La Opinión Popular
                  14:43  |  Domingo 05 de Julio de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“Opinar libremente por redes sociales sin rigor científico es muy fácil, gobernar con sensatez y responsabilidad es otra cosa, no es para cualquiera". Jorge Busti
Recomendar Imprimir
Internacionales - 18-06-2020 / 07:06
EL DÍA QUE UN HOMBRE SALVÓ A FRANCIA DESDE LA BBC DE LONDRES

Charles De Gaulle llama a la resistencia contra los nazis que ocupaban Francia

Charles De Gaulle llama a la resistencia contra los nazis que ocupaban Francia
De Gaulle hablando ante el micrófono de la BBC,
 
Charles André Joseph Marie de Gaulle fue un general y estadista francés que dirigió la resistencia francesa contra la Alemania nazi en la Segunda Guerra Mundial. El 18 de junio de 1940 usó la radio BBC de Londres para convocar a los franceses a la lucha. Desde el exilio, el general francés encarnó a su Patria y batalló contra el enemigo pero también por el reconocimiento de los Aliados y no paró hasta lograr que su país se sentara en la mesa de los vencedores.
 

 
Sin embargo no siempre los franceses han sido agradecidos con él. Muchos historiadores, políticos y analistas se complacen en destacar que casi nadie escuchó el llamado de De Gaulle aquel 18 de junio de 1940; y que De Gaulle estaba lejos de ser el jefe de todos los resistentes. Que ni siquiera tenía la bendición unánime de los aliados.
 
Pero todo eso no hace sino engrandecer su actuación. Porque cuando él leyó su mensaje aquel 18 de junio de 1940, el porvenir de Francia era sombrío y pocos tuvieron la templanza para confiar en que el país se pondría nuevamente de pie. A comienzos del año 1943, un enviado del Partido Comunista francés a Londres, Fernand Grenier, dijo a la BBC: "La inmensa mayoría del pueblo francés, todos los que poseen alguna esperanza, están con el general De Gaulle, que tuvo la virtud (...) de no desesperar cuando todo se derrumbaba a su alrededor".
 
De Gaulle es un ejemplo de que la autoridad se construye contra la corriente, no dejándose llevar por el pánico y la desesperanza como lo hicieron tantos de sus pares. Como sabía que encarnaba a su Patria ante el mundo, jamás se dejó humillar durante sus años de destierro. Lo que otros llamaban orgullo era la conciencia de que, sin esa obstinación, Francia se vería hundida de modo definitivo. En Londres, había ironizado: "Somos un gobierno con mal carácter".
 
De Gaulle salvó a Francia no sólo porque la unió en la resistencia sino porque la puso en lo más alto del poder mundial. Cuando volvió al gobierno en 1958 y la presidió por algo más de diez años, logró preservar su estatus de gran potencia, con un puesto permanente en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas y dotándola de una fuerza de disuasión nuclear.
 
 
El día que un hombre salvó a Francia: De Gaulle y su llamado a la resistencia desde la BBC de Londres
 
Mientras cursaba historia para convertirse en profesor de la Escuela de Guerra, en el año 1921, De Gaulle extrajo una lección: "La historia no enseña el fatalismo. Hay horas en que la voluntad de algunos hombres quiebra el determinismo y abre nuevas vías".
 
En esa hora se encontró cuando Alemania invadió Francia y vio a sus jefes capitular. De Gaulle era un militar de carrera. Había luchado en la Primera Guerra. Combatió en Verdún y fue hecho prisionero por los alemanes. Durante los años de entreguerra, cansado de tratar de convencer a sus superiores de la necesidad de rearmar a Francia, de modernizar sus fuerzas armadas, el 14 de enero de 1935, escribe a un miembro de su gobierno, al enterarse de que Alemania ya posee tres divisiones de panzers y que tendrá 3 más en 1936; "No insisto sobre el dolor que puede experimentar un oficial que, habiendo encontrado para su país un plan de salvación, ve ese plan íntegramente aplicado por el eventual enemigo y ser descuidado por el ejército al cual pertenece".
 
Tras los Acuerdos de Munich, escribe, en septiembre de 1938: "En mi calidad de francés y de soldado, estoy aplastado de vergüenza por la capitulación sin combate que nuestro país acaba de cometer". Esos acuerdos, firmados por los jefes de gobierno de Reino Unido, Francia, Italia y Alemania, eran una aceptación de la anexión hecha por Hitler de parte del territorio de Checoslovaquia; una de las tantas concesiones de los demás países a Alemania con el fin de evitar la guerra, pero logrando, a la larga el resultado contrario.
 
Para De Gaulle, los peligros en que veía a Francia y las humillaciones de que sería objeto eran motivo de un dolor casi físico a tal punto era el amor a la patria el motor que lo impulsaba.
 
Pero el 2 de septiembre de 1939, dice: "Hay que mantener la confianza. Tuvimos a Juana de Arco, a Clemenceau, habrá alguien, un día, civil o militar, para sucederlos".
 
Francia le declara la guerra a Alemania el 3 de septiembre de 1939 tras la ocupación de Polonia, y lanza una ofensiva fallida. Los alemanes y sus aliados inician la invasión de Francia en mayo de 1940, que será derrotada en pocas semanas.
 
Cuando Charles de Gaulle dirige con bravura un contraataque es nombrado general a título provisional y el 5 de junio se convierte en Subsecretario de Estado para la Defensa. Ese día, dejaba definitivamente el ejército y comenzaba su carrera política.
 
Su paso por el gobierno fue efímero, porque cuando Paul Reynaud renuncia y es reemplazado por el mariscal Philippe Pétain, el héroe de la Primera Guerra Mundial, De Gaulle, conociendo las intenciones de las nuevas autoridades de pactar con el enemigo, parte hacia Londres donde llega el 17 de junio.
 
En esos días, se verá como "instrumento de una voluntad" que lo sobrepasa. "Me sentí tomado por una mano más fuerte que la mía. Fui poseído por una idea", dirá más tarde. "Frente al vacío terrorífico del renunciamiento general, mi misión se me presentó, de golpe, clara y terrible. En ese momento, el peor de su historia, yo debía asumir a Francia".
 
De Gaulle había sido un colaborador estrecho de Pétain durante un tiempo hasta que se distanciaron por diferencias de criterio sobre el rearme de Francia.
 
A finales de junio de 1940, lo interpela a través de la BBC: "Señor Mariscal, en estas horas de vergüenza y cólera para la Patria, una voz debe responderle. Esta noche, será la mía". Reiteraba en ese mensaje su opinión de que Francia había sido derrotada de forma tan fulminante sólo por la superioridad "mecánica" del enemigo.
 
Y entonces preguntaba: "Si Francia no tenía esa fuerza mecánica, si se había dotado de una fuerza puramente defensiva, una fuerza de posición, ¿quién tuvo la culpa, Señor Mariscal?" "Su armisticio es deshonroso", acusaba.
 
"Pretender que Francia pueda seguir siendo Francia bajo la bota de Hitler o el zapato de Mussolini es senilidad o bien traición", decía De Gaulle, que varias veces afirmó que el gran soldado que era Pétain había muerto en 1925.
 
Sin embargo, será indulgente con él, llegado el momento. Tras la liberación, Pétain vuelve a Francia, en abril de 1945. Es juzgado y condenado a muerte, pero De Gaulle conmuta la pena por reclusión perpetua. Se muestra magnánimo a pesar de estar convencido de que, en los tiempos de Vichy, el mariscal Pétain lo habría fusilado "en 24 horas".
 
Lo que le cuestionaba era la falta de voluntad para equiparse a tiempo, formar una fuerza eficaz de reacción, luego el abandono o la entrega al enemigo de los recursos, las instituciones, la flota, la aviación y las colonias de Francia, en momentos en que todavía existía una posibilidad real de resistir desde África del Norte.
 
Ante la claudicación de su gobierno, decide irse a Londres, donde, unas semanas, antes, Winston Churchill ha reemplazado a Neville Chamberlain.
 
El célebre discurso de Charles de Gaulle en el micrófono de la BBC no fue grabado; a veces los hombres no saben que están siendo testigos de la historia. El texto decía:
 
"Ciertamente, hemos sido, estamos, sumergidos por la fuerza mecánica, terrestre y aérea, del enemigo Infinitamente más que por su número, son los tanques, los aviones la táctica de los alemanes lo que nos hace retroceder. Son los tanques, los aviones, la táctica de los alemanes lo que ha sorprendido a nuestros jefes al punto de llevarlos allí donde están hoy. Pero, ¿está dicha la última palabra? ¡debe desaparecer la esperanza? ¿Es definitiva la derrota? ¡no!
 
Créanme, yo que les hablo con conocimiento de causa y les digo que nada está perdido para Francia. Los mismos medios que nos han vencido pueden traer un día la victoria. ¡Porque Francia no está sola! ¡No está sola! ¡No está sola! Tiene un vasto imperio detrás de sí. Puede formar un bloque con el Imperio Británico que domina el mar y sigue la lucha. Puede, como Inglaterra, utilizar sin límites la inmensa industria de los Estados Unidos.
 
Esta guerra no se limita al territorio desdichado de nuestro país. Esta guerra no está definida por la batalla de Francia. Esta guerra es una guerra mundial. Todos los errores, todos los retrasos, todos los sufrimientos, no impiden que existan en el universo todos los medios para aplastar un día a nuestros enemigos. Fulminados hoy por la fuerza mecánica, podremos vencer en el futuro con una fuerza mecánica superior. El destino del mundo está ahí.
 
Yo, general De Gaulle, actualmente en Londres, invito a los oficiales y soldados franceses que se encuentran en territorio británico o que vendrán hacia aquí, con o sin sus armas, invito a los ingenieros y obreros especialistas de las industrias de armamento que se encuentren en territorio británico o que vendrán próximamente, a ponerse en contacto conmigo.
 
Pase lo que pase, la llama de la resistencia francesa no debe apagarse y no se apagará".
 
Cuando, al día siguiente, De Gaulle empieza a recibir a los franceses dispuestos a sumarse a la resistencia, les dice: "De momento, no tengo ni siquiera un local para instalar mi oficina. No tengo fondos, ni tropa. No sé dónde está mi familia. Empezamos de cero".
 
Muy pronto, Churchill comprende que ningún alto mando del gobierno que ha pactado con Hitler se sumará a la lucha y el 28 de junio envía un comunicado a la BBC que dice: "El gobierno de su Majestad reconoce al general De Gaulle como jefe de todos los franceses libres, donde sea que se encuentren, que se le unan para la defensa de la causa aliada".
 
Este reconocimiento será el acta fundacional de la Francia libre y el cimiento de la autoridad de De Gaulle. Sin embargo, el general deberá luchar permanentemente por mantener esa legitimidad en torno a su persona y el reconocimiento de los aliados de que él es Francia, y una Francia libre y soberana.
 
Estaba bastante solo por otra parte, como él mismo lo dirá muchos años después: "En junio de 1940, hay que decir que incluso los que no estaban en mi contra, tampoco estaban muy a mi favor".
 
Por Claudia Peiró
 
Fuente: infobae.com
 

Agreganos como amigo a Facebook
Charles De Gaulle llama a la resistencia contra los nazis que ocupaban Francia
De Gaulle pasa revista a las tropas francesas.
Charles De Gaulle llama a la resistencia contra los nazis que ocupaban Francia
De Gaulle logrará sentar a su país en la mesa de los vencedores. Aquí, junto a Winston Churchill.
04-07-2020 / 19:07
04-07-2020 / 19:07
 
La Guerra de Liberación de Argelia tuvo lugar entre 1954 y 1962 y fue un periodo de lucha del Frente Nacional de Liberación de Argelia (FLN) apoyado por el conjunto del pueblo en contra de la colonización francesa establecida en Argelia desde 1830.
 
En 1830 las fuerzas colonialistas francesas se instalaron en Argelia, desplazando al dominio turco. Colonos franceses se apoderaron de las mejores tierras y, junto a una pequeña oligarquía argelina, explotaron a la mayoría de árabes y bereberes.
 
Tras la Segunda Guerra Mundial, en la sociedad argelina empezó a tomar conciencia de la opresión colonial francesa y a crecer el sentimiento de la independencia. Muchos militares argelinos que habían colaborado en liberar Francia del régimen nazi, se vieron frustrados por el trato que la metrópoli daba a los ciudadanos nativos.
 
Francia se debilitó ante el avance de la lucha anticolonialista en todo el mundo. En 1954 su ejército fue derrotado en Vietnam. Con ello, crece el movimiento nacionalista argelino y fueron muchos los soldados argelinos que empezaron a considerar que era el momento de obtener la independencia para Argelia.
 
La guerra de independencia se llevó a cabo en forma de lucha de guerrillas y enfrentamientos contra el ejército francés y los colaboracionistas de origen local llamados Harkis. Los guerrilleros independentistas se denominaban muyahidines.

La guerra terminó el 05 de julio de 1962 con el reconocimiento, por parte de Francia, a través de los acuerdos de Evian, de la independencia de Argelia. Significó la expulsión de 350.000 colonos europeos de origen francés, italiano y español.
  
Por Carlos Morales



03-07-2020 / 20:07
03-07-2020 / 20:07
03-07-2020 / 20:07
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar