La Opinión Popular
                  08:03  |  Sábado 07 de Diciembre de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
"Vamos a levantarnos una vez más". Alberto Fernández y Eduardo Duhalde
Recomendar Imprimir
Sociedad e Interés General - 02-12-2019 / 21:12
EFEMÉRIDES POPULARES. EL 03/12/1990 ES APLASTADA A SANGRE Y A FUEGO LA REBELIÓN

El último levantamiento militar: Alzamiento carapintada del coronel Mohamed Alí Seineldín

El último levantamiento militar: Alzamiento carapintada del coronel Mohamed Alí Seineldín
La rebelión carapintada de 1990: 20 horas de enfrentamientos, 13 muertos y una rendición incondicional. El referente natural era el coronel Mohamed Alí Seineldín, a quien consideraban un líder e ideólogo y que estaba detenido en San Martín de los Andes. Un grupo de sublevados tenía la orden, una vez estallado el alzamiento, de liberarlo, algo que nunca llegó a ocurrir. En la imagen: Seineldin en Villa Martelli en 1988.
El 03 de diciembre de 1990 es aplastada a sangre y fuego la rebelión del coronel Mohamed Alí Seineldín y los militares "carapintadas", quienes cuestionaban la política del presidente Carlos Menem.
 
En 1988, Seineldín encabezó la rebelión militar carapintada de Villa Martelli, durante la presidencia de Raúl Alfonsín. La rebelión concluyó con un supuesto acuerdo con el líder carapintada, que no se verificó en la práctica porque Seineldín fue detenido, procesado y dado de baja hasta que fue indultado por Menem después del cambio de gobierno.
 
Seineldín, a pesar de encontrarse detenido, fue el ideólogo del alzamiento carapintada contra la cúpula del Ejército e indirectamente contra el gobierno de Menem, del 03 de diciembre de 1990, donde unos 50 soldados se hicieron con el control de instalaciones militares en El Palomar, Provincia de Buenos Aires, el Edificio Libertador, sede del Estado Mayor del Ejército, y el Regimiento de Patricios, entre otros, en la ciudad de Buenos Aires.
 
Entre los oficiales amotinados se encontraban el mayor Hugo Reinaldo Abete en el Regimiento de Patricios y el capitán Gustavo Breide Obeid en el Edificio Libertador.
 
El mismo día, el gobierno declaró el estado de sitio durante 60 días. Los rebeldes se rindieron el 04 de diciembre y ese mismo día se levantó el estado de sitio. Según los informes, 14 personas resultaron muertas durante la sublevación, entre ellas cinco civiles, y decenas más fueron heridas como consecuencia de los enfrentamientos.
 
Por Carlos Morales


Alzamiento carapintada del coronel Mohamed Alí Seineldín
 

Con la democracia no se juega
 
El ex coronel fue juzgado por un tribunal militar que lo halló culpable. Durante el juicio asumió la total responsabilidad de las muertes que provocó dicho enfrentamiento, y realiza un alegato conocido como "El Nuevo Orden Mundial" el 7 de agosto de 1991, en el que alega supuestas maquinaciones del imperialismo norteamericano y su servidor en Argentina, Menem, en el desmantelamiento del Ejército y la defensa nacional, así como la promesa de una instauración de una Segunda República, y el diagnóstico de un proceso de destrucción del aparato productivo de la economía argentina promovido por el Proceso de Reorganización Nacional entre 1976 y 1983, por Martínez de Hoz.
 
Seineldín comenzó a cumplir su condena en la cárcel de la calle Caseros, en el barrio de Parque Patricios, en Buenos Aires, y luego se le trasladó al Penal de Magdalena en la provincia de Buenos Aires.
 
Fuente: Wikipedia

Agreganos como amigo a Facebook
El último levantamiento militar: Alzamiento carapintada del coronel Mohamed Alí Seineldín
El 3 de diciembre de 1990 es aplastada a sangre y a fuego la rebelión del coronel Mohamed Alí Seineldín y los militares “carapintadas”, quienes cuestionaban la política del presidente Carlos Menem.
06-12-2019 / 17:12
Un 07 de diciembre como hoy pero de 1970, el Madison Square Garden se preparaba para corear el nombre del que fuera el boxeador más grande de toda su historia: Muhammad Alí. Del otro lado un pibe de Boedo que recién se estaba codeando con la fama americana:Ringo Bonavena.
 
Y se atrevió, por el honor, como lo hubieran hecho en su Buenos Aires natal. Y hasta calentó el ambiente. En el pesaje lo llamo "chicken" (gallina) y a pesar de la adversidad de las 20 mil personas que colmaron la arena, Ringo se paró.
 
Alí había prometido un nocaut en el noveno round, cosa que finalmente sucedió pero quien cayo a la lona fue él y no Bonavena, producto de un resbalón por la intensidad de los golpes de Ringo, que a esas alturas se la jugaba toda con una entrega y entereza que asombraron al mundo. Finalmente Alí salió a jugar todas sus cartas y Bonavena, después de caer fatigado tres veces, vio como el juez le daba la pelea al mejor boxeador del mundo.
 
Muhammad venía en pleno ascenso luego de vencer a Jerry Quarry luego del ostracismo por no haber ido a la guerra de Vietnam. En su franco ascenso por recuperar el titulo de los pesados, la historia marca que un luchador se le apareció en su camino. Ese era Ringo.
 
Los números también hablaron por si solos: mas de 80 puntos de rating (sí, 80) de la transmisión de Canal 13 paralizaron a todo un país. El acontecimiento esta guardado en la retina de cada uno de los que lo vieron. Abuelos, padres le contarán a sus hijos 'Yo vi pelear a Ali con Bonavena'.
 
"Guapié, no es cierto?" le pregunto Ringo a uno de sus colaboradores al finalizar la pelea. Y yo te digo "Si Ringo, siempre guapeaste, hasta el último día".


05-12-2019 / 18:12
Felipe Varela fue un militar argentino, líder del último pronunciamiento de los caudillos federales del interior contra la hegemonía política conquistada por la provincia de Buenos Aires en la batalla de Pavón. Contrario a la Guerra del Paraguay o Guerra de la Triple Alianza, fue apodado el Quijote de los Andes por el desafío que plantó al gobierno central con un reducido ejército de menos de 5.000 hombres, desde la región andina y cuyana durante varios años.
 
Acérrimo opositor al gobierno mitrista unitario de Buenos Aires, Varela señaló la impopularidad de la guerra del Paraguay y decidió tomar partido. Liquidó sus posesiones para equipar un par de batallones de exiliados, convocando a las montoneras residuales de otros caudillos federales muertos de todo el país, más combatientes latinoamericanos, Varela marchó portando bandera con la consigna de ¡Federación o Muerte!. En San José de Jáchal, provincia de San Juan, lanzó el 06 de diciembre de 1866 su proclama revolucionaria, su célebre Manifiesto a la Unión Americana, una de las expresiones más acabadas del ideario federal.
 
Varela se diferencia de los otros caudillos federales porque tuvo una lucidez política mayor para interpretar, evaluar y comunicar los alcances del movimiento, comprendiendo cabalmente del sentido de Patria Grande y la esencia de una política popular. También supo hacer, a la vez, una correcta lectura del carácter oligárquico y pro imperialista del gobierno de Mitre.
 
El intento revolucionario de Varela es uno de los estertores finales del país federal, con un programa de lucha americano, digno y nacional que ponen al caudillo en el panteón de los próceres del campo nacional y popular. Con Varela terminó "la Argentina de las lanzas", de las montoneras federales del interior del país, y faltaba mucho para que arribara "la Argentina de las alpargatas" con el peronismo.
 
Por Blas García



05-12-2019 / 17:12
04-12-2019 / 20:12
03-12-2019 / 20:12
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar