La Opinión Popular
                  04:07  |  Jueves 09 de Julio de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“Opinar libremente por redes sociales sin rigor científico es muy fácil, gobernar con sensatez y responsabilidad es otra cosa, no es para cualquiera". Jorge Busti
Recomendar Imprimir
Nacionales - 30-05-2020 / 07:05
AHORA ES “VIVA EL VIRUS”

Campaña mediática de fanáticos ultramacristas famosos contra la cuarentena

Campaña mediática de fanáticos ultramacristas famosos contra la cuarentena
Denuncian una "infectadura" y que la democracia "está en peligro". Parece una joda pero no. En plena pandemia por el coronavirus, unos 300 ultra macristas y libertarios firmaron un desopilante documento contra la cuarentena en el que denunciaron que la Argentina vive una “infectadura”, un disparate que despertó todo tipo de reacciones burlescas. En las imágenes: Juan José Sebreli, Sandra Pitta, Luis Brandoni y Santiago Kovadloff, son algunas de los supuestos intelectuales que firmaron un delirante documento.
Susana Giménez, Maximiliano Guerra, Oscar Martínez, Juan José Sebreli son algunos de los nombres que alimentan la inverosímil ofensiva opositora contra las medidas sanitarias del Gobierno. Para hacerlo ignoran elementos centrales de la realidad actual y aquella que los convocaba durante el gobierno de Macri.
 
La empleada doméstica de una casa de Retiro cuya empleadora había regresado de Alemania, vive en la villa Mugica, en una habitación con su marido y sus padres y comparte el baño con otras 13 personas. Ella fue la primera contagiada por el virus en la villa. Y su madre, Toribia Balbuena, de 84 años, la primera víctima fatal.
 
Fue a principios de mayo cuando el gobierno de CABA no había aplicado un protocolo de cuarentena real en la villa. Otras tres muertes por la epidemia en la villa fueron dirigentes sociales que sostenían comedores populares, los tres, menores de 60 años.
 
Hay una campaña mediática de macristas famosos, como Maximiliano Guerra, Susana Giménez y Juan José Sebreli contra la cuarentena. Se sumaron así al actor Oscar Martínez que afirmó que amigos suyos mayores de 70 años se habían auto contagiado el virus para inmunizarse.
 
Estos personajes tendrían que explicarle sus argumentos contra la cuarentena a la señora Balbuena, a Ramona Medina, a Víctor Giracoy, a Agustín Navarro y a otros centenares de personas. Pero no podrán hacerlo porque estas personas murieron contagiadas por el virus.
 
Martínez tendría que demostrar que su anécdota no fue simple mala fe y que realmente cree tanto en esa afirmación que está dispuesto a cumplirla. Sebreli proclamó con indignación que un policía no lo dejó pasear por una plaza. La próxima vez que vaya a una plaza por favor que se saque una fotografía. No le vamos a creer hasta verlo.
 
Sebreli no habló de la villa Mugica, que está en la CABA, sino de la Villa Azul, que está en Quilmes y fue abandonada a su suerte por la gestión anterior del intendente macrista Martiniano Molina, pero que ahora fue desplazado por la intendenta Mayra Mendoza, de La Cámpora. Sebreli no es un viejito que habla con inocencia. Sabe perfectamente porqué no habla de las villas de CABA que tienen mil veces más infectados. 
 

 
Y Sebreli dijo que la villa Azul "es el gheto de Varsovia" argentino. "Allí no se van a morir por el virus --dijo-- se van a morir de hambre". A diferencia de lo que sucede en la CABA, la intendenta Mendoza y el gobernador Axel Kiciloff visitaron la villa de cinco mil habitantes, que fue aislada en un intento de evitar que el contagio se transmita a la villa Itatí, que tiene más de 25 mil habitantes.
 
La intendenta y el gobernador se internaron en la villa Azul provistos del equipo que utiliza el personal sanitario. Hablaron con los vecinos y pasaron revista a las acciones de contención social. No sucedió lo mismo en la CABA, donde la gestión macrista ni siquiera separó al funcionario responsable por la criminal falta de agua.
 
Y la gestión de alimentos en la villa Azul se hace entre la intendencia y los movimientos sociales. Es más fácil, porque es una villa chica. Y lo más probable es que, a pesar de las precauciones, la epidemia se extienda hacia asentamientos más grandes donde es mucho más difícil gestionar la cuarentena. Esa fue la razón de la desesperación de Kiciloff y su ministro de Salud, Daniel Gollán.
 
Sebreli habló de la Villa Azul por astucia política o llevado por los periodistas. Y en cualquier caso eligieron mal porque de esa manera se convirtieron en propagandistas del kirchnerismo.
 
Ese asentamiento está dividido por la calle Caviglia. Hay una villa miseria muy pobre del lado de Quilmes que estuvo gobernado por el macrismo hasta principios de año. Del lado de Avellaneda la villa fue urbanizada con casitas de dos pisos y patio o jardín, con centro de salud y centro deportivo.
 
Avellaneda es gestionada desde hace varios años por el intendente kirchnerista Jorge Ferraresi, hijo de un sindicalista luchador de la resistencia peronista. Ferraresi es dirigente del Instituto Patria que encabeza la ex presidenta Cristina Kirchner.
 
La diferencia entre la villa miseria en Quilmes y un barrio de casitas dignas en Avellaneda es abrumadora. Allí apuntaron Sebreli y los periodistas de La Nación, solamente para cuestionar a Kiciloff y Mendoza.
 
Sebreli equiparó la cuarentena con una "detención domiciliaria" y acusó a Alberto Fernández de convertirla en una "cuarentena política". Pero los que politizaron la cuarentena fueron este personaje y los demás cuyo discurso tiene solamente esa intención.
 
Las redes se inundaron con este tipo de declaraciones. Patricia Bullrich se sumó y dijo que la cuarentena es de "izquierda fascista o de derecha stalinista". Maximiliano Guerra, dijo que la medida contra la epidemia es claramente "comunista" y Susana Giménez aseguró que "nos llevan a ser como Venezuela".
 
Es un momento delicado. Es un punto de inflexión en el que las personas empiezan a sentir el esfuerzo, tanto en el aislamiento como en la economía, pero al mismo tiempo es cuando la epidemia está llegando al punto más alto de la curva de contagios.
 
La farándula y los intelectuales macristas aprovecharon esta situación de vulnerabilidad para acusar a Alberto Fernández de conculcar las libertades. Por supuesto que la cuarentena implica restricción de libertades y otras calamidades que si se mantienen más allá de la situación de excepción configurarían una verdadera dictadura.
 
Pero hay una situación extraordinaria y de peso. Y además, no hay una sola cuarentena. En realidad cada provincia aplica una modalidad diferente. La mitad del total de infectados del país está en la CABA y el Conurbano y por lo tanto allí la medida tiene que ser más rigurosa.
 
Hasta casi podría decirse que hay tantas modalidades de aplicación, como ciudades hay en el territorio. Pero no hay argumento más fuerte que el descalabro mundial que ha producido la epidemia que estos energúmenos tratan de subestimar para atacar la figura de Alberto Fernández.
 
"Juicio y castigo a los infectólogos" arengaba una de las manifestantes anticuarentena del martes. Cuando una causa se desliza a expresiones imbéciles pone en evidencia que no importan los argumentos. Se supone que varios de ellos son personas inteligentes. Saben que no tienen razón, que la epidemia es grave y que sería criminal levantar la cuarentena.
 
Julio Cortázar escribió que "en algún lugar debe haber un basural donde están amontonadas las explicaciones". No tiene sentido discutir si la epidemia es grave o si la cuarentena no es necesaria. Si lo niegan será por sus propios egoísmos, o prejuicios o por el interés de erosionar a alguien que fue elegido en forma democrática pero con quien desacuerdan. Claro que la forma de hacerlo es criminal, no se puede convocar a la población a infectarse.
 
Si les preocuparan las libertades no apoyarían al régimen de espionaje del gobierno macrista que está quedando al descubierto. En la causa que lleva el juez Alejo Ramos Padilla, hay tres agentes de inteligencia, un periodista y un fiscal involucrados en prácticas extorsivas contra empresarios. A veces por interés en metálico y otras para obligarlos a declarar en contra de disidentes políticos.
 
Era un gobierno que entregaba a los periodistas ultramacristas las escuchas telefónicas a opositores; y hay un archivo entero con mensajes espiados de artistas, dirigentes políticos y empresarios. Hasta un arrepentido se presentó dispuesto a informar la manera en que el macrismo espiaba a todo el mundo.
 
Es como dijo Marcelo Tinelli: "Te escuchaban los teléfonos, te leían los mails, te apretaban con la Afip. Tenían un aparato del Estado, que pagábamos nosotros, para perseguir a los que pensaban distinto o a los propios que pudieran descarriarse".
 
Con todos estos antecedentes, Mauricio Macri acaba de ser imputado por el fiscal Jorge Di Lello en una causa por espionaje junto con su jefe de espías, su amigo Gustavo Arribas. El sistema que había implantado a través de su amigo convertía a la Argentina en el país del Gran Hermano de George Orwell. No hay excesos ni bandas descontroladas, sino una cadena de mando que usaba el espionaje como sistema de poder.
 
Si esta gente, como Sebreli, están tan preocupados por las libertades y garantías constitucionales, antes de criticar una medida sanitaria de carácter extraordinario, tendrían que preocuparse por el régimen que apoyaron y por la gente que los aconseja.
 
Por Luis Bruschtein
 
Fuente: Página12
 

Agreganos como amigo a Facebook
08-07-2020 / 12:07
En un duro dictamen, el fiscal Gerardo Pollicita consideró que las autoridades macristas del Banco Nación "incumplieron deliberadamente los deberes a su cargo". Afirmó que los empresarios accedieron a créditos mientras postergaban el pago de sus obligaciones, con el objetivo de que la entidad finalmente no tuviera de donde cobrar la deuda.
 
Pollicita pidió que se ordene la inhibición de bienes al ex presidente del Banco Nación (BN) Javier González Fraga y a su segundo Lucas Llach, así como también a ex funcionarios de esa entidad y a empresarios de Vicentin involucrados en la causa penal que investiga una supuesta defraudación en el otorgamiento de créditos multimillonarios a esa cerealera.
 
"Otorgaron irregularmente millonarios créditos en moneda extranjera", dice el planteo presentado ante el juez de la causa, Julián Ercolini. En el escrito de 79 páginas, el fiscal pidió que se disponga esas medidas contra los 24 investigados en esa causa, entre los que están involucradas las personas jurídicas Vicentin SA y Algodonera Avellaneda SA. Sobre estos se pidió que se dicte la "prohibición de innovar sobre su composición accionaria".
 
El dictamen sostiene que "los elementos probatorios" indican que los funcionarios del Banco Nación, "algunas veces por acción y otras por omisión, incumplieron deliberadamente los deberes a su cargo y perjudicaron los intereses confiados en la administración de los fondos de la entidad bancaria".
 
"Otorgaron irregularmente millonarios créditos en moneda extranjera a las firmas Vicentin SA y Algodonera Avellaneda SA, apartándose de la normativa interna que lo regula, y luego omitieron ejecutar en tiempo y forma las garantías que preveían los contratos tendientes a recuperar el dinero que se adeudaba", puntualizó.
 

08-07-2020 / 11:07
Los datos revelan que el país transita el peor momento de la pandemia. Más de dos mil contagiados diarios y un trabajo arduo de los profesionales de la salud para controlar que no haya más casos. Aún así desde diversos sectores cercanos al macrismo siguen con sus ideas anticuarentena que ponen en peligro a toda la sociedad, llaman a una marcha para el 9 de julio aunque el riesgo de un contagio masivo se alto.
 
Con su habitual modus operandi, los trolls macristas empezaron a militar movilizaciones para el día de la independencia. Una vez más volvieron a agitar con fake news y consignas de odio que se multiplicaron en todas las redes sociales.
 
Como suele suceder, en las imágenes se pueden ver fotos de Vicentin, Venezuela y de diferentes puntos del campo. En algunos de los videos, se escucha hasta una amenaza anti democrática y destituyente en la que sostienen que "hay que ponerle un freno contundente y definitivo" al actual Gobierno.
 
Entre los promotores visibles de la movida está el poeta Santiago Kovadloff y el diputado provincial de Juntos por el Cambio, Luciano "Lucho" Bugallo que compartieron diferentes afiches y comentarios sobre la movida.
 
Uno de los movimientos que genera este tipo de contenido es el reconocido como "Campo+Ciudad" en el que justamente está Bugallo y otros dirigentes. En las imágenes se ven comentarios sorprendentes como la falsa dicotomía entre "salud y economía". Además, acusan sin pruebas de "rotura de silobolsas" y reclaman, entre otras cosas, el retorno a las "sesiones presenciales" en el Congreso.
 
Justamente, sobre este último punto, en las últimas semanas se conocieron diversos casos positivos de COVID-19 tras la presentación de varios legisladores de la oposición entre los que estuvieron los macristas Julio Sahad y Miguel Bazze

07-07-2020 / 10:07
Otra vez, los sectores de la derecha macrista más fanática, que responden a la conducción de Mauricio Macri, Patricia Bullrich y Ángel Pichetto, dan muestras de violencia -verbal, en este caso- y de muy poco compromiso con las reglas de la convivencia democrática.
 
El miserable documento, firmado por las autoridades partidarias de Juntos por el Cambio, referido al asesinato de Fabián Gutiérrez, es un compendio de acusaciones e inferencias, sin el aporte de una sola prueba, con el único propósito de endilgarle responsabilidad en el hecho al Frente de Todos que ejerce el gobierno nacional.
 
Pero, la irritación desatada por la difusión inconsulta del comunicado que trataba como un crimen político el asesinato de Gutiérrez le costó su lugar a Bullrich, quien tendrá que resignar poder. Luego de los choques internos del fin de semana por el incendiario comunicado que la presidenta del PRO decidió enviar sin haber terminado antes las conversaciones con otros sectores del espacio opositor, se reunió el sector "dialoguista".
 
El jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta; la ex gobernadora María Eugenia Vidal; el jefe de la bancada de Diputados, Cristian Ritondo; el vicejefe Diego Santilli, los intendentes Néstor Grindetti y Jorge Macri, entre otros, conversaron en un Zoom. Es decir: un encuentro de todos los que quedaron descontentos con la salida del espacio a plantear una confrontación con el Gobierno nacional y tratar al asesinato de Gutiérrez como un crimen político.
 
Hay mucho enojo en el sector de los que tienen los votos y los cargos, que eran los furgones de cola desplazados por los gurkas, el "ala dura", que no tiene responsabilidades de gobierno. La conclusión es que plantearán la formación de una mesa ejecutiva del PRO, donde Bullrich (y por ende el ex presidente Macri) estará rodeada de dirigentes del otro sector. O sea, le quitaron poder...
 

06-07-2020 / 11:07
Encontraron muerto a Fabián Gutiérrez, ex secretario de Cristina Fernández que estaba "desaparecido en democracia", según el macrismo. De acuerdo a la confesión reproducida por medios de Santa Cruz, uno de los supuestos asesinos, de 19 años, habría entablado una relación amorosa con Gutiérrez al solo efecto de extorsionarlo, pero como no quiso pagar, lo secuestraron, lo torturaron y lo mataron.
 
Lo que sí es seguro que la muerte violenta de Gutiérrez se enquistó en la prensa anti K y trajo al ruedo las teorías más conspirativas y paranoicas, como un remix del caso Nisman. Su condición de ex secretario privado de los Kirchner y uno de los tantísimos "arrepentidos" en la causa de los cuadernos alimenta el morbo entre quienes se van a aferrar ciegamente al convencimiento de un asesinato mafioso K.
 
Sin tener en cuenta los datos que arrojó la investigación, desde Juntos por el Cambio aseguraron que la muerte de Gutiérrez representaba "un crimen de extrema gravedad institucional" y lo dejaron asentado en un comunicado opositor, que llevó la firma de las autoridades del PRO, Patricia Bullrich y Federico Angelini, de la UCR, Alfredo Cornejo y Alejandra Lordén, y de la Coalición Cívica, Maximiliano Ferraro y Mariana Zuvic.
 
No importa la autopsia. No importa cualquier confesión que pueda surgir de la autoría del homicidio. No importa nada de eso. La militancia macrista feroz alega que el kirchnerismo se tomó venganza. Tanto el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, como el presidente Alberto Fernández, tildaron de "miserables" y "canallas" a los que intentan sembrar la idea de un crimen político.
 
El comunicado que acusa al Gobierno de estar detrás del asesinato de Gutiérrez, difundido por el ala gurka del macrismo mientras seguían debatiéndolo y antes de llegar a un consenso dentro de Juntos por el Cambio, desató la furia en la coalición opositora. Dirigentes bonaerenses y porteños amenazan con hacer expresa su diferencia dinamitando puentes con el ala dura.
 

05-07-2020 / 10:07
Se complica la situación de Daniel "Tano" Angelici, por las escuchas ilegales. El ex presidente de Boca fue un hombre muy cercano a Mauricio Macri y a Juan Sebastián De Stéfano, exdirector de asuntos jurídicos de la AFI. Su nombre late fuerte en torno a la causa del espionaje ilegal macrista.
 
Las declaraciones en el Congreso de dos altos funcionarios de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) durante el gobierno de Macri indicaron que el área de Jurídicos, cuya tarea eran las relaciones con el Poder Judicial, se transformó en la más importante del organismo.
 
Estaba a cargo del "Enano" De Stéfano, un hombre de Angelici, uno de los operadores judiciales más afilados del macrismo. Esa área concentró desde visitas a jueces con causas que interesaban a las Casas Rosada y hasta las transcripciones de escuchas que terminaban en manos de medios y periodistas serviciales como Luis Majul.
 
Una de las dos personas que declararon en el Congreso fue detenida en el marco de la causa por espionaje ilegal masivo a dirigentes políticos. La otra fue citada como testigo. No son perejiles, sino todo lo contrario.
 
Se trata de Diego Dalmau Pereyra y Martín Coste, respectivamente, quienes ocuparon sucesivamente la Dirección de Contrainteligencia de la AFI. Uno de carrera militar, el otro con  casi dos décadas entre los espías, fueron parte del aparato de inteligencia macrista a la vez que, según relataron, tuvieron diferencias con Gustavo Arribas y Silvia Majdalani por el uso partidario de la agencia.
 
"Todo pasaba por Jurídicos", aseguró y repitió Dalmau Pereyra. "Fue la estructura más fuerte de la gestión Arribas-Majdalani", dijo Coste. Todo lo escucharon los diputados Leopoldo Moreau, Rodolfo Tailhade, Cristian Ritondo y el senador Martín Doñate, miembros de la Bicameral de Inteligencia. Eduardo Valdés también participó en el testimonio de Dalmau Pereyra.
 
A Angelici se le atribuye influencia sobre Juan Mahiques, ex viceministro de justicia y representante del Gobierno de Macri en el Consejo de la Magistratura, desde donde aseguran que presionaba a jueces por fallar en contra. Ahora es fiscal general de la Ciudad de Buenos Aires.
 
La Opinión Popular
 

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar