La Opinión Popular
                  16:39  |  Jueves 03 de Diciembre de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
"Hay que recuperar los 20 puntos que perdieron los jubilados durante el gobierno de Macri". Fernanda Raverta
Recomendar Imprimir
Nacionales - 23-05-2020 / 09:05
MÁS QUE NUNCA, ALBERTO FERNÁNDEZ TENDRÁ QUE RESPONDER AL TÍTULO DE "PILOTO DE TORMENTAS"

El país está en un estrecho desfiladero con dos picos letales y antagónicos: el de la epidemia y el de la economía parada

El país está en un estrecho desfiladero con dos picos letales y antagónicos: el de la epidemia y el de la economía parada
La historia tiene muchos ejemplos de pilotos de tormentas en épocas de crisis. Son hombres que saben combinar las ideas con la práctica y los propósitos con los hechos. Hombres de iniciativas, proyectos, obras, horizontes. No se trata de iluminados, sino simplemente de hombres de coraje cívico y con iniciativa para superar la crisis que afectan a la sociedad. La sociedad los percibe y los respeta.
Como en las viejas imágenes del navío que atraviesa las columnas de Hércules en un mar tormentoso, Argentina enfila hacía dos picos letales y antagónicos: el punto más alto de la epidemia, por lo menos en el ámbito de la zona metropolitana de Capital y Conurbano y el punto de inflexión de una economía parada, después del cual será más difícil recomponerse.
 
Para Alberto Fernández, más que nunca vale la figura del piloto de tormentas que se aplica para los políticos en momentos decisivos. El país se introduce por un estrecho con el mar embravecido. Un toque leve para un lado o para el otro puede llevar la embarcación hacía los arrecifes.
 
En el pico de la infección, resulta muy difícil abrir la cuarentena. A pesar de la fuerte presión de sectores del poder económico, una apertura indiscriminada echaría por la borda el esfuerzo con resultados altamente positivos que implicaron estos días de cuarentena.
 
Y al mismo tiempo hay cientos de negocios y empresas al borde de la quiebra a pesar de la ayuda del gobierno. Muchos de los que empiecen a cerrar en este tramo ya no volverán a abrir o demorarán mucho en hacerlo con la consecuente pérdida de fuentes de trabajo.
 
Jair Bolsonaro, Boris Johnson al principio y Donald Trump la hicieron más fácil. Estrellaron el barco contra la epidemia y que se salve el que sepa nadar, los demás son descartables. El barco escoró por la epidemia y se fue a estrellar con la economía. Y así convirtieron a sus ciudades en paisajes dantescos con decenas de miles de muertos. Las fosas comunes en el Central Park es una postal del infierno que quedará en la retina de los norteamericanos por muchos años.
 
Argentina evitó esas situaciones y se introdujo en un embudo flanqueado por los escollos de la epidemia y la economía y está llegando al pasaje más estrecho donde la muñeca del timonel-político deberá esmerarse hasta el mínimo detalle. La caída de once puntos del PBI es la boya de alarma.
 

 
Desde el otro lado se avizoran las luces rojas cuando el país ya cuenta con unos diez mil infectados y casi 500 muertos, 400 de ellos en la zona metropolitana y del conurbano. Son cifras bastante menos alarmantes que las de la mayoría de los países de la región y de muchos del resto del planeta. Los especialistas infieren de esas cifras que estaría próximo el pico de la epidemia.
 
Es un momento crítico porque si bien el esfuerzo es respaldado por la gran mayoría de la sociedad, también está llegando a un punto de fatiga por el confinamiento y la falta de trabajo. Es extremado y milimétrico el cálculo que se debe aplicar. Se lanza el subsidio para los salarios de las empresas y aparecen cobrándolo ejecutivos de corporaciones como Vicentin y Techint, que se ha enriquecido con préstamos del Estado que no van a devolver, en el primer caso, o que ya ha ordenado despidos masivos, la otra.
 
Para complicar un panorama ya complicado, el mismo Grupo Clarín que quiso favorecerse con este Programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción lanzó una campaña contra esos mismos subsidios. "Ayuda oficial: El gobierno lleva gastado por la cuarentena, 20 mil millones de dólares, la mitad del préstamo del FMI", fue uno de los titulares esta semana. Piden la plata y cuando la reciben, critican que se la den.
 
El título es mentiroso, porque se trata de pesos argentinos y no dólares, no tiene que ver con ninguna deuda y además va al bolsillo de los trabajadores y no a cuentas offshore de amigos del gobierno, como sucedió durante el macrismo. Critican con mala fe pero se anotan en los beneficios.
 
Alberto Fernández recibió en Olivos a representantes del movimiento Garganta Poderosa y después de escucharlos les agradeció porque los datos que le hacían llegar sobre las villas en la CABA eran diferentes. El Presidente trata de no partidizar la problemática, pero tampoco quiere cargar con responsabilidades de las autoridades de aplicación en cada distrito.
 
Un ejemplo: Si una persona se infecta en un barrio de clase media, es trasladada en ambulancia. En la villa ya bautizaron "coronabús" al ómnibus donde trasladan a la gente infectada junto con su entorno, convirtiéndolo en otro foco infeccioso. Fueron algunos de los detalles que escuchó el presidente. Una de las consecuencias fue que se empezaron a instalar dos centros de aislamiento cerca de la villa Padre Mujica para evitar la gira en coronabús.
 
Los debates se intensifican. Desde 2001, cuando comenzaron a distribuirse los planes Trabajar para los desocupados, hubo un gran revuelo mediático para criticar que se les diera plata. Se exigió una contraprestación a los trabajadores desocupados que eran favorecidos. Ahora, la mayoría de los planes son para cooperativas de trabajo que llevan implícita esa contraprestación.
 
Por su parte la diputada del Frente de Todos Fernanda Vallejos propuso que en vez de subsidiar a las grandes empresas, el gobierno compre parte de sus acciones. O sea que el subsidio no sea gratis, sino a cambio de acciones, como sucede en varios países de Europa que han comenzado el salvataje de empresas.
 
La propuesta armó tremendo revuelo. Lo más probable es que salga antes el aporte extraordinario de las grandes fortunas, cuya discusión está más avanzada. Pero resulta interesante que los que exigieron una contraprestación a los trabajadores desocupados que reciben subsidios, sean los mismos que exijan que los subsidios a las grandes empresas no la tengan.
 
En ese canto de sirenas apareció la denuncia de un Centro Simón Wiesenthal cada vez más desprestigiado por el uso politiquero de la sigla que ganó prestigio con la captura internacional de criminales nazis.
 
La política de salud durante el gobierno de Mauricio Macri se basó en el ajuste permanente, en desfinanciar programas, suspender acciones, abandonar hospitales y reducir la salud pública al mínimo posible. Alberto Fernández representa la idea contraria y debe afrontar una epidemia con la salud pública que heredó de un gobierno contrario a la salud pública.
 
La lucha contra la epidemia revalorizó ante la sociedad a la salud pública, lo cual implica un demérito para el gobierno pasado. Si existe un símbolo indiscutido de la salud pública es el sanitarista Ramón Carrillo.
 
La denuncia contra este símbolo de la medicina social y salud como derecho, hecha sin documentos, ni pruebas que la sostengan, resultó funcional a la necesidad de la derecha de esmerilar esa idea de salud pública. Lo quisieron ensuciar antes como "corrupto", pero Carrillo, que manejó una caja inmensa durante el peronismo, murió pobre en Brasil.
 
Carrillo salvó la vida de decenas de miles de argentinos. No solamente merece estar en un billete, sino que tendría que haber plazas y monumentos con su nombre. La denuncia provino de la sede para América Latina del Wiesenthal a cargo del argentino Ariel Gelblung, relacionado en la colectividad judía con el sector de Rubén Beraja, acusado del encubrimiento del atentado contra la AMIA. En ese sector participan el ex ministro Claudio Avruj y el diputado ultramacrista Waldo Wolff.
 
El periodista Horacio Lutzky, que investigó el atentado a la AMIA, lo relaciona con el negocio del tráfico de armas que se realizaba desde Argentina. En su libro La explosión, menciona a Gelblung como directivo de la empresa Terminal Portuaria Intefema, "dedicada exclusivamente a facilitar el contrabando de armas". Este personaje es el que denunció a Carrillo.
 
La nave va.
 
Por Luis Bruschtein
 
Fuente: Página 12
 

Agreganos como amigo a Facebook
03-12-2020 / 10:12
El presidente Alberto Fernández convocó el miércoles a "construir otra normalidad, con más justicia y equidad" y, en ese sentido, destacó que aparecen "las primeras señales" de recuperación de la economía, con un incremento en el consumo, que contribuye a que esa nueva etapa "incluya a todos" y a que "YPF siga creciendo" para dar a los argentinos la energía necesaria para empujar ese crecimiento.
 
"Seamos capaces de construir otra normalidad, con más justicia, equidad, y que a todos incluya, en la que YPF siga creciendo para darnos la energía que necesitamos", afirmó el Presidente al participar ayer de la inauguración de La Plata Cogeneración II (LPC II), una central térmica de generación de energía de YPF que requirió una inversión de 166 millones de dólares.
 
En lo que hace a YPF, el jefe de Estado cuestionó con dureza "el daño" que le hizo en el gobierno un Mauricio Macri con políticas que calificó como "frustrantes" para el desarrollo de la petrolera de bandera. "YPF fue la nave insignia de las empresas argentinas. Funcionó durante muchos años como motor del crecimiento argentino", recordó el mandatario en la inauguración de la planta, acompañado por el gobernador bonaerense Axel Kicillof.
 
Fernández trazó una comparación entre el daño que se le provocó a la empresa de bandera hidrocarburífera en dos momentos de la historia: la dictadura militar y el gobierno de Macri. "Pensé que era muy difícil hacerle el daño que se le hizo durante el gobierno militar", pero "en los cuatro años pasados, el daño que le hicieron y lo frustrante para el desarrollo, fue llamativo", señaló. En cambio, subrayó la capacidad transformadora y la visión actual que impera en la empresa.
 

03-12-2020 / 09:12
La historia del saqueo del macrismo en beneficio de Capital Federal es una suerte de remake de la eterna lucha entre unitarios y federales, entre el interior y el puerto, la pelea por la coparticipación entre el Gobierno nacional y la administración de la Ciudad de Buenos Aires, con chicanas y presión a la Corte Suprema, que sigue su curso.

El Gobierno de Alberto Fernández reúne a la mayoría de los gobernadores en su respaldo. Los diputados cordobeses de Juan Schiaretti recordaron que Mauricio Macri le pasó por decreto a la CABA 67.000 millones por 19.900 policías, mientras en Córdoba hay 22.000, con sueldos similares, que cuestan 35.000 millones con más población y territorio. Conclusión: "Transfirieron de más".

Pero, aprovechando el tema, Mauricio Macri salió nuevamente a intentar disputarle el liderazgo de la oposición a Horacio Rodríguez Larreta. El ex mandatario aseguró que "dominada por el oficialismo ayer la Cámara de Diputados atropelló nuevamente las instituciones, los derechos de los argentinos y el federalismo. La ley que aprobaron saquea el presupuesto de la Ciudad y pone en riesgo la seguridad, la salud y el bienestar de millones de personas".

Si se lee bien, la declaración no fue un apoyo a Larreta (al que ni mencionó), sino un intento de ponerse en el centro de la escena. Para Macri, lo que hizo la Cámara de Diputados, con el voto de los representantes del pueblo, es 'atropellar las instituciones' mientras que él, que regaló indebidamente y por decreto, las habría respetado. El argumento es insólito y antidemocrático.

En tanto, la sobreactuación de Larreta sólo se explica por la falta de argumentos. Parece más una estrategia comunicacional para justificar el impuestazo que le esta propinando a los porteños con los aumentos de peajes, subtes, ABL, patentes y la nueva tasa a los consumos con tarjeta de crédito.
 


02-12-2020 / 11:12
02-12-2020 / 10:12
La Ciudad Autónoma de Buenos Aires, "el puerto" capital de la oligarquía, es el distrito más rico del país y durante el gobierno de Mauricio Macri se la benefició sin motivo ni explicación de todas las maneras posibles. Fue escandaloso el modo en que se la favoreció a costa del resto de las provincias argentinas.
 
Si bien el proyecto de ley que fija el monto del traspaso de la Policía Federal a la Ciudad no se convirtió en ley y volverá a ser tratado por el Senado, el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, se apresuró a montar una conferencia de prensa en el que se volvió a exhibir como candidato presidencial. El alcalde porteño, que estuvo acompañado por sus principales aliados, anunció que presentará una nueva demanda ante la Corte y le reclamó que resuelva pronto.
 
Pese a que la iniciativa todavía no fue convertida en ley por el Congreso, Larreta defendió el "regalo", el traspaso de fondos por decreto realizado por Macri y atacó al gobierno nacional. El que salió a responderle fue el ministro Wado de Pedro: "Corregir no es quitar. Estamos corrigiendo lo que estuvo de más. En 2016, aprovechando la transferencia de la policía a la CABA, Macri aumentó de manera desproporcionada y con una clara finalidad partidaria los recursos que le correspondían, de un 1,40% a un 3,75%".

Y continúo: "El Congreso es el ámbito para esta discusión. Si pierden la votación, dicen que es un ataque. Si la mayoría de los gobernadores -que representan el federalismo- opinan en contra, es un ámbito sesgado. Pareciera que quieren una democracia sin Congreso y un federalismo sin provincias. Es hora de que entiendan que el país no tiene dueños y la República es de iguales". El porcentaje de la coparticipación que Macri les sacó a las provincias para regalárselo a Larreta, con una clara finalidad partidaria, hay que devolvérselo a las provincias.

La Opinión Popular


01-12-2020 / 11:12
Para dos jueces de la Sala I de la Cámara de Casación Penal Federal las declaraciones de los arrepentidos de la causa de las fotocopias de los cuadernos son válidas y no hay ningún motivo para disponer la inconstitucionalidad de la ley aprobada en 2016 en la que se basaron para tomarlas el fallecido juez Claudio Bonadío y el fiscal macrista Carlos Stornelli.
 
Pese a que no hay más que registros escritos de esas "delaciones" pero ningún audio o filmación que hubiera dejado constancia de lo que ocurrió en esas audiencias, los jueces ultra macristas Diego Barroetaveña y Daniel Petrone sostuvieron que los empresarios y funcionarios de segundas líneas detenidos se arrepentían por propia voluntad.
 
Fue muy evidente en los inicios del expediente en agosto de 2018 que sólo se les concedía la libertad a aquellos que se "arrepentían" y pero quienes no aceptaban hablar para complicar a funcionarios K quedaban presos.
 
La jueza Ana María Figueroa votó en disidencia por declarar la inconstitucionalidad de dos artículos de la ley en cuestión (27.304) por considerar que atentan contra las garantías de prohibición de autoincriminación (declarar contra sí mismo), presunción de inocencia, derecho de defensa en juicio y del debido proceso.
 
Además postuló la nulidad de las declaraciones tomadas de los imputados colaboradores porque no estuvieron registradas debidamente por "medios técnicos idóneos", como establece la misma norma para poder ser controladas por las partes y saber qué sucedió realmente en las audiencias. La discusión desembocará en la Corte Suprema y todo indica que podría demorar un juicio oral.
 

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar