La Opinión Popular
                  10:18  |  Domingo 31 de Mayo de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“La pandemia nos demostró que vivimos en un país injusto y que la calidad de vida incide fuertemente en el riesgo de contagio”. Alberto Fernández
Recomendar Imprimir
Sociedad e Interés General - 19-09-2019 / 18:09
EFEMÉRIDES POPULARES. EL 20 DE SEPTIEMBRE DE 1974 ES EJECUTADO POR LA TRIPLE A

El peronista Julio Troxler es asesinado por la AAA en un callejón de Barracas

El peronista Julio Troxler es asesinado por la AAA en un callejón de Barracas
Julio Troxler sobrevivió a los fusilamientos de 1956 y fue héroe de la "resistencia peronista". El 20 /09/74, iba por Barracas en su Peugeot 404 y fue interceptado por dos automóviles con hombres armados. Era la Triple A.
Julio Troxler fue un militante peronista de izquierda que el 10 de junio de 1956 se salvó de morir fusilado por los gorilas en los basurales de León Suárez.
 
Durante la gestión como gobernador de la Provincia de Buenos Aires de Oscar Bidegain, se desempeñó como Jefe de la Policía de la Provincia, hasta la renuncia del mismo por indicación del Presidente Perón, luego del ataque a la guarnición militar de Azul el 19 de enero de 1974.
 
El 20 de septiembre cuando se desplazaba por la zona de Barracas en su automóvil, fue interceptado por un Peugeot 504 color negro, del que se apearon 4 sujetos que lo hicieron bajar del rodado que conducía ametrallándolo y rematándolo con un tiro en la cabeza, dándose luego a la fuga.
 
La "Triple A" se adjudicó el hecho en un comunicado donde decía: "La lista sigue. Murió Troxler y el próximo, para rimar, será Sandler" (Se refería a una lista que habían difundido con anterioridad con los nombres de: Ortega Peña, Curuchet, Atilio López, Troxler, Sandler, Sueldo, Bidegain, Cámpora, Laguzzi, Betanín, Villanueva, Firmenich, Caride, Taiana, Añón y Arrostito).
 
La Opinión Popular



JULIO TROXLER - VÍCTIMA DE LA TRIPLE A
 
Por José Luis Ponsico
 
Télam
 
Cuando Julio Troxler llegó a esta ciudad, en el segundo semestre de 1973, era un hombre de 51 años de edad y una historia de sobreviviente de los fusilamientos de 1956 en los basurales de "José León Suárez", Boulogne, gran Buenos Aires.
 
El gobierno bonaerense de Oscar Bidegain lo había hecho jefe de la Policía provincial. Troxler, en un tiempo, siendo veinteañero, estaba en el organismo policial como "un muchacho que llegó a la repartición para servir al pueblo", daba cuenta 18 años más tarde.
 
 "Me fuí en noviembre del´55 cuando advertí, como peronista, que la Policía bonaerense servía, sólo, al régimen instaurado por la Revolución Libertadora que, poco después, era Fusiladora", reseñó Troxler hace 33 años.
 
Cuando dejó el cargo de Jefe de Policía pasó a desempeñarse como una autoridad partidaria.
 
A Mar del Plata llegó como interventor del Partido Justicialista. Era alto, de cabello castaño claro, delgado y de gestos sencillos.
 
Troxler era una figura para la militancia peronista de ese tiempo.
 
Su historia de héroe accidental, en la madrugada del 10 de junio del´56 no lo abandonaba nunca. Troxler, algo introvertido, se sentía incómodo cuando debía contar cómo se había escapado del carro de asalto policial cuando "fuimos llevados como corderos", según su expresión, "a los basurales"
 
Estuvo poco en Mar del Plata, habló con todos los sectores -un peronismo que, como siempre, ofrecía un abanico ideológico- y trató de ordenar una salida institucional con elecciones internas.
 
Vestía sencillamente y era una persona agradable, austera.
 
Dos años antes, invitado por el Sindicato de Prensa de Mar del Plata, cuyo secretario general Amílcar González era uno de los referentes del Peronismo de Base, había estado el escritor, Rodolfo Walsh, autor de "Operación Masacre". Fue en el invierno del´71.
 
Walsh, brillante intelectual del peronismo combativo, quizá el más extraordinario narrador que haya dado la literatura política en aquel tiempo, había probado su admiración por Julio Troxler, cuando logró el testimonio de la fuga la madrugada de los fusilamientos.
 
Es que Julio Troxler, en un segundo, midió distancia, tiempo y la indecisión de dos custodios -vigilantes armados de la policía bonaerense- para saltar, cuando las luces de los buscahuellas de un auto policial, abajo, servían de señal para los fusilamientos a cargo del Comisario Moreno.
 
Walsh, en su extraordinaria descripción, evocaba que Troxler saltó e inmediamente se puso cuerpo a tierra porque intuyó que vendría una ráfaga.
 
Lo cual fue así y una bala le rozó una oreja. Ya había muerto Brión de un balazo en el pecho.
 
El 20 de setiembre de 1974, mientras se trasladaba por la zona de Barracas,  Julio Troxler iba en su Peugeot 404 usado y fue interceptado por dos automóviles con varios hombres armados.
 
 
Era la Triple A.
 
Como si fuera una obra macabra, según las crónicas de la época, los asesinos dejaron que Troxler intentara la fuga y lo masacraron.
 
Tenía 52 años y la mayor parte de los últimos 18 de ellos los había vivido escondido como hombre de la Resistencia Peronista entre Bolivia y el norte de la Argentina.
 
JLP/
 
N&P: El Correo-e del autor es Jose Luis Ponsico infoponsico@yahoo.com.ar

Agreganos como amigo a Facebook
30-05-2020 / 20:05
30-05-2020 / 20:05
30-05-2020 / 06:05
30-05-2020 / 06:05
28-05-2020 / 19:05
 
Hace 51 años, el 29 de mayo de 1969 ocurrió uno de los acontecimientos más trascendentales en la historia argentina del siglo XX. No fue un alzamiento popular espontáneo, fue organizado por los sindicatos obreros cordobeses, que contaron con el apoyo de los universitarios, de varios partidos políticos y la participación generalizada del pueblo.
 
En el Cordobazo la policía reprime cargando con la caballería, arrojando granadas de gases lacrimógenos y disparando con armas de fuego. Se inicia así el combate de masas callejero en respuesta a la represión. Las fuerzas policiales no tienen espacio para tomar prisioneros; en ese momento sólo se registran muertos y heridos de ambos bandos. 

Contando con el apoyo y la participación de toda la población, más de 50.000 mil manifestantes se adueñan de la ciudad, levantando barricadas y combatiendo contra la policía, que derrotada, debió replegarse a sus cuarteles dejando la ciudad en manos de los trabajadores y estudiantes, en un momento de triunfo de la rebelión popular y la insurrección urbana.

Por primera vez, desde la Semana Trágica, el aparato represivo es puesto en retirada por las fuerzas populares. Desesperado, el gobernador pide auxilio al Ejército. Los vecinos de la zona céntrica y estudiantes sueltos, se solidarizan con los obreros y colaboran en forma abierta en la sublevación popular. 

El saldo de la batalla de Córdoba fue trágico. Más de 16 héroes y mártires muertos, cientos de heridos y numerosos detenidos. Pero la rebelión popular, tal como fue planeada, triunfó y el pueblo se hizo dueño de su destino. 
 
La dictadura antiperonista del general Juan Carlos Onganía quedó herida de muerte y con ella sus proyectos de perpetuarse 20 años en el poder. Se desmanteló el programa económico-social neoliberal y las pretensiones autoritarias, abriendo el camino para el retorno a la democracia en 1973.

Propaganda macrista: De Goebbels a Durán Barba
Escribe: Blas García (partícipe de "El Cordobazo")



NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar