La Opinión Popular
                  20:59  |  Lunes 27 de Enero de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“Tenemos nuevas prioridades: combatir el hambre y la pobreza, encender la economía, reactivar el consumo y generar empleo”. Alberto Fernández
Recomendar Imprimir
Entre Ríos - 14-01-2020 / 13:01
PANORAMA POLÍTICO PROVINCIAL

Bordet - Fernández: Dependencias cruzadas

Bordet - Fernández: Dependencias cruzadas
La relación positiva, que une al gobierno local con el nacional, abrió expectativas para una serie de reclamos que viene sosteniendo la provincia con el objetivo de tender a un modelo de desarrollo más federal que comience a corregir asimetrías internas y a compensar a la provincia en áreas más desfavorecidas. Esto le permite aguardar que la llave de la Anses sea abierta por el Gobierno nacional. De ese organismo dependen los recursos que deben llegar a la Caja de Jubilaciones. El futuro de los pasivos provinciales está al tope de las preocupaciones en la Casa Gris. Además, hay millones de pesos que el anterior Gobierno nacional comprometió en obras, pero que nunca envió a Entre Ríos.
Un clima de inquietud contenida sobrevuela los despachos de la Casa Gris. Es que, en el reinicio de gestión, la situación económica de la provincia depende del contexto de crisis que afecta todo el país. Sin embargo el orden fiscal que supo conservar Gustavo Bordet en su primera gestión le permite planificar sin las urgencias financieras que enfrentan el presidente Alberto Fernández y otros gobernadores.
 
Las complicaciones de la economía son desvaloradas como una acción nacional. Dependen más de la Casa Rosada que de la Casa Gris. En ese contexto, la administración Bordet busca mantener en orden la caja, sabedor que, en estos primeros meses, deberá gobernar con recursos escasos.
 
Pero, mientras la Nación y varias provincias, entre ellas Buenos Aires, ya aumentaron fuertemente impuestos o se aprestan a hacerlo, Entre Ríos no agrandará las alícuotas y las valuaciones de los gravámenes provinciales, a pesar que la recaudación acumula varios meses de caída medida en valores reales.
 
En su primer mes de la nueva gestión, el Gobernador supo valerse de su legado positivo en el orden fiscal, pero también logró desarrollar nuevas fortalezas en su dependencia con Nación en base a una relación transversal con el Gobierno de Alberto y los demás gobernadores.
 
Esa relación positiva, que une al gobierno local con el nacional, abrió expectativas para una serie de reclamos que viene sosteniendo la provincia con el objetivo de tender a un modelo de desarrollo más federal que comience a corregir asimetrías internas y a compensar a la provincia en áreas más desfavorecidas.
 
Después de una serie de intensas reuniones, que comenzó prácticamente con la asunción de los nuevos mandatarios de nuestra Provincia y la Nación y de sus gabinetes, el Gobierno local tiene en claro la marcha de las prioridades en materia de gestión Nación - Provincia. 
 
Esto le permite aguardar que la llave de la Anses sea abierta por el Gobierno nacional. De ese organismo dependen los recursos que deben llegar a la Caja de Jubilaciones. El futuro de los pasivos provinciales está al tope de las preocupaciones en la Casa Gris. Además, hay millones de pesos que el anterior Gobierno nacional comprometió en obras, pero que nunca envió a la provincia.
 
Por el momento, Bordet no reclamará en público esas partidas, pero no quiere sentirse afectado por un precepto básico de la gestión: la dependencia económica termina menguando la fortaleza política. Incluso hasta la de Bordet, que ha sido reforzada al máximo por el voto popular el último 9 de junio. Y porque esa recarga de vigor pierde sus efectos cuando el forcejeo político se plantea fuera de Entre Ríos.
 
La Opinión Popular

Bordet - Fernández: Dependencias cruzadas

El primer mes de Alberto
  
Va solo un mes y parecen años. Debe ser porque la Argentina estaba muy mal el 10 de diciembre. Y porque los primeros 30 días de gestión de Alberto Fernández fueron transitados por un Presidente que sabía dos cosas. Una, que llegó por un aluvión de votos. Ganó nada menos que en primera vuelta y por el 8 por ciento de diferencia sobre Juntos por el Cambio. Otra, que con los votos solo no alcanza y no le regalarían una luna de miel.
 
Un lugar común del análisis político remite a las expectativas puestas en el cambio de gobierno. Unos, los que se fueron, pensaban en la llegada de políticas "populistas", una categoría difícil de conceptuar y por eso, desde las PASO, se disparó el riesgo país descontando la cesación de pagos ni bien asumiera el gobierno de los Fernández. Otros, los que venían, imaginaron una reversión drástica del orden económico para invertir la ecuación de beneficiarios y perjudicados por las políticas neoliberales del gobierno macrista.
 
Todas las visiones apocalípticas, desde la derecha macrista y el poder económico, no se verificaron; pero tampoco aquellas que imaginaban una confrontación con los poderes tradicionales, especialmente con los acreedores externos y el FMI. La realidad terminó siendo más compleja durante el primer mes de gobierno y el balance de las medidas adoptadas permite análisis con sorpresas.
 
Por un lado, bajó el riesgo país, es que los acreedores y especuladores asociados al endeudamiento observan que el acontecer financiero se aleja de una cesación de pagos inmediata y más aún, la voluntad es de pago de las acreencias y de renegociación de vencimientos de la deuda.
 
Desde la perspectiva popular, se constatan los aumentos de ingresos a las jubilaciones más bajas, a los planes sociales y la doble indemnización por despido, entre otras medidas, que involucran la ampliación del programa "precios cuidados", facilidades a pymes con atrasos fiscales, renegociaciones crediticias y congelamientos de cuotas, peajes y tarifas, suponen un alivio a sectores de más bajos ingresos.
 
La política fiscal, con la actualización de retenciones y la suba de alícuotas para algunos impuestos, demanda el equilibrio entre ingresos y egresos, con mayores recursos para el Estado. El control de cambio incrementado favorece la búsqueda del doble superávit nestorista: fiscal y comercial. Es algo que satisface al FMI y a la lógica ortodoxa en política económica. Es la condición para hacer frente a la cancelación de una deuda pública, que contrajo Macri y que es brutal e impagable.
 
En este primer mes, se verifica la suba de las reservas internacionales que administra el Banco Central. Consecuencia directa del incremento de los depósitos en dólares de privados en el sistema financiero, una forma de evitar la mayor carga tributaria si esos recursos se mantenían en el exterior.
 

Bordet - Fernández: Dependencias cruzadas
 
Narrativa de Fernández
 
La narrativa de Fernández en su primer mes fue simple: Mauricio Macri fue una máquina de destrucción productiva. Los más hundidos son los pobres, que llegaron al hambre. No puede haber salida sin solidaridad. La solidaridad se traduce en que están primero: los hambrientos, los jubilados de la mínima y los que reciben la AUH.
 
El Estado no tiene plata y el país está endeudado. Hay cero chance de crecimiento sin estabilidad, y por eso los planes que van desde Precios Cuidados a la moratoria impositiva para las Pymes. La estabilidad no puede ser recesiva. Necesitamos dólares para vivir y pagar la deuda, pero será imposible pagar la deuda porque los dólares no alcanzan.
 
El Presidente desistió de plantear una epopeya de largo plazo. La épica estaría en salir del pozo lo más rápido posible. Y en que la salida del pozo se note a través del freno a la caída libre del macrismo y mediante cierta reactivación. Cuando eso suceda, Fernández quizás pueda salir del agua y respirar un poco. Pero (lo sabe) solo un poco.
 
Esa épica de lo concreto estuvo acompañada en los primeros 30 días por el esfuerzo de consolidar el gobierno de coalición que construyeron las distintas líneas del peronismo y sus aliados. A su favor el Presidente cuenta con un dato objetivo: ningún sector del Frente de Todos tiene a mano nada más rentable que fortalecer al Gobierno.
 
Esto se aplica al propio Fernández, a Cristina, a la CGT, a las CTA, a La Cámpora, a los gobernadores peronistas y a los movimientos sociales. Más allá de las desconfianzas y los recelos, o del desorden inicial y las idas y vueltas en las designaciones, el ejercicio del Poder acomoda las cargas. Con un añadido: afuera del Frente de Todos hace un frío inclemente y es un estímulo para debatir con disciplina.
 
Alberto le habla al 60 por ciento no macrista e incluso a una franja de los que votaron por Macri el 27 de octubre. Eso incluiría el voto de Roberto Lavagna y parte del voto radical. Pero el desafío es mantener ese poderío formidable de un peronismo ampliado y unido y, a la vez, sumarle aliados mientras el oficialismo intenta dividir a la oposición.
 
Pero lo más importante es la realidad. No hay mejor publicidad que un cambio de la vida cotidiana. Así sea leve, ese cambio será más determinante que cualquier mensaje, incluyendo el mensaje negativo de los grandes medios de comunicación, firmes partidarios del neoliberalismo macrista.
 

Bordet - Fernández: Dependencias cruzadas
 
Relación de la Provincia con Nación
 
Ajeno a las disputas de politiquería interna que podrían tensionar las relaciones entre los distintos componentes del Frente de Todos, el Gobierno de Entre Ríos trabaja sin ataduras de ningún tipo con todos los ministros nacionales y sus equipos sin distinguir entre alberistas, camporistas y massistas.
 
El gobernador ya se reunió con varios ministros, otros ya visitaron la provincia y un tercero lo hará en los próximos días. De la reunión con el Jefe de Gabinete de la Nación, Santiago Cafiero, Bordet dijo: "Entendemos que para crecer primero hay que distribuir, y esto es algo que nos debe encontrar en permanente diálogo, porque la salida a esta situación es con todos", y explicó que analizó con Cafiero "algunos temas que son prioridad para los entrerrianos como las obras de infraestructura productiva".
 
"Fortalecer las relaciones internacionales es fortalecer la producción entrerriana", sostuvo Bordet luego del encuentro que mantuvo con el canciller argentino, Felipe Solá. Diagramaron una agenda de trabajo conjunto entre Nación y provincia.
 
Bordet se reunió luego con el ministro del Interior, Eduardo Wado de Pedro. "Fue una reunión muy satisfactoria sobre temas que son vitales para lograr tener una estabilidad financiera", expresó el mandatario.
 
En ese marco, Bordet destacó "el profundo sentido federal de la gestión del presidente Fernández, que ha tomado desde un primer momento la realidad de las provincias como una prioridad. Hablamos de eso con el ministro, y en especial las políticas que necesitamos coordinar la nación, la provincia y los distintos municipios para aprovechar la potencialidad que tiene Entre Ríos por la región en la que está inscripta".
 

Bordet - Fernández: Dependencias cruzadas
 
Gobierno de funcionarios probados
 
La decisión de integrar un gobierno con funcionarios que, en su gran mayoría, ya estaban o ya pasaron por la burocracia estatal tiene aspectos a favor y en contra. El valor de lo probado permite no arriesgar, pero la ausencia de frescura corre el riesgo de encapsular a los gobernantes en sus zonas de confort. La situación difícil amerita que los funcionarios caminen, observen, comparen. Hablen y escuchen.
 
Se incorporaron al gabinete Marisa Paira, al frente del Ministerio de Desarrollo Social, donde se fue una verdadera "peso pesado" de la primera gestión: Laura Stratta. Y Juan José Bahillo, asumió en el nuevo Ministerio de Producción, Turismo y Desarrollo Económico. En ambos casos, los funcionarios entrantes tienen que aportar capacidad para profundizar lo hecho bien y el necesario cambio de aire y energías para fortalecer la gestión.
 
Otra característica saliente del primer mes de Gobierno pasa por una actualización en distintas áreas. Lucio Amavet será el nuevo secretario de Agricultura y Ganadería, y Gastón Irasusta ocupará la Secretaría de Turismo. Silvina Guerra, quien se desempeñó como directora de Desarrollo Gasífero, estará al frente de la Secretaría de Energía. Walter Dandeu será el titular de la Subsecretaría de Arquitectura. Entre las obras que se llevan adelante desde la cartera se encuentra lo referido a infraestructura escolar, sanitaria y edilicia en general.
 
Una vez formalizado los cambios, el gobernador mandatario reunió a los ministros de su nuevo gabinete para trazar las prioridades en su segundo mandato. Pidió austeridad en los gastos de funcionamiento del Estado y en la utilización de recursos y resaltó la importancia de la transparencia en todos los actos de gobierno.
 
Hay que pasar el verano, Y el paquete de ajuste del Gobierno entrerriano incluiría congelamiento de salarios de funcionarios, reducción de viáticos y supresión de horas extras y extensiones horarias, entre otros temas. Ahí, al menos en los gestos institucionales, el Poder Legislativo y el Ejecutivo van en sintonía.
 
En esas primeras decisiones de Gobierno, el mandatario supo confirmar un perfil de liderazgo basado en la prudencia y regido por el sentido común, abierto a un diálogo que procure preservar el equilibrio entre los distintos intereses políticos en juego, sin que ello implique resignar autoridad en la toma de la decisión final.
 

Bordet - Fernández: Dependencias cruzadas
 
Incertidumbre internista del peronismo
  
Tras el álgido diciembre, en el gobierno de Gustavo Bordet todo se mueve al ritmo de enero. Mientras varios de los nuevos funcionarios se acomodan en sus nuevos roles y oficinas físicas, cunden los dilemas en torno a los importancia que tendrá cada uno en el nuevo gabinete. El mientras tanto está cargado de especulaciones en las que cada funcionario, del riñón puro del bordetismo o de sectores aliados, tendrá que hacer políticamente.
  
Alguno de quienes le toman el pulso a diario a la política entrerriana sostiene que la campaña y la elección ya son cosa del pasado porque la realidad y la agenda 2021 se vienen encima en el horizonte. Con este quieren explicar lo rápido que pasaron 30 de los primeros 100 días de gracia que se suelen otorgar a un nuevo gobierno y que en el caso de Gustavo Bordet se trata del inicio de su segunda gestión, por lo cual este periodo puede ser más corto aun.
 
Pero también están teniendo en consideración la otra cuenta regresiva que no descuidan quienes planifican los movimientos del tablero político local y es que para la próxima elección faltan 20 meses. Tras esas aspiraciones subyacen las de fondo: obtener señales que habiliten la construcción de un caudal político para poder posicionarse de cara a las elecciones de medio término previstas para 2021.
 
Como es sabido, la legislación limita las reelecciones indefinidas a los gobernadores y comienzan a mostrar sus efectos a partir de ahora. Quienes rodean a Bordet, independientemente de que lo admitan o no, ya piensan en el futuro. Incluso, se imaginan una interna de figuras representantes de diferentes vertientes, aunque advierten que para llevar la proyección hasta ese momento todo depende de quién esté enfrente.
 
En el bordetismo creen que deben afianzar entonces su preeminencia en la Provincia mientras el devenir de los acontecimientos ponga paulatinamente de relieve los perfiles de los opositores, conservadores y radicales, que en 2023 desafíen el poder peronista local y las figuras de la alianza Cambiemos que se anoten a la sucesión de los derrotados en 2019.
 
Sin embargo, la lógica política sumada a comprensibles ansiedades se van insinuado tempranamente, como las de: los actuales intendentes Adán Bahl, Enrique Creto y Martin Piaggio. A ellos se podrían sumar el senador nacional Edgardo Kueider, la vice gobernadora Laura Stratta, el flamante ministro Juan José Bahillo y algún "tapado". Por ahora nadie habla, se trata de evitar disputas prematuras desgastantes por el poder o bien para marcar el territorio propio, pensando en 2023.
 
Aunque parezca anticipado, en el entorno del gobernador más de uno ya lo está pensando, incluyendo desde sus funcionarios más cercanos a legisladores provinciales que perciben -y apoyan entusiastas- la posible futura apertura del Gobernador hacia la política nacional.
 
De alta complejidad es el esquema del Frente de Todos en general y el entrerriano en particular. Las heterogéneas líneas internas del PJ provincial, que se distribuyen en un abanico que va desde los grupos que se referencian en Cristina y Máximo Kirchner a Alberto Fernández, Sergio Massa o los intendentes, se expresan en la provincia con un enredo tal que provoca que por ahora en el peronismo se conformen con mantener sus tensiones en un equilibrio tal que conserve la unidad.
 
Sin embargo, como toda "paz peronista", ya se advierten por lo bajo que es una unidad que se supedita a la consigna del "hasta nuevo aviso". El foco, mientras tanto, es preciso: abocarse a un acuerdo sólido para preservar las intendencias y recuperar en cada barrio el territorio que peronismo procura sostener.
 

Bordet - Fernández: Dependencias cruzadas
 
¿Qué pasará con las paritarias provinciales?
 
Bordet sabe que, hoy por hoy, Alberto Fernández tiene una prioridad: negociar la deuda externa. Negociar con los organismos y los acreedores financieros. Las provincias pueden esperar, y si no tienen grande problemas deben esperar más. Lo dijo el presidente de la Nación cuando estuvo en Santa Fe capital.
 
Pese a ese escenario de carencias y al tiempo que corre la preocupación por cuestiones vinculadas a la falta de recursos constantes y sonantes -que llevan a mantener un cronograma escalonado de pagos a estatales-, puede que lo que resta del mes aporte algún que otro dato sobre el perfil de una negociación trascendente para la Provincia: la que tiene que ver con la paritaria de docentes y estatales. ATE formalizó el pedido de apertura de la Paritaria salarial provincial ante los anuncios nacionales de aumentos. UPCN hizo lo mismo.
 
Ese tema empieza a ganar temperatura con el planteo de algunos gremios que pretenden que se ponga en juego la recuperación salarial del año pasado. Algunos sindicatos estiman que rozó el 34 por ciento el deterioro del salario frente a la inflación y pretenden al menos mitigar ese derrape porque olfatean un escenario difícil para 2020.
 
No se trata de una presunción antojadiza: el gobierno nacional comenzó a dar señales de pretenden que haya negociaciones "mesuradas", un término que parece excluir la posibilidad de que se aplique la cláusula de ajuste automático por inflación como la que consiguieron los docentes el año pasado.
 
Es altamente probable que Bordet se acople a los deseos de la Nación. De hecho, trabaja en el pago del adelanto de 4 mil pesos en base al mismo esquema que aplicaría la Casa Rosada. Nada indica que la Provincia, que aún tiene pendiente una negociación con el presidente Fernández por la asistencia financiera que recibirá de acá a fin de año, vaya a adoptar una política salarial desvinculada a los criterios del gobierno central. Igualmente, sería difícil que lo pueda hacer en este contexto de limitaciones presupuestarias.
 
Por otra parte, es cada vez más insistente la versión que se esperaría el tratamiento del presupuesto nacional, que Fernández prometió enviar al Congreso luego del primer trimestre del año, para, ahí sí, adaptar los números a los recursos que estén previstos para Entre Ríos en la pauta de la Nación.
 
Si esta fuese la postura, cualquier gestión que se encare en el actual receso de enero, será en vano. Lo que sí aparece como probable es que durante febrero se comience "a hilar fino" con los números, según opinan algunos en el oficialismo, pero partiendo de la base de que todo sería materia de negociación, incluso la "clausula gatillo", que permitió un ajuste en los salarios públicos durante 2018 y 2019 al ritmo de la empinada inflación macrista.
 

Bordet - Fernández: Dependencias cruzadas
 
Efectos del ordenamiento fiscal
 
Algunas consecuencias del ordenamiento fiscal levantan el descontento en el peronismo nacional y provincial, como el tema de los jubilados. Los compañeros le echan la culpa al macrismo, y sus argumentos no dejan de tener muchos elementos veraces: la estanflación, la recesión que retrae la recaudación, y la inflación que dispara los costos, son una fórmula maldita, implementada a fondo por Cambiemos.
 
Pero los propios compañeros recuerdan los compromisos de campaña referidos a que lo que venía era la alternativa a las políticas macristas y no su continuidad y su profundización. Además, están sosteniendo la "solidaridad" en lugar de marchar "combatiendo al capital".
 
Para el peronismo será el momento no sólo de administrar la adversidad, sino también de barajar y dar de nuevo la lista de "aliados". Porque si en la vida cuando escasea la plata de pronto comienzan a escasear las amistades, ni hablar de lo que pasa en la política. Los buenos entendedores no necesitan subtítulos ni traductores.
 
Por un lado, habrá que ver cuántos y quiénes ponen la cara por el ordenamiento. Por otro lado, habrá que ver qué hacen los sindicatos. Los combativos de nacimiento, ya han llamado al paro. Los gremios masivos, AGMER (docentes) y ATE (estatales) se han declarado en alerta y van a convocar plenarios.
 
Amenazan con paros, lo cual abre un período para negociar; y con ir a la Justicia, aunque resta ver los términos puestos por escrito en las paritarias. No menos cierto es, sin embargo, que la historia política resalta que una función tácita esencial de los grandes sindicatos es sostener a los gobiernos del PJ. Sin menospreciar su función como instituciones de los trabajadores, pero sin olvidar su compromiso histórico.
 
Bordet buscará el equilibrio fiscal, mantener las cuentas en orden por las mismas razones funcionales que lo está haciendo Fernández: porque puede. Son lo que hacen, no lo que hablan solamente. Ese es el poder del peronismo, tanto como su capacidad electoral. Y ese poder es necesariamente multiforme.
 
Sí el ajuste de ayer era la obra perversa del Gobierno de los CEOs insensibles que gestionaban para los ricos, los banqueros, las multinacionales... a costa del hambre del pueblo trabajador; el ajuste de hoy debe ser responsabilidad y solidaridad con los pobres, con los que menos tienen. Están primero los hambrientos, los jubilados de la mínima y los que reciben la AUH.
 
La Opinión Popular
 

Agreganos como amigo a Facebook
Bordet - Fernández: Dependencias cruzadas
El Concejo Deliberante de Concordia aprobó la licencia para el intendente Enrique Cresto. El Presidente municipal irá a cumplir funciones ahora al gobierno nacional, más precisamente estará al frente del Enhosa (Ente Nacional de Obras Hídricas de Saneamiento).
Bordet - Fernández: Dependencias cruzadas
Entre Ríos define con Nación y el resto de las provincias una agenda ambiental con fuerte impronta federal. El secretario de Ambiente de la provincia, Martín Barbieri, asistió a la reunión de Cofema, que se realizó en Buenos Aires, y donde el ministro Cabandié recibió a las autoridades de los organismos provinciales y de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires para comenzar a delinear una agenda federal de desarrollo sostenible.
27-01-2020 / 09:01
26-01-2020 / 20:01
26-01-2020 / 13:01
25-01-2020 / 09:01
24-01-2020 / 08:01
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar