La Opinión Popular
                  23:34  |  Martes 04 de Agosto de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
"Vine a terminar con los odiadores seriales y a abrir los brazos para que todos nos unamos". Alberto Fernández
Recomendar Imprimir
Sociedad e Interés General - 26-09-2019 / 19:09
EFEMÉRIDES POPULARES

Silvio Frondizi: asesinato de un luchador

Silvio Frondizi: asesinato de un luchador
Silvio Frondizi fue un intelectual de prestigio no sólo en la Argentina sino también en toda Latinoamérica. Abogado, defensor de presos políticos y profesor universitario de filosofía, ciencias económicas y ciencias sociales. Autor de una vasta obra que abarcaba desde análisis sobre la realidad argentina, pasando por la revolución cubana hasta novedosos planteos sobre teorías políticas contemporáneas.
El 27 de septiembre de 1974, es ejecutado el abogado e intelectual marxista Silvio Frondizi por el grupo parapolicial de la extrema derecha Triple A. Un típico asesinato de estos escuadrones de la muerte que en ese mismo mes cobró la vida de más de una decena de militantes del campo popular, entre ellos Rodolfo Ortega Peña, al padre Carlos Mugica y a «Cuqui» Curutchet.
 
Fue un doble crimen, porque ese día la Triple A mató también a su yerno, Luis Mendiburu, que intentó impedir su secuestro. (Mendiburu era ingeniero y militante de la Juventud Universitaria Peronista, trabajaba en la Universidad Tecnológica Nacional).​
 
A golpes y empujones, una patota de la Triple A sube a Silvio Frondizi en uno de los tres autos que formó parte del operativo, y a las 14.20, lo fusilan en los bosques de Ezeiza.​ Arturo, su hermano y ex presidente, reconoció el cadáver en el Hospital de Ezeiza. Dijo que estaba desfigurado y tenía los brazos deshechos. Según el informe de los peritos, le dispararon cincuenta y dos tiros.
 
La Opinión Popular



Silvio Frondizi: ha muerto un luchador
 
El 27 de septiembre un comando terrorista de la organización "AAA" formado por una docena de personas, secuestró y ultimó al doctor Silvio Frondizi. En el operativo, realizado a plena luz y con despliegue de medios (varios automóviles, armas modernas), fue asesinado también el joven yerno del doctor Frondizi, Luis Mendiburu. La ola de irracionalidad que las bandas armadas han desatado sobre el país cobraba así dos nuevas víctimas.
 
El doctor Silvio Frondizi había dedicado toda su vida a luchar contra esa irracionalidad y contra las causas sociales y políticas que la engendran. Antes que nada era un profesor universitario y un hombre de derecho: quien lo haya conocido podrá dar fe de su enorme optimismo -que no pocos consideraban ingenuo- sobre el poder de las ideas, la fuerza de los argumentos, la victoria inevitable de la Razón.
 
En tal lucha por esos ideales dejó muchas veces le serenidad de la biblioteca o las alturas académicas para sumirse en la militancia o en la cada vez más riesgosa defensa profesional de los perseguidos.
 
Sin embargo, no era un político más que parcialmente: las organizaciones que él fundó (Praxis, Ligas de Resistencia y Lucha Popular, Fuerza Autónoma Popular) tuvieron una breve vida. En cambio tuvieron más vida sus ideas, sus libros, muchas veces plagiados por discípulos inescrupulosos o por sociólogos de poca ciencia y grandes recursos.
 
Es que Silvio Frondizi fue lo que quiso ser; un maestro consecuente con sus propias enseñanza.
 
En la campaña pro-electoral del 11 de marzo de 1973 ocupó la tribuna del Frente de Izquierda Popular como candidato extrapartidario a senador nacional.
 
Todavía estaban en el poder Lanusse y los comandantes de la dictadura militar oligárquica. El doctor Frondizi, junto a nuestro partido, utilizó la campaña electoral para dar la batalla por la auténtica democracia, por las libertades públicas y por la soberanía nacional y para hacer conocer los grandes temas del socialismo.
 
Derrotados en marzo y septiembre los comandantes en jefe del "Gran Acuerdo Nacional", reconquistada la soberanía popular, el doctor Frondizi se alejó de las posiciones del FIP, estimaba incorrecto -nos dijo entonces- el apoyo de nuestro partido al gobierno de Perón.
 
Consideró ineludible luchar desde otras trincheras por los mismos, eternos valores que siempre fueron el motor de su actividad. la Justicia, la Libertad, la Razón, que él identificaba con el socialismo. Más allá de todo análisis político, lo hizo con su abnegación de siempre. la abnegación con que enfrentó las balas de sus asesinos.
 
J R
 
[Recordatorio en Izquierda Popular Nº 42, segunda quincena de octubre de 1974, órgano de prensa del Frente de Izquierda Popular (FIP) liderado por Jorge Abelardo Ramos, quien firma la nota como J R]
 
Fuente: El Ortiba

Agreganos como amigo a Facebook
04-08-2020 / 20:08
 
El 05 de agosto de 1964, en pleno gobierno del radical Arturo U. Illia y mientras se desarrollaban sucesivos "planes de lucha" por parte de la CGT, se reunió en Buenos Aires el plenario del Movimiento Revolucionario Peronista, en la sede sindical de Yatay 129. En primer lugar habló Eduardo J. Salvide, por la Juventud Revolucionaria Peronista, quien dio lectura al Manifiesto Revolucionario.
 
Dicho Manifiesto señala, entre otros conceptos: "ante el brutal sojuzgamiento que sufre el país, ahogado por la presión de los intereses extranjerizantes y por el apoyo que le prestan los grupos oligárquicos nativos y frente a la defección de la burocracia conciliadora, que ha traicionado al Movimiento y a Perón, constituimos el MRP...adoptando para su quehacer una sola postura: la revolucionaria"...
 
"El Movimiento surge como una necesidad para suprimir definitivamente la explotación y la injusticia social; para reconquistar la soberanía nacional; para impulsar la unidad de los pueblos de América Latina, reivindicando las nacionalidades indoamericanas; para realizar en el plano universal la internacional de los pueblos inspirada por el General Perón, frente a la opresión imperialista y colonialista".
 
Se encuentran entre sus objetivos: "arrancar el poder a las clases privilegiadas que lo usurpan e implantar el estado revolucionario", así como "forjar la dirección del movimiento sobre la base del centralismo revolucionario"; "formar las fuerzas armadas populares" y trabajar para crear las condiciones para el regreso incondicional de Perón"...
 
Roberto Salar, Secretario General del Sindicato de Obreros Ceramistas, leyó luego el Decálogo Revolucionario, en el que se establecen, entre otros, como puntos programáticos del MRP:
 
-nacionalización de todos los sectores claves de la economía
-reforma agraria
-confiscación de los grupos monopólicos
-planificación integral de la economía
-reforma urbana
-realización de una política educacional que lleve los beneficios de la alfabetización a todo el pueblo
-política internacional soberana y relación con todos los pueblos del mundo y solidaridad y apoyo activos a todos los pueblos que luchan por su liberación contra el imperialismo y el colonialismo.
 
La Opinión Popular



03-08-2020 / 19:08
03-08-2020 / 19:08
03-08-2020 / 19:08
03-08-2020 / 10:08
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar