La Opinión Popular
                  07:56  |  Viernes 29 de Mayo de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“La pandemia nos demostró que vivimos en un país injusto y que la calidad de vida incide fuertemente en el riesgo de contagio”. Alberto Fernández
Recomendar Imprimir
Nacionales - 10-05-2020 / 11:05

Nueva etapa de la cuarentena: Ruidos y furia de la derecha

Nueva etapa de la cuarentena: Ruidos y furia de la derecha
El Gobierno respeta las libertades expresivas, recibe diatribas y agresiones que se le ahorraron a Macri o al fallecido presidente Fernando de la Rúa. Los causantes de los default son premiados por el establishment en proporción directa al daño que infligen a casi todos los compatriotas.
Mauricio Macri anunció el acuerdo con el FMI solito como Robinson Crusoe sin siquiera su compañero Viernes. Evitó convocar al Congreso que, en aquella época, habilitaba para sesiones presenciales. Cuchicheó pocas palabras mal enhebradas, enfiló con el Titanic hacia el conocido iceberg.
 
La derecha macrista no capacita para dar lecciones sobre la República, su historia reciente la condena. Se hace cómplice de los temores que engendra la covid-19, los atiza. Un elenco de indignados repite mensajes en cadena. "Un embole la cuarentena", emite el ex senador Miguel Pichetto, un editorialista de Clarín calca sus palabras. Embolante lo que atienda a la vida y la salud. En fin.
 
El tono calmo y explicativo armoniza los estilos bien diversos de Alberto Fernández, Horacio Rodríguez Larreta y Axel Kicillof. Los expositores del viernes pasado arguyen, relatan, difunden datos. Justifican cada una de sus medidas. Nada de eso las hace indiscutibles. El que razona facilita la controversia. Sólo desde un anacronismo o una derecha militantes se puede menoscabar su esencia democrática.
 
La Vulgata acusa a Alberto Fernández de dividir a la oposición. Las divergencias, empero, las causa la división del trabajo. Quienes gestionan atienden urgencias, necesidades. Mejor o peor pero habitan un mundo real, cercado por acechanzas atroces. El Gobierno nacional multiplica créditos, programas de ingresos. Prohíbe los despidos por dos meses, el presidente insinuó que serán prorrogados tanto como el congelamiento de tarifas de servicios públicos.
 
Las concesionarias de servicios calculan a ojito el consumo y facturan cifras exorbitantes. El ENRE debe frenar su bulimia insolidaria. Las grandes corporaciones se empeñan en mantener super ganancias. Los créditos para las empresas tropiezan con la oposición activa de la banca privada. Son opositores al gobierno, acaso enemigos objetivos de la sociedad civil.
 

 
El viernes 8 de mayo podrá quedar como una jornada histórica, inédita.
 
* Se anunció el comienzo de la cuarta fase de la cuarentena en 22 de las 24 provincias.
 
* Cerró la primera etapa del canje de deuda nominada en dólares y sujeta a jurisdicción extranjera.
 
* Se conmemoró, de modo silencioso, el segundo aniversario del acuerdo entre el gobierno de Mauricio Macri con el Fondo Monetario Internacional (FMI).
 
Dos crisis colosales se conjugan y realimentan, suscitadas por la pandemia y por la herencia macrista. Una es global, consecuencia de factores ajenos a los argentinos. La otra la incubó un irresponsable y sectario gobierno de clase, de derecha. Conviene recordarlo mientras se afrontan ambas.
 
La conferencia de prensa en Olivos comunicó bien por varios motivos. Uno, porque la escenografía se corresponde con los hechos. El presidente, el Jefe de Gobierno porteño y el gobernador bonaerense articulan políticas, conversan cotidianamente, enfrentan problemas similares desde espacios diferentes.
 
Los especialistas Pedro Cahn y Mirta Roses no están pintados. Asesoran cotidianamente, son escuchados. Peregrinan por los medios con estoicismo y capacidad didáctica infrecuentes.
 
Segundo porque Alberto Fernández evitó los errores cometidos dos semanas atrás. Explicó mejor la generalidad, compartió el espacio con Horacio Rodríguez Larreta y Axel Kicillof. Dejó claro que hay parámetros que fija el Gobierno nacional y un conjunto de decisiones territoriales a cargo de gobernadores e intendentes.
 
Un país federal, vastísimo y multicolor, es azotado por el coronavirus de modo dispar. Diferentes son las respuestas, con toda lógica. Las provincias o regiones con menos contagios retoman la actividad, con muchísimos cuidados, factor común entre gobernantes de variopinta pertenencia.
 
**
 
Similares pero diferentes
 
Rodríguez Larreta abre cautelosamente la economía citadina. Prioriza al comercio porque la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA) alberga relativamente pocas industrias. Kicillof repara más en las industrias, claves en el empleo y el desarrollo de la provincia.
 
Todos temen focos de contagio. El transporte público, clave en la dinámica metropolitana, se transformó en un peligro. Debe ser controlado, minimizado. Las villas y barrios más humildes se encuentran jaqueados, vulnerables... realidad preexistente y acentuada.
 
El virus vino desde el Norte, lo portaron viajeros usualmente de estrados medios o altos. Se propagó multiplicando la desigualdad, mestizada con la lesividad de la covid-19: los pobres y los adultos mayores son los principales grupos de riesgo.
 
Tienta pensar un contrafactual: ¿qué hubiera sucedido con una peste traída por migrantes de países vecinos o por sectores desprotegidos de la clase trabajadora? Lo dejamos para la asociación libre de les lectores y volvemos al núcleo.
 
El encierro prolongado impacta en la economía tanto como en la psiquis y emocionalidad de los argentinos. Los mandatarios captan que la progresiva relajación de la cuarentena expresa un reclamo. Sería necio enfrentar dicha tendencia social.
 
La base del cumplimiento de la cuarentena es el consenso, no la represión ni los autos retenidos, ni la persecución a los contados infractores. Las normas se derogan de varios modos, una es el desapego colectivo. "Desuetudo" se llama desde el derecho romano a la pérdida de vigencia de las leyes por el rechazo o el desdén masivos.
 
Mejor encauzar la demanda que negarla, siempre minimizando daños. Rodríguez Larreta asume que la movilidad se multiplicó casi por tres desde fines de marzo. Sensato frenarla en ese punto, poniendo coto severo al uso del transporte público, permitiendo el uso de bicicletas.
 
El intendente de Mar del Plata, Guillermo Montenegro (PRO), ensaya una experiencia piloto tras semanas de malaria en una gran ciudad devastada que redujo sensiblemente los nuevos contagios. Abre los comercios, habilita los paseos.
 
Lo conversa con el presidente. Un intercambio racional, práctico -formateado por los condicionamientos, no ritual ni tampoco mecánico. De modo escalonado, se replica entre provincias, municipios, representaciones sectoriales. Sólo desde un anacronismo o una derecha militantes se puede menoscabar su esencia democrática.
 
**
 
Aliados, rivales, enemigos
 
Las teleconferencias entre mandatarios se vuelven costumbre, abordan cuestiones sustantivas. Los anuncios de Olivos se pactaron en encuentros de cuerpo presente, varios. "Fueron muy buenos", coinciden la Casa Rosada y la Jefatura de Gobierno.
 
Se amplía por otro mes el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE). La operatoria, urdida en semanas, falló en parte. Todavía no se completó la mitad de los pagos. La gigantesca cantidad de trabajadores informales o no bancarizados dificulta la cobranza.
 
También se registran carencias en la gestión. Fernández adelantó se unificarán las dos mensualidades para quienes no cobraron: recibirán en mayo veinte mil pesos. Convierte la autocrítica en acción. Fernanda Raverta, titular de la Agencia Nacional de Seguridad Social (ANSES) hará el anuncio mañana y dará detalles.
 
El Gobierno respeta las libertades expresivas, recibe diatribas y agresiones que se le ahorraron a Macri o al fallecido presidente Fernando de la Rúa. Los causantes de los default son premiados por el establishment en proporción directa al daño que infligen a casi todos los compatriotas.
 
La democracia funciona de un modo particular durante la pandemia. Los presidentes Jair Bolsonaro y Donald Trump escogen, en Estados Unidos y Brasil, otra política sanitaria, otro modo de relación con los mandatarios sub estatales, otro estilo para polemizar. El modelo de crisis argentino, peronista en la conducción, con aliados transversales luce sensato. De cualquier forma persiste la incertidumbre sobre el futuro.
 
**
 
Cuidados colectivos
 
Las aperturas en numerosas provincias habilitan moderado optimismo de la voluntad. El Gobierno pondera que podrían levantar sus ventanas más de mil fábricas sujetas a los exigentes requisitos sanitarios. Cumplir los protocolos de protección a los laburantes, indumentaria, distancia social, jabón y alcohol en gel en cantidad. No congestionar el transporte público que queda reservado a quienes practican actividades esenciales. Esto es, que las empresas provean el transporte a sus empleados.
 
Un discurso común emparenta a gobernantes de diferentes rangos y partidos. Hay que cuidar lo conseguido, no se debe echar por la borda. La conducta social es la clave de los indicadores comparativamente bajos en contagios, en cantidad absoluta de fallecimientos y en su porcentaje respecto del total de la población.
 
Los avances para recuperar la posibilidad de trabajar y producir quedan subordinados a cómo evolucionan esos indicadores. La conducta ciudadana será clave al respecto. La sociedad civil es custodia de la salud pública. De todos depende el futuro común... he ahí una de las tantas imposiciones o enseñanzas de la peste.
 
Por Mario Wainfeld
 
Fuente: pagina12.com.ar
 

Agreganos como amigo a Facebook
28-05-2020 / 11:05
Hay dos cosas seguras si Mauricio Macri está en el gobierno: la aplicación sin piedad del nefasto modelo neoliberal y las operaciones de espionaje a gran escala. Ahí están sus gestiones como jefe de gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y como presidente de la Nación para corroborarlo.
 
Si algún día fuera ungido nuevamente como gobernante -posibilidad que hoy aparece como muy remota pero que no debería descartarse definitivamente si se tiene en cuenta el caudal de votos que obtuvo el año pasado tras cuatro años de gestión calamitosa- podemos estar seguros de que esas dos facetas volverán a brillar en todo su esplendor.
 
Es imposible concebir a Macri, el que mandó a espiar a su hermana y su cuñado, sin tales atributos. La concentración de la riqueza -y su consecuencia directa: la multiplicación de la pobreza- y el espionaje como instrumento de coerción forman parte del ADN macrista por encima de cualquier otro rasgo.
 
"Te escuchaban los teléfonos, te leían los mails, te apretaban con la AFIP. Tenían un aparato del Estado, que pagábamos nosotros, para perseguir a los que pensaban distinto o a los propios que pudieran descarriarse. #SiSePuede", disparó el conductor televisivo Marcelo Tinelli, desde su cuenta en Twitter. No se salvaba nadie.
 
Ayer, la Comisión Bicameral de Inteligencia abrió un sumario para investigar delitos en la Agencia, una trama de espías, arrepentidos y amenazas en la AFI macrista. El plenario de la Comisión acordó investigar el caso revelado por un narco arrepentido, quien contó que actuó como sicario contratado por la Agencia Federal de Inteligencia en 2018. 
 

27-05-2020 / 12:05
27-05-2020 / 11:05
Como se sabe, los ricos no piden permiso. La conductora ultra macrista se encontraba realizando la cuarentena en la Ciudad de Buenos Aires, y según trascendió, el sábado, Susana Giménez violó el aislamiento social preventivo y obligatorio al viajar en un avión privado hacia la ciudad uruguaya de Montevideo. La propia Susana lo confirmó y hasta se quejó por los trámites. "Llené más papeles que si hubiera viajado a Rusia durante el comunismo", lamentó.
 
La decisión de Susana generó fuerte malestar en la gente, algo similar a lo ocurrido con el empresario millonario Nicky Caputo, que se fue con toda su familia a Estados Unidos en medio de la pandemia. Partió en un vuelo privado hacia Fort Lauderdale, en Florida. Para hacerlo, alegó la necesidad de repatriarse en Estados Unidos. Mauricio Macri se quedó sin su "hermano del alma".
 
Después de rajarse a Uruguay, la millonaria conductora se mostró muy preocupada porque sus perros no la reconocieron."Yo me sé cuidar sola, no preciso que me encierren en mi casa con llave, yo me cuido sola y sé muy bien lo que tengo que hacer", exclamó Giménez en declaraciones televisivas, y añadió: "Los presos están en la calle ¿nosotros vamos a estar presos? Es el año más espantoso que estamos viviendo, y el gobierno no sabe bien qué hacer", subestimando el poder legal constituido para intentar justificarse.
 
Luego, Susana 
tiró mierda pa' todos lados con una serie de definiciones insólitas en la que no solo comparó a Argentina con Venezuela, sino que también atacó "al populismo". Además, lanzó todo tipo de fake news, como que "había doctoras que decían que si te inyectás  vitamnias endovenosas te podés curár". Por otro lado, dijo: "Hoy escuché que si mezclas dos antibióticos van muy bien". Todas estas mentiras ante la pasividad de los periodistas que no le repreguntaron nada.



26-05-2020 / 11:05
26-05-2020 / 11:05
La militancia anticuarentena, que lidera el Grupo Clarín con sus diarios, radios y canales de televisión, seguido por La Nación, el Grupo América e Infobae, es tan irresponsable socialmente como mezquina en términos políticos e ignorante de la cuestión económica. Desprecian el destino sanitario de las personas mayores y de los grupos socioeconómicos vulnerables.
 
La controversia con la militancia social y periodística anticuarentena se parece a las discusiones delirantes con grupos terraplanistas y antivacunas. Con fake news y apelando a la angustia personal por la cuarentena, lo que hacen es una provocación abierta a una parte de la sociedad, atrapada por el cansancio, el miedo económico y la confusión.
 
Trabajan para que la mayoría de la sociedad acepte que los adultos mayores y pobres se mueran por coronavirus. Esto es lo que ha sucedido en Suecia, Italia, España, que han dejado morir a las personas mayores contagiadas porque sus respectivos sistemas sanitarios han colapsado; o en Estados Unidos y en Brasil, donde el coronavirus se concentra en pobres e inmigrantes.
 
El resultado sanitario de la opción anticuarentena es un desastre humanitario, fosas comunes, cementerios desbordados y, además, derrumbe económico. La sociedad argentina posee una larga historia de movilizaciones y resistencias social y política que no soportaría cantidades de contagiados y muertes como se anotan diariamente en Brasil, Chile, Perú, Italia, España, Gran Bretaña o Estados Unidos.
 
El objetivo político de los militantes anticuarentena es erosionar la elevada aceptación social y política que hoy tiene el gobierno de Alberto Fernández. La campaña la lideran grupos conservadores porque les irrita que Cristina y el kirchnerismo tengan un papel destacado en la alianza de gobierno.
 

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar