La Opinión Popular
                  09:22  |  Sábado 25 de Enero de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“Tenemos nuevas prioridades: combatir el hambre y la pobreza, encender la economía, reactivar el consumo y generar empleo”. Alberto Fernández
Recomendar Imprimir
Nacionales - 23-12-2019 / 09:12
LA NUEVA DERECHA

¿Oposición democrática o derecha bolsonarista?

¿Oposición democrática o derecha bolsonarista?
La nueva derecha ha echado sus raíces en amplios sectores medios que, agredidos como son por las políticas económicas dictadas por los grupos más concentrados del capital financiero, descargan su angustia y su odio contra los más débiles. Son los extranjeros –mirados como productos de la miseria y como mano de obra violenta y terrorista- los beneficiarios de planes sociales, los jubilados de la mínima, las razas no blancas, las religiones no judeo-cristianas, las ideologías de género y de clase, las cosmovisiones alternativas.
Cuando se intenta describir el punto de vista de la derecha neoliberal, autoritaria y colonialista, siempre hay una frase de Carrió a mano. En este caso se trata de lo dicho por la diputada en trance de retiro, a propósito del proyecto de ley de emergencia enviado por el gobierno al Congreso.
 
Dijo que se estaba robando al "campo", que se protegía a la industria -que "no sirve para nada porque no exporta-, que los que cobrarán el bono para los jubilados son los que "no aportaron", que Stornelli fue un ingenuo al presentarse a la indagatoria del juez Ramos Padilla y que apelará a la OEA contra la entrega de la suma del poder político, que, según ella, significa la ley aprobada.
 
En una sola parrafada sintetizó todo el perfil de la nueva derecha nacional y regional: antiindustrialista, revanchista en lo social, solidaria con los combatientes de la "guerra judicial" y abiertamente subordinada a la política exterior de Estados Unidos, cuya principal agencia regional es la OEA.
 
Lo que parece estar jugándose en la etapa abierta en el país el 10 de diciembre es si esta derecha será capaz de ejercer su hegemonía en el interior de la oposición al gobierno de Alberto Fernández.
 
El episodio de los gobernadores radicales poniendo distancia de la estrategia bélica que propone el trío Macri-Bullrich-Carrió es ilustrativo de la disputa. Los gobernadores descreen de la lógica "revolucionaria" y prefieren la política "normal" que les permita mejorar su propia situación política de alcance provincial; los alegra el derrumbe del "pacto fiscal" macrista, que los estaba llevando a una catástrofe.
 
Está en juego, entonces, el perfil de la oposición. Los aires regionales estimulan el avance de los halcones inspirados en Bolsonaro y en los terroristas de Estado bolivianos. Es una derecha que se ha desarrollado en el mundo de modo paralelo a la crisis de las democracias liberales, signadas por la desnacionalización de las decisiones políticas, por el crecimiento de las demandas populares insatisfechas y por el vaciamiento de las fuerzas políticas que fueron rectoras en los tiempos del capitalismo "social" de posguerra.
 
La nueva derecha mundial ha echado sus raíces en amplios sectores medios que, agredidos como son por las políticas económicas dictadas por los grupos más concentrados del capital financiero, descargan su angustia y su odio contra los más débiles.
 
Son los extranjeros -mirados como productos de la miseria y como mano de obra violenta y terrorista- los beneficiarios de planes sociales, los jubilados de la mínima, las razas no blancas, las religiones no judeo-cristianas, las ideologías de género y de clase, las cosmovisiones alternativas. Es esa coalición plural y diversa la que sostiene, según la paranoia de la nueva derecha, a los gobiernos "populistas" y "demagógicos" que la benefician para poder manipularla al servicio de su eternización en el poder.

 
Claro que el tipo de oposición está siempre dialécticamente vinculada al tipo de gobierno. Es interesante volver al video que produjo Cristina el último 18 de mayo, donde se gestó la fórmula que hoy gobierna, donde se pensó el perfil político de un futuro gobierno pos-macrista.
 
Se dice allí que la coalición de gobierno que suceda al macrismo tiene que ser más amplia aún que la coalición electoral. Se subraya la dramática situación en que el gobierno de Macri dejaría al país y la necesidad de una enorme amplitud política y social capaz de gestar un nuevo contrato de responsabilidad ciudadana, en un contexto nacional, regional y global que cambió "para mal".
 
La única referencia personal a Alberto Fernández se refiere a su rol junto a Néstor; "ahí lo vi decidir, organizar y acordar, haciendo el esfuerzo por la mayor amplitud del gobierno".
 
El proceso que desembocó en la sanción de la ley dirigida a la reparación social y la reactivación productiva tiene el sello de esas aptitudes de Alberto, destacadas por Cristina y expresadas en la enorme flexibilidad para modificar y hasta para eliminar aspectos del proyecto que restringían su base de apoyo parlamentario.
 
Es un primer triunfo político de enorme importancia: la ley puede tener críticas, puede no ser todo lo que debería haber sido, pero se puso en acción una amplia coalición parlamentaria y eso es el punto de partida para encarar la construcción de una amplia coalición social.
 
Eso desespera a la derecha ultramontana. Lleva a la coalición macrista a amenazar con no dar quorum para la sesión en la que debían jurar los nuevos diputados oficialistas en reemplazo de quienes fueron designados para funciones ejecutivas; un índice estremecedor de lo que podría esperarse de la nueva derecha bolsonarista y revolucionaria que insulta a los sectores populares y está presta a clamar en su ayuda a la "democrática" OEA.
 
Es de esperar que sus desopilantes aliados tácticos de la autodenominada "izquierda" no los acompañen en su reclamo interamericano.
 
¿Es posible una oposición sensata, pacífica y con respeto al interés nacional? Es una pregunta que está asociada a otra que se relaciona con el futuro del radicalismo.
 
La experiencia que nació en la convención de Gualeguaychú en marzo de 2015 llevó a la UCR a la condición sucesiva de socio menor en el triunfo de Macri, de convidado de piedra de una inexistente coalición de gobierno y de copartícipe pasivo pero útil de una experiencia que será recordada largo tiempo por sus catastróficos resultados y consecuencias.
 
Eso ya empieza a ser registrado en amplios sectores de la UCR. ¿Puede el radicalismo construir una nueva oposición pragmática y democrática al gobierno del Frente de Todos? Las chances para que eso se haga realidad son francamente escasas.
 
Pero el gobierno parece estar convencido de que se trata de una necesidad. El nuevo presidente hizo en su primer discurso como tal una encendida defensa del rol del radicalismo que encabezara Raúl Alfonsín en nuestra recuperación democrática.
 
Y no se trató de un recurso retórico, un guiño hacia el partido radical, sino un mensaje a todo el pueblo argentino en la dirección de sentar las bases políticas del nuevo contrato social. El contrato ha comenzado a elaborarse y, como debe ser, sus principales destinatarios son los sectores más agredidos por la última experiencia neoliberal, los que perdieron el trabajo, el techo y la comida.
 
Lo urgente se puso en marcha. Y lo hizo ayudado por lo más importante, por un mensaje de amplitud y flexibilidad que, lejos de ser amigo de la resignación y del statu quo, es la condición principal para la transformación profunda que necesita la sociedad argentina.
 
Por Edgardo Mocca
 
Fuente: El Destape
 

Agreganos como amigo a Facebook
25-01-2020 / 09:01
El titular de la Unidad de Información Financiera (UIF), Mariano Federici, fue denunciado penalmente por haber encubierto presuntas maniobras de lavado de dinero proveniente del narcotráfico. La acusación fue presentada por el diputado nacional Rodolfo Tailhade. Se hallaron al menos dos casos en que la UIF evitó sancionar a Gabriel Martino, banquero amigo de Mauricio Macri y, hasta hace poco, presidente del HSBC, al no haber informado maniobras sospechosas de lavado de activos.
 
El legislador sostuvo que su hipótesis es que "Federici y Talerico tenían fuertes lazos con el HSBC y por eso se hicieron los tontos frente al delito de lavado del que era partícipe el banco". Aseguró que los episodios denunciados "tienen que ver con el narcotráfico: había uno de Mi Sangre y otro de una banda colombiana, que fue el hecho donde estuvo involucrado Chicho Serna y allanaron el Café de los Angelitos. Federici advertía a Martino sobre las causas para que Martino pueda emprolijar las cosas".
 
Puntualmente, en el primero de los casos planteados ante la Justicia, detalló Tailhade, tanto Federici como María Eugenia Talerico, su número dos y exabogada del banco en cuestión, hicieron un dictamen liberatorio para el HSBC en el caso "Mi Sangre".
 
La entidad estaba acusada por las múltiples operaciones financieras llevadas a cabo por Marcelo Oscar Chirizola, presunto testaferro del narcotraficante colombiano, Henry de Jesús López Londoño (conocido como Mi Sangre), quien había sido detenido en Argentina y extraditado a Estados Unidos, donde fue condenado.
 
El Consejo Asesor de la UIF rechazó por unanimidad esta decisión, pero Federici decidió la absolución del banco pese a que, en el juzgado en lo Criminal y Correccional Federal 2, cursaba un proceso penal por lavado de dinero contra Chirizola y otras personas que, aparentemente, conformaban un "equipo" de lavado de dinero proveniente del narcotráfico.
 
En el segundo episodio denunciado, funcionarios de la UIF le avisaron a Martino, en noviembre de 2016, que el narcotraficante colombiano José Bayron Piedrahita Ceballos y su testaferro local, Mateo Corvo Dolcet, estaban siendo investigados por la justicia argentina.
 
Corvo Dolcet realizó múltiples operaciones con el HSBC y los funcionarios de Federici le avisaron al expresidente de la entidad financiera que no informar la existencia de operaciones vinculadas al narcotráfico implicaba un serio riesgo para él - Martino - y el banco. Para ello, denunció el diputado, le dieron tiempo para que "limpiara" las pruebas incriminatorias.
 
Desde el gobierno de Mauricio Macri se llenaron la boca hablando de la lucha contra el narcotráfico, pero no hicieron nada por cortar el eslabón más importante: el del blanqueo del dinero proveniente de ilícitos. En lugar de eso, encubrieron a los lavadores.
 
La Opinión Popular

25-01-2020 / 08:01
Metida en la sobremesa de familias y amigos y en las pesadillas de los ciudadanos, la deuda externa ya forma parte de las tradiciones argentinas como el Pombero o el Lobizón. Tiene creyentes y sacerdotes. Para los primeros es como una religión. En cambio para los sacerdotes siempre ha sido un buen negocio.
 
El gobierno de Mauricio Macri reunió a los obispos del endeudamiento y rompió todas las marcas mundiales en cantidad y velocidad para endeudarse. Y también rompió el récord del Fondo Monetario Internacional que cedió el préstamo más grande de su historia.
 
Cosas de la política: ahora es otra administración la que tratará de pagar sin ajuste. Y los que endeudaron al país van a juzgar si es correcto lo que hará el nuevo gobierno.
 
La deuda creció con dictaduras militares y gobiernos neoliberales siempre de la mano del ajuste y la crisis. Y fueron gobiernos populares los que tuvieron que lidiar con esa herencia, desde Dorrego, hasta Perón, Kirchner y Cristina y ahora Alberto Fernández.
 
El martes el gobierno envió al Congreso el proyecto de ley de Restauración de la Sostenibilidad de la Deuda y entró en la recta decisiva y más política para zambullirse de cabeza en el desastre que dejó el macrismo.
 
Deuda y contradeuda es un contrapunto que se prolonga en el tiempo y que en forma cíclica ocupa el centro pese a que siempre fue nada más que un negocio para los prestamistas. Nunca los promotores del endeudamiento han podido exhibir un saldo de provecho que haya dejado alguna de las deudas históricas.
 
Desde Rivadavia hasta el presente nadie puede decir: "esto fue gracias a la deuda". No hay hospitales ni escuelas, ni rutas ni puertos ni fábricas. Miles de millones de dólares a lo largo de la historia que no dejaron nada más que una fabulosa ganancia para los prestamistas, dependencia económica y pobreza.
 
Después del fracaso de la deuda en el 2001, tan cercano, todavía hay economistas, periodistas y medios que defienden ese entramado de ideas del endeudamiento. Después de esa experiencia histórica tan fuerte, es difícil explicar esa insistencia. Pero es cierto que el país se arruinó aunque hubo una elite que se favoreció materialmente con la desgracia general.
 
El gobierno envió al Congreso su proyecto de ley sobre la deuda. Al igual que en los gobiernos K, el criterio es respaldar las negociaciones con el Congreso. El macrismo, en cambio se negó hace apenas dos años a que el préstamo gigante del FMI tuviera tratamiento parlamentario. Son concepciones diferentes con relación a la deuda externa y la democracia.

24-01-2020 / 07:01
El escándalo del Banco Nación en la gestión de Mauricio Macri suma un nuevo capítulo. Tras conocerse que la entidad le otorgó un préstamo millonario a Vicentín, empresa "amiga" del anterior gobierno, ahora se conoció que la aceitera fue la mayor aportante privada de la campaña de Juntos por el Cambio, al menos hasta las PASO. Se endeudó con el Banco Nación por 350 millones de dólares, nunca pagó y se declaró en default el 6 de diciembre.
 
Según publicó La Política Online, la entidad pública le prestó a la empresa que entró en default más de $18.370 millones durante la gestión de Javier González Fraga. En diciembre del año pasado, la empresa entró en quiebra y comenzó la polémica contra el funcionario macrista, por ignorar los análisis de riesgo crediticio y ampliar el préstamo a la firma que suspendió pagos por "estrés financiero".
 
Pero el nuevo dato que complica a la gestión macrista es que la agroexportadora Vicentín fue la mayor aportante privada de la campaña de Juntos por el Cambio. De acuerdo a los registros en la página de la Cámara Nacional Electoral, Vicentín aportó a través de tres de sus empresas: Algodonera Avellaneda, FRIAR S.A y Oleaginosa San Lorenzo. Las tres pertenecen al holding agroexportador Vicentín.
 
Cada una de las compañías aportó para la campaña de Juntos por el Cambio la suma exacta de $4.500.000, dando un total de $13.500.000. Con esa suma, aparecen como uno de los principales aportantes privados a la campaña de Macri, que fue quien más recibió. Lo hicieron algunos días antes de las PASO, entre el 6 y el 8 de agosto de acuerdo a los registros.
 
Cabe destacar que fue el ex presidente Macri el que impulsó en 2019 una ley exprés para permitir que las empresas privadas pudieran realizar aportes para la campaña electoral. Dicha práctica se encontraba prohibida por la reforma electoral que impulsó en 2009 el entonces gobierno de Cristina Fernández. Y aún no fueron publicados los registros de aportes para la segunda etapa de la campaña.
 
El Banco Nación abrió una investigación sobre los créditos irregulares que la entidad otorgó a la exportadora de granos Vicentín. La empresa se declaró en cesación de pagos cuatro días antes de que Cambiemos terminara su gobierno. Macri favoreció a una empresa "amiga" y dejó al Banco Nación en jaque.
 
La Opinión Popular

23-01-2020 / 09:01
En diciembre pasado y por primera vez en los últimos tres años el atesoramiento de dólares fue negativo. Según los datos del Balance Cambiario del BCRA correspondiente al mes pasado la "formación de activos externos del sector privado no financiero" fue negativa en u$s153 millones.
 
Lo que se conoce en la jerga financiera como la "fuga de capitales" o más coloquialmente como el "atesoramiento" de dólares por parte del público, es decir, las divisas que compran las personas físicas y que salen del sistema financiero, totalizó en 2019 los u$s26.865 millones, apenas 1% por debajo del récord histórico de 2018.
 
De modo que en la era Macri (diciembre 2015-noviembre 2019) el atesoramiento sumó nada menos que u$s88.371 millones. Esto representa hoy a casi el doble de las reservas del BCRA.
 
Si bien existe un estigma político sobre el tema del atesoramiento, vale señalar que se trata de ahorro legal que los argentinos de todos los estratos sociales canalizan, según sus posibilidades, en la tenencia de moneda extranjera.
 
Estos fondos pueden tener como destino tanto una caja de seguridad, un colchón, o una maceta como una cuenta en el exterior. De modo que se trata de ahorro doméstico que está fuera del sistema.
 
Basta con imaginar todo lo que se podría hacer o financiar (proyectos, emprendimientos, obras de infraestructura, etc.) con semejante masa de recursos si se recuperara la confianza de los ahorristas argentinos. No se necesitaría ir a "manguear" al exterior ni a mendigar auxilios a organismos internacionales.
 
Este beneficio tiene como objetivo de favorecer el crecimiento productivo de la economía.

23-01-2020 / 08:01
La última marcha por Alberto Nisman, convocada por sectores de Juntos por el Cambio esta vez fue sin el apoyo de fiscales ni de la DAIA, ni de la AMIA, ni del mismo Mauricio Macri, como en aquella de febrero de 2015, la llamada "marcha de los paraguas".
 
Por eso no podría decir cuál grado de adhesión ha tenido la convocatoria, pero no es difícil intuirlo; por lo pronto decir que representa la estrategia de los sectores radicalizados del macrismo que niegan, no ya la colaboración, sino el diálogo con el gobierno de Alberto Fernández y que encuentran en la muerte de Nisman, un tabla de sobrevivencia.
 
A la marcha primigenia, la de 2015 que alentaba la hipótesis de un asesinato, adhirió Macri quien concurrió acompañado por su esposa: fue su primer acto de campaña.
 
La afirmación puede sonar temeraria, sin embargo las tragedias han estado vinculadas al ascenso del macrismo desde sus orígenes porteños y allí emerge el recuerdo de Cromañón. Es difícil pensar una victoria del ex presidente en aquella ocasión para Jefe de Gobierno, sin la estela política que arrojó la tragedia del local del barrio de Once y los dos centenares de jóvenes muertos.
 
Así, dos tragedias de distinta magnitud están presentes en los umbrales de la llegada al poder de esta fuerza política; es cierto que su existencia precede a ambas, pero no es menos relevante que los dos hechos fueron procesados discursivamente por Macri y su entorno de cara a una contienda electoral.
 
A falta de una mirada en pos de la inclusión social, ante la ausencia de una comunicación sustantiva con los sectores populares e incluso con parte de la clase media, el macrismo encontró en esas tragedias (también con la ferroviaria en la Terminal de Once) un modo de construir un relato político retomando el dolor que esas muertes produjeron en las sensibilidades, mucho más que en las razones.
 
El objetivo no fue generar un discurso político en los términos tradicionales, esto es elaborar un Programa de Propuestas de Políticas Públicas que superaran esa situación y que abrieran el camino a un horizonte donde hechos de ese tipo no se repitieran y a la vez garantizar justicia sobre lo ocurrido.
 
En ese sentido no deja de llamar la atención que en cuatro años donde el macrismo manejó buena parte de los recursos institucionales del Estado, no logró un sólo avance significativo en la causa ¿No era una tragedia a atender? ¿No fueron a la "marcha de los paraguas" porque el gobierno aquel impedía la investigación?
 
Desde luego, las dificultades partieron de un hecho: es muy probable que el fiscal haya decidido quitarse la vida y entonces la tragedia cobra otra dimensión, alejándose de culpabilidades hacia otros actores. El discurso construido en torno de una suposición, cuyos resultados efectivos no se discuten, queda a la intemperie, debilitada y erosionada frente a hechos que no aparecen.

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar