La Opinión Popular
                  14:29  |  Sábado 08 de Agosto de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
"Vine a terminar con los odiadores seriales y a abrir los brazos para que todos nos unamos". Alberto Fernández
Recomendar Imprimir
Nacionales - 04-01-2020 / 10:01
PANORAMA POLÍTICO NACIONAL

Intromisión yanqui en la Argentina

Intromisión yanqui en la Argentina
El gobierno de Alberto Fernández todavía no cumplió un mes y en esos pocos días representantes de Washington se entrometieron por lo menos en tres ocasiones en cuestiones políticas argentinas intentando torcer decisiones soberanas o cuestionar comentarios de miembros del nuevo gobierno.
El gobierno de Alberto Fernández todavía no cumplió un mes y en esos pocos días representantes de Washington se entrometieron por lo menos en tres ocasiones en cuestiones políticas argentinas intentando torcer decisiones soberanas o cuestionar comentarios de miembros del nuevo gobierno.
 
Esta estrategia agresiva del departamento de Estado norteamericano usará seguramente el atentado a la AMIA y la muerte del fiscal Alberto Nisman como lo ha venido haciendo para sus intereses geopolíticos en un Medio Oriente que está a punto de estallar.
 
El eje de los argumentos de Estados Unidos para escalar el conflicto en Irak ha sido la calificación a la organización Hezbollah como terrorista. En realidad, es un atajo para atacar a Irán, uno de cuyos generales fue asesinado en Bagdad por un dron norteamericano como parte de esa escalada.
 
Cuando el ex presidente Barak Obama quiso bajar la tensión con Irán, el presidente israelí, Benjamin Netanyahu, reaccionó furioso contra el mandatario y viajó a Estados Unidos invitado por los republicanos vinculados a la industria bélica. Fue en marzo de 2015.
 
En Argentina se estaba desarrollando a pleno la tragicomedia que empezó con la denuncia rimbombante del fiscal Nisman, siguió con su posterior suicidio y culminó con la repugnante utilización política que se hizo en ese momento. Para cuestionar a Obama, Netanyahu usó en el Congreso norteamericano el ataque a la AMIA como parte de sus argumentos contra Irán.
 
El granito que aportaba Argentina a ese conflicto -un párrafo en el discurso de Netanyahu-- en lo interno provocaba una fuerte conmoción institucional: una presidenta democrática y su canciller serían acusados injustamente por "traición a la patria" y una campaña mediática condenaba sin pruebas por un crimen que ni siquiera había sido probado como tal.
 
La responsabilidad de Hezbollah en el atentado en la AMIA no ha quedado probada en forma fehaciente debido a la interferencia que generó la trama de encubrimiento en la que participaron el gobierno de Carlos Menem y los servicios de inteligencia argentinos, de Estados Unidos e Israel.
 
La investigación fue desviada para que una parte de la responsabilidad cayera sobre el entonces gobernador bonaerense Eduardo Duhalde y para descartar los indicios que conducían a la llamada "pista siria".
 
Establecer la responsabilidad de Hezbollah resultaba funcional a los intereses geopolíticos en juego porque desembocaba en Irán. Hezbollah no tenía antecedentes públicos de atentados terroristas fuera de la zona de conflicto, por lo que resultaba importante para esos intereses que se la responsabilizara por el atentado en Buenos Aires, lo que deberá ser dilucidado alguna vez.

 
La importancia que tiene este tema quedó en evidencia en julio del año pasado. Cuando empezaron a circular encuestas que indicaban la posible derrota de Mauricio Macri, el Departamento de Estado apretó las clavijas.
 
Hasta ese momento, la política exterior argentina se regía en temas de terrorismo según una lista realizada por la ONU que no incluía a Hezbollah. La orden de Washington fue clara: hagan una lista que incorpore a los chiíes libaneses. En Julio, Macri lo hizo por decreto.
 
Ese mes, el secretario del Departamento de Estado norteamericano, el ultraderechista Mike Pompeo visitó a la Argentina y participó en un acto por las víctimas de la AMIA. Durante esa gira, el funcionario norteamericano ordenó que hicieran lo mismo a los gobiernos de Paraguay y Brasil, que también obedecieron.
 
En medio de ese proceso que se proyectaba desde Argentina hacia el corazón del conflicto mundial más explosivo, Netflix empezó a filmar un documental sobre Nisman que recién ahora empezó a exhibir. La serie quiere dejar el interrogante si fue homicidio o suicidio, aunque resulta muy evidente que la segunda opción es la más realista y que la otra se asienta sólo en el interés político.
 
Antes que asumiera el nuevo gobierno, la actual ministra de Seguridad, Sabrina Federic declaró que la inclusión de Hezbollah en esa lista había sido "una imposición de Washington", lo cual era cierto.
 
Otras versiones decían que en una reunión con la embajadora de Israel, Galit Ronen, Alberto Fernández había comentado que sacaría a los libaneses de la lista de terroristas. La versión tiene ribetes ridículos. Pero bastó para levantar una ola de advertencias y declaraciones de las diplomacias israelí y norteamericana.
 
Esta política de presión e imposición se aplica principalmente en América Latina. Se habla de "continentalismo" porque el concepto alude a una especie de "imperialismo continental".
 
Los únicos temas de los representantes norteamericanos están relacionados con la exigencia de un alineamiento ideológico automático y subordinado. Los temas económicos que antes eran prioritarios en la agenda han sido desplazados por esta nueva diplomacia.
 
La configuración regional que había reemplazado a la de las dictaduras con acuerdos de integración, como, Mercosur o Unasur y de consulta como la CELAC fueron reconfigurados por la ola de gobiernos neoliberales.
 
El Mercosur fue paralizado, Unasur desactivada y Pompeo convirtió a la OEA, a través de su secretario general Luis Almagro, en su Oficina de Colonias. El ProSur, impulsado por Macri fue calificado por el canciller Solá como el "ProNorte" y el Grupo Lima, más moderado, fue creado a instancias de Washington para hostigar a Venezuela.
 
Las prioridades de esta política son bien elementales: atacar a Venezuela y detener el avance de Rusia y China. A cambio incrementan los obstáculos aduaneros en Estados Unidos a los productos latinoamericanos.
 
Si les molestaba que se revocara el decreto de Macri sobre Hezbollah, el mismo día de la asunción de Alberto Fernández hubo un desaire de los miembros de la delegación norteamericana al nuevo gobierno argentino.
 
Cuando se enteraron que había un representante del gobierno venezolano legítimo de Nicolás Maduro, el asesor del presidente Donald Trump, Mauricio Claver-Carone regresó intempestivamente a su país.
 
El hombre es de la fauna de Miami, un derechista de hueso colorado que opera con golpistas y grupos destituyentes de los países latinoamericanos. Antes de irse le dijo al diario Clarín que también estaba enojado por la invitación al ex presidente de Ecuador, Rafael Correa.
 
Cuando Evo Morales solicitó refugio político en Argentina, una misión de la embajada norteamericana, encabezada por la ministra consejera Mary Kay Carlson y el consejero político Chris Andino, se apersonó en la Casa Rosada para asentar su protesta, que en el contexto de las negociaciones que debe realizar Alberto Fernández con el FMI, sonaron más como amenazas.
 
El respaldo de Washington a los impresentables golpistas bolivianos confirma de alguna manera su intervención más encubierta en el trabajo de desgaste a través de campañas mediáticas, golpes judiciales y golpes parlamentarios o policiales y militares en los países de la región.
 
Alberto Fernández ha repetido que no va a ideologizar la política exterior y que, en ese contexto, se plantea una relación amistosa y de colaboración con Washington. Pero es muy difícil cuando del otro lado la exigencia es justamente ideologizar.
 
La posición recalcitrante del Departamento de Estado complica esa definición presidencial para las relaciones exteriores del país.
 
La situación en el continente no es la misma que a principios del milenio, pero el clima regional asfixiante que instaló Washington empuja a los gobiernos a buscar funcionamientos que le den más aire a las relaciones regionales.
 
En ese contexto, el próximo 8 de enero se realizará en México la reunión de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (CELAC). Como lo define esa denominación, en el organismo participan todos, menos Canadá y Estados Unidos.
 
Será el primer viaje del flamante canciller Felipe Solá. México se hará cargo de la presidencia protempore del organismo que puede convertirse en el marco de referencia para los relacionamientos latinoamericanos, con más aire y margen de movimiento que los impuestos por Estados Unidos a los demás organismos regionales.
 
Por Luis Bruschtein
 
Fuente: Página12
 

Agreganos como amigo a Facebook
08-08-2020 / 11:08
08-08-2020 / 10:08
"La negociación se parece a la cuarentena: es mucho más larga de lo que requería el problema", fue el comentario despectivo de Alfonso Prat Gay sobre el ministro Martín Guzmán que negociaba una deuda imposible de pagar cuya mayor parte fue tomada durante su gestión.
 
El ex ministro de Mauricio Macri rompió todas las marcas al demostrar que su impericia en el manejo de la economía hubiera sido peor como infectólogo. Cosas veredes amigo Sancho, que nunca crederes: un ex ministro que critica al que resolvió el desastre que él creó, más un sector de la oposición que apostó al fracaso de la negociación y al desborde de la pandemia.
 
La chorrada de críticas que recibió Guzmán mientras negociaba la deuda provenía de estos personajes. "Se podría haber logrado un acuerdo mejor", dijo el caradura de Prat Gay en otras declaraciones. Cuando le tocó negociar con los fondos buitres, Prat Gay les pagó más de lo que habían reclamado. Eso sí: en tiempo récord.
 
Si lo que quería Prat Gay era sobreendeudar al país, fue el mejor ministro de Economía de la historia. ¿Y los argentinos? bien gracias. Pero después de esa performance más que desastrosa, la corporación de medios y sectores empresarios y de las finanzas lo siguen tomando como referente de consulta.
 
Se confirma esa visión que apuntó Jorge Alemán sobre un discurso de la política como especie de locura sin anclaje en la realidad. Se contrapone a la realidad. En esa nueva racionalidad de la derecha, el que se guía por la realidad resulta un fanático que se niega al discurso mágico.
 
Los medios y periodistas de derecha le van a preguntar a Prat Gay porque lo escucha un empresario aunque perdió plata, así como lo escuchan comerciantes que se fundieron con sus medidas. Desconfían del muchacho de 38 años que les salvó la vida porque es académico y votarían de nuevo al que los llevó a la ruina.
 

07-08-2020 / 10:08
Aunque hace tiempo que nadie en el poder se lo toma demasiado en serio ni le pide opinión, Guillermo Moreno pudo haber sido la excepción que confirmara la regla. El acuerdo que enhebró Martín Guzmán con los acreedores privados para aplazar y aliviar los pagos de la deuda jamás haría desdecirse al pintoresco exsecretario de Comercio, quien semanas atrás vaticinó que fracasaría porque le faltaba "haber pateado más la calle".
 
En el mundo empresario, entre los apostadores bursátiles y entre los consultores más cotizados de la City, en cambio, no hubo ningún reparo para la pirueta: hasta quienes le pedían el mes pasado a Alberto Fernández que lo eche -en público y en privado- se vistieron de guzmanistas de la primera hora. Todos salieron a gritar el gol que añoraban tanto la hinchada como el técnico, aun cuando está lejos de haber definido el partido.
 
Puertas adentro de la coalición, el primero en cantarlo fue Sergio Massa, quien no solo había convocado varias veces durante abril y mayo a su propio gabinete económico para interconsultas sino quien además entabló diálogos paralelos con Wall Street que obligaron al Presidente a avisar en tres ocasiones que el único interlocutor oficial era Guzmán.
 
Pasado pisado: tanto se apuró el jefe de Diputados en sacar pecho por el entendimiento que incluso primereó a Fernández. Pidió disculpas.
 
El recorrido de Guzmán antes del cierre de las negociaciones reflejó fielmente el equilibrio de fuerzas en el Frente de Todos
 

07-08-2020 / 10:08
En plena recesión y en medio del proceso de flexibilización de las restricciones por la pandemia, el debate sobre cómo sería la recuperación de la economía toma vigencia. ¿Cómo será? ¿Un dibujo en V? ¿Será acaso más apaisada? ¿O la Argentina estará condenada a convivir con una L, en el mejor de los casos, castigada por la crisis permanente?
 
Ese debate se mezcla con la política. María Eugenia Vidal, por caso, levantó el perfil público el jueves por la mañana en un "zoom" en el que planteó -en base a su economista de cabecera, Hernán Lacunza, que la economía caerá este año un 12%, pero que en 2021 no podrá recuperar lo perdido.
 
Más optimista, el economista Emmanuel Álvarez Agis -cercano ideológicamente a la Casa Rosada- cree que la actividad se recuperará pero para asegurarlo reclama una mayor y decisiva participación del Estado, a través del gasto público.
 
"Ahora que arreglamos con los acreedores llegó el momento de gastar. En la pandemia, hay que gastar más. El Estado argentino gasta la mitad que su par de Chile o Perú. Y mucho menos que Brasil", argumenta Agis.
 
Desde Economía se aboga por un ordenamiento fiscal, de cara a las inminentes negociaciones con el Fondo Monetario Internacional. Pero no sólo por eso. Martín Guzmán demostró desde un primer momento que valora la cautela a la hora de programar el gasto público, lo que quedó a la vista cuando se suspendió la actualización automática de las jubilaciones.
 
En el Gobierno creen que esta semana fue la mejor desde que Alberto Fernández se puso la banda presidencial.
En el equipo económico sospechan que la buena onda perdurará. Y no lo avalan por una cuestión de fe religiosa. Los funcionarios comparten algunos de los datos positivos de la actividad, que los sorprendió gratamente a ellos mismos.
 
Juzgan, sin temor a hacerlo con premura, que se trata de los primeros indicios de una recuperación veloz. Incluso destacan la "V corta" de la palabra "veloz".
 

06-08-2020 / 11:08
La valiente fiscal Gabriela Boquin, quien llevó adelante la acusación contra la familia Macri en la causa Correo Argentino, denunció este miércoles ante una comisión bicameral que una empleada de su fiscalía "le entregaba documentación en pleno trámite de la investigación de la causa al diputado (del Pro) Pablo Tonelli" y que al denunciar esa situación ante su superior, el Procurador interino, Eduardo Casal, "no tomó ninguna medida al respecto".
 
Boquin expuso este miércoles ante la comisión bicameral de Seguimiento y Control del Ministerio Público. La semana pasada, Casal, quien asumió como jefe de los fiscales durante la gestión de Cambiemos, le inició un sumario administrativo por supuesto maltrato y mobbing laboral a ex empleados de la fiscalía.
 
La comisión bicameral tiene previsto volver a reunirse en diez días para tratar una serie de denuncias y pedidos de juicio político contra Casal por supuestas arbitrariedades en traslados y medidas disciplinarias contra fiscales que investigaban al macrismo.
 
En su presentación, la fiscal Boquin, que interviene en una de las causas más complicadas para el ex presidente y su familia, dijo: "Es falaz decir que se retiraron de mis dependencias por maltratos o pidieron traslados. Esto no existió. Es más, a una de las testigos el traslado lo pedí yo".
 
Y amplió Boquin que realizó ese pedido "por falta de confianza" de la empleada de su fiscalía tras "descubrir que le entregaba documentación en pleno trámite de la investigación de la causa Correo Argentino al diputado Pablo Tonelli".
 
"Esa documentación que le pasaba y que le iba comunicando los pasos del expediente a Tonelli estaban relacionados con su propia vinculación en la causa porque cuando yo denuncié el vaciamiento, estaban las facturas de Tonelli por millones de pesos retirando dinero de Correo Argentino", agregó la fiscal. 
 

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar