Fernando "Pino" Solanas y Octavio Getino.
 
Su primera película fue realizada en 1968 y titulada El camino hacia la muerte del viejo Reales, donde representó la explotación los trabajadores de la caña de azúcar. Perseguido por la dictadura de OnganíaVallejo se exiló a Roma y terminó la película allí.
 
A pesar de que la película ganó varios premios en el extranjero, fue censurado en Argentina en 1972, y se difundió en las redes clandestinas. Sólo reapareció legalmente debido a un decreto aprobado por Juan Perón después de su regreso en 1973 a la Argentina.
 
Vallejo regresó del exilio después del regreso de Perón, pero se vio obligado de nuevo al exilio después de una bomba colocada por el Anticomunista Argentina Alianza (AAA) explotó en su casa en diciembre de 1974. Se exiló en Panamá, y más tarde a España, debido al peligro que corría en su país durante la última dictadura argentina.
 
En 1979 creó en Madrid una escuela de cine por la que pasaron 150 alumnos durante los tres años que estuvo abierta. Durante ese período escribió "Un camino hacia el cine".
 
Lo importante es que Gerardo sigue vivo no sólo en el recuerdo sino por sus inolvidables imágenes.
 
La Opinión Popular


'/> Gerardo Vallejo, de Cine Liberación / La Opinión Popular
La Opinión Popular
                  06:46  |  Sábado 29 de Febrero de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
"No se puede pretender que las deudas sean pagadas con sacrificios insoportables para los pueblos". Papa Francisco
Recomendar Imprimir
Sociedad e Interés General - 06-02-2020 / 17:02
EFEMÉRIDES POPULARES

Gerardo Vallejo, de Cine Liberación

Gerardo Vallejo, de Cine Liberación
El 07 de febrero de 2007, fallece en Buenos Aires, Gerardo Vallejo. Fue un director y guionista argentino de cine. Estuvo muy relacionado con el cine argentino tanto como director como guionista, actor, productor, etc. Había iniciado su carrera a mediados de los '60 en el grupo Cine Liberación, junto a Fernando "Pino" Solanas y Octavio Getino. En la imagen: Gerardo Vallejo, Pino Solanas, Juan Domingo Perón y Octavio Getino en Puerta de Hierro, Madrid, 1970.
El 07 de febrero de 2007, a los 65 años, a causa de un cáncer pulmonar, fallece en Buenos Aires, Gerardo Vallejo. Fue un director y guionista argentino de cine.
 
En 1965 se recibió de director de cine documental en el Instituto de Cinematografía de la Universidad Nacional del Litoral, que dirigía Fernando Birri. Estuvo muy relacionado con el cine argentino tanto como director como guionista, actor, productor, etc. Había iniciado su carrera a mediados de los '60 en el grupo Cine Liberación, junto a Fernando "Pino" Solanas y Octavio Getino.
 
Su primera película fue realizada en 1968 y titulada El camino hacia la muerte del viejo Reales, donde representó la explotación los trabajadores de la caña de azúcar. Perseguido por la dictadura de OnganíaVallejo se exiló a Roma y terminó la película allí.
 
A pesar de que la película ganó varios premios en el extranjero, fue censurado en Argentina en 1972, y se difundió en las redes clandestinas. Sólo reapareció legalmente debido a un decreto aprobado por Juan Perón después de su regreso en 1973 a la Argentina.
 
Vallejo regresó del exilio después del regreso de Perón, pero se vio obligado de nuevo al exilio después de una bomba colocada por el Anticomunista Argentina Alianza (AAA) explotó en su casa en diciembre de 1974. Se exiló en Panamá, y más tarde a España, debido al peligro que corría en su país durante la última dictadura argentina.
 
En 1979 creó en Madrid una escuela de cine por la que pasaron 150 alumnos durante los tres años que estuvo abierta. Durante ese período escribió "Un camino hacia el cine".
 
Lo importante es que Gerardo sigue vivo no sólo en el recuerdo sino por sus inolvidables imágenes.
 
La Opinión Popular



Filmografía
 
"El camino hacia la muerte del viejo Reales", 1968
"Testimonios de Tucumán" 1972/74. Serie de 24 cortometrajes para Canal 10.
"Reflexiones de un salvaje", 1978. España.
"El rigor del destino", 1985. Rodada en Tucumán.
"Con el alma", 1995. Rodada en Tucumán.
"El inocente" (inconclusa), sobre una novela de Julio Ardiles Gray, 2000
"Martín Fierro, el ave solitaria", 2006
 
 
Pino Solanas habla de Gerardo Vallejo
 
Yo recuerdo a Gerardo como compañero y militante de aquellos años de resistencia, de nuestros años jóvenes en el cine, lo recuerdo como amigo hermano, y lo recuerdo como el gran realizador que fue.
 
Lo conocí a través de su talento cinematográfico.
 
El había cursado en la Escuela Documental de Santa Fe y desembarcó en Buenos Aires con un cortometraje notable llamado Las cosas ciertas.
 
Ahí nace nuestra relación y nuestra amistad.
 
Lo invité a integrarse al proyecto que en ese momento estaba poniendo en marcha, que era La hora de los hornos, y junto con él, Octavio Getino, Tito Ameijeiras, Jorge Díaz, Rubén Salguero, Carlos Mazar, Cacho Taborda y Juan Carlos Desanzo, entre otros, conformamos el Grupo Cine Liberación que nació con el proyecto de este largo documental.
 
Aquellos años fueron de un gran desafío y de una ética extraordinaria porque no sólo hacíamos un film contra todas las prohibiciones.
 
Recordemos que era la época de la dictadura de Onganía.
 
Producimos La hora de los hornos y después El camino hacia la muerte del Viejo Reales, que fue el primer documental de Gerardo. Es un largometraje basado en una familia de trabajadores del azúcar en Acheral.
 
Notable y para mí una de las grandes películas argentinas de los años '70, reconocido con dos grandes premios internacionales: el de Pésaro (Italia) y el de Mannheim (Alemania).
 
Esta película es uno de los grandes antecedentes del cine testimonial social, donde el documental y la ficción se entrecruzan.
 
También Gerardo realizó una tarea de cineasta militante muy importante en Tucumán con una serie llamada Testimonios de Tucumán, que eran testimonios sociales muy importantes.
 
Después incursionó, ya de lleno en la ficción, en España y luego en la Argentina.
 
Vallejo le ha aportado al cine argentino una mirada de una gran sensibilidad social, pero sobre todo una mirada crítica desde el interior del país, fiel a la tradición iniciada por Birri con Tire Die.
 
En Gerardo se mezcla la fina mirada de un gran documentalista junto a una fuerte imaginación poética.
 
El Vallejo militante, del compromiso social, de los años duros de la dictadura, pagó un alto precio porque eso le costó la persecución y el exilio y ser agredido con una bomba en su casa de Tucumán. Y en el año '75 comienza su exilio yendo a Panamá y filmando, inclusive, con Torrijos.
 
Su gobierno le abre las puertas y filma varios documentales en Panamá. El exilio lo lleva luego a España, donde transcurre la mayor parte. Allí enseña y hace dos largometrajes.
 
La vida de Gerardo fue muy sufrida, porque su compromiso social expresado en el cine lo pagó con todos esos exilios y persecuciones.
 
Tampoco le fue fácil el regreso.
 
Al Gerardo amigo y compañero todos lo recordaremos por su generosidad, por su afecto, y su permanente humor tucumano.
 
Su permanente humor tucumano luchando con su fuerte carga melancólica: pensemos que Gerardo en las últimas décadas vivió fuera de su Tucumán natal.
 
Ha sido un gran padre, con cinco hijos.Y estaba ya enfermo desde hacia varios meses.
 
Hablé la semana anterior a su muerte con él y Gerardo de ninguna manera imaginaba que sus días estaban contados. También lo llamó Fernando Birri desde Roma y a los dos nos dio la impresión de que todavía había Gerardo para rato. Yo le dije:
 
-Te quiero visitar porque tengo una buena botella vino.
 
-Esta semana no, vení la que viene y nos machamos -me contestó en broma.
 
Hicimos todo lo posible para cumplir el mayor deseo de Gerardo de poder reunirse con todos sus hijos. Es como si hubiera esperado la llegada de ellos, porque cuarenta y ocho horas después falleció.
 
Lo importante es que Gerardo seguirá vivo no sólo en el recuerdo sino por sus inolvidables imágenes.
 
Fuente: Nac & Pop

Agreganos como amigo a Facebook
28-02-2020 / 20:02
28-02-2020 / 20:02
28-02-2020 / 20:02
El 29 de febrero de 1960, en Villa María, Córdoba, muere Amadeo Sabattini, farmacéutico, médico y político argentino, miembro de la Unión Cívica Radical y Gobernador de Córdoba desde mayo de 1936 a mayo de 1940. Luego de su mandato como gobernador, Sabattini se estableció permanentemente en Villa María, donde se hizo famosa su austeridad y su conducta intachable.
 
Con la aparición del peronismo entre 1943-1945, inicialmente Sabattini mantuvo relaciones relativamente cercanas con Perón, pero, cuando se produce el encarcelamiento de Perón, el 09 de octubre de 1945, "todo esto es obra del "tanito" de Villa María, que lo ha catequizado a ese boludo de Ávalos y me  ha hecho la revolución", afirmó el Coronel.
 
El ex Gobernador de Córdoba y dirigente de la fracción radical Movimiento de Intransigencia Nacional blanqueó después su participación en el golpe de mano. Sabatini dijo que dirigió el Movimiento de Campo de Mayo porque Perón había usurpado el poder.
 
Perón pareció olvidar el tema, porque meses después llegó a proponerle ser su vicepresidente. Sabattini no aceptó, aunque se opuso también a la alianza antiperonista concretada por el embajador yanqui Braden con la Unión Democrática y se acercó al Movimiento de Intransigencia y Renovación creado en 1945, reivindicando el yrigoyenismo y un programa socialdemócrata en oposición al unionismo.
 
Dentro de la intransigencia, Sabattini conformó una corriente autónoma conocida como "Línea Córdoba". Hacia el final del gobierno peronista (1952-1955), Sabbatini adoptó una posición abstencionista, que lo enfrentó con la mayoría de los intransigentes, expresados por Arturo Frondizi.
 
Producido el golpe de estado que derrocó a Perón en 1955 y frente a la fractura de la Unión Cívica Radical en 1956, Sabattini se alió con los grupos más conservadores del unionismo y del balbinismo, para formar la Unión Cívica Radical del Pueblo.
 
La Opinión Popular



27-02-2020 / 15:02
27-02-2020 / 15:02
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar