La Opinión Popular
                  20:28  |  Sábado 25 de Enero de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“Tenemos nuevas prioridades: combatir el hambre y la pobreza, encender la economía, reactivar el consumo y generar empleo”. Alberto Fernández
Recomendar Imprimir
Internacionales - 11-11-2019 / 09:11
REVIVEN FANTASMAS DE VIEJAS DICTADURAS MILITARES PRO YANQUIS EN LATINOAMÉRICA

Bolivia: Golpe de Estado cívico policial, avalado por las FF. AA.

Bolivia: Golpe de Estado cívico policial, avalado por las FF. AA.
En la tarde de este domingo, Evo Morales anunció su renuncia a la presidencia de Bolivia tras consumarse el golpe de Estado. Una hora antes las Fuerzas Armadas de Bolivia, a través de su jefe Willimas Kaliman, le “sugirió” al presidente que renuncie a su mandato, convalidando el accionar de la derecha civil golpista y la Policía amotinada.
"La lucha sigue", concluyó Evo Morales en un discurso que quedará en la historia. El presidente electo renunció a su cargo luego de semanas de una escalada de violencia que en las últimas horas anunciaba un desenlace inevitable.
 
Al conocerse las palabras sonaron bocinas de lujosos autos en las calles del centro de La Paz de quienes protagonizaron las movilizaciones por el derrocamiento de Morales. Una euforia golpista enarbolada como democrática por sus dirigentes y seguidores. Así concluyó una escalada golpista que tuvo como detonante la alocución del comandante general de la Fuerza Armada de Bolivia, Willimas Kaliman, quien le "sugirió" al presidente democrático que renuncie a su mandato. 


El procedimiento golpista, preparado por la CIA, consistió en: primero, exigir balotaje; después, fraude y nuevas elecciones; enseguida, elecciones pero sin Evo (como en Brasil, sin Lula); más tarde, renuncia de Evo; finalmente, ante su oposición al chantaje, sembrar el terror con la complicidad de policías y militares y forzar a Evo a renunciar.

La tragedia boliviana enseña con elocuencia varias lecciones que nuestros pueblos y las fuerzas sociales y políticas populares deben aprender y grabar en sus conciencias para siempre.

Primero, que por más que se administre de modo ejemplar la economía como lo hizo Evo, se garantice crecimiento, redistribución, flujo de inversiones y se mejoren todos los indicadores macro y microeconómicos, la derecha neoliberal y el imperialismo jamás van a aceptar a un gobierno que no se ponga al servicio de sus intereses.

Destrozan primero la reputación del líder popular, calificándolo de ladrón, corrupto, dictador, ignorante o cualquier cosa. Esta es la tarea confiada a los autoproclamados como "periodistas independientes", que, desde los grandes medios de comunicación taladran el cerebro de la población con tales difamaciones.

Cumplido lo anterior llega el turno de la dirigencia política derechista y las elites económicas empresariales reclamando "un cambio", poner fin a "la dictadura" de Evo que sería un "demagogo que quiere eternizarse en el poder".

Luego, entran en escena las "fuerzas de seguridad". Lo que hicieron fue retirarse de escena y dejar el campo libre para la descontrolada actuación de las hordas derechistas y de ese modo intimidar a la población, a la militancia y a las propias figuras del gobierno.

O sea, una nueva figura: golpismo militar "por omisión", dejando que las bandas reaccionarias, reclutadas y financiadas por la derecha, impongan su ley. Una vez que reina el terror y ante la indefensión del gobierno el desenlace es inevitable.
 
La Opinión Popular

 
LA LUCHA SIGUE" DIJO EL MANDATARIO EN UN DISCURSO QUE QUEDARÁ EN LA HISTORIA
 
Se consumó el golpe en Bolivia: renunció Evo Morales
 
"La lucha sigue" concluyó Evo Morales en un discurso que quedará en la historia. El presidente electo renunció a su cargo luego de semanas de una escalada de violencia que en las últimas horas anunciaba un desenlace inevitable. "Renunciamos para que no sigan quemando casas, intimidadas nuestras familias y amenazadas, por eso renunciamos", dijo desde Chapare, luego haber despegado de la ciudad de El Alto en horas de la tarde.
 
Al conocerse las palabras sonaron bocinas y estruendos en las calles del centro de La Paz, en lo que fue el festejo de quienes protagonizaron las movilizaciones por el derrocamiento de Morales. En las avenidas se vieron caravanas de autos con banderas de Bolivia, abrazos, una euforia golpista enarbolada como democrática por sus dirigentes y seguidores.
 
Junto con Morales renunció el vicepresidente Álvaro García Linera, quien habló a su lado. Así concluyó una escalada que tuvo como detonante que marcó el fin la alocución del comandante general de la Fuerza Armada de Bolivia, Willimas Kaliman, le "sugirió" al presidente que renuncie a su mandato.
 
La declaración de Kaliman se dio cuando el escenario parecía a punto de consumarse. Los últimos dos días habían sido de un despliegue de violencia golpista que incendió casas de dirigentes del proceso de cambio, amenazó a quienes se mantenían en el gobierno, atacó medios de comunicación estatales.
 
Ya el centro de La Paz había sido tomado por los opositores desde el sábado en la mañana, y desde ese día hasta la renuncia de Evo Morales, se multiplicaron las imágenes de opositores junto con policías armados en las calles paceñas y de diferentes ciudades del país.
 
El avance del golpe pareció no encontrar más barreras, y el acto simbólico, llegó minutos antes de la alocución de Morales: Luis Fernando Camacho, dirigente del proceso golpista, presentado como "cívico" por los medios de comunicación, ingresó al Palacio Quemado -antigua sede de gobierno- donde depositó en el suelo una bandera de Bolivia y una biblia.
 
El anuncio hecho por Morales era entonces cuestión de tiempo. La ofensiva golpista ya había tomado los principales espacios, y las renuncias de funcionarios se fueron sucediendo, la mayoría bajo amenaza y persecución.
 
La renuncia de Morales y Linera fue seguida de persecusiones: las autoridades del Tribunal Supremo Electoral, María Eugenia Choque y Antonio Costas, fueron detenidos y esposados por la policía, en un escenario de sucesión de imágenes y noticias mezcladas entre la confusión, la militarización, y la euforia golpista con gritos y evocaciones a la democracia y a Dios.
 
Luego de los anuncios desde Chapare, renunció la presidenta del Senado, Adriana Salvatierra, quien debía asumir la presidencia. Lo mismo sucedió con quien debía seguir, el primer vicepresidente, abriéndose un escenario de preguntas que serán resultan a medida que tome forma el reordenamiento conducido por la Policía Nacional, la Fuerza Armada, los dirigentes golpistas, los empresarios que financiaron, y quienes respaldaron la invalidación de las elecciones desde el primer momento: el gobierno norteamericano.
 
En ese contexto se sucedieron las denuncias respecto a la seguridad de Evo Morales, quien denunció que existe una "orden de aprehensión ilegal" en contra suya, y que su domicilio fue asaltado por grupos violentos. La situación de Morales se repite en el caso de varios dirigentes y militantes del proceso de cambio bajo amenaza de persecución.
 
Marcelo Ebrard, secretario de relaciones exteriores de México, anunció haber recibido a "20 personalidades del ejecutivo y legislativo de Bolivia en la residencia oficial de La Paz, de así decidirlo ofreceríamos asilo también a Evo Morales", y pidió que se respete la integridad de la sede de la embajada.
 
Las denuncias internacionales respecto a lo que fue un golpe de Estado se multiplicaron en el continente y el mundo, como por parte de Lula Da Silva, Cristina Fernández de Kirchner, Alberto Fernández, Nicolás Maduro, Gustavo Petro, Pablo Iglesias y Jeremy Corbyn, así como de numerosos movimientos sociales y partidos políticos.
 
Los gobiernos de derecha del continente, como el de Mauricio Macri, Sebastián Piñera, o Iván Duque, guardaron en cambio el mismo silencio que a lo largo de la escalada golpista.
 
El desenlace del domingo fue entonces la acumulación de una serie de acciones de ofensiva de una estrategia abiertamente golpista que nunca tuvo intención de realizar una segunda vuelta electoral o encontrar un punto de acuerdo para lograr detener la violencia que proclamó, organizó y desplegó. El objetivo era derrocar al gobierno y ese objetivo fue logrado.
 
A partir de ahora se abre un escenario de interrogantes, tanto acerca de quién asumirá la presidencia y cuándo serían las elecciones. La otra gran pregunta es: ¿qué harán los movimientos que respaldan a Evo? Si bien algunos dirigentes se sumaron al golpe de Estado, la mayoría no lo hizo.
 
Al finalizar la tarde se supo de las primeras protestas en defensa del proceso de cambio.
 
Evo Morales escribió en la noche desde su cuenta de Twitter para ratificar que su renuncia fue para que "Mesa y Camacho no sigan persiguiendo, secuestrando y maltratando a mis ministros, dirigentes sindicales y a sus familiares".
 
Y, afirmó: "Quiero que sepa el pueblo boliviano, no tengo por qué escapar, que prueben si estoy robando algo. Si dicen que no hemos trabajado, vean las miles de obras construidas gracias al crecimiento económico. Los humildes, los pobres que amamos la Patria vamos a continuar con esta lucha".
 
Por Marco Teruggi
Desde La Paz
 
Por Atilio Borón
 
Fuente: Página12
 

Agreganos como amigo a Facebook
Bolivia: Golpe de Estado cívico policial, avalado por las FF. AA.
Saquearon la casa de Evo Morales e incendiaron las de dirigentes opositores y periodistas.
25-01-2020 / 19:01
En 1952, Egipto estaba sumido en una grave crisis a todos los niveles: corrupción, desprestigio de la figura del rey, control absoluto por parte de los británicos y los franceses, miseria de la población, etc. El ejército también se encontraba convulsionado por la derrota frente a Israel en la Guerra árabe-israelí de 1948.
 
El 26 de enero de 1952, cinco meses antes de la revolución que terminó con la ocupación inglesa y el reinado de Faruk en Egipto, El Cairo ardió en llamas en lo que se recuerda como "el sábado negro".
 
El desencadenante de estos incidentes fue el asesinato de 50 policías egipcios a manos  de las tropas de ocupación británicas. Estas muertes provocaron las protestas anti-británicas, que se alzaron de forma organizada quemando y saqueando algunas zonas de El Cairo ante la ausencia de fuerzas de seguridad en la capital egipcia.
 
Una manifestación que comenzó pacíficamente se convirtió de repente en una "multitud inmensa que se abalanza en los distritos ricos, prendiendo fuego -como si fuera parte de un plan preestablecido- a todos los establecimientos que mostraban un cierto grado de lujo o sugerían de algún modo connivencia con el extranjero", recuerda una periodista egipcia cincuenta años después en el diario Al Ahram.
 
Los disturbios afectaron a alrededor de 750 edificios, entre ellos tiendas, cafeterías, hoteles, restaurantes y teatros propiedad de la clase alta egipcia y británicos asentados en El Cairo. Algunos de ellos fueron, además, tomados como rehenes en esta rebelión.
 
Por Carlos Morales



25-01-2020 / 07:01
La crisis política en Egipto de 2011, conocida internacionalmente como la Revolución egipcia, y también como la Revolución de los jóvenes o la Revolución blanca, fueron una serie de manifestaciones callejeras que comenzaron el martes 25 de enero de 2011, el llamado Día de la Ira, y que se difundieron por todo Egipto, llevada a cabo por diversos grupos sociales e inspirada principalmente en la Revolución tunecina.
 
Las manifestaciones y revueltas se originaron como una protesta por el exceso de brutalidad policial, las leyes de emergencia del Estado, las altas tasas de desempleo, el deseo de aumentar el salario mínimo, la carencia de viviendas y alimentos, la inflación, la corrupción, la falta de libertad de opinión, las pobres condiciones de vida, factores estructurales-demográficos.
 
La principal meta de los manifestantes era forzar la salida del presidente Hosni Mubarak, quien llevaba en el poder casi 30 años. 18 días después del inicio de las protestas, el viernes 11 de febrero, Mubarak finalmente dimitió.
 
Luego de estos hechos, a partir del mes de julio del mismo año, se sucedieron nuevas manifestaciones en contra del régimen recientemente derrocado, exigiendo la aceleración en los avances del proceso hacia la transición democrática, por lo que finalmente, el Jefe del ejército del país, Mohamed Hussein Tantawi, convocó a comicios electorales.
 
Se celebraron nuevas elecciones democráticas en esta nación afroasiática el jueves 21 de julio de 2011, siendo elegido Presidente del pueblo egipcio, Mohamed Morsi.
 
La Opinión Popular



23-01-2020 / 19:01
23-01-2020 / 19:01
23-01-2020 / 18:01
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar