La Opinión Popular
                  03:21  |  Martes 10 de Diciembre de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
"Vamos a levantarnos una vez más". Alberto Fernández y Eduardo Duhalde
Recomendar Imprimir
Sociedad e Interés General - 28-09-2019 / 18:09
EFEMÉRIDES POPULARES. LA HIJA PRÓDIGA DE JOAQUÍN LAVADO

Mafalda, la eterna niña rebelde, cumple 55 años

Mafalda, la eterna niña rebelde, cumple 55 años
Mafalda es una niña amante de Los Beatles, hija de un matrimonio de clase media, su papá es un vendedor de seguros aficionado a las plantas y su mamá, un ama de casa a quien Mafalda recrimina haber dejado sus estudios al casarse.
Quino dibujó a Mafalda el 15 de marzo de 1962 como parte de una campaña para la marca de electrodomésticos Mansfield, aunque lamentablemente nunca se realizó, y sale a la luz pública por primera vez en una tira cómica un 29 de septiembre de 1964.

El 6 de octubre de 1964 el dibujante comenzó a crear el universo de personajes que acompañarían a su criatura y apareció su mamá. En enero de 1965, nació su primer amigo Felipe Quino se trasladó al diario "El Mundo", donde Mafalda comenzaría el jardín de infantes.

El 29 de marzo de ese año apareció Manolito y el 6 de junio llegó Susanita, mientras que Miguelito fue creado recién en 1966. De esa forma el mundo de la niña que todo lo cuestionaba empezó a poblarse de otros queribles personajes.

La Opinión Popular



Mafalda fue creada por Quino en el año 1962 a pedido de una agencia de publicidad que buscaba promocionar electrodomésticos. Afortunadamente para los amantes de Mafalda esa campaña no llega a realizarse y la tira es publicada, tiempo después, con un contenido diferente.
 
El 29 de septiembre de 1964, con la ayuda del amigo personal de Quino, Miguel Brascó, la tira es publicada en la revista política Primera Plana. Más adelante, Mafalda es publicada en el diario El Mundo hasta su cierre, en 1967. Mafalda será leída en Siete Días Ilustrados hasta su última aparición el 25 de junio de 1973.
 
El estilo de revistas y periódicos en los que fue publicada, facilitó a Quino la referencia permanente a la situación política y económica nacional e internacional. Tales referencias, algunas más explícitas que otras, pueden encontrarse tanto en sus textos como en la construcción de sus personajes.
 
Mafalda es una niña amante de Los Beatles, hija de un matrimonio de clase media, su papá es un vendedor de seguros aficionado a las plantas y su mamá, un ama de casa a quien Mafalda recrimina haber dejado sus estudios al casarse. También tiene un hermano menor, Guille, enamorado de Brigitte Bardot.
 
A través del personaje de la mamá de Mafalda y de su amiga Susanita, cuyo plan de vida es casarse con un señor de la "alta sociedad" y tener cientos de bebés, Quino hace numerosas referencias a la desigualdad de género, a la necesidad de liberación de la mujer y su inserción en la vida social.
 
Manolito es otro de los personajes clave para entender el contexto histórico de la tira. Se trata del hijo de Don Manolo, inmigrante español propietario de un almacén familiar donde Manolito trabaja y recibe frecuentemente malos tratos de su padre. Este personaje representa al pequeño comerciante urbano, al que muestra como inescrupuloso y ambicioso, cuyo único interés es el dinero. Susanita con sus prejuicios y aspiraciones de "alta sociedad", desprecia a Manolito quien representa al comerciante, hijo de inmigrantes, embrutecido, todo lo que ella no quiere ser.
 
El último personaje en aparecer en la tira es Libertad, una fiel promotora de la revolución socialista. Creada en 1970, es una niñita de baja estatura, condición que, conjugada con su nombre, resulta ser una referencia ineludible al contexto de censura y de recorte a las libertades democráticas que se vivía entonces debido a la dictadura autodenominada Revolución Argentina.
 
Mafalda, fue portavoz de una época marcada por tensiones a nivel internacional que explican las constantes referencias a la paz y la democracia que encontramos en la tira. Una década caracterizada, por la Guerra Fría, los procesos de liberación nacional ocurridos en África, Asia y Centroamérica, la lucha de clases y la emergencia de movimientos de lucha que buscaban ampliar u obtener libertades democráticas, como el movimiento feminista, y el movimiento hippie.
 
A nivel nacional también fue una época agitada, con un inicio de primavera democrática de la mano del gobierno de Illia, quien en 1966 fue derrocado por una alianza entre los sectores más conservadores de la sociedad, las Fuerzas Armadas y las CGT peronistas que buscaban por esta vía el retorno de Perón.
 
El golpe militar buscaba detener el avance del ascenso revolucionario en el país a través del disciplinamiento, la censura, y la imposición de una moral burguesa y cristiana. "Prohibido pisar el césped. -¿Y la dignidad, no?" se pregunta Mafalda en tiempos de dictadura. El Cordobazo y el Viborazo son hitos revolucionarios que dieron fin a la dictadura de Onganía, marcando el inicio del ascenso obrero, forjando la unidad entre el movimiento obrero y la juventud, abriendo una nueva etapa histórica en nuestro país con la vuelta del peronismo al poder.
 
Mafalda es el reflejo de esta realidad, sin ser necesariamente de izquierda, ni socialista, ni revolucionaria, sino más bien democrática y pacifista pero siempre conservando una mirada crítica que sirvió y sirve de inspiración a jóvenes de todo el mundo.
 
Fuente: La Izquierda Diario

Agreganos como amigo a Facebook
Mafalda, la eterna niña rebelde, cumple 55 años
Humor.
Mafalda, la eterna niña rebelde, cumple 55 años
Humor.
09-12-2019 / 21:12
09-12-2019 / 21:12
09-12-2019 / 06:12
09-12-2019 / 06:12
La batalla de Don Gonzalo, librada al noreste de Paraná, en la provincia de Entre Ríos, el 09 de diciembre de 1873, fue un combate durante la guerra civil entre porteños y federales, y significó la derrota del caudillo federal Ricardo López Jordán frente a las fuerzas nacionales, de unitarios y liberales, al mando del general Martín de Gainza.
 
El 1 de mayo de 1873, López Jordán regresó y sublevó a la provincia de Entre Ríos, reuniendo en poco tiempo más de 18.000 hombres, mal armados y sin experiencia en combate. La inmensa mayoría de la población se puso de su lado, mientras el presidente Sarmiento ponía precio a la cabeza del caudillo y ordenaba la movilización de la mayoría del ejército nacional contra Entre Ríos.
 
Las fuerzas nacionales contaban con modernos fusiles Remington, revólveres Colt, cañones Krupp y ametralladoras Gatling, que hicieron estragos entre los jordanistas. Fue una "carnicería" la primera batalla en la historia argentina en que se usaron ametralladoras contra las lanzas federales. Se dijo que también se usaron balas explosivas, algo que casi todos deploraron como violación del derecho de guerra, y más tarde fueron prohibidas en los países occidentales.
 
Las sucesivas cargas de la caballería entrerriana lograron evitar el desastre entre los federales, pero éstos dejaron cientos de muertos en el campo de batalla. La lucha se detuvo al caer la noche. En la retirada que siguió, López Jordán perdió casi todas sus armas, incluso toda la artillería. A la mañana siguiente, muchos soldados de sus escuadrones regresaron a sus pueblos, ocultando sus armas y tratando de pasar desapercibidos como pacíficos pobladores. Al día siguiente el triunfante coronel Ayala, siguiendo la costumbre liberal "civilizada" y la suya propia, pasa por las armas sin juicio previo, entre muchos, al teniente José Camejo.
 
Esta fue la última batalla del último caudillo federal en armas. Todavía habrá guerras civiles durante el resto de la década de 1870, pero éstas serán enfrentamientos internos entre facciones del partido liberal, descendiente legítimo del partido unitario. La batalla de Don Gonzalo fue la última librada en la Argentina por caudillos federales del interior del país contra fuerzas unitarias porteñas.
 
En las guerras civiles del siglo XIX se definió la identidad de nuestra Patria y su lugar en el mundo con el triunfo de quienes se identificaban con la "civilización", de acuerdo a la definición de Sarmiento, en perjuicio de quienes representarían a la "barbarie". Las masas populares que pelearan por la Independencia, en Ituzaingó contra el Imperio esclavista de Brasil, y en la Vuelta de Obligado contra ingleses y franceses, fueron declaradas raza inferior condenada a la extinción.
 
Las expediciones punitivas porteñas ahogaron a sangre y fuego las protestas de los pueblos del interior. La oligarquía forjó así un país semicolonial y dependiente, oprimido por el imperialismo británico, que perjudicaba a las producciones provinciales, que no podían competir con la industria inglesa.

 Gustavo Rearte, fundador y líder de la JP, héroe de la Resistencia Peronista
Por Blas García 


07-12-2019 / 18:12
La madrugada del 1 de diciembre de 1828, el general unitario Juan Lavalle tomó el Fuerte de Buenos Aires; derrocó al gobernador de la Provincia de Buenos Aires, Manuel Dorrego; y reunió a miembros del partido unitario en la iglesia de San Francisco -como representación del pueblo- siendo elegido gobernador.
 
Juan Manuel de Rosas levantó la campaña contra los sublevados y reunió un pequeño ejército de milicianos y partidas federales, mientras Dorrego se retiraba al interior de la provincia para buscar su protección. Lavalle, con sus experimentadas tropas se dirigió a la campaña para enfrentar a las fuerzas federales de Rosas y Dorrego, a quienes atacó sorpresivamente en la batalla de Navarro, derrotándolos.
 
Debido a la disparidad existente entre las aguerridas y veteranas fuerzas sublevadas, que participaron en la guerra contra Brasil, bajo el mando de Lavalle, el federal Dorrego fue hecho prisionero. Lavalle, influido por el deseo de venganza de los ideólogos unitarios, ordenó su fusilamiento. De ese modo se generalizó la guerra civil en todo el país.
 
Lavalle envió ejércitos en todas direcciones, pero varios caudillos aliados de Rosasorganizaron la resistencia. Los jefes unitarios recurrieron a toda clase de crímenes para aplastarla, un hecho poco difundido por la historiografía de las guerras civiles argentinas.
 
Al frente del grueso de su ejército, Lavalle avanzó hasta ocupar Rosario. Pero, poco después, Estanislao López dejó sin caballos a Lavalle, que se vio obligado a retroceder. López y Rosas persiguieron a Lavalle derrotándolo en la batalla de Puente de Márquez, el 26 de abril de 1829.
 
El 24 de junio, Lavalle y Rosas firmaron el Pacto de Cañuelas, que estipulaba que se llamaría a elecciones, en las que sólo se presentaría una lista de unidad de federales y unitarios, y que el candidato a gobernador sería Félix de Álzaga. Pero los unitarios presentaron la candidatura de Carlos María de Alvear, y al precio de treinta muertos ganaron las elecciones.
 
Las relaciones quedaron rotas nuevamente, obligando a Lavalle a un nuevo tratado, el pacto de Barracas, del 24 de agosto. Pero, ahora más que antes, la fuerza estaba del lado de Rosas. A través de este pacto se nombró gobernador a Juan José Viamonte. Éste llamó a la legislatura derrocada por Lavalle, allanándole a Rosas el camino al poder.
 
La Legislatura de Buenos Aires proclamó a Rosas como 13º Gobernador de Buenos Aires el 6 de diciembre de 1829, honrándolo además con el título de "Restaurador de las Leyes e Instituciones de la Provincia de Buenos Aires". El 08 de diciembre de 1829, comienza el primer gobierno de Juan Manuel de Rosas.
 
La Opinión Popular



NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar