gastar. En la pandemia, hay que gastar más. El Estado argentino gasta la mitad que su par de Chile o Perú. Y mucho menos que Brasil", argumenta Agis.
 
Desde Economía se aboga por un ordenamiento fiscal, de cara a las inminentes negociaciones con el Fondo Monetario Internacional. Pero no sólo por eso. Martín Guzmán demostró desde un primer momento que valora la cautela a la hora de programar el gasto público, lo que quedó a la vista cuando se suspendió la actualización automática de las jubilaciones.
 
En el Gobierno creen que esta semana fue la mejor desde que Alberto Fernández se puso la banda presidencial.
En el equipo económico sospechan que la buena onda perdurará. Y no lo avalan por una cuestión de fe religiosa. Los funcionarios comparten algunos de los datos positivos de la actividad, que los sorprendió gratamente a ellos mismos.
 
Juzgan, sin temor a hacerlo con premura, que se trata de los primeros indicios de una recuperación veloz. Incluso destacan la "V corta" de la palabra "veloz".
 

06-08-2020 / 11:08
La valiente fiscal Gabriela Boquin, quien llevó adelante la acusación contra la familia Macri en la causa Correo Argentino, denunció este miércoles ante una comisión bicameral que una empleada de su fiscalía "le entregaba documentación en pleno trámite de la investigación de la causa al diputado (del Pro) Pablo Tonelli" y que al denunciar esa situación ante su superior, el Procurador interino, Eduardo Casal, "no tomó ninguna medida al respecto".
 
Boquin expuso este miércoles ante la comisión bicameral de Seguimiento y Control del Ministerio Público. La semana pasada, Casal, quien asumió como jefe de los fiscales durante la gestión de Cambiemos, le inició un sumario administrativo por supuesto maltrato y mobbing laboral a ex empleados de la fiscalía.
 
La comisión bicameral tiene previsto volver a reunirse en diez días para tratar una serie de denuncias y pedidos de juicio político contra Casal por supuestas arbitrariedades en traslados y medidas disciplinarias contra fiscales que investigaban al macrismo.
 
En su presentación, la fiscal Boquin, que interviene en una de las causas más complicadas para el ex presidente y su familia, dijo: "Es falaz decir que se retiraron de mis dependencias por maltratos o pidieron traslados. Esto no existió. Es más, a una de las testigos el traslado lo pedí yo".
 
Y amplió Boquin que realizó ese pedido "por falta de confianza" de la empleada de su fiscalía tras "descubrir que le entregaba documentación en pleno trámite de la investigación de la causa Correo Argentino al diputado Pablo Tonelli".
 
"Esa documentación que le pasaba y que le iba comunicando los pasos del expediente a Tonelli estaban relacionados con su propia vinculación en la causa porque cuando yo denuncié el vaciamiento, estaban las facturas de Tonelli por millones de pesos retirando dinero de Correo Argentino", agregó la fiscal. 
 

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar