La Opinión Popular
                  05:09  |  Sábado 06 de Junio de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“La pandemia nos demostró que vivimos en un país injusto y que la calidad de vida incide fuertemente en el riesgo de contagio”. Alberto Fernández
Recomendar Imprimir
Nacionales - 18-05-2020 / 12:05
EL CORONAVIRUS EN LAS VILLAS PORTEÑAS NO DA TREGUA: YA SON 1.323 INFESTADOS Y 12 MUERTOS

Murió por covid-19 Ramona, la vecina del Barrio 31 que había denunciado la falta de agua en plena pandemia

Murió por covid-19 Ramona, la vecina del Barrio 31 que había denunciado la falta de agua en plena pandemia
"Nos piden que nos higienicemos, que nos lavemos las manos, que tengamos mayor cuidado, que nos pongamos tapabocas, que no salgamos a la calle", decía hace dos semanas y frente a las canillas secas de su casa Ramona Medina, una vecina y referente social de la Villa 31, con la paradoja enfrente: "¿Y con qué lo hacemos si no tenemos agua?".
"Nos piden que nos higienicemos, que nos lavemos las manos, que tengamos mayor cuidado, que nos pongamos tapabocas, que no salgamos a la calle", decía hace dos semanas y frente a las canillas secas de su casa Ramona Medina, una vecina y referente social de la Villa 31, en CABA, con la paradoja enfrente: "¿Y con qué lo hacemos si no tenemos agua?".
 
Poco más de una semana después, Ramona, de 42 años, paciente diabética e insulino-dependiente, fue diagnosticada con COVID-19, al igual que sus dos hijas (una de ellas discapacitada), su sobrina y sus cuñados, mientras su pareja y su sobrino siguen a la espera del resultado. Ramona quedó internada en grave estado, sedada y conectada a un respirador, y falleció este domingo en el Hospital Muñiz.
 
El gobierno macrista de la Ciudad de Buenos Aires desoyó los reclamos desesperados de esa mujer que gritaba en nombre de todo un barrio -la Villa 31- por que llegue agua a sus cañerías para poder asearse como se requiere para evitar el coronavirus. Ella se sabía una posible paciente de riesgo, y ese riesgo se tornó realidad. El ejército de trolls macristas salió a la caza del Gobierno nacional tras el fallecimiento. Pero ella apuntaba contra funcionarios de CABA en sus denuncias por la falta de agua en los asentamientos.
 
Ramona no se pudo lavar las manos ni quedarse en casa. Salió y ya no regresará. ¿Qué cielo habitarán los pobres que resistieron y lucharon hasta el último momento? Concluir que a Ramona la mató el coronavirus es como decir que a los muertos de Cromañón los mató el fuego. Mata más el abandono, la desidia y la irresponsabilidad de los Estados que las pandemias.
 
Ramona es la metáfora de que ante el coronavirus no somos todos iguales. La vejez, las enfermedades prexistentes y la pobreza, como si esta fuera una patología más, son el festín del que se alimenta el coronavirus para seguir sumando muertos a su interminable lista.
 
La Opinión Popular
 

 
Ramona no se pudo lavar las manos ni quedarse en casa
 
Está claro que la pobreza no sucede de la noche a la mañana sino que es el resultado de un largo y penoso historial de seres que son marginados. Ramona fue conocida por un video que será su testimonio eterno, cuando nos abrió la puerta de su casa en la Villa 31 y con la voz quebrada de bronca y angustia nos exhibió la más cruda paradoja de los imperativos "lavate las manos" y "quedate en casa".
 
Ramona giraba la canilla de la pileta y no salía agua, salía nada, salía el vacío que deja el abandono y la ausencia de los políticos y funcionarios que debieron ocuparse de ella y de su entorno.
 
También está la foto en la que Ramona aparece en primer plano, seria, interpelándonos de frente; detrás, su marido, otros integrantes de la familia, y la más dura imagen, la de la hija pequeña que, desde la silla de ruedas, no puede sostenerse ni sostener la mirada. Son los rostros de la tristeza dibujados por el malestar, la pobreza y el miedo.
 
Ramona tenía una patología prexistente, era insulinodependiente. Su grupo familiar, como tantos otros, es de riesgo; integrantes con cardiopatías, diabetes, discapacidades, pero también déficit alimenticio y habitacional. Ella hizo escuchar su garganta poderosa el 3 de mayo, para denunciar no solo su compleja realidad sino la de su barrio, la Villa 31, que se había quedado sin agua cuando recién se conocían tres contagiados.
 
"Terror, miedo, desesperación, de no tener agua, y el miedo a contagiarte este virus, que es terrible", decía Ramona, que ya no está, y que su miedo se hizo real, a su combo de pobreza y enfermedades se le sumó el coronavirus, el tiro del final.
 
Ramona estaba esperando la relocalización desde hacía cuatro años, pero no la efectivizaron; habrá que juzgar a los responsables. De haber sido reubicada y luego aislada, hoy estaría con vida y ninguno de los integrantes de su familia contagiados. Lamentablemente Ramona es una ficha más de este triste escenario.
 
Nadie la rescató a tiempo. Ramona ya no está. A Ramona la mataron. Ramona es parte del efecto dominó, de otras muertes que irán cayendo detrás de ella. El coronavirus no solo contagia y mata, también está desnudando las vulnerabilidades y las desigualdades sociales que cada día matan más que una pandemia. Eso es lo que Ramona representaba. No la olvidemos.
 
Por Pablo Melicchio
 
Fuente: Diario Registrado
 

Agreganos como amigo a Facebook
05-06-2020 / 12:06
Miguel Acevedo le sonrió todo lo que pudo a la camarita de su laptop. Estaba en su casa pero de saco y corbata, igual que el resto de los directivos de la Unión Industrial. -El milagro de la pandemia es que la AFIP sea la buena de la película. ¡Hay que agradecer!
 
Fue el martes a la tarde y Mercedes Marcó del Pont le acababa de dar dos buenas noticias en medio de la caída libre que atraviesa la economía: que la recaudación cayó un poco menos en mayo que en abril, tal como se oficializó al día siguiente, y que la semana que viene se deposita la parte de los sueldos que paga el Estado a los empleados cuyos patrones solicitaron la Asistencia al Trabajo y la Producción (ATP).
 
Con el malo de la película le tocó hablar anoche. El presidente del Banco Central, Miguel Pesce, le prometió -también por videoconferencia- que no complicará el acceso a dólares de las industrias que quieran importar.
 
La inquietud de todo el empresariado apareció el viernes pasado, cuando Pesce estableció que las empresas que posean dólares declarados en el exterior deberán usarlos para pagar las importaciones que quieran hacer. Y que recién cuando los hayan gastado podrán acceder a más en el mercado oficial.
 
Acevedo ya había protestado diplomáticamente contra esa resolución anteayer, cuando Alberto Fernández lo recibió en Olivos junto a una docena de CEOs de grandes empresas, como Javier Madanes (Aluar), Luis Pagani (Arcor), Sergio Kaufman (Accenture), Luis Perez Companc (Molinos) y Daniel Herrero (Toyota).
 
El Presidente lo miró a Matías Kulfas. "Es algo temporario", aclaró el ministro de Producción. "Y además, con los insumos para la industria no deberían tener problema", agregó.
 

05-06-2020 / 11:06
04-06-2020 / 11:06
"Expresamos nuestra condena a los graves hechos de violencia institucional que se han suscitado en los últimos días en nuestro país y que son de conocimiento público", indicó el partido de la derecha en un comunicado que firmó el ex secretario de Derechos Humanos Claudio Avruj, pero no la presidenta del PRO, Patricia Bullrich, quien -como ministra de Seguridad- justificó el asesinato por la espalda de personas a manos de policías y prefectos.
 
Se entiende por qué la omisión: como ministra de Seguridad, Bullrich justificó cuanto acto de violencia institucional ocurrió durante su paso por el gobierno de Mauricio Macri. El mandatario, dicho sea de paso, recibió en Casa Rosada y felicitó al policía Luis Chocobar, mientras estaba siendo investigando penalmente por matar por la espalda al sospechoso de un delito.
 
Bullrich también justificó el asesinato del joven mapuche Rafael Nahuel por la espalda por parte de integrantes de la Prefectura. Antes de que siquiera comenzara la investigación penal, la ministra emitió un comunicado en el cual aseguró que los prefectos habían sido atacados por poco menos que un comando guerrillero.
 
Nunca se encontraron evidencias de esto, pero la entonces ministra jamás se retractó. De hecho, dijo que en casos de violencia institucional como ese "no necesitamos pruebas: le otorgamos el carácter de verdad a la versión de Prefectura". Lo mismo hizo a lo largo de las semanas y semanas que estuvo desaparecido Santiago Maldonado: defendió sin pruebas a los gendarmes y se negó a hablar de desaparición forzada (un término que, por suerte, ahora el PRO aprendió a usar en su comunicado).
 
La nueva posición del PRO despertó ironías y críticas en las redes, donde no dudaron de tildarlos de farsantes. 

04-06-2020 / 10:06
Comienza un proceso alentador en nuestro país, quizás oscurecido hoy por la contundente irrupción del Covid-19. La rescisión de los polémicos contratos de obras públicas realizados durante el macrismo bajo el sistema de Participación Público Privada (PPP), un modelo de contratación muy perjudicial para el Estado pero que no prosperó por la crisis financiera.
 
El gobierno de Alberto Fernández puso en marcha el proceso para la rescisión de los seis contratos de obras de corredores viales que habían sido adjudicados por Mauricio Macri bajo la cuestionada modalidad PPP en julio de 2018. Ya en plena crisis externa y con el país con el crédito externo cortado, salvo el acuerdo con el FMI, el gobierno de Mauricio Macri firmó contratos bajo una modalidad que sólo había provocado fracasos y sospechas en el mundo.
 
El programa PPP, participación público-privada, es un modelo por el cual las mismas concesionarias debían obtener el financiamiento y realizar las obras, a cambio de la explotación comercial de las rutas y autopistas licitadas. Es decir, las concesionarias contrataban una deuda que después debía pagar el Estado, mientras que aquéllas se quedaban con el negocio del peaje y de la renta de los espacios comerciales que se desarrollaran a lo largo de las rutas (estaciones de servicio, por ejemplo).
 
La marcha atrás con el modelo PPP es una buena noticia. Ese engendro ya había fracasado en Europa dejando un tendal de deudas siderales que debieron ser afrontadas por los Estados. Se trata de un sistema que, como todo producto "made in neoliberalismo", privilegia las finanzas por sobre la producción.
 
En este caso las grandes empresas constructoras -multinacionales muchas de ellas- se hacían cargo de las obras viales licitadas, de su financiamiento y, como frutilla del postre, de la futura explotación de las autopistas. Todo cotizado en dólares, con tasas de interés altísimas y, por supuesto, con el Estado como garante del negocio de los privados. 
 

03-06-2020 / 12:06
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar