La Opinión Popular
                  17:28  |  Domingo 13 de Octubre de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“En octubre, a Macri hay que echarlo a la mierda”. Hugo Moyano
Recomendar Imprimir
Sociedad e Interés General - 24-09-2019 / 19:09
EFEMÉRIDES POPULARES. EL 25 DE SEPTIEMBRE DE 1973 ES ULTIMADO EL DIRIGENTE GREMIAL

Asesinato del líder de la CGT José Ignacio Rucci

Asesinato del líder de la CGT José Ignacio Rucci
El 25 de septiembre de 1973 es asesinado José Ignacio Rucci cuando salía de la casa de calle Avellaneda 2953 en el barrio de Flores. Cuando se enteró, Juan Perón lloró por primera vez en público y dijo: "Me cortaron las patas..."
El 25 de septiembre de 1973 es asesinado José Ignacio Rucci cuando salía de la casa de calle Avellaneda 2953 en el barrio de Flores. Cuando se enteró, Juan Perón lloró por primera vez en público y dijo: "Me cortaron las patas..." Dos días antes, Perón -para quien Rucci era uno de sus colaboradores políticos más confiables- había ganado las elecciones presidenciales con el 62 por ciento de los votos.
 
Un grupo de la organización Montoneros pudo haber consumado el hecho (y decimos supuestamente porque esta acción aberrante nunca fue asumida por nadie ni investigada en su momento) Se conjetura que el crimen de Rucci se debe a una venganza de Montoneros porque el dirigente sindical había participado abiertamente de las presiones para forzar la renuncia de Héctor Cámpora, a quien se le atribuían contactos con la organización armada.
 
De la redacción de La Opinión Popular



José Ignacio Rucci, dirigente sindical y político peronista, nacido en Alcorta, provincia de Santa Fe, el 15 de marzo de 1924, fue asesinado en Buenos Aires, el 25 de septiembre de 1973.
 
Rucci fue dirigente gremial en la importante fábrica siderúrgica SOMISA, de San Nicolás de los Arroyos-Ramallo, en 1960 asumió la Secretaría de Prensa de la UOM (Unión Obrero Metalúrgica), acompañando a Vandor, Paulino Niembro, Avelino Fernández y Lorenzo Miguel,  y en 1964 fue designado interventor en la seccional San Nicolás donde luego fue secretario general.
 
En 1970 logró el cargo de secretario general de la CGT y desde allí fue uno de los impulsores de la lucha por el regreso de Juan Domingo Perón al país.
 
 
El asesinato
 
A las 12.11 del el 25 de septiembre de 1973, un grupo de la organización Montoneros pudo haber consumado (y decimos supuestamente porque esta acción aberrante nunca fue asumida por nadie ni investigada en su momento) el asesinato de Rucci cuando éste salía de la casa de calle Avellaneda 2953 en el barrio de Flores.
 
Cuando se enteró, Juan Perón lloró por primera vez en público y dijo: "Me cortaron las patas..." Dos días antes, Perón -para quien Rucci era uno de sus colaboradores políticos más confiables- había ganado las elecciones presidenciales con el 62 por ciento de los votos.
 
Se conjetura que el crimen de Rucci se debe a una venganza de Montoneros porque había participado abiertamente de las presiones para forzar la renuncia de Cámpora, a quien se le reprochaban fluidos contactos con Montoneros. También se acusó a Rucci de haber compartido con otros dirigentes políticos y sindicales el diseño de la masacre del 20 de junio desde el palco montado sobre el puente 12 del camino a Ezeiza.
 
 
Las consecuencias 
 
Más allá de lo repudiable del violento crimen en sí, lo de Rucci fue una decisión política lamentable, consecuencia del error de no haber dejado de lado las armas cuando volvió la democracia y el peronismo triunfó en las elecciones del 11 de marzo de 1973. Montoneros, como organización, nunca asumió ni negó públicamente su participación en este asesinato; siempre mantuvo el silencio (que algunos interpretaron como aprobación).
 
Este homicidio deplorable establece un punto de no retorno en las relaciones de Perón con los Montoneros, porque la metodología de "apretar" a Perón no sólo generó el efecto político contrario al esperado sino que franquea una frontera ética sustentada hasta ese momento por las organizaciones revolucionarias, ya que esta muerte al no ser asumida políticamente adquiere más características de asesinato mafioso que de ajusticiamiento revolucionario.
 
La noticia de la muerte de Rucci cayó como un balde de agua fria en toda la militancia peronista. Objetivamente dañó a la organización Montoneros, a Perón, al vínculo entre ellos y, sobre todo, a los "frentes de masas" como la JP, JUP, JTP y MVP, que sufrieron directamente las consecuencias políticas de este crimen que desencadenó más violencia de derecha. A partir de ahí se ensanchó una nueva división interna, el desmembramiento del grupo Lealtad.
 
Independientemente de su responsabilidad, fue un asesinato que determinó el futuro político de Montoneros porque el costo del enfrentamiento con Perón fue altísimo. Esta decisión de la conducción montonera, un error de apreciación que implicaba desconocer formas básicas del funcionamiento del movimiento popular, debilita la tarea de los frentes de masas de manera irreversible. El vínculo efectivo con los sectores populares es dilapidado para fortalecer una opción militarista. Montoneros sentencia así su propia derrota política.
 
De la redacción de La Opinión Popular

Agreganos como amigo a Facebook
13-10-2019 / 10:10
12-10-2019 / 19:10
12-10-2019 / 19:10
12-10-2019 / 19:10
12-10-2019 / 09:10
Gabino Ezeiza fue un afroargentino apodado el Negro Ezeiza, músico y payador argentino. Nacido en San Telmo (un antiguo barrio de esclavos), y vivió en una época en la que había un número considerable de afrodescendientes negros en la zona del actual Gran Buenos Aires. Su maestro en la iniciación de la payada, fue el también afroporteño Pancho Luna.
 
Ezeiza fue uno de los más famosos payadores, tanto en su tierra como en el Uruguay. Autor de más de 500 canciones, sus contrapuntos se hicieron famosos y se recuerda el sostenido el 23 de julio de 1884 en el Teatro Artigas de Montevideo con el cantor oriental Juan de Nava presenciado por un numeroso auditorio.
 
En tal encuentro Ezeiza improvisó allí la que sería la popular canción Heroico Paysandú, con la cual derrotó a Nava, convirtiéndose en uno de los payadores más importantes de la historia. El día 23 de julio ha sido declarado "Día del Payador" en todo el territorio de la República Argentina en honor a ese histórico contrapunto.
 
Otra de sus payadas memorables fue la que tuvo por escenario un teatro de Pergamino, Provincia de Buenos Aires con el célebre Pablo J. Vázquez, en 1894. Gardel y Razzano lo conocieron en los comités políticos, como a casi todos los payadores de aquel tiempo, y ese conocimiento se hizo trato amigo en la rueda del popular Café de los Angelitos.
 
A su muerte, el 12 de octubre de 1916, el dúo cantó en su homenaje Heroico Paysandú, que años después llevó al disco Gardel.
 
La Opinión Popular



NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar