La Opinión Popular
                  14:30  |  Sábado 19 de Octubre de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“En octubre, a Macri hay que echarlo a la mierda”. Hugo Moyano
Recomendar Imprimir
Sociedad e Interés General - 19-09-2019 / 18:09
EFEMÉRIDES POPULARES. EL 20 DE SEPTIEMBRE DE 1974 ES EJECUTADO POR LA TRIPLE A

El peronista Julio Troxler es asesinado por la AAA en un callejón de Barracas

El peronista Julio Troxler es asesinado por la AAA en un callejón de Barracas
Julio Troxler sobrevivió a los fusilamientos de 1956 y fue héroe de la "resistencia peronista". El 20 /09/74, iba por Barracas en su Peugeot 404 y fue interceptado por dos automóviles con hombres armados. Era la Triple A.
Julio Troxler fue un militante peronista de izquierda que el 10 de junio de 1956 se salvó de morir fusilado por los gorilas en los basurales de León Suárez.
 
Durante la gestión como gobernador de la Provincia de Buenos Aires de Oscar Bidegain, se desempeñó como Jefe de la Policía de la Provincia, hasta la renuncia del mismo por indicación del Presidente Perón, luego del ataque a la guarnición militar de Azul el 19 de enero de 1974.
 
El 20 de septiembre cuando se desplazaba por la zona de Barracas en su automóvil, fue interceptado por un Peugeot 504 color negro, del que se apearon 4 sujetos que lo hicieron bajar del rodado que conducía ametrallándolo y rematándolo con un tiro en la cabeza, dándose luego a la fuga.
 
La "Triple A" se adjudicó el hecho en un comunicado donde decía: "La lista sigue. Murió Troxler y el próximo, para rimar, será Sandler" (Se refería a una lista que habían difundido con anterioridad con los nombres de: Ortega Peña, Curuchet, Atilio López, Troxler, Sandler, Sueldo, Bidegain, Cámpora, Laguzzi, Betanín, Villanueva, Firmenich, Caride, Taiana, Añón y Arrostito).
 
La Opinión Popular



JULIO TROXLER - VÍCTIMA DE LA TRIPLE A
 
Por José Luis Ponsico
 
Télam
 
Cuando Julio Troxler llegó a esta ciudad, en el segundo semestre de 1973, era un hombre de 51 años de edad y una historia de sobreviviente de los fusilamientos de 1956 en los basurales de "José León Suárez", Boulogne, gran Buenos Aires.
 
El gobierno bonaerense de Oscar Bidegain lo había hecho jefe de la Policía provincial. Troxler, en un tiempo, siendo veinteañero, estaba en el organismo policial como "un muchacho que llegó a la repartición para servir al pueblo", daba cuenta 18 años más tarde.
 
 "Me fuí en noviembre del´55 cuando advertí, como peronista, que la Policía bonaerense servía, sólo, al régimen instaurado por la Revolución Libertadora que, poco después, era Fusiladora", reseñó Troxler hace 33 años.
 
Cuando dejó el cargo de Jefe de Policía pasó a desempeñarse como una autoridad partidaria.
 
A Mar del Plata llegó como interventor del Partido Justicialista. Era alto, de cabello castaño claro, delgado y de gestos sencillos.
 
Troxler era una figura para la militancia peronista de ese tiempo.
 
Su historia de héroe accidental, en la madrugada del 10 de junio del´56 no lo abandonaba nunca. Troxler, algo introvertido, se sentía incómodo cuando debía contar cómo se había escapado del carro de asalto policial cuando "fuimos llevados como corderos", según su expresión, "a los basurales"
 
Estuvo poco en Mar del Plata, habló con todos los sectores -un peronismo que, como siempre, ofrecía un abanico ideológico- y trató de ordenar una salida institucional con elecciones internas.
 
Vestía sencillamente y era una persona agradable, austera.
 
Dos años antes, invitado por el Sindicato de Prensa de Mar del Plata, cuyo secretario general Amílcar González era uno de los referentes del Peronismo de Base, había estado el escritor, Rodolfo Walsh, autor de "Operación Masacre". Fue en el invierno del´71.
 
Walsh, brillante intelectual del peronismo combativo, quizá el más extraordinario narrador que haya dado la literatura política en aquel tiempo, había probado su admiración por Julio Troxler, cuando logró el testimonio de la fuga la madrugada de los fusilamientos.
 
Es que Julio Troxler, en un segundo, midió distancia, tiempo y la indecisión de dos custodios -vigilantes armados de la policía bonaerense- para saltar, cuando las luces de los buscahuellas de un auto policial, abajo, servían de señal para los fusilamientos a cargo del Comisario Moreno.
 
Walsh, en su extraordinaria descripción, evocaba que Troxler saltó e inmediamente se puso cuerpo a tierra porque intuyó que vendría una ráfaga.
 
Lo cual fue así y una bala le rozó una oreja. Ya había muerto Brión de un balazo en el pecho.
 
El 20 de setiembre de 1974, mientras se trasladaba por la zona de Barracas,  Julio Troxler iba en su Peugeot 404 usado y fue interceptado por dos automóviles con varios hombres armados.
 
 
Era la Triple A.
 
Como si fuera una obra macabra, según las crónicas de la época, los asesinos dejaron que Troxler intentara la fuga y lo masacraron.
 
Tenía 52 años y la mayor parte de los últimos 18 de ellos los había vivido escondido como hombre de la Resistencia Peronista entre Bolivia y el norte de la Argentina.
 
JLP/
 
N&P: El Correo-e del autor es Jose Luis Ponsico infoponsico@yahoo.com.ar

Agreganos como amigo a Facebook
18-10-2019 / 20:10
18-10-2019 / 20:10
Este 19 de octubre se cumple un nuevo aniversario de la muerte de Julio Argentino Roca, una figura molesta para algunos que lo ven como un genocida porque derrotó militarmente a los indios que ocupaban parte del territorio nacional. Fue antes de su presidencia, cuando Roca era ministro, encabezó la llamada Conquista del Desierto, en base a una ley aprobada por el Congreso.
 
La pelea contra los indios venía ya desde la época de la Independencia; el objetivo de la ley del Congreso fue ocupar esas tierras para atraer a los millones de inmigrantes que el país necesitaba. Que no iban a venir si persistían los malones indígenas.
 
Roca derrotó a los mapuches e incorporó al Estado nacional el sur y sudoeste de Buenos Aires, el sur de Córdoba, San Luis y Mendoza, y las actuales provincias de La Pampa, Río Negro, Neuquén, Chubut, Santa Cruz y Tierra del Fuego. Sin esos territorios, no habría, además, Antártida argentina ni Malvinas argentinas.
 
Es básico tener en cuenta que los mapuches no eran pueblos originarios en la zona sino que habían derrotado militarmente a otras tribus. Ellos  habían venido de Chile y tenían contacto permanente con sus hermanos que vivían del otro lado de los Andes.
 
Es decir que, con Roca, la Argentina consolidó su dominio territorial y construyó el Estado nacional. Un solo Estado en una sola Nación porque los millones de inmigrantes pobres se convirtieron en argentinos gracias al ley 1.420, sancionada por Roca, que introdujo la enseñanza primaria obligatoria, universal, gratuita y laica. Para ello, debió derrotar políticamente a la Iglesia Católica, que controlaba la educación.
 
La infraestructura, especialmente los ferrocarriles, recibió un impulso decisivo. En lo social, el inicio del sistema de seguridad social y de jubilación estatales. Leyes laicas como la de registro y matrimonio civil lo enfrentaron nuevamente con la Iglesia. Por la vastedad del proyecto de Roca, hubo una ruptura diplomática con la Santa Sede, que se solucionó recién en su segundo mandato.
 
A nivel internacional, los límites con Chile, la presencia en la Antártida y la Doctrina Drago, que impide el cobro de deudas mediante fuerza militar. Roca no estuvo solo sino que formó parte de una clase dirigente notable. Y fue esa Generación del 80 la que transformó un país pobre, vulnerable y despoblado en una de las economías más pujantes de su época. 
 
La Opinión Popular



18-10-2019 / 20:10
17-10-2019 / 19:10
El 18 de octubre de 1801, en Talar de Arroyo Largo, cerca de Concepción del Uruguay, en el entonces Virreinato del Río de la Plata, nace Justo José de Urquiza. Genio militar y hábil comerciante, fue varias veces gobernador de la provincia de Entre Ríos, Jefe traidor del Partido Federal y el primer presidente constitucional de la República Argentina, en 1854.
 
Siendo uno de los principales jefes del partido federal, encabezó el movimiento que derrocó en 1852 al gobernador nacional y popular de Buenos Aires, Juan Manuel de Rosas, con ayuda de tropas brasileñas. Y vuelve a traicionar el proyecto del interior federal cuando ordena la retirada en la batalla de Pavón (1861) cuando las tropas entrerrianas iban ganando y le entrega la victoria al unitario porteño Bartolomé Mitre.
 
Su "neutralidad" frente al bombardeo brasilero del pueblo hermano uruguayo que estaba al mando del coronel Leandro Gómez, en la heroica Paysandú; su participación en la guerra genocida para destruir el Paraguay, ejemplo de un desarrollo autónomo en América Latina; las maniobras para evitar la elección de López Jordán y la entrega de la recaudación de impuestos provinciales en manos de un particular, lo llevaron a la muerte.
 
José Hernández, autor del Martín Fierro, afirmó: "Urquiza, era el Gobernador Tirano de Entre Ríos, pero era más que todo, el Jefe Traidor del Partido Federal, y su muerte, mil veces merecida, ... era el justo castigo al Jefe Traidor". 
 
La Opinión Popular



17-10-2019 / 19:10
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar