La Opinión Popular
                  00:03  |  Sábado 08 de Agosto de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
"Vine a terminar con los odiadores seriales y a abrir los brazos para que todos nos unamos". Alberto Fernández
Recomendar Imprimir
Sociedad e Interés General - 09-12-2019 / 21:12
EFEMÉRIDES POPULARES. EL 10 DE DICIEMBRE DE 1980, POR SU LUCHA A FAVOR DE LOS DD.HH. EN LA DICTADURA, ES DISTINGUIDO CON EL NOBEL

Pérez Esquivel recibe el premio Nobel de la Paz por sus denuncias contra la dictadura de Videla

Pérez Esquivel recibe el premio Nobel de la Paz por sus denuncias contra la dictadura de Videla
Adolfo Pérez Esquivel fue detenido por la dictadura militar en agosto de 1976. Entonces ya llevaba varios años en organizaciones cristianas que intentaban mejorar la vida de los más pobres y de luchar contra la no violencia. Fue encarcelado y torturado sin proceso judicial y estuvo detenido a disposición del Poder Ejecutivo Nacional durante 14 meses. El 10 de diciembre de 1980 fue galardonado con el Premio Nobel de la Paz por sus esfuerzos en defensa de los Derechos Humanos.
Adolfo Pérez Esquivel es un arquitecto, escultor y pacifista argentino. Fue detenido por la dictadura militar en agosto de 1976. Entonces ya llevaba varios años en organizaciones cristianas que intentaban mejorar la vida de los más pobres y de luchar contra la no violencia.
 
Fue encarcelado y torturado sin proceso judicial y estuvo detenido a disposición del Poder Ejecutivo Nacional durante 14 meses. Cuando lo encarcelan ya había fundado el Servicio de Paz y Justicia, la organización no gubernamental que ya tiene delegaciones en diez países de Latinoamérica.
 
El 10 de diciembre de 1980 fue galardonado con el Premio Nobel de la Paz por sus esfuerzos en defensa de los Derechos Humanos y en particular por denunciar los crímenes del terrorismo de Estado en Argentina. Su discurso en Oslo no fue difundido en los medios argentinos de entonces.
 
Por Carlos Morales


Reseña biográfica
 
Pérez Esquivel estudió en la Escuela Nacional de Bellas Artes y en la Universidad Nacional de La Plata, donde fue formado como arquitecto y escultor. Más tarde, se convirtió en profesor de arquitectura. Durante 25 años enseñó en escuelas primarias, secundarias y en la Universidad, además de trabajar como escultor. Es de ascendencia gallega, ya que su padre nació en Combarro, en la localidad pontevedresa de Poio (España).
 
En los años 60, Pérez Esquivel empezó a trabajar con grupos latinoamericanos cristianos pacifistas. En 1974 decidió renunciar a su trabajo docente y fue elegido coordinador general para una red de comunidades latinoamericanas para promover la liberación de los pobres a través de la No-violencia.
 
Con el golpe de estado militar de Jorge Rafael Videla en Argentina en 1976 y con la represión posterior, contribuyó a la formación y financiación de los enlaces entre organizaciones populares para defender los Derechos Humanos y apoyar a los familiares de las víctimas de la Dictadura. El "Servicio de Paz y Justicia", que él fundó, evolucionó en este contexto y sirvió como instrumento para la defensa de los derechos humanos promocionando una campaña internacional para denunciar las atrocidades cometidas por el régimen militar.
 
En 1975, Pérez Esquivel fue detenido por la policía militar brasileña; fue encarcelado en 1976 en Ecuador junto con obispos latinoamericanos y estadounidenses; y en 1977, en Buenos Aires, fue arrestado por la Policía Federal Argentina, torturado y retenido sin juicio durante 14 meses. Mientras duró su encarcelamiento recibió, entre otras distinciones, la Memoria de Paz del Papa Juan XXIII.
 
En 1980 recibió el Premio Nobel de la Paz por sus esfuerzos en defensa de los Derechos Humanos. Continuó su trabajo viajando por la mayor parte de países de Iberoamérica, por Estados Unidos y Europa, denunciando los graves crímenes contra los derechos humanos en el continente americano. Fue recibido por parlamentarios de diversas naciones europeas. Gracias a su iniciativa se iniciaron procesos penales contra la dictadura militar argentina en Italia, España y Alemania.
 
Dijo Adolfo Pérez Esquivel en Oslo, Noruega: "Para un hombre como yo, una pequeña voz de los que no tienen voz, que lucha para que se oiga con toda la fuerza el clamor de los Pueblos, sin otra identificación que con el hombre concreto latinoamericano y como cristiano, este es sin duda el más alto honor que puedo recibir, que se me considere un Servidor de la Paz". Le acababan de entregar el Premio Nobel que ganó el 13 de octubre de 1980, hace 30 años, por su tarea humanitaria durante la dictadura militar que había comenzado en 1976 y aún permanecía en el poder.
 
Pérez Esquivel, que hoy tiene 78 años, conmemoró el aniversario de esa distinción en Ecuador, adonde aún hoy sigue su rutina de apoyar y promover la democracia y la igualdad. Viajó a ese país tras la rebelión policial que puso en peligro al gobierno Rafael Correa. Ayer, justamente se reunió con Correa. En esta misma visita, también se reunión con la Comisión de la Verdad que le entregó al Premio Nobel.
 
Pérez Esquivel es arquitecto escultor y fue detenido por el gobierno de facto en agosto de 1976. Entonces ya llevaba varios años en organizaciones cristianas que intentaban mejorar la vida de los más pobres y de luchar contra la no violencia. Fue encarcelado y torturado sin proceso judicial y estuvo detenido a disposición del Poder Ejecutivo Nacional durante 14 meses.
 
Cuando lo encarcelan ya había fundado el Servicio de Paz y Justicia, la organización no gubernamental que ya tiene delegaciones en diez países de Latinoamérica. Tiempo después de recuperar su libertad, le dieron el Nobel de la Paz.
 
En estos días, los cines tienen en cartelera un documental de Miguel Mirra sobre su vida. Se llama "Otro mundo es posible". El director describió a Pérez Esquivel como "un tipo que lo que dice, lo que hace y cómo vive concuerda todo el tiempo con una enorme coherencia".
 
Fuentes: Wikipedia y Clarín

Agreganos como amigo a Facebook
07-08-2020 / 19:08
07-08-2020 / 18:08
05-08-2020 / 19:08
05-08-2020 / 19:08
04-08-2020 / 20:08
 
El 05 de agosto de 1964, en pleno gobierno del radical Arturo U. Illia y mientras se desarrollaban sucesivos "planes de lucha" por parte de la CGT, se reunió en Buenos Aires el plenario del Movimiento Revolucionario Peronista, en la sede sindical de Yatay 129. En primer lugar habló Eduardo J. Salvide, por la Juventud Revolucionaria Peronista, quien dio lectura al Manifiesto Revolucionario.
 
Dicho Manifiesto señala, entre otros conceptos: "ante el brutal sojuzgamiento que sufre el país, ahogado por la presión de los intereses extranjerizantes y por el apoyo que le prestan los grupos oligárquicos nativos y frente a la defección de la burocracia conciliadora, que ha traicionado al Movimiento y a Perón, constituimos el MRP...adoptando para su quehacer una sola postura: la revolucionaria"...
 
"El Movimiento surge como una necesidad para suprimir definitivamente la explotación y la injusticia social; para reconquistar la soberanía nacional; para impulsar la unidad de los pueblos de América Latina, reivindicando las nacionalidades indoamericanas; para realizar en el plano universal la internacional de los pueblos inspirada por el General Perón, frente a la opresión imperialista y colonialista".
 
Se encuentran entre sus objetivos: "arrancar el poder a las clases privilegiadas que lo usurpan e implantar el estado revolucionario", así como "forjar la dirección del movimiento sobre la base del centralismo revolucionario"; "formar las fuerzas armadas populares" y trabajar para crear las condiciones para el regreso incondicional de Perón"...
 
Roberto Salar, Secretario General del Sindicato de Obreros Ceramistas, leyó luego el Decálogo Revolucionario, en el que se establecen, entre otros, como puntos programáticos del MRP:
 
-nacionalización de todos los sectores claves de la economía
-reforma agraria
-confiscación de los grupos monopólicos
-planificación integral de la economía
-reforma urbana
-realización de una política educacional que lleve los beneficios de la alfabetización a todo el pueblo
-política internacional soberana y relación con todos los pueblos del mundo y solidaridad y apoyo activos a todos los pueblos que luchan por su liberación contra el imperialismo y el colonialismo.
 
La Opinión Popular



NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar