La Opinión Popular
                  08:01  |  Lunes 24 de Febrero de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
"No se puede pretender que las deudas sean pagadas con sacrificios insoportables para los pueblos". Papa Francisco
Recomendar Imprimir
Sociedad e Interés General - 07-02-2020 / 19:02
EFEMÉRIDES HISTÓRICAS

La increíble batalla del Juncal contra el Imperio esclavista de Brasil

La increíble batalla del Juncal contra el Imperio esclavista de Brasil
El 08 de febrero de 1827 comenzaba la Batalla de Juncal. ¿El resultado? Fue increíble. Doce buques del Imperio de Brasil fueron apresados, tres incendiados y dos escaparon. Por su parte, la flota argentina no perdió ninguna nave.
El 08 de febrero de 1827 comenzaba la Batalla de Juncal. El Almirante Guillermo Brown, comandando las escuadras republicanas de las Provincias Unidas del Río de la Plata, y el capitán de fragata Jacinto Roque de Sena Pereira al frente de la flota del Imperio esclavista de Brasil, se enfrentaban en el curso superior del Río de la Plata, ya que esta última intentaba obtener el control del Río Uruguay.
 
¿El resultado? Fue increíble. Doce buques del Imperio de Brasil fueron apresados, tres incendiados y dos escaparon. Por su parte, la flota argentina no perdió ninguna nave.
 
Así, la inteligencia militar y conducción por parte de las Provincias Unidas logró frenar el avance de la división brasileña que intentaba obtener el control de la zona para promover la separación de las provincias del litoral argentino. La batalla representó el mayor triunfo de la escuadra argentina, y Brown fue recibido con fogatas y orquestas. Se había convertido en el hombre más popular de la República.
 
La Opinión Popular




La increíble batalla del Juncal contra el Imperio esclavista de Brasil
 
Con doce buques apresados, tres incendiados y sólo dos que pudieron escapar, la batalla implicó una considerable pérdida para los brasileños y representó el mayor triunfo de la escuadra argentina.
 
En el escenario general de la guerra, frustró el intento de cortar las líneas de la fuerza expedicionaria y de liberar el río Uruguay para una ofensiva sobre el litoral argentino, que posiblemente hubiera puesto fin a la Confederación misma o, al menos, hubiera producido la escisión de sus provincias litorales.
 
En Buenos Aires, Brown fue recibido con fogatas y orquestas. Se había convertido en el hombre más popular de la República.
 
Sena Pereira quedó prisionero de Brown. Este reconoció su valentía y lo recomendó a su gobierno, "por su bravura e intrépida defensa, que lo presentan como un compañero de armas". No obstante, Sena Pereira se fugó, faltando a la palabra empeñada. A principios de 1829, sería uno de los que entregaran la plaza de Montevideo a los orientales.
 
La victoria naval republicana en Juncal fue seguida rápidamente por la terrestre del 20 de febrero de 1827 en Ituzaingó y la del 28 de febrero de 1827 en la Batalla de Carmen de Patagones.
 
A partir de ese momento, la situación del conflicto llegó a un punto muerto: el Imperio había sido vencido militarmente en varios frentes, pero las Provincias Unidas aún no lograrán controlar Montevideo y Colonia, las dos mayores ciudades de la Banda Oriental, que aún estaban bajo el control de Brasil.
 
Con la batalla de Monte Santiago, Brasil logró imponer supremacia naval: tras Monte Santiago ya no se podría combatir más en "línea de fila", ya no sería posible enfrentar abiertamente a unidades enemigas de mediano o mayor poder.
 
La flota argentina quedó reducida a unas pocas goletas y cañoneras que solo alcanzaban para defender el puerto, hostigar los avances imperiales sobre el puerto del Salado al sur y por el norte dar apoyo de convoy a los transportes de refuerzos y abastecimientos al frente oriental.
 
Esta situación conduciría finalmente a la firma de la Convención Preliminar de Paz, por la que la Provincia Oriental - se independizó como el Estado Oriental del Uruguay.
 
Fuente: Wikipedia

Agreganos como amigo a Facebook
La increíble batalla del Juncal contra el Imperio esclavista de Brasil
Guillermo Brown fue el primer almirante irlandés nacionalizado argentino de la fuerza naval de la Argentina, tanto en la cronología como en el prestigio, que consagró su vida al servicio de su patria de adopción por lo que es considerado el Padre de la Armada Argentina.
La increíble batalla del Juncal contra el Imperio esclavista de Brasil
Brown opto por navegar aguas abajo hasta cerca a de Punta Gorda, luego se dirigió a fortificar a la Isla Martín García. Enterado en formas permanente de lo que hacia el enemigo y que la escuadra Brasileña bajaba por el Río Uruguay decidió salir a su encuentro para dar batalla.
24-02-2020 / 05:02
23-02-2020 / 20:02
23-02-2020 / 20:02
22-02-2020 / 17:02
22-02-2020 / 17:02
Crisólogo Larralde nació en Quilmes en enero de 1901. Padre obrero, madre empleada doméstica. Quilmes entonces era un barrio apacible, con sus mansiones y residencias a la orilla del río, con sus arboledas y sus chicos jugando en las calles, pero también con sus barrios obreros, sus casuchas miserables, sus inquilinatos humillantes.
 
Larralde se crió en el ambiente de los pobres y allí aprendió el abecedario de los luchadores. Hijo de inmigrantes vascos e italianos, conoció de chico la cultura del trabajo y la afición por los libros. También aprendió, en ese ambiente proletario, de la dignidad de los trabajadores, del valor de un sindicato, de una biblioteca, de una sala de teatro, de una imprenta donde publicar ideas y proclamas.
 
Se afilió a la UCR a los 18 años y hasta su último día fue radical, yrigoyenista y defensor insobornable de los desposeídos. Nunca dejó de ser en el fondo un anarquista defensor a ultranza de la libertad y de los derechos de los ciudadanos.
 
Larralde fue candidato a diputado por la provincia de Buenos Aires en las míticas elecciones del 5 de abril de 1931, cuando los conservadores convocaron a un comicio experimental con la certeza de que la UCR estaba reducida a su mínima expresión. Los radicales asistieron con la fórmula Pueyrredón-Guido y ganaron de punta a punta. A los conservadores entonces no se les ocurrió nada mejor que anular esos comicios.
 
Durante los años de la denominada década infame, Larralde sufrió cesantías (trabajó entre 1920 y 1930 en la cancillería) persecuciones y calabozos; también alguna que otra garroteada de la famosa policía brava del régimen. En 1940 fue electo senador provincial junto con Balbín. Ambos renunciaron a los cargos debido al escandaloso fraude perpetrado por el gobierno.
 
Junto con Alende, Lebensohn Balbín organizan la corriente interna renovadora en provincia de Buenos Aires con el objetivo de derrotar al unionismo radical. En 1945 fue uno de los firmantes de la célebre Declaración de Avellaneda. Como muchos radicales de su generación no estuvo de acuerdo con la Unión Democrática, aunque eso no le impidió ser candidato a vicegobernador por su partido. También, a diferencia de otros correligionarios, tuvo su propia interpretación del 17 de octubre de 1945.
 
Larralde fue presidente de su partido, candidato a vicepresidente en 1954, a gobernador y vice de su provincia en varias ocasiones y uno de los artífices del artículo 14 bis de la Constitución Nacional. Murió en su ley, en un acto de campaña, rodeado de trabajadores y correligionarios, predicando en una tribuna sus verdades. Fue el 23 de febrero de 1962, en un acto proselitista celebrado en la localidad bonaerense de Berisso.

 
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar