La Opinión Popular
                  14:09  |  Sábado 08 de Agosto de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
"Vine a terminar con los odiadores seriales y a abrir los brazos para que todos nos unamos". Alberto Fernández
Recomendar Imprimir
Nacionales - 20-12-2019 / 12:12
PANORAMA EMPRESARIO SEMANAL

El Acuerdo Económico y Social debuta con zanahorias pero prepara el garrote

El Acuerdo Económico y Social debuta con zanahorias pero prepara el garrote
Las zanahorias y los palos no tienen nombre y apellido, pero sí asoman los primeros candidatos para cada uno. La generación eléctrica, por caso, está "sobre-remunerada" según la óptica oficial. Dicen que no quieren pagar por nueva la electricidad de usinas "ya amortizadas hace décadas".
El tío de Marcos Peña y dueño de La Anónima, Federico Braun, llevó la voz cantante durante toda la primera reunión ente el nuevo gobierno y los supermercadistas.
 
-Creéme que es así. Creéme que es así. Lo único que hacemos nosotros es trasladar al consumidor los precios que recibimos de las fábricas. Y lo hacemos con mínimo margen.
 
Al tercer "creéme que es así", el ministro Matías Kulfas lo miró fijo y le respondió:
 
-Nosotros no tenemos prejuicios ni preconceptos. Yo le voy a creer en la medida que me muestre los números. Tráigame los números y conversamos.
 
Alfredo Coto, también presente, tomó nota. Veterano de mil batallas, sabe que su sector puede convertirse muy rápidamente en un villano desde el atril presidencial, especialmente cuando la inflación se dispara.
 
Recuerda nítido el momento en que Néstor Kirchner le soltó aquel "yo lo conozco y sé cómo trabaja sobre el bolsillo de los argentinos". Por eso eligió cuidadosamente las palabras con las que comentó aquel encuentro del jueves pasado y el de este miércoles con Alberto Fernández, a quien recibió junto al resto de la Asociación Empresaria Argentina (AEA).
 
La secretaria de Comercio, Paula Español, le elevó anteayer a Kulfas los primeros estudios técnicos sobre aumentos de precios acumulados en las distintas góndolas de los supermercados.
 
Lo más grave no es en alimentos sino en artículos de limpieza e higiene. La bolsa de diez pañales cuyo precio releva el INDEC, por ejemplo, se fue de $73,46 a $139,95. Aumentó un 90%, muy por encima de la inflación, y los modelos más caros treparon todavía más.
 
Los supermercadistas culpan a las grandes fábricas de alimentos y artículos de tocador por los incrementos arriba del 55% con el que el Índice de Precios al Consumidor (IPC) apunta a cerrar 2019. Las multinacionales dueñas de esas usinas, a su vez, responsabilizan a las cadenas comerciales.
 
Pero en la reunión del jueves pasado, después de que Braun cargara contra los autoservicios chinos casi hasta el límite de la xenofobia ("¡encima son todos extranjeros!"), uno de sus colegas acusó a la industria de haber aumentado sus precios preventivamente, para anticiparse a un congelamiento de precios que nunca estuvo en estudio pero que se rumoreó toda la campaña.
 
Es exactamente lo que procuran averiguar Kulfas, Español y también Miguel Pesce desde el Banco Central: si hubo empresas que hicieron un "colchón" de rentabilidad a costa de sus clientes.

 
Pindonga y Cuchuflito
 
Español trabajará en estrecha comunicación con Pesce, que ya le dijo a dos banqueros que será su "ángel de la guarda". No se trata de un rapto espiritual sino un imperativo macroeconómico.
 
Para tener éxito, el plan de desinflación heterodoxo con el que el nuevo jefe del Central aspira a llegar a un dígito a fines de 2021 requiere que el dinero que el Gobierno ponga en manos de los sectores más bajos (beneficiarios de planes sociales, jubilados de la mínima y empleados estatales) no se vaya por la canaleta de la recomposición de los márgenes de rentabilidad empresarial.
 
La inyección a la demanda vendrá por partida doble. Por el lado fiscal, por los recursos que reasigna la ley que el oficialismo aspira a sancionar hoy. Todos los que mejoran sus ingresos con esa ley destinarán al consumo el 100% de lo que perciban.
 
Pero también habrá impulso monetario, por la rebaja de tasas que impulsa Pesce para reavivar la economía. Esa rebaja va estar operativa la próxima semana; por eso Fernández designó en comisión a los primeros cuatro directores del Central
 
La misión que le encomendó Kulfas a Español es que las empresas respondan a esa mayor demanda aumentando la oferta y no los precios.
 
Para lograrlo procurarán restablecer el sentido original del programa Precios Cuidados: que vuelva a ser una referencia de precios para los productos más importantes de la canasta y no un catálogo de ofertas para pobres.
 
"Se terminó la joda de poner Pindonga y Cuchuflito. Van a volver las primeras marcas", dijo a BAE Negocios una fuente del equipo.
 
La canasta navideña de 6 productos a $199 fue primer intento que lo logró a medias. En algunas cadenas tendrá sidra Real, en otras Victoria y en otras se ofrecerá la ignota "Señorío de Ondas". "Es lo que conseguimos en una semana", se defendió la fuente consultada.
 
El ministro de Economía, Martín Guzmán, cree que los planes de pagos impositivos y las facilidades para Pymes que contiene la ley ómnibus ayudarán a que las empresas respondan al crecimiento de la demanda produciendo más.
 
Kulfas también quiere importar una idea brasileña: la "tarjeta BNDES", una tarjeta de crédito de ese banco estatal de fomento con la que empresarios Pyme pueden comprar insumos en 6 ó 12 cuotas sin interés. La ventaja es que solo se aplica a insumos nacionales. Es una forma de direccionar el crédito desde el Estado.
 
De todos modos, para enderezar el barco, en el equipo económico creen que el acuerdo social no solo necesita zanahorias sino también palos.
 
Por eso, además de Precios Cuidados, pondrán en marcha el tantas veces postergado Tribunal de Defensa de la Competencia. Desde ahí se impondrán severas multas a quienes incurran en comportamientos anti-competitivos o intenten ejercer una posición dominante en un mercado.
 
 
Seres de luz
  
Las zanahorias y los palos no tienen nombre y apellido, pero sí asoman los primeros candidatos para cada uno.
 
La generación eléctrica, por caso, está "sobre-remunerada" según la óptica oficial. Dicen que no quieren pagar por nueva la electricidad de usinas "ya amortizadas hace décadas".
 
Asoma allí un cortocircuito con Marcelo Mindlin, Nicolás Caputo y Rogelio Pagano, entre otros pesos pesados del sector.
 
Por eso el fin de semana pasado Fernández marcó la cancha con su anuncio de "revisión tarifaria" por 180 días, que muchos interpretaron como un congelamiento tarifario total pero que en realidad expresó con la suficiente ambigüedad como para revisarlo antes. "Hasta el 30 de junio -dijo- nos vamos a dar tiempo para redeterminar el sentido de las tarifas".
 
Lo que ya decidieron en el edificio de Diagonal Sur y Alsina donde tiene despacho el nuevo secretario de Energía, Sergio Lanziani, es que no habrá otro aumento de combustibles antes de Año Nuevo.
 
Las petroleras reclaman que siguen casi 10% atrasados. Pero con el retoque de las retenciones a la exportación de crudo que contiene la ley ómnibus, ese argumento caducó. Aunque del actual 5,5% ($4 fijos por cada dólar de $63) no se sube al techo al 12% previsto inicialmente, el 8% que impone también representa un incremento. Es decir, un incentivo a refinar y vender acá y no a exportar ese crudo.
 
En Bienes Personales, según otra fuente del equipo económico, habrá una zanahoria jugosa: para que no le cobren la sobrealícuota del 100% que prevé la ley por tener el dinero fuera del país, alcanzará con que un contribuyente repatríe una parte ínfima de esos fondos. No hará falta repatriar todo.
 
Es algo que definirán en la reglamentación. Pero que ya transmitieron por lo bajo el propio Presidente y el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, en la reunión con AEA donde participaron Héctor Magnetto, Luis Pagani y Paolo Rocca, entre otros.
 
El que verá el palo antes que la zanahoria es el dueño de MercadoLibre, Marcos Galperín. No será tan duro como quisiera Juan Grabois, porque en el Gobierno valoran el canal de venta que representa la plataforma de e-commerce para las Pymes. Pero de a poco apuntan a corregir las distintas ventajas a su favor que representa la ausencia total de regulación sobre sus actividades.
 
Pesce buscará desde el Central que no haga intermediación financiera, algo que tiene prohibido. Es decir, que no gane dinero por captar depósitos y prestar esos fondos a tasas más altas. La AFIP procurará que se combata de manera más efectiva la venta de productos de contrabando. Y el Ministerio de Trabajo, que deje de pagarles como empleados de comercio a quienes se desempeñen en tareas filo-bancarias.
 
Por Alejandro Bercovich
 
Fuente: BAE Negocios
 

Agreganos como amigo a Facebook
08-08-2020 / 11:08
08-08-2020 / 10:08
"La negociación se parece a la cuarentena: es mucho más larga de lo que requería el problema", fue el comentario despectivo de Alfonso Prat Gay sobre el ministro Martín Guzmán que negociaba una deuda imposible de pagar cuya mayor parte fue tomada durante su gestión.
 
El ex ministro de Mauricio Macri rompió todas las marcas al demostrar que su impericia en el manejo de la economía hubiera sido peor como infectólogo. Cosas veredes amigo Sancho, que nunca crederes: un ex ministro que critica al que resolvió el desastre que él creó, más un sector de la oposición que apostó al fracaso de la negociación y al desborde de la pandemia.
 
La chorrada de críticas que recibió Guzmán mientras negociaba la deuda provenía de estos personajes. "Se podría haber logrado un acuerdo mejor", dijo el caradura de Prat Gay en otras declaraciones. Cuando le tocó negociar con los fondos buitres, Prat Gay les pagó más de lo que habían reclamado. Eso sí: en tiempo récord.
 
Si lo que quería Prat Gay era sobreendeudar al país, fue el mejor ministro de Economía de la historia. ¿Y los argentinos? bien gracias. Pero después de esa performance más que desastrosa, la corporación de medios y sectores empresarios y de las finanzas lo siguen tomando como referente de consulta.
 
Se confirma esa visión que apuntó Jorge Alemán sobre un discurso de la política como especie de locura sin anclaje en la realidad. Se contrapone a la realidad. En esa nueva racionalidad de la derecha, el que se guía por la realidad resulta un fanático que se niega al discurso mágico.
 
Los medios y periodistas de derecha le van a preguntar a Prat Gay porque lo escucha un empresario aunque perdió plata, así como lo escuchan comerciantes que se fundieron con sus medidas. Desconfían del muchacho de 38 años que les salvó la vida porque es académico y votarían de nuevo al que los llevó a la ruina.
 

07-08-2020 / 10:08
Aunque hace tiempo que nadie en el poder se lo toma demasiado en serio ni le pide opinión, Guillermo Moreno pudo haber sido la excepción que confirmara la regla. El acuerdo que enhebró Martín Guzmán con los acreedores privados para aplazar y aliviar los pagos de la deuda jamás haría desdecirse al pintoresco exsecretario de Comercio, quien semanas atrás vaticinó que fracasaría porque le faltaba "haber pateado más la calle".
 
En el mundo empresario, entre los apostadores bursátiles y entre los consultores más cotizados de la City, en cambio, no hubo ningún reparo para la pirueta: hasta quienes le pedían el mes pasado a Alberto Fernández que lo eche -en público y en privado- se vistieron de guzmanistas de la primera hora. Todos salieron a gritar el gol que añoraban tanto la hinchada como el técnico, aun cuando está lejos de haber definido el partido.
 
Puertas adentro de la coalición, el primero en cantarlo fue Sergio Massa, quien no solo había convocado varias veces durante abril y mayo a su propio gabinete económico para interconsultas sino quien además entabló diálogos paralelos con Wall Street que obligaron al Presidente a avisar en tres ocasiones que el único interlocutor oficial era Guzmán.
 
Pasado pisado: tanto se apuró el jefe de Diputados en sacar pecho por el entendimiento que incluso primereó a Fernández. Pidió disculpas.
 
El recorrido de Guzmán antes del cierre de las negociaciones reflejó fielmente el equilibrio de fuerzas en el Frente de Todos
 

07-08-2020 / 10:08
En plena recesión y en medio del proceso de flexibilización de las restricciones por la pandemia, el debate sobre cómo sería la recuperación de la economía toma vigencia. ¿Cómo será? ¿Un dibujo en V? ¿Será acaso más apaisada? ¿O la Argentina estará condenada a convivir con una L, en el mejor de los casos, castigada por la crisis permanente?
 
Ese debate se mezcla con la política. María Eugenia Vidal, por caso, levantó el perfil público el jueves por la mañana en un "zoom" en el que planteó -en base a su economista de cabecera, Hernán Lacunza, que la economía caerá este año un 12%, pero que en 2021 no podrá recuperar lo perdido.
 
Más optimista, el economista Emmanuel Álvarez Agis -cercano ideológicamente a la Casa Rosada- cree que la actividad se recuperará pero para asegurarlo reclama una mayor y decisiva participación del Estado, a través del gasto público.
 
"Ahora que arreglamos con los acreedores llegó el momento de gastar. En la pandemia, hay que gastar más. El Estado argentino gasta la mitad que su par de Chile o Perú. Y mucho menos que Brasil", argumenta Agis.
 
Desde Economía se aboga por un ordenamiento fiscal, de cara a las inminentes negociaciones con el Fondo Monetario Internacional. Pero no sólo por eso. Martín Guzmán demostró desde un primer momento que valora la cautela a la hora de programar el gasto público, lo que quedó a la vista cuando se suspendió la actualización automática de las jubilaciones.
 
En el Gobierno creen que esta semana fue la mejor desde que Alberto Fernández se puso la banda presidencial.
En el equipo económico sospechan que la buena onda perdurará. Y no lo avalan por una cuestión de fe religiosa. Los funcionarios comparten algunos de los datos positivos de la actividad, que los sorprendió gratamente a ellos mismos.
 
Juzgan, sin temor a hacerlo con premura, que se trata de los primeros indicios de una recuperación veloz. Incluso destacan la "V corta" de la palabra "veloz".
 

06-08-2020 / 11:08
La valiente fiscal Gabriela Boquin, quien llevó adelante la acusación contra la familia Macri en la causa Correo Argentino, denunció este miércoles ante una comisión bicameral que una empleada de su fiscalía "le entregaba documentación en pleno trámite de la investigación de la causa al diputado (del Pro) Pablo Tonelli" y que al denunciar esa situación ante su superior, el Procurador interino, Eduardo Casal, "no tomó ninguna medida al respecto".
 
Boquin expuso este miércoles ante la comisión bicameral de Seguimiento y Control del Ministerio Público. La semana pasada, Casal, quien asumió como jefe de los fiscales durante la gestión de Cambiemos, le inició un sumario administrativo por supuesto maltrato y mobbing laboral a ex empleados de la fiscalía.
 
La comisión bicameral tiene previsto volver a reunirse en diez días para tratar una serie de denuncias y pedidos de juicio político contra Casal por supuestas arbitrariedades en traslados y medidas disciplinarias contra fiscales que investigaban al macrismo.
 
En su presentación, la fiscal Boquin, que interviene en una de las causas más complicadas para el ex presidente y su familia, dijo: "Es falaz decir que se retiraron de mis dependencias por maltratos o pidieron traslados. Esto no existió. Es más, a una de las testigos el traslado lo pedí yo".
 
Y amplió Boquin que realizó ese pedido "por falta de confianza" de la empleada de su fiscalía tras "descubrir que le entregaba documentación en pleno trámite de la investigación de la causa Correo Argentino al diputado Pablo Tonelli".
 
"Esa documentación que le pasaba y que le iba comunicando los pasos del expediente a Tonelli estaban relacionados con su propia vinculación en la causa porque cuando yo denuncié el vaciamiento, estaban las facturas de Tonelli por millones de pesos retirando dinero de Correo Argentino", agregó la fiscal. 
 

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar