La Opinión Popular
                  23:44  |  Viernes 07 de Agosto de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
"Vine a terminar con los odiadores seriales y a abrir los brazos para que todos nos unamos". Alberto Fernández
Recomendar Imprimir
Nacionales - 30-12-2019 / 10:12

Dólar, blue, precios y tarifas: así es la hoja de ruta de Alberto Fernández para pasar el verano

Dólar, blue, precios y tarifas: así es la hoja de ruta de Alberto Fernández para pasar el verano
El programa de medidas lanzada por la administración Fernández no contiene un capítulo antiinflacionario, pero el Gobierno se juega a que haya distintas anclas que por lo menos desaceleren la dinámica de los precios durante los próximos meses.
No habrá un anuncio formal, ni mucho menos. Pero la decisión está tomada y forma parte del esquema económico que Alberto Fernández diseñó para los primeros meses de su mandato.
 
La idea es mantener la cotización de dólar en torno a los valores actuales durante los próximos meses. Que ningún salto provoque dudas sobre el plan lanzado el 10 de diciembre, y que empezó a plasmarse con la sanción de la Ley de Emergencia.
 
Tras la aplicación del 30% de impuesto que dio lugar al "dólar solidario", el Gobierno quiere dejar estratégicamente de lado el debate sobre el tipo de cambio.
 
Los funcionarios creen que la brecha con el "dólar paralelo" podría estabilizarse en torno al mismo 30% que el "solidario" aunque no descartan que, en el corto plazo, haya una escalada adicional.
 
Para el Gobierno es imprescindible que el "blue" no se dispare para evitar mayores distorsiones y que genere dudas sobre la viabilidad del plan.
 
El programa de medidas lanzada por la administración Fernández no contiene un capítulo antiinflacionario, pero el Gobierno se juega a que haya distintas anclas que por lo menos desaceleren la dinámica de los precios durante los próximos meses.
 
Una de esas anclas será el tipo de cambio. Pero no el único. Se trata de una estrategia con grandes chances de concretarse, gracias al súper cepo y las severas restricciones a las compras de divisas.
 
Al contrario, el gran riesgo pasa porque el Gobierno se "enamore" de un dólar tranquilo, en un contexto de inflación elevada. "No hay que olvidarse que esta misma paridad teníamos a mediados de agosto, después de las PASO, y desde entonces se acumuló un 19% de inflación", advirtió uno de los economistas más consultados de la City.
 
Por eso, en Economía miran el calendario. Algunos creen que el horizonte está en abril o mayo. No más allá. Que habría tiempo para sostener al dólar hasta la esperada reestructuración de la deuda. Pero se admite, en voz baja, que los chacareros se guardarán la soja en los silobolsas si el tipo de cambio se atrasa.
 
En el equipo económico saben que el relanzamiento de la economía puede existir, pero necesita sí o sí de que el Banco Central se apropie de los dólares del superávit comercial. Y para asegurarse esas divisas, no va a quedar otra alternativa que asegurarle un margen de rentabilidad a los agricultores.

 
La rentabilidad de los productores agropecuarios, dicho sea de paso, ha quedado dañada tras la suba de las retenciones, y que en el propio Gobierno admiten que no resistiría un severo atraso cambiario.
 
Hay algo claro: si el dólar no se mueve hacia la cosecha de la soja, el probable retaceo de las liquidaciones presionaría seguramente sobre el "paralelo", ya que los operadores tomarían nota de la falta de oferta sobre el canal oficial y de la inconsistencia del programa.
 
 
La mira puesta en la recuperación
  
La estabilidad cambiaria, asumen en el Gobierno, funcionaría sólo como la condición necesaria para lograr el arranque de la actividad económica. Pero no es suficiente, claro.
 
Por eso mismo, se pusieron en marcha varias medidas para mejorarles los ingresos a los sectores más bajos. Desde los beneficiarios de la AUH a los jubilados de la mínima.
 
Para esta última franja distribuyó un bono de $5.000 que llegará a 4,7 millones de jubilados, lo que hace un total de $23.500 millones, según revelaron fuentes oficiales a iProfesional. A lo que hay que añadir $8.000 millones a los receptores de Asignación Universal por Hijo.
 
Son $31.000 millones este mes y otro monto similar en enero, a los que se sumarán $4.000 millones del Plan Contra el Hambre.
 
En el Gobierno sostienen que esta será la base para recuperar el consumo masivo. Queda por efectivizar el aumento salarial para los trabajadores privados, a cuenta de las futuras paritarias, pero que en lo inmediato también ayudará a revivir el consumo.
 
Otro capítulo se relaciona con el congelamiento, por seis meses, de las tarifas de los servicios públicos, al que ya se sumó el transporte público.
 
La clave, hacia adelante, va a pasar por el formato que se le dará a un "acuerdo de precios y salarios", que le dará un marco a la dinámica inflacionaria.
 
El economista Rodrigo Álvarez lo dice de una manera sintética y gráfica: "El Consejo Económico y Social le dará una especie de balizamiento a los precios, con una pauta hacia adelante", dice en diálogo con iProfesional.
 
Álvarez, al igual que otros colegas suyos, hace hincapié en la necesidad de que se logre romper la dinámica indexatoria de la economía, que va desde el gasto previsional hasta las tarifas de los servicios públicos.
 
En eso está el Gobierno nacional: suspendió la movilidad jubilatoria automática y habrá una negociación con las prestatarias de los servicios públicos.
 
Desde lo estrictamente político, en la Casa Rosada toman en cuenta que si hacia la salida del verano no aparecen mejoras en los números de la actividad económica habrá presiones desde los sectores sociales y de la CGT.
 
Es llamativo que, al menos por ahora, las principales consultoras de la City prevén para el 2020 una nueva caída del poder adquisitivo de los salarios.
 
Si fuera efectivamente así, el nivel de consumo masivo no se recuperaría.
 
Pero más allá de los pronósticos de las consultoras, lo relevante ahora pasa por saber que los agentes económicos estarán efectivamente observando la reacción de la economía una vez que termine el verano.
 
¿Podrá Alberto F. mostrar que su estrategia empieza a ser exitosa? ¿Pudo el ministro Guzmán ponerle un piso a la crisis, tal como él mismo se lo planteó como primer objetivo?
 
Obviamente, la respuesta hacia el mes de marzo se podrá completar cuando se haya renegociado la deuda pública. Al menos con los bonistas privados.
 
Para dar una señal contundente a los financistas de que se toma muy en serio esa renegociación de la deuda, Alberto F. puso entre sus prioridades el ordenamiento del escenario fiscal.
 
Eso llevó a suspender la movilidad jubilatoria y a aumentar algunos impuestos, tanto a nivel nacional como en la provincia de Buenos Aires.
 
El riesgo, en todo caso, es que ese ajuste le ponga trabas a la reactivación de la actividad económica. Que la necesidad del Estado de mejorar su perfil recaudatorio termine ahogando la recuperación.
 
Por lo pronto, será clave que el Banco Central adquiera en el mercado gran parte del superávit comercial. Eso es lo que piensan en el Gobierno. Si logran mostrar ese desempeño, entonces la reanimación de la actividad -vía la monetización de la economía y vía la rebaja de las tasas de interés- podría estar asegurada.
 
¿Podría ser posible? De nuevo, lo dicho al inicio: el Gobierno puede tener como objetivo mantener al dólar "oficial" con alzas homeopáticas durante el primer trimestre de 2020. Sin embargo, la clave será lo que haga de ahí en más, cuando el "campo" levante la cosecha de soja y hagan falta los billetes verdes para asegurar la salida de la crisis.
 
Además de tener buenos diagnósticos, será necesario que los funcionarios tengan, además, la mejor pericia para llevar a cabo los objetivos.
 
Por Claudio Zlotnik
 
Fuente: iProfesional
 

Agreganos como amigo a Facebook
07-08-2020 / 10:08
Aunque hace tiempo que nadie en el poder se lo toma demasiado en serio ni le pide opinión, Guillermo Moreno pudo haber sido la excepción que confirmara la regla. El acuerdo que enhebró Martín Guzmán con los acreedores privados para aplazar y aliviar los pagos de la deuda jamás haría desdecirse al pintoresco exsecretario de Comercio, quien semanas atrás vaticinó que fracasaría porque le faltaba "haber pateado más la calle".
 
En el mundo empresario, entre los apostadores bursátiles y entre los consultores más cotizados de la City, en cambio, no hubo ningún reparo para la pirueta: hasta quienes le pedían el mes pasado a Alberto Fernández que lo eche -en público y en privado- se vistieron de guzmanistas de la primera hora. Todos salieron a gritar el gol que añoraban tanto la hinchada como el técnico, aun cuando está lejos de haber definido el partido.
 
Puertas adentro de la coalición, el primero en cantarlo fue Sergio Massa, quien no solo había convocado varias veces durante abril y mayo a su propio gabinete económico para interconsultas sino quien además entabló diálogos paralelos con Wall Street que obligaron al Presidente a avisar en tres ocasiones que el único interlocutor oficial era Guzmán.
 
Pasado pisado: tanto se apuró el jefe de Diputados en sacar pecho por el entendimiento que incluso primereó a Fernández. Pidió disculpas.
 
El recorrido de Guzmán antes del cierre de las negociaciones reflejó fielmente el equilibrio de fuerzas en el Frente de Todos
 

07-08-2020 / 10:08
En plena recesión y en medio del proceso de flexibilización de las restricciones por la pandemia, el debate sobre cómo sería la recuperación de la economía toma vigencia. ¿Cómo será? ¿Un dibujo en V? ¿Será acaso más apaisada? ¿O la Argentina estará condenada a convivir con una L, en el mejor de los casos, castigada por la crisis permanente?
 
Ese debate se mezcla con la política. María Eugenia Vidal, por caso, levantó el perfil público el jueves por la mañana en un "zoom" en el que planteó -en base a su economista de cabecera, Hernán Lacunza, que la economía caerá este año un 12%, pero que en 2021 no podrá recuperar lo perdido.
 
Más optimista, el economista Emmanuel Álvarez Agis -cercano ideológicamente a la Casa Rosada- cree que la actividad se recuperará pero para asegurarlo reclama una mayor y decisiva participación del Estado, a través del gasto público.
 
"Ahora que arreglamos con los acreedores llegó el momento de gastar. En la pandemia, hay que gastar más. El Estado argentino gasta la mitad que su par de Chile o Perú. Y mucho menos que Brasil", argumenta Agis.
 
Desde Economía se aboga por un ordenamiento fiscal, de cara a las inminentes negociaciones con el Fondo Monetario Internacional. Pero no sólo por eso. Martín Guzmán demostró desde un primer momento que valora la cautela a la hora de programar el gasto público, lo que quedó a la vista cuando se suspendió la actualización automática de las jubilaciones.
 
En el Gobierno creen que esta semana fue la mejor desde que Alberto Fernández se puso la banda presidencial.
En el equipo económico sospechan que la buena onda perdurará. Y no lo avalan por una cuestión de fe religiosa. Los funcionarios comparten algunos de los datos positivos de la actividad, que los sorprendió gratamente a ellos mismos.
 
Juzgan, sin temor a hacerlo con premura, que se trata de los primeros indicios de una recuperación veloz. Incluso destacan la "V corta" de la palabra "veloz".
 

06-08-2020 / 11:08
La valiente fiscal Gabriela Boquin, quien llevó adelante la acusación contra la familia Macri en la causa Correo Argentino, denunció este miércoles ante una comisión bicameral que una empleada de su fiscalía "le entregaba documentación en pleno trámite de la investigación de la causa al diputado (del Pro) Pablo Tonelli" y que al denunciar esa situación ante su superior, el Procurador interino, Eduardo Casal, "no tomó ninguna medida al respecto".
 
Boquin expuso este miércoles ante la comisión bicameral de Seguimiento y Control del Ministerio Público. La semana pasada, Casal, quien asumió como jefe de los fiscales durante la gestión de Cambiemos, le inició un sumario administrativo por supuesto maltrato y mobbing laboral a ex empleados de la fiscalía.
 
La comisión bicameral tiene previsto volver a reunirse en diez días para tratar una serie de denuncias y pedidos de juicio político contra Casal por supuestas arbitrariedades en traslados y medidas disciplinarias contra fiscales que investigaban al macrismo.
 
En su presentación, la fiscal Boquin, que interviene en una de las causas más complicadas para el ex presidente y su familia, dijo: "Es falaz decir que se retiraron de mis dependencias por maltratos o pidieron traslados. Esto no existió. Es más, a una de las testigos el traslado lo pedí yo".
 
Y amplió Boquin que realizó ese pedido "por falta de confianza" de la empleada de su fiscalía tras "descubrir que le entregaba documentación en pleno trámite de la investigación de la causa Correo Argentino al diputado Pablo Tonelli".
 
"Esa documentación que le pasaba y que le iba comunicando los pasos del expediente a Tonelli estaban relacionados con su propia vinculación en la causa porque cuando yo denuncié el vaciamiento, estaban las facturas de Tonelli por millones de pesos retirando dinero de Correo Argentino", agregó la fiscal. 
 

06-08-2020 / 10:08
"La cúpula de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) impartió órdenes a un grupo de agentes orgánicos e inorgánicos quienes se dedicaron a realizar tareas de inteligencia y espionaje ilegal consistentes en llevar a cabo vigilancias, observaciones, obtener información, producir inteligencia, almacenar datos y generar informes sobre distintas personas por el solo hecho de su pertenencia político-partidaria, social, sindical y/o cultural".
 
Con estas frases contundentes, el juez federal de Lomas de Zamora, Juan Pablo Augé, procesó a los directores de la AFI macrista, Gustavo Arribas y Silvia Majdalani, por espionaje ilegal, abuso de autoridad y falsificación de documentos. La suma de los delitos establece penas de hasta 12 años de prisión. Al mismo tiempo, el juez les prohibió la salida del país, retuvo sus pasaportes y los embargó por dos millones de pesos. Y Mauricio Macri, ¿para cuándo?
 
Eso sí, no ocurrió como en los cuatro años anteriores: no los fueron a buscar a sus casas a la medianoche o a la madrugada, no les pusieron chaleco antibalas ni casco ni convocaron a las cámaras de televisión, pese a que los delitos prevén penas como las señaladas, superiores a las previstas en las causas contra los ex funcionarios y empresarios detenidos en tiempos de Macri.
 
Como ocurre en casi todas las causas que tienen imputados macristas, la defensa principal consiste en tratar de llevar el expediente a los tribunales de Comodoro Py, donde juegan de locales. Es a lo que apuestan las ex autoridades de la AFI. Se sabe que en el edificio de Retiro encuentran cobijo judicial-mediático-político aunque sea para empantanar las cosas por unos años.
 

05-08-2020 / 13:08
Cada vez que alguna selección argentina, del deporte que sea, llega a la final de algún torneo importante, la televisión se llena de especialistas en. Los argentinos fueron especialistas en rally dakar, rugby, handball, judo. También en ciencia forense con el caso Nisman y en infectología con la covid-19.
 
En el día del cierre del acuerdo de deuda  entre el gobierno y los tenedores de bonos en dólares bajo legislación extranjera, muchos argentinos, los funcionarios que participaron de un gobierno que endeudó al país por 96.602 millones de dólares, pasando de representar un 52 al 81 por ciento del PBI, también se animaron a opinar.
 
Sin ninguna vergüenza, miembros del equipo económico de Mauricio Macri, que lideraron el mayor ciclo de endeudamiento de la economía argentina hasta desembocar en un default virtual, salieron a opinar de la negociación exitosa del ministro Martín Guzmán.
 
"Se podría haber logrado un acuerdo mejor. Como Ecuador: más rápido, mayor alivio de intereses, mayores plazos y quita de capital. Pero ya está: con acuerdo no alcanza; sin acuerdo no arranca. Ahora a ponerle todo el diálogo y toda la energía para salir de esta dolorosa recesión", twitteó el ex Ministro de Hacienda y Finanzas Públicas, Alfonso Prat-Gay.
 
Puede que Prat-Gay quiera tomar de referencia la rapidez con la que cerró la negociación con los fondos buitre que, luego de haber litigado quince años contra la Argentina, se beneficiaron con una ganancia de 1600 por ciento gracias al acuerdo que alcanzó con el gobierno que a su vez implicó un endeudamiento para el país del orden de los 16.500 millones de dólares. "Chau default, arranca una nueva etapa", celebraba el flamante ministro en aquel entonces. Era verdad, empezaba en aquel entonces la etapa del presidente que más se endeudó de los últimos 50 años. 
 

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar