La Opinión Popular
                  11:28  |  Martes 10 de Diciembre de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
"Vamos a levantarnos una vez más". Alberto Fernández y Eduardo Duhalde
Recomendar Imprimir
Internacionales - 16-11-2019 / 18:11
EFEMÉRIDES POPULARES

A 30 años de la revolución de terciopelo en Checoslovaquia

A 30 años de la revolución de terciopelo en Checoslovaquia
El 17 de noviembre de 1989, el régimen dirigido por el Partido Comunista intervino duramente contra la manifestación estudiantil convocada con ocasión del quincuagésimo aniversario de la clausura de las universidades hecha por los nazis. En la imagen: Manifestación frente a la estatua de San Wenceslao en Praga, noviembre 1989. Comienza la Revolución de Terciopelo, que hará caer al gobierno comunista el 29 de diciembre.
La "revolución de terciopelo" fue el movimiento pacífico por el cual el Partido Comunista de Checoslovaquia perdió el monopolio del poder político en 1989.
 
El 17 de noviembre de 1989, el régimen dirigido por el Partido Comunista intervino duramente contra la manifestación estudiantil convocada con ocasión del quincuagésimo aniversario de la clausura de las universidades hecha por los nazis.
 
En protesta por el brutal comportamiento de las fuerzas del orden, la ciudadanía se lanzó a las calles y se organizaron nuevas manifestaciones y huelgas en varias ciudades de Checoslovaquia.
 
La revolución hizo que los comunistas renunciaran al ejercicio del poder absoluto. El régimen estaba agotado y no tenía fuerza para un encontronazo con toda la sociedad. Se crearon nuevos partidos políticos, y, en el año 1990, se convocaron las primeras elecciones libres.
 
Como consecuencia se desarrolló un régimen parlamentario en el contexto de un Estado de Derecho y un sistema económico que había iniciado ya su transición al capitalismo.
 
La Opinión Popular


La semilla de los futuros partidos políticos se encontraba en las asociaciones originarias que participaron en esas negociaciones: la checa Foro de los Ciudadanos y la eslovaca Sociedad contra la violencia; algunos de sus componentes que compartían ideología, fundaron después los partidos correspondientes.
 
A los representantes políticos checos y eslovacos no les fue posible encontrar un modelo favorable para las dos ramas del árbol: la nación checa y la eslovaca. Como consecuencia de ello, se planeó y se llevó a cabo una separación del estado conjunto checoslovaco.
 
Así, a partir del primero de enero de 1993, existen de forma independiente la República checa y la República Eslovaca. Ambos países compartían el objetivo de integrarse en las estructuras europeas tanto sociales como militares. No obstante la separación, las relaciones recíprocas entre los dos países son especiales gracias a la mezcla de la población, llevada a cabo a lo largo de casi 90 años de destino común.
 
El 12 de marzo de 1999 la República Checa se convertía en miembro de la Organización del Tratado del Atlántico Norte. Actualmente, la República Checa es no sólo formalmente miembro de la OTAN o de la ONU. Sus unidades militares han tomado y toman parte en las misiones de Irák, Croacia, Kósovo, Afganistán y de muchos otros países.
 
El 4 de octubre de 1993 se firmaba en Luxemburgo el Acuerdo sobre la asociación de la República Checa con la Unión Europea, entrando en vigor el 1 de febrero de 1995. La República checa se ha convertido en miembro de la Unión Europea el primero de mayo de 2004 junto con otros nueve estados, culminando de esta manera el proceso de acercamiento a las estructuras europeas.
 
Actualmente, la República Checa es un país plenamente democrático con una estructura política estable y con creciente fuerza económica. Se están recogiendo ya los frutos de la transformación económica y la administración democrática del estado -es evidente el mejoramiento del nivel de vida de sus ciudadanos, que ahora ya se va aproximando a los niveles de la Unión Europea.
 
Fuente: Conocer Chequia

Agreganos como amigo a Facebook
A 30 años de la revolución de terciopelo en Checoslovaquia
La Revolución de terciopelo marcó la división de la otrora icónica Checoslovaquia en República Checa y Eslovaquia.
10-12-2019 / 08:12
 
La Guerra de Invierno estalló cuando la Unión Soviética atacó Finlandia el 30 de noviembre de 1939, tres meses después del inicio de la Segunda Guerra Mundial. El 11 de diciembre empezaron a ser atacados por guerrilleros finlandeses, y debido a su despreocupado avance, sin proteger sus flancos, pudieron ser cercados por una fuerza menor.
 
La estrategia finlandesa sería una combinación letal de acciones de guerra regular e irregular, una fórmula que por esos años ya estaba probando con éxito Mao Tsé Tung en China y que en las décadas siguientes sería decisiva para las victorias de los revolucionarios vietnamitas contra Francia y los Estados Unidos.
 
Los finlandeses resistieron el masivo embate inicial del Ejército Rojo, comenzando luego a guiarse por un principio tan básico como efectivo: guerra de guerrillas contra grandes concentraciones de tropas enemigas cuando éstas se encontraran en espacios reducidos y sin posibilidades de maniobrar y guerra abierta frente a frente cuando existiera paridad de fuerzas o inferioridad del adversario.
 
La guerra duró 105 días, hasta el 12 de marzo de 1940. El enfrentamiento, desigual, dejó 25 mil bajas finesas contra 200 mil del Ejército Rojo. El resultado es complejo, ya que aunque la URSS logró satisfacer sobradamente sus demandas iniciales con la cesión por parte de Finlandia de los territorios de Petsamo, Salla y la mayor parte de Karelia, sus pérdidas para superar las defensas finlandesas fueron tremendas y no cumplieron con su objetivo de conquistar todo el país.
 
La guerra de Invierno fue un desastre militar para la Unión Soviética. Además, su posición internacional sufrió considerablemente y fue puesta en duda la capacidad combativa del Ejército Rojo tras las purgas políticas de Stalin, un hecho que contribuyó fuertemente a la decisión de Hitler de lanzar la Operación Barbarroja invadiendo la URSS.
 
La Opinión Popular
 

09-12-2019 / 06:12
09-12-2019 / 05:12
La Batalla de Ayacucho fue el último gran enfrentamiento dentro de las campañas terrestres de las guerras de independencia hispanoamericanas (1809-1826) y significó el final definitivo del dominio colonial español en América del sur. La batalla se desarrolló en la Pampa de Quinua o Ayacucho, Perú, el 09 de diciembre de 1824. Alrededor de 80 valientes Granaderos argentinos (los últimos de los 4.000 que cruzaron los Andes con José de San Martín) participaron en la victoria, junto a combatientes colombianos, venezolanos, peruanos y chilenos. Un ADN bien latinoamericano.
 
El general venezolano Antonio José de Sucre, a los 29 años, fue el protagonista central de la batalla, al mando de las fuerzas patrióticas, que acometieron directamente a la masa desorganizada de tropas colonialistas que, sin poder formar para la batalla, descendía en hileras de las montañas. Lo acompaña el intrépido general colombiano José María Córdoba, de 25 años, que alzando su sombrero blanco de jipijapa en la punta de su espada, entusiasma a sus hombres lanzándose al combate con el grito: "¡División! ¡De frente! ¡Armas a discreción y paso de vencedores".

La frase lanzada por el general Jacinto Lara al iniciar el combate es menos homérica pero más criolla. Los hombres de Lara eran hijos de los llanos venezolanos y "gente cruda". Su general les dirigió antes de la batalla la siguiente arenga: "¡Zambos del carajo! ¡Al frente están los godos puñeteros! El que manda la batalla es Antonio José de Sucre, que como  ustedes saben, no es ningún cabrón. Conque así, apretarse los cojones y ... ¡a ellos!".
 
Las fuerzas patriotas sumaban 5.780 hombres y los realistas, 9.310 soldados. La victoria americana fue completa. Cayeron prisioneros el virrey José de la Serna con todos sus generales, empezando por José de Canterac y Jerónimo Valdés, con más de 600 oficiales y dos mil hombres de tropa. Más de dos mil muertos (307 patriotas y 1800 realistas) quedaron sobre el campo de Ayacucho, donde concluía el poder colonial español en América.

La victoria de los revolucionarios independentistas supuso la desaparición del contingente militar realista español más importante que seguía en pie, sellando la independencia peruana con una capitulación militar que puso fin al Virreinato del Perú. Terminaron así las guerras de liberación en todo un continente, que habían comenzado medio siglo atrás, cuando los yanquis iniciaron las hostilidades contra los ingleses en Middlesex County, Massachusetts, el 19 de abril de 1775.

 
Presencia indestructible de Eva Perón 
Por Blas García



08-12-2019 / 10:12
07-12-2019 / 18:12
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar