La Opinión Popular
                  18:04  |  Viernes 15 de Noviembre de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
"Gracias a Dios Macri se va, no se aguantaba más su política de hambre". Hugo Moyano
Recomendar Imprimir
Nacionales - 06-10-2019 / 09:10

El macrismo se destartala entre facturas cruzadas

El macrismo se destartala entre facturas cruzadas
Sin ninguna encuesta a favor, Juntos por el Cambio navega derecho hacia el iceberg del 27 de octubre. Solo Mauricio Macri y Miguel Pichetto fingen demencia y tocan el violín en la cubierta del transatlántico. Está pintado de amarillo y tiene altas probabilidades de terminar en el fondo del mar. El resto se pelea por los botes, que encima no alcanzan.
Sin ninguna encuesta a favor, Juntos por el Cambio navega derecho hacia el iceberg del 27 de octubre. Solo Mauricio Macri y Miguel Pichetto fingen demencia y tocan el violín en la cubierta del transatlántico. Está pintado de amarillo y tiene altas probabilidades de terminar en el fondo del mar.
 
El resto se pelea por los botes, que encima no alcanzan, mientras mira con terror cómo Donald Trump y Comodoro Py, entre otros factores de poder, se acomodan a la nueva situación y observan la derrota con catalejos.
 
La que se aferró al primer bote es Elisa Carrió, la diseñadora original de Cambiemos junto con Macri y el radical Ernesto Sanz. El jueves, en un acto en el Club Aráoz de Palermo, Carrió dijo que el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, "esconde muchas cosas y nos entregó en toda la nación". No aclaró el "nos" ni aportó mayores indicios.
 
El viernes, un Macri que no quiere llegar al final aún más deshilachado defendió a Frigerio. "Todo lo que Rogelio ha hecho ha sido bajo mi conducción y liderazgo, con lo cual estoy tranquilo". Sobre la supuesta entrega, dijo Macri a un periodista de Bahía Blanca: "Debería preguntárselo a ella. No tengo esa interpretación. Creo que las PASO expresaron una situación dura que hemos vivido especialmente desde abril del año pasado".
 
En abril de 2018 el Gobierno produjo la primera mega devaluación. Fue el síntoma que el crédito externo ya no podía sostener el nivel de endeudamiento rápido y furioso. Luego la Casa Rosada buscó el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional que estos días padece también el Ecuador de Lenin Moreno.
 
Parece que hubieran pasado 20 años pero solo transcurrió uno desde que Macri convocó a los argentinos a enamorarse de la entonces directora del Fondo Christine Lagarde. Ni siquiera ella sigue en su puesto.
 
Si el Titanic de Frigerio y Macri está en problemas, el bote de Carrió no parece muy seguro. La diputada emerge de los cuatro años de macrismo más débil que uno de sus blancos preferidos: el juez federal de Dolores Alejo Ramos Padilla.
 
Todas las alas --la dialoguista de Frigerio, la tirabombas de Carrió, el purismo PRO de Peña y Macri, la mercantil de Caputo--- constataron que la supuesta nueva pata peronista de Cambiemos llamada Pichetto no aportó ni líderes ni votos. Ningún dirigente importante se bajó de un tren justicialista cada vez más exitoso.
 
Después de las últimas elecciones provinciales, Mendoza es lo único que le quedó a Juntos por el Cambio. Pero en rigor le quedó al radicalismo que lidera Alfredo Cornejo, el que se preguntó "por qué puta" quisieron nacionalizar los comicios en su distrito.

 
En febrero, cuando empezó a investigar una trama de extorsión y espionaje con centro o ramificaciones en la inteligencia del Estado y en la Justicia, el juez Ramos Padilla asomaba como un eslabón frágil dentro del mapa político.
 
Pero los datos que obtuvo fueron tan duros que trabaron el plan de quitarle la causa y enviarla a los jueces de Comodoro Py para que la durmieran bajo el arrullo del fiscal Carlos Stornelli. Incluso Ramos Padilla notificó a Carrió y a sus colegas Mariana Zuvic y Paula Oliveto que están querelladas y bajo sospecha por las maniobras del espía Marcelo D'Alessio. La causa, como se sabe, sigue.
 
 
Miguel
 
El recelo contra Frigerio es por la buena relación del ministro con los gobernadores peronistas. Ese nexo fue clave para que la mayoría de los senadores y una parte de los diputados le dieran aire al Gobierno.
 
Después, cuando lo vieron moribundo, los dirigentes peronistas del interior se dedicaron a lo suyo: reelegir en sus provincias y disputarle al macrismo las capitales perdidas como Santa Rosa, Córdoba y Paraná. Y entonces paladearon la eficacia de la unidad peronista provincia por provincia, que terminó resultando una de las vertientes del Frente de Todos.
 
Frigerio suele comentar a propios y extraños que él fue simplemente un canal de negociación necesario para lidiar con un Congreso permeable pero ajeno.
 
Estos días, además, agrega que sufre una incomodidad adicional. Por un lado recibe los embates de Carrió, quizás obsesionada con todo lo que huela a partido político. Por otro lado, solo la sensación de final apagó los ataques de Marcos Peña, el alter ego de Macri para la política.
 
Hay otros egos alternos del Presidente, como el empresario Nicolás Caputo, pero a esta altura se dedican más a cerrar negocios de último momento que a sentarse en las mesas de negociación de un país hambriento y vejado.
 
Todas las alas --la dialoguista de Frigerio, la tirabombas de Carrió, el purismo PRO de Peña y Macri, la mercantil de Caputo--- constataron que la supuesta nueva pata peronista de Cambiemos llamada Pichetto no aportó ni líderes ni votos. Ningún dirigente importante se bajó de un tren justicialista cada vez más exitoso.
 
Y sus ex compañeros de tantos años en el bloque del Senado no salen de su asombro. "Miguel siempre fue un conservador, incluso cuando era jefe de nuestra bancada con Néstor y Cristina", dijo a este diario uno de ellos.
 
"Alguna vez se pasó de la raya con expresiones xenófobas. Pero nunca tuvo una cosmovisión de extrema derecha, casi fascista, como la de ahora cuando pide dinamitar la villa 1-11-14 o busca votos sacándose una foto con (Jair) Bolsonaro."
 
Cuando se escriba la historia del Enigma Pichetto habrá que agregar que, mientras construía su personaje de nacionalista polaco, nunca dejó de cuestionar el revoleo de preventivas santificado por el camarista Martín Irurzun ni transigió con los pedidos de desafuero de Cristina Fernández de Kirchner.
 
 
Hernán
 
En medio del desbande y el pase de facturas por la superderrota de las PASO hace equilibrio el ministro de Hacienda Hernán Lacunza. La jefa que aceptó su pase a préstamo a la Nación, María Eugenia Vidal, está al tanto de que a Lacunza lo que más le importa es la transición y que no quiere llegar al 10 de diciembre con una condena política por parte del peronismo.
 
El equipo del ministro también tiene en claro el fino andarivel por el que intentará circular Lacunza hasta el último día de Gobierno. Los criterios son tres. Uno, no dejar solo a Macri. Dos, racionalizar lo máximo posible los pedidos del Presidente y nunca doblar la apuesta hacia una mayor ortodoxia. Tres, no olvidar que debe haber vida después del traspaso de gobierno.
 
La propia Vidal busca aplicar esos tres criterios aun sabiendo, como repite su jefe de Gabinete Federico Salvai a quien quiera escucharlo, que los 18 puntos a favor de Axel Kicillof en las PASO son imposibles de remontar.
 
La gobernadora seguirá con su programación habitual. Acompañará a Macri cuando le toque y escuchará el mantra del "Sí se puede", como lo hizo el lunes pasado en Junín. Mirará para un costado cuando los intendentes entreguen boleta cortada y renieguen no solo del nombre del Presidente sino también del de la persona que antes llamaban cariñosamente Mariu y ahora reconocen solo como Vidal.
 
Se mantendrá fiel a sus relaciones con el poder supremo, como las energéticas a las que subsidia todos los meses tal como lo saben los bonaerenses: el subsidio está en la boleta.
 
Evitará choques de último momento con los sindicatos docentes, que no le perdonan la responsabilidad y la insensibilidad frente a las muertes de Sandra Calamano y Rubén Rodríguez pero ya solo esperan el cambio de gobierno.
 
Tratará de retener a la mayor cantidad posible de legisladores provinciales. Buscará apurar designaciones judiciales que le metan una cuña al próximo gobernador. Y solidificará la alianza con su reclutador y primer jefe en la Fundación Sophia, Horacio Rodríguez Larreta.
 
El alcalde porteño mira las encuestas y cruza los dedos. Su objetivo es derrotar en primera vuelta a la fórmula de Matías Lammens y Gisela Marziotta, porque quién sabe qué puede pasar con un ballottage en noviembre, con un Alberto y un Axel ya electos.
 
Después de las últimas elecciones provinciales, Mendoza le quedó a Juntos por el Cambio. Pero en rigor le quedó al radicalismo que lidera Alfredo Cornejo, el que se preguntó "por qué puta" quisieron nacionalizar los comicios en su distrito.
 
Rodríguez Larreta necesita el triunfo por sí mismo (desde chiquito dice que quiere ser Presidente), por el Pro (que nació desde el Estado porteño) y por las efectividades conducentes: la capital de la República no solo es rica sino que es una fuente de enriquecimiento. Por el precio del suelo que se valoriza con la especulación, en principio, y porque es la sede de todos los poderes, incluyendo a los bancos y a los grandes medios.
 
Como Martín Lousteau conoce el poder de la CABA (y como a sus 48 ya no es un político junior porque Barack Obama, por ejemplo, fue presidente a los 47), es que ya se ve senador electo y disputándole desde el primer día el liderazgo de la futura oposición a Macri, a Rodríguez Larreta, a Vidal o a su correligionario Cornejo.
 
¿Y qué hará Macri? Federico Pinedo le dijo a Pablo de León en Radio con vos que "Macri va a estar siempre dispuesto a hacer lo que necesite la Argentina, no importa el lugar adónde esté". Y agregó: será "donde lo ponga el pueblo". Palabra de Pinedo.
 
Por Martín Granovsky
 
Fuente: pagina12.com.ar
 

Agreganos como amigo a Facebook
15-11-2019 / 09:11
Los equipos periodísticos de TN, América 24, Crónica TV y Telefé fueron agredidos y acusados de realizar actos de sedición por parte del gobierno golpista proyanqui de la autoproclamada presidenta Jeanine Añez. Tras las amenazas, los periodistas argentinos tuvieron que ser refugiados por la embajada en La Paz.
 
Fue la ministra transitoria de Comunicación, Roxana Lizarraga, la que tildó de "pseuperiodistas" a los equipos de comunicadores y confirmó que "están identificados y el ministro de Gobierno va a tomar las acciones pertinentes". "Comenzaron mal", se limitó a decir el embajador argentino en Bolivia, Normando Álvarez García. Las organizaciones de prensa repudiaron el accionar del gobierno autoproclamado.
 
Álvarez García, en diálogo con A24 -cuyo corresponsal Rolando Graña es uno de los expulsados por el gobierno golpista-, confirmó esta tarde que los periodistas de TN, América 24 y Telefé ya habían sido recogidos por funcionarios de la embajada y se encontraban en su residencia por seguridad.
 
Por su parte, el canciller Jorge Faurie calificó de "totalmente infeliz" las declaraciones de Lizarriaga e indicó que se comunicará con quien ejerza el rol de canciller en el gobierno autoproclamado de Añez para expresar la "viva disconformidad" del gobierno argentino.
 
El embajador, que el lunes negó el golpe de Estado en curso, evitó condenar la actitud del denominado "gobierno de transición" contra la libertad de prensa. Ante la consulta, Álvarez García se excusó por no haber escuchado a Lizarraga y luego minimizó el hecho: "Voy a hablar con algún funcionario. Comenzaron mal, pero bueno...", respondió.
 
Las expulsiones por "sedición" fueron anticipadas más temprano por la ministra transitoria de Comunicación del gobierno de facto quien aseguró que para "aquellos periodistas o pseudoperiodistas que están haciendo sedición se va a actuar conforme a ley" e indicó que "ya se tiene identificados", a quienes después recibirían la orden de expulsión.
 
Al conocer la aplicación de la figura de sedición contra los trabajadores de prensa argentinos, el Sindicato de Prensa de Buenos Aires (SiPreBA) repudió "los ataques a les trabajadores de prensa y a la libertad de expresión en Bolivia" e instó la Cancillería argentina a "garantizar la libertad de trabajo e integridad física de las y los colegas que cubren el golpe de Estado".
 
Por su parte, la Asociación de Entidades Periodísticas Argentinas manifestó su "preocupación" por los ataques recibidos por los equipos periodísticos y por los dichos de Lizarriaga, sin hacer mención a que lo ocurre se da en el marco de un golpe de Estado. 
 
La Opinión Popular

15-11-2019 / 08:11
El presidente Mauricio Macri autorizó un desembolso millonario a favor de sus amigos de las petroleras a menos de un mes de dejar el poder. El Ente Nacional Regulador del Gas (Enargas) aprobó este jueves a través de la resolución 735/19 la compensación para las petroleras por las diferencias surgidas entre el precio que les abonaron las distribuidoras y el valor del gas natural incluido en los cuadros tarifarios vigentes entre el 1 de abril de 2018 y el 31 de marzo de este año.
 
La deuda original sumaba 19.531 millones, pero le terminarán transfiriendo 24.524 millones ya que el monto fue actualizado por la tasa pasiva del Banco Nación. "El compromiso era dejar la discusión para el año que viene, lo que ahora hizo el gobierno es, directamente, actuar como empleados de los intereses de las petroleras y beneficiarlas en perjuicio de la población", dijo indignado el especialista y ex funcionario de la Secretaría de Energía Andrés Repar.
 
La diferencia entre lo que oportunamente recibieron las empresas y lo que deberían haber recibido surge porque del vergonzoso acuerdo firmado el 29 de noviembre del año pasado entre las productoras de gas natural y las distribuidoras, avalado por el entonces Ministerio de Energía e informado por el Enargas en la actuación 574/18, establecía en el inciso f del punto 2 que los precios del gas estaban dolarizados.
 
Sin embargo, lo que había trascendido de las conversaciones entre el Gobierno y las gasíferas, a raíz de la demanda de estas últimas por el aumento del dólar no trasladado a tarifas, era que se revisaría el criterio de indexación del precio del gas en función de una situación de mercado absolutamente distinta.
 
Ese esquema regulatorio había sido presentado como parte de un "proceso de normalización del sector y de recomposición de precios y tarifas". Como consecuencia de la "normalización" las tarifas de gas treparon en promedio más de 1000 por ciento entre abril de 2016 y abril de 2018 y con la disparada que registró el dólar a partir de entonces el aumento que se le debería haber otorgado a las empresas debería haber estado por encima del ajuste autorizado por el Enargas.
 
A pesar de las elevadas tarifas, se redujo el monto de inversiones. No hubo expansión de clientes, por lo tanto no hubo obras de expansión de la red, de trazado de nuevos ramales ni colocación de medidores. Lo que se hizo ahora es burlarse de esos compromisos y concederle a las empresas los 24 mil millones de pesos.
 
Simplemente, le siguen pagando todo lo que les concedió el macrismo por el perverso sistema de dolarización del gas del año 2017 sin ejercer la más mínima defensa del interés público. Pero ni siquiera así se dan por conformes: las petroleras, uno de los sectores más favorecidos por las políticas neoliberales de Macri, afirman que la actualización del monto adeudado con la tasa pasiva del Banco Nación, las perjudica porque esa variación quedó por debajo de la evolución del tipo de cambio y de la inflación. Son insaciables.
 
La Opinión Popular

14-11-2019 / 09:11
Por la desastrosa gestión económica neoliberal del gobierno del inepto Mauricio Macri, la actividad industrial no deja de caer y eso llevó a la proporción de maquinarias en desuso a pegar un nuevo salto en septiembre.
 
Así, la Utilización de la Capacidad Instalada (UCII) del sector, informada ayer por el Indec, perforó el piso del 60% y se desplomó hasta el 57,7%, un nivel incluso peor que el de septiembre del 2002. De hecho, fue el peor mes del año y de toda la gestión de la alianza Cambiemos, si se toma en cuenta que sólo en períodos de vacaciones se registraron niveles numéricos inferiores.
 
De hecho, sólo diciembre del 2018 y enero del 2019 registraron números inferiores a este 57,7%. Pero aquellos fueron meses en los que las paradas estivales se sumaron a la crisis cambiaria. Ni siquiera diciembre del 2017 y enero del 2018 marcaron números tan bajos como el publicado ayer.
 
El informe publicado ayer por el Indec dejó entrever una dinámica bastante clara. Los rubros que mostraron los mayores desplomes de su utilización de la capacidad instalada fueron aquellos que se dedican a proveer a otros sectores productivos de insumos y maquinarias. La inversión, que atraviesa momentos depresivos, metió la cola ahí.
 
Así fue que las sustancias y productos químicos registraron una UCII de apenas 47,7%, lo que implicó un derrumbe extraordinario de 15,5 puntos respecto a lo registrado en septiembre del año pasado. La contracción del sector se explicó principalmente por el bajón de 45% en la producción de materias primas plásticas y caucho sintético. También impactaron los químicos básicos, cuya producción cayó 53,1%, y los farmacéuticos, con una baja de 7,6%.
 
En la misma línea, las metálicas básicas tuvieron una UCII de 79,1%. Una caída de 5,2 puntos respecto al mismo mes del 2018. Ahí la clave fue la siderurgia, que perdió 11,8% de su producción, por la menor demanda de la construcción (en baja por la devaluación y el ajuste en la obra pública), de la maquinaria agrícola y de la industria automotriz.
 
La UCII en el sector de automóviles volvió a desplomarse hasta una de 37,4%, es decir 7,4 puntos menos en la comparación interanual. Ahí la clave es el consumo de bienes durables, en franca caída. De hecho, el consumo interno de automóviles se vino abajo 28,1% y el de utilitarios 28,1%.
 
Por su parte, las exportaciones cayeron 29% para los automóviles. Y la metalmecánica, que excluye a la automotriz, marcó una utilización de sus instalaciones de 40%. Eso implicó una baja de 6 puntos versus el mismo mes del año pasado, explicada por la escasa demanda de la construcción, del sector petrolero y de la inversión del agro.
 
La Opinión Popular

14-11-2019 / 08:11
La Cámara de Diputados aprobó en sesión especial, y por medio de la votación a mano alzada, el proyecto de declaración en repudio al golpe de Estado cívico-policial apoyado por las FFAA con la injerencia de los Estados Unidos y la bendición de Donald Trump. El mecanismo de votación, que impulsó la oposición, fue resuelto por el presidente de la Cámara baja, Emilio Monzó, luego de que la oposición y el macrismo no pudieran limar diferencias y ponerse de acuerdo en un texto común.
 
Tras casi 5 horas de sesión, la alianza Cambiemos decidió la abstención pero la modalidad de votación impidió que pudiera expresarse en ese sentido. El proyecto macrista solo proponía aludir a una situación de "quiebre institucional".
 
La declaración aprobada enfatiza un "profundo repudio al golpe de Estado perpetrado del 10 de noviembre de 2019 en el Estado Plurinacional de Bolivia" y al mismo tiempo convoca "a todo el arco político de la región a exigir el cese inmediato de la persecución y violación de derechos humanos de funcionarios, dirigentes políticos, sociales, sindicales, feministas y de la población en general".
 
En tanto, el Senado aprobó la declaración de "enérgico repudio al golpe de Estado" en Bolivia. Allí, la votación dejó como saldo la división de Cambiemos: mientras el radicalismo se abstuvo, el Pro terminó votando en contra. La declaración se aprobó con 29 votos a favor, 8 en contra y 4 abstenciones, pero hubo seis senadores de Cambiemos que iban a abstenerse y terminaron votando en contra para evitar que la sesión se quedara sin quórum, por lo que los votos de rechazo genuinos fueron dos: Federico Pinedo y Roberto Basualdo.
 
Dado que las abstenciones restan al quórum necesario para sesionar (37 senadores), la oposición y el oficialismo acordaron en pleno recinto, con la mediación del presidente provisional de la Cámara, Federico Pinedo, evitar esa situación.
 
La declaración que se aprobó fue la que impulsaron los bloques del Frente para la Victoria y Justicialista expresa el "más enérgico repudio al golpe de Estado" en Bolivia "contra el gobierno democráticamente electo del presidente Juan Evo Morales Ayma".
 
Además, exhorta al Poder Ejecutivo a que "en virtud del quiebre democrático ocurrido en el hermano país, conceda asilo a cualquier integrante del gobierno" de Morales que lo solicite.
 
Cambiemos presentó un proyecto de declaración propio en el que evitaba hablar de "golpe de Estado" para no contrariar la postura negacionista de Macri por lo cual el PRO y la UCR acordaron un texto ambiguo que hablaba de un "golpe a la democracia".
 
La Opinión Popular

13-11-2019 / 10:11
El Gobierno de Donald Trump calificó como "un momento significativo para la democracia en el Hemisferio Occidental" la destitución de Evo Morales, que no fue otra cosa que el resultado de un golpe de Estado en Bolivia, tras 14 años de gobierno del MAS. El millonario yanqui felicitó y aplaudió al Ejército boliviano por exigirle la renuncia a Morales. También advirtió a "los regímenes ilegítimos en Venezuela y Nicaragua".
 
Por su parte, el presidente electo Alberto Fernández salió a marcar posiciones claras en favor del respeto a la institucionalidad en los países de la región tras el golpe de Estado que destituyó en Bolivia al gobierno de Evo Morales, criticó con dureza la posición asumida por Estados Unidos ante el derrocamiento del líder indígena - echando por tierra la posibilidad de una eventual alineación con la principal potencia mundial-, y buscó dejar en claro su decisión de liderar al progresismo al sur del continente.
 
"Es una vergüenza lo que pasó en Bolivia", dijo Fernández, quien cuestionó además "la actitud de la OEA" y la auditoría que realizó ese organismo en torno al resultado electoral cuestionado por la oposición, que le había dado el triunfo al ahora depuesto líder indígena: "Es de una endeblez importante y está absolutamente manipulado en sus resultados y aún así" Evo "volvió a aceptar hacer nuevamente la elección y en verdad no se entiende el porqué del golpe de Estado".
 
Dispuesto a dejar en claro su posición, el líder del Frente de Todos sostuvo que "para el continente todo lo que pasó fue definitivamente malo", y criticó la postura adoptada por el imperialismo yanqui respecto a la crisis institucional en el país andino.
 
"A mi juicio, Estados Unidos retrocedió décadas, volvió a las peores épocas de los años 70, avalando intervenciones militares contra gobiernos populares, gobiernos elegidos democráticamente e insisto que todo esto ocurrió después que Evo Morales había desatado un nuevo proceso electoral", precisó Fernández buscando poner distancia con la postura de la principal potencia mundial imperialista.
 
Pero además, dijo que espera "que Bolivia recupere rápidamente la democracia, que se hagan elecciones transparentes y sin ningún tipo de proscripciones", y sostuvo que si se da el caso de tachar candidaturas "sería tremendo porque lo único que demuestra es que no querían las elecciones porque no podían ganarle" a Morales.
 
La Opinión Popular

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar