La Opinión Popular
                  14:30  |  Viernes 15 de Noviembre de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
"Gracias a Dios Macri se va, no se aguantaba más su política de hambre". Hugo Moyano
Recomendar Imprimir
Internacionales - 04-11-2019 / 07:11
EFEMÉRIDES POPULARES

En Teherán, Irán, estudiantes asaltan la embajada yanqui y toman como rehenes a 52 diplomáticos y ciudadanos norteamericanos

En Teherán, Irán, estudiantes asaltan la embajada yanqui y toman como rehenes a 52 diplomáticos y ciudadanos norteamericanos
Cincuenta y dos estadounidenses fueron tomados como rehenes durante 444 días (del 04 de noviembre de 1979 al 20 de enero de 1981), mientras que seis diplomáticos lograron escapar de la embajada durante la toma. En la imagen: Estudiantes iraníes hacen guardia frente a la entrada de la embajada de Estados Unidos en Teherán.
La crisis de los rehenes en Irán se desarrolló en un periodo de 444 días, durante el cual el nuevo gobierno surgido tras la revolución iraní tomó como rehenes 66 diplomáticos y ciudadanos de los Estados Unidos de América (EE.UU.). El 04 de noviembre de 1979 la embajada estadounidense de Irán fue rodeada por un grupo de alrededor de 500 estudiantes iraníes seguidores de la revolución islamista.
 
Cincuenta y dos estadounidenses fueron tomados como rehenes durante 444 días (del 04 de noviembre de 1979 al 20 de enero de 1981), mientras que seis diplomáticos lograron escapar de la embajada durante la toma, los cuales fueron refugiados por el embajador canadiense y su esposa en su residencia hasta su rescate (con un plan aparte del diseñado para quienes quedaron en la embajada).
 
La Opinión Popular



El 22 de octubre de 1979 el Sha de Irán, Mohammad Reza Pahlevi, viajó a Nueva York para ser sometido a un tratamiento contra el cáncer. El 01 de noviembre, el nuevo líder de Irán, el clérigo islamista chiíta, el ayatolá Ruhollah Jomeini, encabezó una revolución islamista que buscaba un nuevo gobierno, argumentando que el Sha era un "títere" de los intereses de Estados Unidos y que debía ser depuesto para imponer un nuevo gobierno, una república de carácter teocrático.
 
El 4 de noviembre la embajada estadounidense de Irán fue rodeada por un grupo de alrededor de 500 estudiantes iraníes seguidores de la revolución islamista (aunque los números varían entre 300 y 2000). Cincuenta y dos estadounidenses fueron tomados como rehenes durante 444 días (del 4 de noviembre de 1979 al 20 de enero de 1981), mientras que seis diplomáticos lograron escapar de la embajada durante la toma, los cuales fueron refugiados por el embajador canadiense y su esposa en su residencia hasta su rescate (con un plan aparte del diseñado para quienes quedaron en la embajada).
 
El Presidente Carter llamó a las víctimas del secuestro "víctimas del terrorismo y la anarquía" y añadió que Estados Unidos no iba a ceder al chantaje.
 
A menudo, el movimiento islamista mostraba a los rehenes con los ojos vendados a la población local y a las cámaras de televisión. Los rebeldes islamistas dijeron que los ciudadanos cautivos serían liberados únicamente a cambio de la extradición del Sha a Irán para ser juzgado por "crímenes contra el pueblo iraní" en consonancia con las palabras del líder islamista, el ayatolá Jomeini, clérigo islamista chiita de línea dura, con una retórica fuertemente antiestadounidense, denominando repetidas veces al gobierno estadounidense como "el Gran Satán" y "el enemigo del Islam".
 
Fuente: Wikipedia

Agreganos como amigo a Facebook
14-11-2019 / 20:11
14-11-2019 / 20:11
14-11-2019 / 20:11
13-11-2019 / 21:11
13-11-2019 / 09:11
"Sí se pudo", dijo Jeanine Añez al finalizar su discurso luego de autoproclamarse presidenta de Bolivia. Mientras hablaba se escuchó cómo le susurraban qué decir. Luego se dirigió al balcón presidencial y saludó con la banda tricolor. Así finalizó una de las fases más importantes del golpe de Estado en Bolivia: construir una ficción institucional con esta payasada.
 
Ante un parlamento prácticamente vacío, sin vergüenza Añez se autoproclamó por fuera de la Constitución y sin quórum. Se sabía que esa era la única manera de hacerlo, ya que la mayoría en ambas cámaras pertenecen al Movimiento Al Socialismo (MAS) y que la decisión fue de no sesionar.
 
Sin ser elegida por nadie, Yañez primero se autoproclamó presidenta del Senado -figura que debe asumir el cargo de la presidencia interina luego de la renuncia del presidente y del vicepresidente- y luego se autoproclamó presidenta. Siguieron los aplausos de las pocas personas presentes en el recinto. Inmediatamente salió al balcón oficial con el golpista y racista Luis Fernando "Macho" Camacho. Uno de los primeros en felicitarla fue el ex candidato presidencial e impulsor del golpe, Carlos Mesa.
 
Este paso era imprescindible en la estrategia de un golpe de Estado que siempre tuvo como objetivo presentarse como democrático. Esa presentación tuvo desde un principio la cobertura de Donald Trump, y del secretario de la OEA, Luis Almagro, que este martes acusó insólitamente a Evo Morales de haber cometido un golpe de Estado.
 
Sin embargo, aún con esos respaldos, la ausencia de formalidad legal daba lugar a un vacío de gobierno -los poderes reales siempre siguieron actuando- que debía ser resuelto. El bloque derechista que encabeza el golpe decidió entonces acelerar los pasos violando toda legalidad para colocar la banda sobre los hombros de la persona elegida.
 
Evo Morales Ayma denunció que "se ha consumado el golpe más artero y nefasto de la historia. Una senadora de derecha golpista se autoproclama presidenta del senado y luego presidenta interina de Bolivia sin quórum legislativo, rodeada de un grupo de cómplices y apañada por FFAA y Policía que reprimen al pueblo".
 
Nada de esto hubiera sido posible sin la participación de los grupos fascistas, la policía y las Fuerzas Armadas, quienes reprimieron mientras la ilegítima "presidenta" Añez y toda la derecha racista celebraba. Sucedió en el centro de La Paz, en los alrededores de la Plaza Murillo, donde toda la tarde se mantuvo una movilización encabezada por quienes bajaron de la ciudad de El Alto, uno de los lugares donde se dieron las mayores protestas del país.
 
"Luchar, vencer, caerse. Levantarse, luchar, vencer, caerse, levantarse. Hasta que se acabe la vida, ese es nuestro destino", es una frase a la que suele recurrir Álvaro García Linera, el vicepresidente boliviano depuesto, uno de los intelectuales más importante de este continente.
 
La Opinión Popular

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar