La Opinión Popular
                  14:30  |  Sábado 19 de Octubre de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“En octubre, a Macri hay que echarlo a la mierda”. Hugo Moyano
Recomendar Imprimir
Internacionales - 20-09-2019 / 20:09
EFEMÉRIDES POPULARES. EL PRIMER ATENTADO TERRORISTA EN LA CAPITAL NORTEAMERICANA

A 43 años del asesinato de Letelier en EE.UU. ejecutado por sicarios de Pinochet

A 43 años del asesinato de Letelier en EE.UU. ejecutado por sicarios de Pinochet
Marcos Orlando Letelier del Solar fue un político, economista y embajador chileno, miembro del gobierno de la Unidad Popular de Salvador Allende, asesinado el 21 de septiembre de 1976 por orden de Augusto Pinochet en Washington D.C. por el agente de la CIA al servicio de la DINA chilena, Michael Townley.
Marcos Orlando Letelier del Solar fue un político, economista y embajador chileno, miembro del gobierno de la Unidad Popular de Salvador Allende, asesinado el 21 de septiembre de 1976 por orden de Augusto Pinochet en Washington D.C. por el agente de la CIA al servicio de la DINA chilena, Michael Townley.
 
Letelier fue asesinado mediante una bomba activada por control remoto que se encontraba colocada debajo del suelo del coche en que se desplazaba. El coche bomba también mató a la ayudante estadounidense de LetelierRonni Moffitt, y dejó herido al esposo de esta, Michael Moffitt. El cuerpo de Letelier fue sepultado en Venezuela, pues Pinochet no permitió enterrarlo en Chile. Sus restos fueron repatriados en 1994.
 
El asesinato de Letelier era parte de un complot coordinado por varias dictaduras de América Latina para intimidar y asesinar a sus opositores políticos. Este complot, conocido como Operación Cóndor, incluyó naciones como Brasil, Argentina, Chile, Paraguay, Uruguay y Bolivia.
 
La Opinión Popular



Washington, con un tráfico tupido por la avenida Massachusetts, hace 40 años, justo el 21 de septiembre de 1976, cuando estalló una bomba bajo un auto que entraba en el Circulo Sheridan, casi frente a la embajada chilena. Era el primer acto de terrorismo internacional en el capital de EE.UU. La víctima, Orlando Letelier, había vivido en esa sede diplomática como embajador del gobierno socialista de Salvador Allende. Letelier fue también canciller y ministro de Defensa.
 
Minutos después llegó al lugar el agente especial del FBI, Carter Cornick, quien recordó en una entrevista que vio "un hombre fuera del auto, gritando, cubriéndose los oídos". Y una mujer "tendida en el pasto". Al cuerpo de Letelier le faltaban las piernas. La mujer era Ronni Moffitt, muerta por una astilla de metal en la arteria de su cuello. Viajaba en el auto con su marido Michael Moffitt, ayudante de Letelier. Moffitt, levemente herido, era el hombre que gritaba "lo hizo la DINA".
 
DINA, la sigla de Dirección de Inteligencia Nacional, la temida policía secreta del dictador Augusto Pinochet que tres años antes de este atentado, un 11 de setiembre, había derrocado a Allende. Cornick intuyó rápidamente que estaba frente "a un caso con potenciales ramificaciones políticas". El asesinato de un diplomático extranjero en el centro de Washington era algo inaceptable para cualquier gobierno, y se convirtió en prioridad del momento para el FBI.
 
El caso era aún más complicado por la existencia de un gobierno extranjero, el chileno, como sospecho del crimen. En el momento del atentado, EE.UU. era el mejor aliado y defensor de la dictadura de Pinochet, y de todos los regímenes militares del Cono Sur. La CIA mantenía estrechas relaciones con la DINA, le había dado entrenamiento en operaciones internacionales y pagado a su jefe, el coronel Manuel Contreras, una mensualidad de unos US$ 5.000 por su colaboración.
 
Ese vinculo era de tal dimensión que después del ataque fuentes de la CIA filtraron a la prensa norteamericana que Letelier había sido asesinado por sus propios camaradas de izquierda para desacreditar a Chile y crear un mártir. Debe aclararse que Cornick y su equipo compartían el anticomunismo predominante en el FBI, que gastaba inmensos recursos en la investigación de movimientos de izquierda y de oposición a la guerra en Vietnam.
 
Así, todas las probabilidades iban en contra de una investigación seria de parte de EEUU contra Chile, el sospecho más importante. Sin embargo, la pesquisa superó los obstáculos políticos. Por primera vez se logró penetrar las entrañas del sistema de represión militar chileno y apuntar con todo detalle a la culpabilidad de la DINA y sus agentes en el asesinato.
 
El FBI obtuvo datos cruciales en Argentina, Paraguay y Venezuela respecto a las operaciones secretas que precedieron el asesinato de Letelier. Un coronel argentino, del servicio de inteligencia SIM, que había estado en Santiago con sus colegas el día del asesinato de Letelier, reveló al agente Robert Scherrer como probable que el atentado hubiese sido organizado por la DINA dentro del sistema de inteligencia internacional que tenía el nombre de "Operación Cóndor."
 
En Paraguay, el FBI consiguió copias de telegramas cifrados que revelaban los esfuerzos de la dictadura chilena para conseguir pasaportes falsos para el equipo de asesinos. Los investigadores, además, lograron comprobar la participación de varios cubanos anticastristas en la fabricación de la bomba de control remoto y su colocación bajo el auto de Letelier.
 
La pieza más productiva de esa investigación fue la identificación del principal asesino, Michael Townley, un norteamericano colaborador de la DINA. Apresado en EE.UU. se convirtió en testigo clave del caso Letelier y de otros operativos terroristas como el del ex comandante del Ejército chileno Carlos Prats en setiembre de 1974 en Buenos Aires además de varios atentados en países europeos y de América Latina.
 
La voluminosa documentación obtenida formó la base de las investigaciones judiciales más importantes contra las violaciones a derechos humanos de por parte de regímenes militares en varios países, especialmente del Cono Sur pero también de Francia, España e Italia.
 
John Dinges. Especial para Clarín
 
Fuente: Clarín

Agreganos como amigo a Facebook
A 43 años del asesinato de Letelier en EE.UU. ejecutado por sicarios de Pinochet
Letelier fue asesinado mediante una bomba activada por control remoto que se encontraba colocada debajo del suelo del coche en que se desplazaba.
A 43 años del asesinato de Letelier en EE.UU. ejecutado por sicarios de Pinochet
Pinochet (der.), que gobernó con mano de hierro Chile entre 1973-1990 y su régimen dejó miles de opositores asesinados, nunca fue juzgado por el crimen de Letelier pero, tras el fin de la dictadura en 1990, fueron procesados por el asesinato: Contreras (izq.) y su segundo al mando, coronel Pedro Espinoza, quienes en 2005 fueron condenados por la Corte Suprema a 7 y 6 años de cárcel, respectivamente.
15-10-2019 / 17:10
15-10-2019 / 17:10
La Larga Marcha (chino tradicional: 長征, chino simplificado: 长征, pinyin: Cháng Zhēng), también llamada Gran Marcha, fue el viaje a través del interior de China que siguieron las tropas del Ejército Rojo chino, las fuerzas armadas del Partido Comunista de China (PCCh), entre los años 1934 y 1935, huyendo del ejército de la República de China. Supuso la subida al poder de Mao Tse Tung.
 
Años antes, los comunistas habían logrado establecer una zona bajo su control en un área montañosa de la provincia de Jiangxi, en el sur del país, donde establecieron la República Soviética de China. Acosados por las fuerzas de la República, dirigidas por el generalísimo Chiang Kai-shek, el 16 de octubre de 1934 los dirigentes comunistas decidieron emprender la marcha hacia el interior, que los llevaría un año después a la provincia norteña de Jiangxi, en una región aún más remota que se encontraba también bajo control comunista.
 
Durante la Larga Marcha, los comunistas, liderados por Mao Tse Tung y Zhou Enlai, escaparon en círculos hacia el oeste y el norte, recorriendo alrededor de 12.500 kilómetros en 370 días. La dureza del viaje a través de la China interior, que sólo completaría alrededor de una décima parte de las tropas que salieron de Jiangxi, haría de este uno de los episodios más significativos y determinantes en la historia del Partido Comunista de China, que sellaría el prestigio personal de los nuevos dirigentes del Partido, con el gran Mao a la cabeza, en las décadas siguientes.
 
La Opinión Popular



14-10-2019 / 20:10
14-10-2019 / 20:10
14-10-2019 / 20:10
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar