La Opinión Popular
                  15:36  |  Sábado 08 de Agosto de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
"Vine a terminar con los odiadores seriales y a abrir los brazos para que todos nos unamos". Alberto Fernández
Recomendar Imprimir
Nacionales - 21-12-2019 / 08:12
PANORAMA POLÍTICO NACIONAL

Las claves de la votación en Diputados y el Senado

Las claves de la votación en Diputados y el Senado
El titular de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, fue fundamental para que el peronismo consiguiera el quórum necesario para tratar el proyecto de Ley de Solidaridad Social y Reactivación Productiva y además, aprovechando la división opositora entre gobernadores radicales y macristas talibanes, lograr su aprobación.
La aprobación de la ley de Solidaridad Social y Reactivación Productiva fue una gimnasia maratónica de negociaciones que probó a fuego a los nuevos actores en la Argentina posmacrista. El titular del bloque del Frente de Todos, Máximo Kirchner y el presidente de la Cámara, Sergio Massa, desplegaron su arsenal de recursos para conseguir la aprobación de la ley que el Gobierno considera axial en el plan para frenar la crisis y comenzar el despegue.
 
La ley se propone redistribuir y aumentar la recaudación en impuestos como bienes personales, sobre todo las posesiones en el exterior, y la actualización de las retenciones. Cada paso que se avanza crea respaldos y decepciones y aunque sean muchos más los favorecidos, algunos quedan en el camino. El triunfo electoral provoca una onda tan amplia de expectativas que arrastra a parte de los que no lo votaron.
 
Urgidos por el mismo Mauricio Macri, los legisladores del PRO habían logrado imponer en la bancada de Cambiemos la decisión de impedir que asumieran los 22 nuevos diputados del oficialismo. Antes de viajar a Qatar para la final del mundial de fútbol, Macri propició esa jugada de extrema dureza pero de baja calidad democrática.
 
El bloque de Cambiemos estuvo a punto de estallar, e incluso hubo acusaciones contra el titular del comité radical, el ex gobernador de Mendoza, Alfredo Cornejo. El domingo, Cornejo acompañó a los gobernadores radicales a una reunión con Alberto Fernández. El presidente les informó que anularía el Pacto Fiscal, --al que los sometió Macri--, para que los gobernadores puedan manejar sus presupuestos con libertad. Cornejo suavizó la posición del bloque y así dieron quórum para que asuman los nuevos diputados del oficialismo.
 
La palabra retenciones unida al verbo "actualizar" en el texto del proyecto de ley fue usada para atizar el recelo de los empresarios rurales. Hubo amagues para convocar una gran concentración opositora el miércoles frente al Congreso. En las redes macristas se verificó gran entusiasmo por la convocatoria. Pero el impulso se fue desinflando con el paso de las horas. La medida no afecta tanto a los empresarios rurales y resultó evidente que no tenían ambiente propicio para una convocatoria fuerte.
 
Si en un principio se habían dejado llevar por el falso clima creado en las redes por los trolls macristas, finalmente los dirigentes se replegaron. El macrismo insistió y agregó a la convocatoria la defensa de las jubilaciones y el rechazo a delegar más funciones en el presidente. Esos fueron los argumentos de Cambiemos para votar contra la ley. Pero en la calle, esos argumentos apenas reunieron a mil o dos mil personas.
 
La pobreza del acto macrista fuera del Congreso y la deserción de dirigentes y entidades fue la confirmación que la base social del macrismo no está en disposición movilizadora y que está sintiendo el efecto de la crisis y la derrota. Y, por otra parte, no encuentra una actitud beligerante por parte del gobierno, lo que también la desmotiva.

 
PANORAMA POLÍTICO: EL QUÓRUM Y LA LEY
 
Las claves de la votación en Diputados y el Senado
 
 
Unos entraban y otros salían en el minué que escenificaron los diputados el jueves para discutir la primera ley del gobierno. Damos quórum para esto, pero no para aquello y entraban y salían después para que entren los que daban quórum para aquello y después, algunos de los que dieron quórum votaron en contra de la nueva ley o de algunos de sus puntos.
 
Fue una gimnasia maratónica de negociaciones y parlamentos que probó a fuego a los nuevos actores de esta nueva serie de los Fernández en la Argentina posmacrista.
 
El titular del bloque del Frente de Todos, Máximo Kirchner y el presidente de la Cámara, Sergio Massa desplegaron su arsenal de recursos para conseguir la aprobación de la ley que el gobierno considera axial en el plan para frenar la crisis y comenzar el despegue.
 
La ley se propone redistribuir y aumentar la recaudación en impuestos como bienes personales, sobre todo las posesiones en el exterior, y la actualización de las retenciones.
 
Son los días de la verdad para un nuevo gobierno. Es el tiempo cuando se aprovecha la inercia poderosa del respaldo que se ganó en las urnas para hundir el cuchillo hasta donde pueda. Es probable que sea el momento de mayor respaldo de la gestión.
 
Cada paso que se avanza crea respaldos y decepciones y aunque sean muchos más los favorecidos, algunos quedan en el camino. El triunfo electoral, en cambio, provoca una onda tan amplia de expectativas que arrastra incluso a gran parte de los que no lo votaron.
 
Mauricio Macri aprovechó ese momento en el 2015 para anular la ley de pago soberano que impedía pagar a los fondos buitre y le ponía condiciones al endeudamiento. Son los claroscuros. El kirchnerismo se opuso a pesar de esa inercia de gobierno nuevo potenciada por el respaldo avasallante de la corporación mediática.
 
Como aquella vez fue el kirchnerismo, ahora el macrismo fue el que se opuso a pesar de esa inercia, que esta vez no está potenciada por los medios hegemónicos, como en el 2015, sino por la esperanza de salir del pozo donde quedó la mayoría de los argentinos por la crisis.
 
La memoria histórica muestra esa danza de pensamientos en pugna, los que pagaban a los fondos buitre para comenzar un nuevo ciclo de endeudamiento y los que se opusieron. Los que ahora proponen esta ley de Solidaridad Social y Reactivación Productiva y los macristas que se oponen.
 
En 2015, el macrismo consiguió aprobar la abolición de la ley de pago soberano gracias al voto de algunos peronistas. Ahora la operación de los macristas puros fue ablandada por los gobernadores radicales cuya responsabilidad territorial siempre repercute en el Parlamento.
 
Urgidos por el mismo Mauricio Macri, los legisladores del PRO habían logrado imponer en la bancada de Cambiemos la decisión de impedir que asumieran los 22 nuevos diputados del oficialismo.
 
Antes de viajar a Qatar de vacaciones para presenciar la final del mundial de equipos de fútbol, el ex presidente Mauricio Macri se reunió con su primo Jorge, intendente de Vicente López y propició esa jugada de extrema dureza pero también de baja calidad democrática.
 
El bloque de Cambiemos estuvo a punto de estallar, e incluso hubo acusaciones contra el titular del comité radical, el ex gobernador de Mendoza, Alfredo Cornejo.
 
El domingo, Cornejo acompañó a los gobernadores radicales a una reunión con el presidente Alberto Fernández y el ministro del Interior, Wado de Pedro. El presidente les informó que anularía el Pacto Fiscal, --al que los sometió Mauricio Macri--, para que los gobernadores puedan manejar sus presupuestos con libertad.
 
En el marco de esa negociación, Cornejo suavizó la posición del bloque y así dieron quórum para que asuman los nuevos diputados del oficialismo. En la reunión con Fernández estuvo Gerardo Morales cuya provincia quedó en una situación de fuerte dependencia económica del gobierno nacional. Morales criticó públicamente la posición más dura del bloque de Cambiemos.
 
El gobernador jujeño tiene una cuenta pendiente con el movimiento popular por la encarnizada persecución y el encarcelamiento de la dirigente Milagro Sala. Clara Langhe de Falcone, la legisladora radical que asumió como jueza del Superior Tribunal de Justicia de Jujuy cuando comenzó la persecución del gobernador Morales contra la dirigente del Movimiento Tupac Amaru, fue apartada de su cargo de presidente del Tribunal.
 
Unos días antes de su reemplazo había subrayado que "no vamos a permitir la libertad de Milagro Sala". Con Sala presa, será difícil para Morales sostener la calidad de relaciones que necesita su provincia con el gobierno nacional.
 
La Casa Rosada no le ha mostrado los dientes a nadie, pero Alberto Fernández calificó varias veces como una herencia nefasta en el Poder Judicial a la práctica de lawfare del macrismo con sus operadores judiciales.
 
La palabra retenciones unida al verbo "actualizar" en el texto del proyecto de ley fue usada para atizar el recelo de los empresarios rurales. Hubo amagues para convocar una gran concentración opositora el miércoles frente al Congreso.
 
En las redes macristas se verificó gran entusiasmo por la convocatoria. Pero el impulso se fue desinflando con el paso de las horas. La medida no afecta tanto a los empresarios rurales y resultó evidente que no tenían ambiente propicio para una convocatoria fuerte.
 
Si en un principio se habían dejado llevar por el falso clima creado en las redes por los trolls macristas, finalmente los dirigentes se replegaron. El macrismo insistió y agregó a la convocatoria la defensa de las jubilaciones y el rechazo a delegar más funciones en la figura presidencial.
 
Esos fueron los argumentos de los diputados de Cambiemos para votar contra la ley. Pero en la calle, esos argumentos apenas reunieron a mil o dos mil personas.
 
La pobreza del acto macrista fuera del Congreso y la deserción de dirigentes y entidades fue la confirmación de que la base social del macrismo no está en disposición movilizadora y que está sintiendo el efecto de la crisis y la derrota. Y, por otra parte, no encuentra una actitud beligerante por parte del gobierno, lo que también la desmotiva.
 
Pero mientras avanza en el Congreso, el gobierno no termina de conformar su estructura de gestión y en varios ministerios hay dificultades para la designación de secretarios y directores.
 
Algunos de los que han sido designados no tienen firma para tomar decisiones porque los directores salientes se tomaron vacaciones antes de renunciar y en otros casos se fueron sin dejar las claves de los sistemas informáticos por lo cual los nuevos funcionarios no tienen acceso a información vital.
 
Alberto Fernández se mantiene activo. Tras la reunión con los gobernadores, esta semana hizo una incursión en territorio apache para un gobierno peronista.
 
El presidente se apersonó en la cena de fin de año de la AEA, el club más selecto de grandes empresarios. "No podemos perder más tiempo y seguir peleándonos entre nosotros" le dijo al CEO del Grupo Clarín, Héctor Magneto, sentado en la mesa más cercana.
 
No hubo reacción del representante de la que en este momento es una de las tres empresas que más factura del país. Si en otro tiempo representó a un sector de la industria con el desarrollismo, ahora se representa a sí mismo con un inmenso poder desequilibrante para cualquier gobierno.
 
Esas palabras del presidente fueron un gesto de que intentará una difícil y controvertida convivencia pacífica con el Grupo que fue principal sostén de Mauricio Macri y por lo tanto corresponsable de la crisis que expuso ante los empresarios.
 
Cristina Kirchner participó en la asunción de los intendentes de La Matanza, de Quilmes y de Avellaneda y viajará a Cuba para pasar las fiestas con su hija Florencia. Máximo Kirchner tiene fotos en mangas de camisa, extenuado, hablando con todos los jefes de bloque incluyendo los del macrismo. Trajinó con mucha capacidad de diálogo y negociación para la aprobación de la ley en el Congreso.
 
El cuco del kirchnerismo a full disipa fantasmas y vaticinios agoreros. Fernández se quedó dos horas con los empresarios. El malestar con la gestión macrista se siente también en ese ambiente que le fue tan favorable siempre al macrismo. Y hasta hubo algún elogio a la "inteligencia política" de la ex presidenta.
 
 Por Luis Bruschtein
 
Fuente: Página12
 

Agreganos como amigo a Facebook
08-08-2020 / 11:08
08-08-2020 / 10:08
"La negociación se parece a la cuarentena: es mucho más larga de lo que requería el problema", fue el comentario despectivo de Alfonso Prat Gay sobre el ministro Martín Guzmán que negociaba una deuda imposible de pagar cuya mayor parte fue tomada durante su gestión.
 
El ex ministro de Mauricio Macri rompió todas las marcas al demostrar que su impericia en el manejo de la economía hubiera sido peor como infectólogo. Cosas veredes amigo Sancho, que nunca crederes: un ex ministro que critica al que resolvió el desastre que él creó, más un sector de la oposición que apostó al fracaso de la negociación y al desborde de la pandemia.
 
La chorrada de críticas que recibió Guzmán mientras negociaba la deuda provenía de estos personajes. "Se podría haber logrado un acuerdo mejor", dijo el caradura de Prat Gay en otras declaraciones. Cuando le tocó negociar con los fondos buitres, Prat Gay les pagó más de lo que habían reclamado. Eso sí: en tiempo récord.
 
Si lo que quería Prat Gay era sobreendeudar al país, fue el mejor ministro de Economía de la historia. ¿Y los argentinos? bien gracias. Pero después de esa performance más que desastrosa, la corporación de medios y sectores empresarios y de las finanzas lo siguen tomando como referente de consulta.
 
Se confirma esa visión que apuntó Jorge Alemán sobre un discurso de la política como especie de locura sin anclaje en la realidad. Se contrapone a la realidad. En esa nueva racionalidad de la derecha, el que se guía por la realidad resulta un fanático que se niega al discurso mágico.
 
Los medios y periodistas de derecha le van a preguntar a Prat Gay porque lo escucha un empresario aunque perdió plata, así como lo escuchan comerciantes que se fundieron con sus medidas. Desconfían del muchacho de 38 años que les salvó la vida porque es académico y votarían de nuevo al que los llevó a la ruina.
 

07-08-2020 / 10:08
Aunque hace tiempo que nadie en el poder se lo toma demasiado en serio ni le pide opinión, Guillermo Moreno pudo haber sido la excepción que confirmara la regla. El acuerdo que enhebró Martín Guzmán con los acreedores privados para aplazar y aliviar los pagos de la deuda jamás haría desdecirse al pintoresco exsecretario de Comercio, quien semanas atrás vaticinó que fracasaría porque le faltaba "haber pateado más la calle".
 
En el mundo empresario, entre los apostadores bursátiles y entre los consultores más cotizados de la City, en cambio, no hubo ningún reparo para la pirueta: hasta quienes le pedían el mes pasado a Alberto Fernández que lo eche -en público y en privado- se vistieron de guzmanistas de la primera hora. Todos salieron a gritar el gol que añoraban tanto la hinchada como el técnico, aun cuando está lejos de haber definido el partido.
 
Puertas adentro de la coalición, el primero en cantarlo fue Sergio Massa, quien no solo había convocado varias veces durante abril y mayo a su propio gabinete económico para interconsultas sino quien además entabló diálogos paralelos con Wall Street que obligaron al Presidente a avisar en tres ocasiones que el único interlocutor oficial era Guzmán.
 
Pasado pisado: tanto se apuró el jefe de Diputados en sacar pecho por el entendimiento que incluso primereó a Fernández. Pidió disculpas.
 
El recorrido de Guzmán antes del cierre de las negociaciones reflejó fielmente el equilibrio de fuerzas en el Frente de Todos
 

07-08-2020 / 10:08
En plena recesión y en medio del proceso de flexibilización de las restricciones por la pandemia, el debate sobre cómo sería la recuperación de la economía toma vigencia. ¿Cómo será? ¿Un dibujo en V? ¿Será acaso más apaisada? ¿O la Argentina estará condenada a convivir con una L, en el mejor de los casos, castigada por la crisis permanente?
 
Ese debate se mezcla con la política. María Eugenia Vidal, por caso, levantó el perfil público el jueves por la mañana en un "zoom" en el que planteó -en base a su economista de cabecera, Hernán Lacunza, que la economía caerá este año un 12%, pero que en 2021 no podrá recuperar lo perdido.
 
Más optimista, el economista Emmanuel Álvarez Agis -cercano ideológicamente a la Casa Rosada- cree que la actividad se recuperará pero para asegurarlo reclama una mayor y decisiva participación del Estado, a través del gasto público.
 
"Ahora que arreglamos con los acreedores llegó el momento de gastar. En la pandemia, hay que gastar más. El Estado argentino gasta la mitad que su par de Chile o Perú. Y mucho menos que Brasil", argumenta Agis.
 
Desde Economía se aboga por un ordenamiento fiscal, de cara a las inminentes negociaciones con el Fondo Monetario Internacional. Pero no sólo por eso. Martín Guzmán demostró desde un primer momento que valora la cautela a la hora de programar el gasto público, lo que quedó a la vista cuando se suspendió la actualización automática de las jubilaciones.
 
En el Gobierno creen que esta semana fue la mejor desde que Alberto Fernández se puso la banda presidencial.
En el equipo económico sospechan que la buena onda perdurará. Y no lo avalan por una cuestión de fe religiosa. Los funcionarios comparten algunos de los datos positivos de la actividad, que los sorprendió gratamente a ellos mismos.
 
Juzgan, sin temor a hacerlo con premura, que se trata de los primeros indicios de una recuperación veloz. Incluso destacan la "V corta" de la palabra "veloz".
 

06-08-2020 / 11:08
La valiente fiscal Gabriela Boquin, quien llevó adelante la acusación contra la familia Macri en la causa Correo Argentino, denunció este miércoles ante una comisión bicameral que una empleada de su fiscalía "le entregaba documentación en pleno trámite de la investigación de la causa al diputado (del Pro) Pablo Tonelli" y que al denunciar esa situación ante su superior, el Procurador interino, Eduardo Casal, "no tomó ninguna medida al respecto".
 
Boquin expuso este miércoles ante la comisión bicameral de Seguimiento y Control del Ministerio Público. La semana pasada, Casal, quien asumió como jefe de los fiscales durante la gestión de Cambiemos, le inició un sumario administrativo por supuesto maltrato y mobbing laboral a ex empleados de la fiscalía.
 
La comisión bicameral tiene previsto volver a reunirse en diez días para tratar una serie de denuncias y pedidos de juicio político contra Casal por supuestas arbitrariedades en traslados y medidas disciplinarias contra fiscales que investigaban al macrismo.
 
En su presentación, la fiscal Boquin, que interviene en una de las causas más complicadas para el ex presidente y su familia, dijo: "Es falaz decir que se retiraron de mis dependencias por maltratos o pidieron traslados. Esto no existió. Es más, a una de las testigos el traslado lo pedí yo".
 
Y amplió Boquin que realizó ese pedido "por falta de confianza" de la empleada de su fiscalía tras "descubrir que le entregaba documentación en pleno trámite de la investigación de la causa Correo Argentino al diputado Pablo Tonelli".
 
"Esa documentación que le pasaba y que le iba comunicando los pasos del expediente a Tonelli estaban relacionados con su propia vinculación en la causa porque cuando yo denuncié el vaciamiento, estaban las facturas de Tonelli por millones de pesos retirando dinero de Correo Argentino", agregó la fiscal. 
 

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar