La Opinión Popular
                  00:43  |  Miércoles 03 de Junio de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“La pandemia nos demostró que vivimos en un país injusto y que la calidad de vida incide fuertemente en el riesgo de contagio”. Alberto Fernández
Recomendar Imprimir
Entre Ríos - 10-02-2020 / 12:02
PANORAMA POLÍTICO PROVINCIAL

Federales, pero no con la plata

Federales, pero no con la plata
Mientras el Gobierno nacional se prepara para celebrar la primera reunión de Gabinete Federal, el reparto del dinero recaudado por el fisco nacional, por el contexto económico y las medidas de emergencia implementadas, se vuelve cada vez más centralista. En enero, la coparticipación a las provincias registró la mayor pérdida de los últimos tres años: estuvo 17 puntos porcentuales por debajo de la inflación en la comparación interanual, según la consultora Economía y Regiones.
Habrá que sobrevivir estos meses. Esa es la meta de corto plazo de una gestión que se encontró en 2020 con lo que le dejó la debacle de Mauricio Macri. Alberto Fernández llegó a la Presidencia y el cambio de signo político en la conducción del país aún no alumbró nuevos recursos para las provincias, que esperan la salida del infierno.
 
La procesión de gobernadores hacia la Casa Rosada es cotidiana. Gustavo Bordet no escapa a las generales de la ley. La holgura fiscal es un recuerdo frente a tanta recesión con inflación. La situación de la Argentina es de suma estrechez, como la definición que la Real Academia Española ha concebido para el término sobrevivir: vivir con escasos medios o en condiciones adversas.
 
Mientras el Gobierno nacional se prepara para celebrar la primera reunión de Gabinete Federal, el reparto del dinero recaudado por el fisco nacional, por el contexto económico y las medidas de emergencia implementadas, se vuelve cada vez más centralista. En enero, la coparticipación a las provincias registró la mayor pérdida de los últimos tres años: estuvo 17 puntos porcentuales por debajo de la inflación en la comparación interanual, según la consultora Economía y Regiones.
 
Las principales explicaciones para este duro golpe a las finanzas de las provincias pasan por la caída de la actividad económica y la eliminación del IVA a alimentos básicos, que si bien dejó de operar en enero, las declaraciones juradas de los contribuyentes corresponden al mes anterior.
 
Sin embargo también comienzan a tallar aspectos que tienen que ver con la coparticipación primaria, es decir el porcentaje del total recaudado que se queda la Nación y lo que reparte a las provincias. Como la mayor parte de la carga impositiva que sumó el Gobierno nacional no es coparticipable -retenciones e impuesto a la compra de dólares básicamente- se están quedando con la porción mayor.
 
Tanto es así que mientras la coparticipación a las provincias aumentó 38,3% interanual en enero, la recaudación total se incrementó 44,9%. La diferencia de 6,6% quedó en manos del Gobierno nacional. Como consecuencia, mientras que las provincias perdieron por 17 puntos contra la inflación, la Nación perdió solo por 10.
 
Hay una realidad permanente: la disputa entre federalismo y unitarismo, que se agudiza por el desastre que dejó Macri. Buenos Aires sigue siendo el centro de la escena. Mientras en la gestión Macri el foco estaba en la Ciudad Autónoma, en la administración Fernández la lupa se focalizó en la provincia de Buenos Aires.
 
Hay una obsesión del Ejecutivo nacional por contribuir al plan de Axel Kicillof en el proceso de reestructuración de la deuda bonaerense. Una mala maniobra tendría un efecto cascada sobre el resto de la economía nacional. El default sobrevuela en el país. Y las consecuencias de esa cesación de pagos se sentirían de norte a sur y de este a oeste. En tanto, el interior provincial tiene que esperar. Parece que el Gobierno nacional es federal, pero no con la plata.
 
La Opinión Popular

Federales, pero no con la plata  

La demencial deuda externa
 
La demencial deuda externa que supo concebir Mauricio Macri es un condicionante esencial que restringe la posibilidad de desarrollar políticas públicas. El desafío de Alberto Fernández es acabar con la inflación, generar el crecimiento, fortalecer el consumo; para ello debe maximizar su margen de maniobra reducido por las transacciones con los centros financieros internacionales.
 
Las giras internacionales que ha realizado en estas semanas buscaron mejorar su imagen, así como aumentar su capacidad negociadora con el fin de obtener un período de gracia para el capital y los intereses. Del resultado de estas discusiones pasará a depender buena parte de su gestión.
 

Federales, pero no con la plata
 
Alberto Fernández con líderes europeos
 
Alberto consiguió en Europa todo lo que fue a buscar, además de una guitarra desafinada recibida de manos de Emmanuel Macron. Poco más de una semana en el Viejo Continente le bastó al presidente para enhebrar los respaldos de los principales líderes de Italia, España, Francia y Alemania a favor de argentina en la renegociación de la deuda con el FMI y para recibir también la bendición del Papa Francisco.
 
Fernández ha buscado diversificar los canales de inserción global que tenia el macrismo, totalmente alineado con los EE.UU., y está convencido de la necesidad y la conveniencia de una ruta "europeísta" para la Argentina. Esto recuerda el diseño de Raúl Alfonsín.
 
Con el apoyo garantizado de la Unión Europea como carta ganadora, el Gobierno nacional buscará ahora sumar a su causa al país con mayor peso dentro del organismo de crédito, Estados Unidos.
 
La diplomacia ya preparó el terreno para una visita de Alberto a la Casa Blanca a través de un breve encuentro entre el embajador argentino en el país del norte, Jorge Argüello, y Donald Trump. "Dígale a su Presidente que no se preocupe porque vamos a ayudar y a apoyar con el FMI", fue el mensaje que el hombre del jopo anaranjado dejó para Fernández.
 
En el plano de lo simbólico, la gira del presidente por Europa terminó de desmentir el augurio de la "Argentina aislada", uno de los tantos fantasmas que agitó el expresidente Macri cuando decididamente optó por la estrategia de la "campaña del miedo".
 
Las fotos de Alberto con algunos de los principales líderes del mundo occidental llevaron al terreno del ridículo los pronósticos macristas de una Argentina abroquelada junto a Venezuela en el equipo de los "parias del planeta".
 
"Nos querían convencer de que estábamos aislados del mundo. Pero en una semana, a Alberto lo recibieron más presidentes que a Maradona". La frase fue pronunciada, en tono cómplice, por el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, esta la semana en La Matanza.
 
Desde la diplomacia argentina se entusiasman incluso con la idea de afianzar al presidente como el único líder capaz de balancear a una Latinoamérica cada vez más convulsionada y tender puentes de diálogo entre figuras tan disímiles como Jair Bolsonaro, Nicolás Maduro, López Obrador o Sebastián Piñera.
 

Federales, pero no con la plata
 
Deuda insostenible
 
El miércoles próximo el ministro de Economía Martín Guzmán explicará ante la Cámara de Diputados el proceso de restructuración de la deuda y recibirá a la misión del Fondo Monetario con la esperanza de lograr -por paradójico que suene- que ese organismo certifique que la deuda argentina es "insostenible". Si lo consigue el FMI estará obligado a renegociar y el país podrá plantarse en una mejor posición con todos sus demás acreedores.
 
Aunque parezca inaudito que un país pretenda tirar para abajo la calificación de deuda, la lógica es bastante sencilla: si el principal árbitro financiero del mundo establece que un deudor no tiene posibilidad de honrar sus deudas, los acreedores estarán más dispuestos a otorgar alguna concesión a cambio de tener una mayor certeza de cobro.
 
Dicho en criollo, habrá que remar de lo lindo para que se dé vuelta la praxis idiosincrática del FMI, pero la receptividad del Primer Mundo autoriza a pensar que el cambio de paradigma es posible. Sin embargo, harían bien Fernández y Guzmán en no olvidar la fábula del escorpión y la rana, aunque sea por las dudas.
 

Federales, pero no con la plata
 
Plan de Alberto
 
Así, las renegociaciones de las deudas con los acreedores privados y con el FMI se encuadran en un escenario inédito más propicio que el del 10 de diciembre. El plan del Gobierno, que sigue vigente, queda supeditado a tratativas, correlación de fuerzas y destreza de los negociadores y es:
 
· Prórrogas de los vencimientos de los créditos de los bonistas y del FMI por varios años, cuatro como mínimo.
 
· En el caso de los privados quitas en las colosales deudas. Podrían ser de capital o intereses. Respecto del FMI solo es posible un aplazamiento de los pagos (sin desembolsos) sin reducciones.
 
· El objetivo es crecer, redistribuir para generar un círculo virtuoso de consumo-desarrollo. Sobrevivir-resucitar con dignidad para ir pagando cuando la economía esté "reconstruida" con pobreza y desempleo mermando progresivamente.
 
· La inflación tiene que "desacelerarse", registrando con franqueza lo sucedido, anhelando que se haga tendencia.
 
La economía es, lisa y llanamente, la materia en la que Alberto F. se jugará su mandato. El fracaso del Gobierno de Cambiemos y sus promesas electorales lo ponen ante esa obligación. Por eso además de resolver el cuello de botella de la deuda, necesita que empiece a bajar la inflación.
 
El jueves, el INDEC dará a conocer el índice de precios de enero y en la Casa Rosada aguardan que marque el inicio de una desaceleración, sobre la base del congelamiento de tarifas y la estabilidad del dólar. Pero en el mismo gobierno reconocen que atrasar variantes puede generar desequilibrios que suelen resultar perjudiciales.
 
En materia económica, el Gobierno también anunciará un aumento para los jubilados, a cobrar en marzo (sin la fórmula previsional ya caduca) y perfila una medida sobre los medicamentos de la clase pasiva que se podría hacer pública en la Asamblea Legislativa del 1 de marzo.
 
Respecto del mercado interno, la instrumentación de la Tarjeta Alimentaria ya tiene impacto en la circulación de dinero y el consumo en los distritos provinciales, cuyos comercios de proximidad resultan beneficiados.
 
La legitimidad de ejercicio del Gobierno popular depende de la aprobación de los argentinos de a pie que viven la microeconomía cotidiana. Dependen de los vaivenes de la inflación, el laburo, las changas, la generación de empleo. El costo de los alimentos, las tarifas, la canasta escolar en este mes, la angustia de llegar a fin de mes.
 
Incluso si la negociación de la deuda fuera un éxito rotundo, sus efectos benéficos no comenzarán a sentirse en la calle hasta dentro de varios meses, quizás recién en 2021. Como dijo el economista Emmanuel Álvarez Agis, "si todo sale bien, 2020 será un año de mierda".
 
Hay que decirlo, porque después de cuatro años de sacrificios, es difícil seguir pidiéndole paciencia a una sociedad al borde de la exasperación, pero peor es generar expectativas que no van a poder ser cumplidas. El crédito de la calle, como el del sistema financiero, no es infinito.
 
De cualquier manera, Gobierno transita un camino de cordura que ni remotamente justifica los enfermizos miedos que la oposición intentó -e intenta- instalar en el antiperonismo elemental de sectores medios, a los que siempre les molestó lo popular.
 

Federales, pero no con la plata
 
Incremento a trabajadores y jubilados
 
En Entre Ríos, el gobernador  anunció el pago del incremento del 11,7 por ciento a los salarios de los trabajadores activos y pasivos del Estado entrerriano que se concretará el 10 y el 15 de febrero. Resaltó que Entre Ríos es la que más aumento otorgó en 2019 con respecto a otras provincias.
 
Fue este martes, luego de la conferencia de prensa donde analizó la actividad turística en la provincia durante el verano. El mandatario estuvo acompañado por la vicegobernadora Laura Stratta, el ministro de Producción, Turismo y Desarrollo Económico, Juan José Bahillo y el intendente de Concordia, Alfredo Francolini.

 
"Somos la provincia que mayor aumento salarial ha dado para sus empleados públicos, tanto docentes como de la administración central, y muy por encima de los convenios paritarios", graficó Bordet, y subrayó: "si comparamos febrero de 2019 con febrero de 2020, el incremento ha sido del 57,8 por ciento".

En ese marco, el mandatario entrerriano explicó que el 10 de febrero se abonará el aumento para todos aquellos que ganan hasta 55.000 pesos, "que es el 90 por ciento de los empleados públicos de la provincia, tanto activos como pasivos", remarcó. Luego, "el día 15 de febrero se abonará al total, con lo cual completaríamos todo el cronograma de pago y aumento de sueldo dentro de los ocho días hábiles que, por los feriados que tuvimos, se nos va al 15".

 

Federales, pero no con la plata
 
Denuncian mentiras de Macri a Entre Ríos
 
Bordet se reunió con la directora administradora de Vialidad Provincial, Alicia Benítez, para definir las prioridades viales para la provincia, estudiar las obras en ejecución y las que se prevén concretar en material vial y evaluar la continuidad de trabajos, como el acceso a San José, entre otros.
 
En la ocasión, la titular de Vialidad hizo un fuerte reproche contra el gobierno nacional de Macri que terminó el 10 de diciembre. El área vial en particular, y el de la obra pública en general, fue una arena de conflicto permanente entre las gestiones provincial y nacional en los últimos cuatro años.
 
Benítez indicó que a Bordet le hizo "saber que todo lo que en un momento Vialidad de Nación en la gestión anterior se había comprometido, no se cumplió". Además, recordó que "tampoco la gestión anterior de Vialidad Nacional cumplió con uno de los ingresos que tiene Vialidad provincial y que son propios y genuinos, el impuesto al combustible".
 
A pesar del cambio de gestión nacional con el Frente de Todos, desde la administración Bordet se continúan pasando facturas por fuertes incumplimientos de Cambiemos desde Nación hacia la provincia.
 

La deuda que dejó Macri por alojar presos nacionales en Entre Ríos es de 217,5 millones de pesos
 
La deuda que dejó Macri por los presos federales es de 217,5 millones de pesos
 
El Estado nacional le adeuda 217 millones de pesos a la Provincia por el alojamiento de procesados o penados federales en las cárceles entrerrianas, según datos del Servicio Penitenciario de Entre Ríos. En el cálculo no se contabilizan aún las erogaciones que se produjeron en el último semestre de 2019.
 
Durante los cuatro años de mandato de Macri, la Nación no giró a Entre Ríos pagos para atender por completo las erogaciones que genera la atención a los presos condenados o procesados por la Justicia Federal que se alojan en cárceles entrerrianas.
 
Esto provocó que la deuda acumulada entre 2015 y la primera mitad de 2019 trepara a 229.013.850 pesos. En septiembre pasado, el Ministerio de Justicia que conducía Germán Garavano hizo una transferencia parcial por 11.547.000 pesos para cancelar parcialmente la deuda de 2015, que redujo el compromiso a 217.466.850 pesos.
 
Entre abril y junio de 2019 (último dato disponible) el costo trimestral de sostener a los detenidos por orden de la Justicia Federal en las unidades penitenciarias de Entre Ríos llegó a 19,4 millones de pesos. En el trimestre enero - marzo de 2015 el monto necesario para atender esta erogación era sensiblemente menor: 5,9 millones de pesos.
 
El impacto que provoca esta deuda nacional en las arcas provinciales es importante. Los 227 millones de pesos adeudados actualmente equivalen, por ejemplo, a casi el mismo monto que recauda la Administradora Tributaria de Entre Ríos en un mes y medio por el impuesto a los Sellos.
 

Federales, pero no con la plata
 
Un poco tarde, Cambiemos descubrió los tarifazos
 
Entre 2016 y 2019, la Alianza conservadora que gobernó el país, liderada por Macri, implementó un variado léxico para definir medidas que desde la oposición se denunciaron como "tarifazos". Los aumentos en boletas de electricidad, gas, transporte, agua, entre otros servicios, fueron una constante durante el mandato macrista y en grandes proporciones, debido a la política de ajuste neoliberal y eliminación de subsidios de Cambiemos.
 
Así se hizo costumbre, entre el funcionariado y la dirigencia del PRO y la UCR, el uso de eufemismos como "sinceramiento" de precios, "corrección" o "actualización" de tarifas. Sin embargo, al ejercer como oposición, la coalición radical-macrista exhibe otro discurso e implementa la terminología que, precisamente, utilizó la oposición a Macri durante los años anteriores ante las mismas situaciones.
 
Concordia vive esos días fatales en los que el Estado pasa factura. Días de una catarsis que es general, pero que se vuelve mordaz en esa parte de la población que recibe del Estado simultáneas y sustanciales subas de impuestos de todas las jurisdicciones, y que está cansada de la situación general.
 
El catalizador de la reacción fue el ajuste impositivo que aplicó la administración municipal en Concordia. El bloque de concejales de Cambiemos aprovechó la volada y emitió un comunicado en el que pide que se frene "el tarifazo del agua", manifestando su preocupación "ante el excesivo aumento de las tasas municipales", que registrarían las boletas de Obras Sanitarias.
 
Se olvidan, estos opositores, que cuando estaban en el Gobierno nacional subieron impuestos e incrementaron el endeudamiento; y pasaron a criticar con vehemencia los nuevos impuestazos y a pedir recortes del gasto que ellos eludieron cuando fue su turno. Todo eso se vio esta semana en la ciudad de Concordia.
 
La Opinión Popular

Agreganos como amigo a Facebook
Federales, pero no con la plata
El gobernador Gustavo Bordet propondrá proyectos para mejorar la calidad institucional en la provincia. El gobernador mantuvo una reunión de trabajo con la vicegobernadora Laura Stratta durante la cual profundizaron el análisis de los diferentes aspectos de la agenda legislativa para este año, cuyo período de sesiones ordinarias comenzará el 15 de febrero.
Federales, pero no con la plata
La provincia planifica la capacitación en abordaje de políticas de género y la aplicación de la ley N° 27.449, conocida como “Ley Micaela”, en todo el territorio entrerriano. Trabajan en ello referentes y equipos técnico de los Ministerios de Salud y Desarrollo Social.
02-06-2020 / 12:06
02-06-2020 / 12:06
02-06-2020 / 11:06
 
La Sala III en lo Civil y Comercial confirmó un fallo de primera instancia que condenó al ex presidente del Consejo Empresario Juan Diego Etchevehere; a su hermano Luis Miguel Etchevehere, ex ministro de Mauricio Macri, y al resto de los herederos de Luis Felix "Zahorí" Etchevehere a indemnizar al arrendatario de un campo que fue de la Escuela Provincial de Nivel Medio Nº 151- Agrotécnica Paraje El Quebracho, a quien los condenados le destrozaron sus cultivos. Antes hubo una demanda penal que terminó en probation.
 
Esta historia comenzó el 14 de julio de 2007 cuando José María Morcillo, quien junto a Pío Tomás Tyrrel había arrendado 65 hectáreas de campo a la escuela fue a controlar los cultivos de lino allí sembrados y se encontró con que habían cambiado los candados y cadenas de acceso al predio. Morcillo certificó la situación en ese momento con un escribano.
 
El arrendatario, que había firmado el contrato para la explotación de la tierra hasta el 2010, volvió cuatro días después al campo, donde ya se habían instalado tres personas quienes, a punta de escopeta, le impidieron nuevamente ingresar y lo obligaron a retirarse. Del lino plantado no había quedado ni el recuerdo.
 
Se abrieron como consecuencia dos procesos judiciales: uno destinado a que los responsables de la usurpación sean sancionados penalmente y otro a que Morcillo reciba una compensación por las pérdidas recibidas.
 
El primero terminó en una suspensión del juicio a prueba, en el medio del cual "Zahorí" Etchevehere falleció y su hijo Juan Diego fue sobreseído en 2014 por cumplimiento del plazo. En el segundo, un fallo de primera instancia dio la razón a Morcillo y ordenó el pago de una indemnización, a valores históricos, de $ 360 mil.
 
01-06-2020 / 17:06
01-06-2020 / 17:06
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar