La Opinión Popular
                  06:58  |  Viernes 29 de Mayo de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“La pandemia nos demostró que vivimos en un país injusto y que la calidad de vida incide fuertemente en el riesgo de contagio”. Alberto Fernández
Recomendar Imprimir
Internacionales - 15-04-2020 / 10:04
CORONAVIRUS Y POLÍTICA INTERNACIONAL

Trump, Bolsonaro y Johnson: el eje de la peste de la maldad

Trump, Bolsonaro y Johnson: el eje de la peste de la maldad
Trump/Johnson/Bolsonaro configuran el eje viral de la política internacional. Hay otros personajes insólitos, pero por la dimensión de sus países y la gravitación mundial y regional de su poderío ocupan el podio de la irresponsabilidad. Tienen, a su vez, aliados políticos en Argentina dispuestos a derramar odio y división, a promover conciertos de cacerolas o chantajes institucionales para sacar provecho político del caos y el dolor humano.
La trágica realidad de la pandemia pone en tela de juicio la línea que privilegia las ganancias de las empresas por encima de la salud de las personas, que impulsan Donald Trump en los Estados Unidos, Boris Johnson en Gran Bretaña y Jair Bolsonaro en Brasil. En la Argentina, la opinión pública emparenta a esos líderes con Mauricio Macri, quien le hizo un planteo similar a Alberto Fernández contra la caurentena.
 
Pero, debajo de una montaña de cadáveres cuantificados prolijamente y representados en coloridos gráficos estadísticos, quedó sepultado el dilema inicial: economía versus salud, que la pandemia planteó a todo el mundo con su agresiva irrupción. Los países que no otorgaron absoluta prioridad a la salud debieron afrontar un altísimo costo en dolor y muerte sin obtener a cambio ningún beneficio considerable en la faceta de una economía mundial que atraviesa una etapa de derrumbe.
 

 
Uno de los que priorizó los intereses de la economía por sobre la salud de su población fue Donald Trump, lo que llevó a Estados Unidos a erigirse rápidamente como la capital mundial del coronavirus con más de medio millón de contagios registrados y más de 26 mil muertos.
 
Con sistemas de salud colapsados en las ciudades más pobladas y una curva de contagios que se mantiene ascendente, las proyecciones ante escenarios más pesimistas advierten que los muertos en ese país podrían contarse en decenas de miles.
 
Pero a esta altura hasta el millonario del jopo anaranjado consiguió superar su soberbia negadora y reconocer que había subestimado al coronavirus, punto al que todavía no consiguió llegar el polémico Jair Bolsonaro, a pesar de la abrumadora evidencia empírica.
 
La reticencia del brasileño, un personaje que debería ser parte de historias de caricaturistas y no el presidente de un país tan estratégico e influyente como es Brasil, a adoptar medidas más firmes contra el virus le está costando no solo un creciente rechazo de la sociedad sino también de gobernadores y alcaldes que se resisten a quedarse de brazos cruzados viendo cómo crece diariamente la cantidad de contagios y muertes.
 
En Gran Bretaña, sordo ante los reclamos de la comunidad científica, el bufón del Brexit, Boris Johnson, recién decretó la cuarentena el 23 de marzo. El 26, el jefe del Ejecutivo y su ministro de Sanidad, Matt Hancock, empezaron a sentir los primeros síntomas de la enfermedad. Johnson habrá favorecido la propagación del coronavirus y el saldo de muertos diarios (12.000 hasta hoy).
 
Alberto Fernández, con un Estado descuartizado por la administración macrista, tuvo el coraje político para decretar el confinamiento del país y las demás medidas que, a no dudarlo un segundo, salvaron miles y miles de vidas humanas. El enemigo común es el coronavirus y su más inocultable antídoto han sido las medidas preventivas tomadas a tiempo y, por contraste, aquello que quiso destruir el neoliberalismo a golpe de recortes y privatizaciones: lo que nos está salvando es la capacidad de intervención colectiva del Estado, la ciencia y los servicios públicos.
 
La Opinión Popular
 
 
Trump, Bolsonaro y Johnson: el eje viral
 
Patoteros opacos, bufones brillantes e irresponsables sin redención. Varios movimientos políticos y líderes nacionales y mundiales de las derechas duras han fracturado todas las fronteras de la indecencia y la ineptitud en su gestión de la pandemia.
 
Constituyen hoy lo que bien puede llamarse el eje viral del mundo cuya nocividad se contrapone a los mandatos ejemplares protagonizados en la Argentina por el presidente Alberto Fernández y otros jefes de Estado y de Gobierno a través del planeta.
 
Con un Estado descuartizado por la administración macrista, había que tener coraje político para decretar el confinamiento del país y las demás medidas que, a no dudarlo un segundo, salvaron miles y miles de vidas humanas.
 
En Francia, con muchísimos más casos y un país infinitamente más expuesto que la Argentina a los contagios debido a su posición geográfica central (Francia es el primer destino turístico del mundo con 90 millones de viajeros en 2019) y su vecindad con Italia, Emmanuel Macron recién empezó a diseñar medidas preventivas fuertes a mediados de marzo (el 16) cuando dijo en la televisión "estamos en guerra".
 
Los tres primeros casos de coronavirus fueron detectados el 24 enero mientras que en la Argentina el primer infectado, importado de Italia, fue descubierto el 3 de marzo.
 
El confinamiento se decretó en Francia el 17 de marzo luego de la perplejidad que provocó el mantenimiento de la primera vuelta de las elecciones municipales que se llevó a cabo el 15 de marzo. La consulta fue suspendida y la segunda vuelta pospuesta. La opinión pública francesa aprobó en un 96% las medidas mientras que un 86% le reprochó al mandatario no haberlas aplicado antes.
 
En la Argentina, Alberto Fernández las instauró el 20 de marzo. Fue un presidente que no se achicó. Hubo funcionarios que trabajaron en ello, opositores que internalizaron el reto, gobernadores e intendentes que trasladaron las medidas y una sociedad que entendió que el "enemigo" no era el populismo ficticio de nuestra derecha de trogloditas sino una tragedia sanitaria global.
 
Con un Estado minusválido, la ciencia decapitada, los servicios públicos disminuidos y la economía en un abismo se puso en marcha en la Argentina un operativo de proporciones humanas e institucionales inéditas.
 
Respaldado por los rapaces del Wall Street Journal, Donald Trump prosiguió (24 de marzo) su campaña contra la cuarentena. Sacrificó el confinamiento general en el tabernáculo de la "destrucción" económica del país y de la amenaza de una "grave recesión". El tendal de muertos y contagios se agranda cada día: más de 600 mil casos y 26 mil fallecidos.
 
En Brasil, Jair Bolsonaro propuso plegarias, misas en los templos evangélicos y se enclaustró en un enfermizo negacionismo de la cuarentena. Trump/Johnson/Bolsonaro configuran el eje viral de la política internacional. Hay otros personajes insólitos, pero por la dimensión de sus países y la gravitación mundial y regional de su poderío ocupan el podio de la irresponsabilidad.
 
Tienen, a su vez, aliados políticos dispuestos a derramar odio y división, a promover conciertos de cacerolas o chantajes institucionales para sacar provecho político del caos y el dolor humano.
 
La derecha argentina, sectores de Cambiemos, Vox en España o la ultraderecha francesa (el Reagrupamiento Nacional de Marine Le Pen) han ido a buscar al fango sus dardos críticos. Son comandos suicidas al acecho de un barco repleto de heridos.
 
En la Argentina cuentan con sus medios afinados. A través de ellos liberaron a sus bodyguards de capa, pluma y espada para que husmearan como sabuesos la existencia de una "grieta" y expandir la fábula de una ruptura irreparable. Nuestra derecha local adolece siempre de tres amputaciones: no entiende el país en el que vive, no se entiende a sí misma y no entiende la historia del mundo.
 
Ningún país que sale de una crisis, de una guerra o que se encuentra inmerso en ella (esta es sanitaria) se recompone o sobrepasa la ruina sin el consenso de todas las fuerzas.
 
La España post franquista lo hizo mediante Los Pactos de la Moncloa. El 25 de octubre de 1977, el gobierno de Adolfo Suárez y los principales partidos, respaldados por asociaciones empresariales y sindicatos, pactaron los términos de la transición española.
 
Después de la Segunda Guerra Mundial (1939-1945), Francia construyó el periodo más próspero de su historia conocido como los "30 años gloriosos" sobre la base de un pacto similar entre la derecha del general De Gaulle y el Partido Comunista. Ambos habían sido miembros de la Resistencia que enfrentó al enemigo común: el nazismo.
 
Si la gravedad de la infección de la que sufre el Primer Ministro británico es una ironía desalmada de su torpeza, lo que ha pasado en Francia es el relato al revés de una sustancialidad herida y recuperada.
 
Los hospitales franceses llevaban años de huelgas y movimientos sociales en protesta por mejoras de salarios (enfermeras, parteras) y contra el desmantelamiento de los hospitales y la privatización encubierta de la salud.
 
Víctima suculenta del liberalismo, los ajustes y el control de los déficits, el hospital público pasó a ser el animador insoslayable, el salvador supremo, el único amparo ante la avalancha del virus. La ciencia médica contra la devastación del virus y las consecuencias de las políticas de ahorro público.
 
En casi 20 años hemos pasado del "eje del mal" al eje viral a cuyo mando está la primera potencia mundial. El 29 de enero de 2002, el ex presidente norteamericano George Bush, durante el discurso sobre el Estado de la Nación, empleó la expresión sugerida por el redactor de sus textos, David Frum: el "eje del mal". Con ella designó a tres países: Irak, Irán, Corea del Norte.
 
Esa narrativa le sirvió para adiestrar a la opinión pública ante lo que sería luego una de las grandes calamidades modernas: la invasión de Irak (2003) y el derrocamiento del presidente Saddam Hussein, el antiguo dictador mimado de Occidente.
 
La noción de un mal encarnado en ciertas zonas del mundo remitía a dos contextos. En los años 80, el difunto presidente norteamericano Ronald Reagan calificó a la Unión Soviética como "el imperio del mal". En el curso de la Segunda Guerra Mundial, a Roma, Berlín y Tokio se los llamó los países del "Eje" por su respaldo al nazismo hilteriano.
 
Del Eje del Mal al eje viral, lo que ha caído es la legitimidad de la mecánica criminal del liberalismo sin regulaciones, la lógica del estrangulamiento de los servicios públicos y la ficción de que, en Occidente, había un imperio o imperios con capacidades racionales que nos superaban en mucho.
 
La perversidad política de sus dirigentes nos está diciendo que la reconstrucción de nuestras sociedades y nuestras soberanías están condicionadas por un redescubrimiento del Sur Desarrollo.
 
Está pendiente su reinvención: los especímenes más nefastos están en los países de Occidente en cuyos espejos anhelamos reflejarnos algún día. Regresemos al Sur, al Sur Desarrollo, a la cooperación mundial sin sometimientos. En el Sur Desarrollo hay tierras, culturas plurales, riquezas, innovación humana y libertad.
 
Por Eduardo Febbro. Desde París
 
Fuente: pagina12.com.ar 
 

Agreganos como amigo a Facebook
28-05-2020 / 11:05
En la última semana de mayo, las editoriales de los grandes medios de Chile refuerzan el discurso del gobierno de Sebastián Piñera, el "Macri" chileno, y ocultan el rol de sus nefastas políticas de "nueva normalidad" y "retorno seguro" que expusieron a millones a la pandemia, acelerando la cantidad de contagios, así como de muertos.
 
También los medios oficialistas se dedican a acompañar el ataque a los sectores populares que salieron a protestar por el hambre. Es que la derecha no puede tolerar la espontaneidad del hambre, o peor aún, la fuerza del hambre, y la que esta pueda provocar.
 
Es que las consecuencias sanitarias y económicas de la pandemia de la COVID-19 son profundas. Aunque en Chile no haya habido en un principio una paralización masiva de actividades para reducir el número de contagios, igual tuvo un parate económico. A eso se le debe sumar que los servicios de salud se ven rebasados por el creciente número de casos. Y así se llega a graves consecuencias sociales.
 
La agencia Bloomberg señaló el caso de Chile, donde las protestas sociales que lo caracterizaron durante 2019 han vuelto a surgir en varias zonas, debido al mal manejo del gobierno ante la pandemia de COVID-19. En Santiago, el nivel de ocupación de camas de terapia intensiva ya está cerca del 95 por ciento.
 
De acuerdo con Bloomberg, ya se han empezado a registrar protestas civiles, parecidas a las de 2019 en intensidad y números, pero ahora en plena pandemia. Hubo choques entre la policía y los habitantes más humildes de Santiago ante la falta de suministro de comida.
 

27-05-2020 / 09:05
26-05-2020 / 20:05
26-05-2020 / 20:05
26-05-2020 / 20:05
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar