La Opinión Popular
                  09:07  |  Viernes 22 de Noviembre de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
"Macri sigue en la política y no va a poder irse. Tiene 93 causas judiciales en su contra". Jorge Asís
Recomendar Imprimir
Nacionales - 25-10-2019 / 10:10
CONTRA TODAS LAS ENCUESTAS

Macri todavía está ilusionado con el “la damos vuelta”

Macri todavía está ilusionado con el “la damos vuelta”
Las encuestas no hablan de balotaje. La oposición tampoco. El Gobierno de Mauricio Macri sigue entusiasmado con el "La damos vuelta". El operativo para levantar la brutal derrota de las elecciones PASO comenzó a gestarse con todos los recursos del Estado y de la mano del asesor ecuatoriano, Jaime Durán Barba, y del jefe de gabinete, Marcos Peña.
Las encuestas no hablan de balotaje. La oposición tampoco. El Gobierno de Mauricio Macri sigue entusiasmado con el "La damos vuelta". El operativo para levantar la brutal derrota de las elecciones PASO comenzó a gestarse con todos los recursos del Estado y de la mano del asesor ecuatoriano, Jaime Durán Barba, y del jefe de gabinete, Marcos Peña.
 
En privado, Macri hace cálculos. Cree que podrá acceder a una segunda vuelta basado en dos ejes: mayor participación y mejor fiscalización. "Esa es la premisa que se plantean para llegar al balotaje", reconoció el asesor de un ministro.
 
Hasta ahora se habla de porcentajes en la Casa Rosada. "Alberto Fernández debe bajar a 44 por ciento y Macri subir a 37 por ciento", calculó otra fuente del entorno presidencial.
 
En la primera vuelta de 2015, el actual Presidente había quedado con una desventaja de sólo tres puntos sobre Daniel Scioli por lo que fue mucho más fácil revertirlo en una segunda vuelta. Pero hubo una gran afluencia de público entre las primarias y las generales. Había votado casi un 9 por ciento más del padrón, superando el 81%.
 
En las PASO del 11 de agosto fue a votar el 75,7%. Pero la diferencia es que en los comicios de este año los dos principales oponentes tuvieron una brecha de casi 17 puntos, lo que significa 4 millones de votos.
 
Juntos por el Cambios apuesta a disminuir ese porcentaje con Alberto Fernández. Macri debería aumentar más de 1,3 millones de votos. Cómo mínimo llegar al millón. Pero el lado opositor, debería disminuir el caudal de votantes o por lo menos mantenerse en los 12,2 millones.
 
Para evitar la segunda vuelta y ser proclamado presidente, la Constitución Nacional establece que el candidato necesita el 45 por ciento de los votos o 10 puntos de ventaja respecto de la otra fórmula.
 
Entonces la fórmula del Frente de Todos debería disminuir 2 puntos, ya que sacó más de 47% en agosto y además la otra dupla llegar a acortar la diferencia porcentual. La esperanza está puesta a lograr una participación de 84 por ciento, algo similar al récord registrado en 1983 (85,3%) con el regreso de la Democracia.
 
Por otro lado, el macrismo apuesta a revertir el resultado con una mejor fiscalización, uno de los puntos que el Ejecutivo señala como causal de la derrota de las PASO. El Gobierno promete que 150 mil fiscales estarán controlando las urnas de todo el país. Juntos por el Cambio quiere asegurarse que no haya fallas, sobre todo en los territorios más complejos.
 
En el Frente de Todos habla de una diferencia de al menos 20 puntos sobre Macri, miran hacia la transición y temen por la reacción de Cambiemos ante una derrota. Esperan que el Presidente no complique el traspaso de mando, con una economía muy debilitada.
 
La Opinión Popular

 
En el Peronismo miran hacia la transición y temen por la reacción de Macri ante una derrota
 
A menos de 72 horas del comienzo de los comicios, el resultado de la elección es la última de las preocupaciones en las oficinas de la calle México, donde funciona el corazón estratégico del Frente de Todos. Los triunfos de las fórmulas presidenciales y a la gobernación bonaerense se descuentan, así como una performance exitosa a lo largo y ancho del país que permitirá al futuro gobierno articular mayorías en el Congreso Nacional a partir del 10 de diciembre. Lo que suceda entre las elecciones del domingo y el traspaso formal del mando, en cambio, es un rompecabezas complejo para Alberto Fernández. Empezando por las primeras horas.
 
En el equipo del candidato consideran que lo que suceda entre la noche del domingo y el mediodía del lunes puede marcar el tono de los primeros meses de gestión. Si el país amanece en calma y el mercado responde de manera acorde, será una prematura señal positiva de las expectativas que genera el cambio político. Una turbulencia similar a la del 12 de agosto, después de las PASO, puede ser leído como el aviso de que los cuarenta y cuatro días de transición serán tumultuosos, agregando nuevamente incertidumbre a un escenario complejo.
 
Una incógnita clave en esa ecuación es qué lugar decidirá tomar Mauricio Macri en ese proceso. Cualquier hipótesis optimista sobre el futuro inmediato del país parte de la base de que prestará colaboración razonable. Este mediodía, después de la reunión de gabinete, el ministro de Relaciones Exteriores Jorge Faurie, oficiando como vocero, aseguró que el Presidente "estará altamente a la altura de la responsabilidad que le cabe" porque es "profundamente republicano, respeta la institucionalidad y el valor de la democracia, defiende la moderación y es consciente del rol que tiene como primer magistrado de la República".
 
En la Casa Rosada aseguran que Macri quiere hacer un paso de mando "impecable" para contrastar con el desaguisado de diciembre de 2015, cuando el Presidente no quiso recibir el bastón presidencial de manos de Cristina Fernández de Kirchner porque pensaba que tenía una macumba, como reveló recientemente el orfebre Juan Carlos Pallarols. En el Frente de Todos, empero, no confían. La relación personal con Alberto Fernández está agotada, como se hizo evidente durante el último debate, delante y detrás de cámara. Y el recuerdo del lunes fatal posterior a las primarias todavía está fresco.
 
Hay cuatro escenarios en los que el mandatario podría empiojar la transición, comprometiendo seriamente el futuro inmediato de los argentinos, estiman en el peronismo. En primer lugar, está el económico. Al día siguiente de las PASO el gobierno dejó que la moneda se devalúe casi un tercio de su valor en pocas horas. Después, fue dejando que drenen las reservas a un ritmo que no decayó a pesar de las restricciones cambiarias. Con el nivel actual de reservas, otro episodio similar puede dejar a la Argentina al borde de la hiperinflación. Las herramientas para evitarlo están aún en manos de Macri.
 
Ese es el segundo escenario, el político. Para estabilizar la situación, serán necesarias medidas que no pueden esperar al 10 de diciembre y que deberán ser consensuadas entre el mandatario saliente y el electo. Si no hay colaboración a ese nivel, si el Presidente se niega a respaldar las decisiones que tome su sucesor o si actúa en un sentido contrario resultará difícil llegar al final del mandato sin que se extremen las tensiones. Asímismo, en el peronismo consideran clave que haya una transición fluida entre los equipos políticos y técnicos para poder empezar a trabajar desde el día uno en los asuntos más urgentes.
 
En tercer lugar, existe preocupación con lo que pueda pasar el mismo domingo. Las sospechas sobre la labor de SmartMatic no disminuyeron desde agosto, sino que se sumaron nuevas irregularidades. Las declaraciones de Elisa Carrió ("A las seis nosotros vamos a decir que ganamos"), María Eugenia Vidal ("El domingo se elige si vamos a tener democracia") y Marcos Peña ("El que crea que está definido se puede llevar una sorpresa, a nosotros nos pasó y no se los recomiendo") causaron suspicacias. Si el oficialismo decidiera no reconocer su derrota generaría un escenario de incertidumbre peligroso.
 
Por último, está el temor a lo que pueda suceder en la calle. A través de las redes sociales, los militantes y simpatizantes peronistas ya se están convocando para celebrar, en todo el país. Esta clase de festejos son tradicionales y pacíficos en la historia reciente del país y no deberían causar ningún problema. El antecedente de infiltrados en manifestaciones populares, que se repitió como un modus operandi para justificar la represión de las protestas durante el mandato de Cambiemos, enciende una luz de alarma. El contexto regional tampoco ayuda.
 
Un escenario de cooperación, por el contrario, podría contribuir a aplacar los ánimos y conducir al país de manera ordenada hacia un nuevo gobierno. Un llamado telefónico en privado y un intercambio de mensajes en las redes sociales la misma noche de la elección y un encuentro con foto a la mañana siguiente es lo que tienen en mente algunos funcionarios del gobierno que planifican la transición adecuada sin saber si el Presidente tomará en cuenta o no sus indicaciones. En el bunker del Frente de Todos, dicen, todavía no hubo ningún contacto.
 
Por Nicolás Lantos
 
Fuente: El Destape
 

Agreganos como amigo a Facebook
21-11-2019 / 09:11
En medio de lo que es una grieta en la cadena jerárquica, el gobierno de Mauricio Macri dio marcha atrás con el nuevo protocolo nacional para la interrupción legal del embarazo (ILE), publicado ayer en el Boletín Oficial. La ministra de Desarrollo Social, Carolina Stanley, será la encargada de revocar la resolución que firmó el secretario de Salud, Adolfo Rubinstein, al que -varios en el macrismo- acusan de no haber consultado la letra del texto.
 
La resolución 3158/2019 causó casi el mismo revuelo que su posterior anulación. Según fuentes del Poder Ejecutivo, Stanley no fue consultada sobre el protocolo que buscaba reemplazar al que rige desde 2015; "mucho menos el Presidente", que rápidamente respaldó a la ministra para que corrija el escrito a través de otra resolución, que se difundirá hoy, y que le pida la renuncia a Rubinstein.
 
Aunque desde la cartera de Desarrollo Social aseguraron que Stanley "no le pidió la renuncia" al secretario de Salud, en la administración central dan por descontada su salida del ministerio. "Si bien su postura pública siempre fue a favor del aborto, esta vez Rubinstein se cortó sólo", dijeron desde la Casa Rosada.
 
Y agregaron: "Es inentendible que haya tomado semejante decisión cuando faltan veinte días para terminar el gobierno". Lo que hasta ayer nadie logró explicar es cómo el nuevo protocolo llegó a publicarse en el Boletín Oficial sin la anuencia, como mínimo, de la ministra de Desarrollo Social.
 
La postura del secretario de Salud sobre la interrupción voluntaria del embarazo no es un tema menor dentro del Gobierno, sobre todo si se tiene en cuenta que quien está por arriba de él en el escalafón jerárquico tiene una posición contraria a la legalización del aborto. Stanley, al igual que otros funcionarios -incluido el propio jefe de Estado-, dejó entrever en más de una oportunidad cuál era su pensamiento sobre esa cuestión.
 
Uno de los primeros legisladores oficialistas en pronunciarse abiertamente en contra del protocolo para el aborto no punible fue el presidente provisional del Senado, Federico Pinedo, uno de los más activos detractores del proyecto de aborto en esa Cámara, a través de su cuenta de Twitter: "Me parece lamentable y claramente inconstitucional la resolución del secretario de salud ampliando de manera irresponsable las causales de aborto no punible y limitando la objeción de conciencia médica".
 
Como sucedió días atrás con el golpe de Estado en Bolivia, desde el radicalismo se diferenciaron de PRO respecto al protocolo, lo que podría abrir una nueva fuente de conflicto entre ambos espacios políticos. Tanto el dirigente radical Ernesto Sanz como el ex diputado de la UCR Ricardo Gil Lavedra brindaron su apoyo públicamente a RubinsteinLa instrucción que habría impartido Macri para anular el nuevo protocolo todavía no fue publicada en el Boletín Oficial.
 
La Opinión Popular

20-11-2019 / 11:11
El presidente electo, Alberto Fernández, y la directora del Fondo Monetario Internacional, Kristalina Georgieva, dialogaron telefónicamente sobre la deuda que Argentina tiene con el FMI.
 
Desde el organismo financiero habían pedido en público que Argentina hiciera más ajuste, pero el ganador de las últimas elecciones rechazó la propuesta y pidió un esquema de pago sostenible que permita propiciar el crecimiento económico.
 
"Vamos a proponer un plan económico sostenible y un acuerdo de pago que podamos cumplir, pero sin más ajuste", sostuvo el comunicado oficial. El futuro jefe de Estado reafirmó: "Queremos asumir un compromiso que podamos cumplir".
 
"Me han conmovido sus prioridades: la reducción de la pobreza y la lucha contra el hambre en un entorno económico que permita crecer y generar empleo, para mejorar la vida del pueblo argentino", subarayó Georgieva. Ante la respuesta, Fernández aclaró que está "en condiciones de proponer" un acuerdo de pago pero "sin más ajustes".
 
"Hemos elaborado un plan sustentable que nos va a permitir crecer y cumplir con las obligaciones que la Argentina tiene con ustedes y con el resto de los acreedores. Estamos  asumiendo un compromiso que podamos cumplir", destacó Fernández durante la conversación telefónica.
 
En la misma línea, el Presidente electo subrayó: "Entiendo la relevancia de la viabilidad fiscal, no me tiene que convencer de eso. Pero es mi deber anticiparle que en la situación en la que se encuentra la economía argentina es difícil propiciar un mayor ajuste. No podemos hacer más ajustes fiscales porque la situación es de una complejidad enorme, el nivel de ajustes en la era de Macri ha sido tremendo".
 
En declaraciones a la agencia Bloomberg, la sucesora de Christine Lagarde había solicitado profundizar una política fiscal restrictiva, que es la misma fórmula que tiene el FMI para todos los países y que ha dado desastrosos resultados. 
 
El presidente electo le reiteró que la Argentina está "en un momento particularmente difícil" e insistió en que "estamos en condiciones de proponer un plan para resolver el problema de la Argentina y poder pagar la deuda con el FMI y el resto de los acreedores".
 
Por su parte, Giorgieva recalcó: "Queremos trabajar con usted atacando el problema de la inflación y promoviendo el crecimiento". Además, se mostró "muy ansiosa de conocer más detalles de su plan (de gobierno), porque cuando un país es dueño de su plan, esos planes son efectivos".
 
La Opinión Popular

19-11-2019 / 09:11
Las modificaciones tributarias realizadas por el gobierno de Mauricio Macri generaron una transferencia de $690.000 millones desde el Estado hacia los más ricos: exportadores del agro, las empresas y las personas físicas con mayores ingresos. Esta dinámica regresiva de la política fiscal impactó en las posibilidades de alcanzar el déficit cero en 2019. En 2020 el rojo primario heredado sería de 1,9% del PBI. Reformas impositivas achicarían la brecha.
 
Un informe publicado por Proyecto Económico calculó el impacto que tuvieron las reformas en bienes personales, derechos de exportación y contribuciones patronales sobre los recursos fiscales. Las decisiones que toman los gobiernos acerca de cómo recaudar y cómo gastar, es decir la política fiscal, son clave en la distribución de los recursos.
 
Con la participación del salario sobre el PBI cayendo al 42,5%, cada vez más lejos del fifty-fifty y de los niveles de los países desarrollados (en Estados Unidos y Canadá supera al 60%), las decisiones impositivas no apuntaron a contrarrestar las desigualdades del mercado. Por el lado del gasto, el ajuste enfocado en los subsidios y en la obra pública también fue regresivo. Con la pobreza trepando cerca del 40% para fines del 2019, el Indec mostró que tampoco hubo mejoras en la cobertura de cloacas, agua potable y acceso a gas de red.
 
Por las reformas en los tres tributos, en 2019 el estado perdió 1,2% del PBI en ingresos, según el cálculo de Proyecto Económico. Esa cantidad habría alcanzado para cerrar el déficit primario, que según privados cerrará el año en 1% del PBI.
 
El informe destacó: "Por el mero efecto de las modificaciones en los impuestos seleccionados, el Estado Nacional dejó de recaudar $483.632 millones, que equivalen a $690.825 millones a precios de 2019. Dependiendo del año, la merma recaudatoria por estos tributos rondó entre 0,5% y 1,2% del PBI. En particular, para el año 2019, nuestra estimación indica que la diferencia recaudatoria para el año 2019 (primeros 3 trimestres), supera el 1% del PBI, diferencia que quizá sea suficiente para el añorado (por el FMI) equilibrio primario".
 
Otro trabajo reciente, de la consultora LCG, indagó en la cuestión de los mermados recursos del estado. Al 1% de rojo primario sobre el PBI proyectado para 2019, habrá que agregarle otro 0,9% en 2020, porque este año hubo privatizaciones para engordar los ingresos y porque la ley de movilidad tendrá impacto en los gastos. Con los acreedores observando todo lo que ocurra en las cuentas públicas, la necesidad de dar señales de achicamiento del rojo fiscal obliga a tomar decisiones. "El Gobierno entrante apelará a la suba de retenciones, a nuevos impuestos al patrimonio, y posiblemente al turismo, y un mayor señoreaje (impuesto inflacionario)" sostuvo.
  
La Opinión Popular

18-11-2019 / 09:11
Alberto Fernández recibió el viernes por la mañana una de las peores noticias que le depararán para su inminente mandato presidencial: en lo que va del tercer trimestre de este año se incrementó del 7,9% del 2018 al 9,3% de 2019 la cantidad de la población urbana que vive en hogares donde padecen hambre o inseguridad alimentaria severa. No sólo esto. La inseguridad alimentaria en total pasó del 20,2% del 2018 al 22,2% al 2019 en todo el país.
 
Los datos que se desprenden de la encuesta del Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica (UCA) fueron presentados por el director de ese instituto Agustín Salvia al presidente electo en medio de la reunión por el Consejo de lucha contra el Hambre donde Fernández y el futuro ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, reunieron Marcelo Tinelli junto con sectores empresarios, sociales y sindicales para avanzar en un plan de lucha contra la falta de alimentación en la Argentina.
 
Salvia presentó en informe ante la mirada preocupante de Fernández y todo su equipo. A algunos líderes de movimientos sociales o dirigentes de comedores escolares los datos no les llamaron la atención en función del deterioro de la economía, el golpe de la inflación y la ausencia de políticas sociales activas para atender este flagelo, según dijeron.
 
"No vamos a poder llegar a la pobreza cero como se prometió pero en la medida que objetivemos bien el trabajo vamos a poder enfocarnos en sacar a la gente de la pobreza y el hambre", señaló Salvia en un tramo de la primer reunión del Consejo contra el Hambre que participó con el presidente electo y un amplio abanico de referentes sociales, empresariales y sindicales.
 
La encuesta de la UCA también revela una curva ascendente desde el 2017 hasta ahora en lo que respecta a inseguridad alimentaria severa en los hogares argentinos: mientras que en el 2017 era del 5%, en 2018 fue del 6% y en 2019 del 7,4%.
 
En términos técnicos inseguridad alimentaria severa indica "la percepción de experiencias de hambre por parte de alguno de los adultos o niños por problemas económicos durante los últimos 12 meses". Y define a los hogares que experimentaron situaciones de hambre porque no hubo suficiente dinero para comprar alimentos en el último año.

17-11-2019 / 10:11
Lo de Bolivia es una dictadura convalidada, racismo apenas encubierto respecto del indígena, Evo Morales, que vino a ser el presidente más estable y con mejores logros cuantificables de su país. En este Sur nos vamos acostumbrando a los golpes de Estado (más o menos camuflados) y a la decadencia de las democracias recuperadas. Su suscitan remembranzas, comparaciones con un pasado que se imaginaba perimido.
 
El golpe y la renuncia de Evo suscitan reminiscencias de la Revolución Libertadora de 1955 y la renuncia del presidente Juan Perón quien argumentó después que había optado en la disyuntiva entre el tiempo y la sangre. El discurso de Evo al dimitir contiene ecos de esa frase. El fisgoneo acusador en su casa, sus pertenencias reversionan los perpetrados contra Eva Perón.
 
La fluida coyuntura admite que se imaginen, en términos esquemáticos y extremos, dos salidas. Una con elecciones libres, sin proscripciones, inminentes y cese de la represión feroz. La demanda de los bien intencionados o quienes simulan serlo. Otro desemboque posible: con comicios amañados, sin presencia del MAS. O prolongación de la dictadura con cualquier pretexto. Lonardi o Aramburu, estirando un cachito el ansia comparativa. Según la tendencia histórica, los halcones suelen comerse a las palomas.
 
Ya que de revival ominosos hablamos, evoquemos el "cerco" internacional que encerró al gobierno peronista en 1973. Héctor Cámpora asumió en mayo, en junio hubo autogolpe en Uruguay, en septiembre fue asesinado Salvador Allende y asumió Augusto Pinochet. Las dictaduras de Bolivia y Brasil preexistían. Represión, terrorismo de Estado que propició y apoyó Estados Unidos con más desparpajo que hoy en día aunque con similar direccionalidad. La dictadura chilena acentuó el cerco e inspiró a los militares argentinos.
 
Alberto Fernández asumirá rodeado por regímenes de derecha dentro de 23 días. Democracias degradadas en Brasil y Chile, dictadura en Bolivia... Es factible que se sume otro gobierno de derecha en Uruguay, con mejores credenciales que los demás; elecciones libres y nada atroz que criticar, por ahora.
 
Estados Unidos se ha retirado, algo, de Medio Oriente y retornó a nuestros pagos. Los consabidos daños de su intervencionismo pueden volver con esas oscuras golondrinas: exilios masivos y dolorosos. El creciente protagonismo político de las Fuerzas Armadas y las de Seguridad en América Latina mete miedo sin haber tocado techo.
 
La presidenta auto designada Jeanine Núñez carece de legitimidad de origen; propala un discurso violento y excluyente. Camacho, fundamentalista religioso y político, ni participó en las elecciones. La agenda de hoy son las violaciones a derechos humanos, los asesinatos de manifestantes en la calle, la persecución y ataques físicos a políticos ahora opositores. Una dictadura por su origen, su prédica y su praxis.

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar